link: http://www.youtube.com/watch?v=fxt6UILfWHA

LA HIPNOSIS… Es un estado de sueño artificial provocado por un tercero a través de la Sugestión y que permite alucinaciones mentales y sensoriales; y en el que ciertas funciones de la personalidad quedan marginadas con “consentimiento” del paciente. Las facultades concientes son abolidas y el sujeto obedece a las ideas sugeridas convirtiéndolas en actos. Por consiguiente el inconsciente acepta nuevos mensajes que a partir de ese momento regirán la vida del individuo. El Sueño hipnótico es una herramienta de aprendizaje para desaprender un comportamiento y reaprender uno nuevo y positivo.

Nuestra personalidad, actitud hacia la vida y muchos de nuestros problemas comienzan con un programa que fue establecido en la infancia. Todo lo que hemos oído, olido, visto, hecho o dicho, está almacenado en nuestra mente. Con Hipnosis podemos acceder fácilmente al inconsciente y recuperar o remover un recuerdo con información nueva o cambiar el recuerdo que tenemos de alguna experiencia negativa.

Podemos hacer cosas que verdaderamente queremos hacer o dejar de hacerlas y no sabemos como. Tal vez dejar de fumar, tomar, adelgazar, tratar una fobia, un miedo, remover un bloqueo, subir la autoestima, mejorar nuestra vida amorosa, tener éxito, leer velozmente, ser más confiado, positivo, mejorar la concentración y la memoria, eliminar la depresión, la angustia y la ansiedad.

Podemos tratar un dolor, la migraña, problemas con la sexualidad, enfermedades y afecciones físicas, dejar hábitos, cambiarlos o adquirir hábitos positivos.

La resistencia puede expresarse en forma consciente o inconsciente. En el primer caso, el paciente se propone hacer frente a las sugestiones hipnóticas, es decir, refuta la acción del hipnotizador y en el segundo caso, el paciente desea ser hipnotizado, pero no logra entrar en el sueño hipnótico, pues existen ciertos mecanismos de defensa inconscientes que actúan como barrera y que él desconoce.



Todos nuestros comportamientos son aprendidos; así que nosotros aprendemos a ser ordenados o desordenados, tímidos o extrovertidos, seguros o inseguros, aprendimos a caminar, a montar bicicleta, a nadar, a sumar, algunos aprendieron a amar con apego y dependencia, aprendieron malos hábitos, aprendimos comportamientos que ahora nos molestan y el inconsciente los protege para que no se olviden o se cambien, “los necesitamos” sin importar que estos sean buenos o malos.