El viaje del papa al Reino Unido fue financiado con fondos de ayuda a países pobres






El Reino Unido utilizó 1,85 millones de libras (unos 2,2 millones de euros) destinados a ayuda al desarrollo para pagar parte de la visita del papa Benedicto XVI del pasado septiembre, según una auditoría oficial de la informan este jueves los medios británicos.
En concreto, ha sido una comisión parlamentaria la que ha detectado esta financiación "un tanto sorprendente" al revisar las cuentas del Ministerio de Desarrollo Internacional (DfID, por sus siglas en inglés).
Un portavoz del propio ministerio, citado por el Independent, ha reconocido esa contribución, alegando que así reconocía "el papel de la Iglesia católica como una de las mayores fuentes de servicios sanitarios y educativos en los países en desarrollo".





El viaje del Papa se pago con dinero para pobres

La visita provocó numerosas protestas en el Reino Unido


paises

La reina Isabel II junto a Benedicto XVI




La suma representa casi una quinta parte de los aproximadamente 10 millones de libras que pagó el contribuyente por la histórica visita de Estado de cuatro días que hizo el pontífice. La Iglesia católica sufragó otro tanto, según las estimaciones de la prensa local.


Un gasto muy criticado


Los argumentos del Gobierno son los mismos que ya usó en septiembre para justificar un gasto muy impopular entre la población británica, donde solo el 10% es católico, según analizaba entonces la corresponsal de TVE en Londres, Anna Bosch.

"Mucha gente estará tan sorprendida como nosotros de descubrir que el dinero británico destinado a la ayuda se empleó para financiar la visita del papa el año pasado", ha dicho ahora el diputado Malcolm Bruce, que preside la comisión de ayuda internacional.

El Gobierno "debe explicar exactamente en qué se gastó esta cantidad y cómo cuadra con nuestros compromisos de ayuda internacional", ha añadido el parlamentario del Partido Liberal Demócrata, aliado de los conservadores en el poder.

La partida presupuestaria destinada a la ayuda al desarrollo internacional fue una de las pocas que escapó al drástico plan de recortes anunciado en octubre pasado por el nuevo Ejecutivo de David Cameron.

En España, la plataforma Europa Laica ha pedido que el Estado no sufrague las visitas del papa. Su reciente viaje a Santiago de Compostela y Barcelona tuvo un coste para el contribuyente de casi 5 millones de euros y el que hará el próximo agosto a Madrid para las Jornadas Mundiales de la Juventud puede sobrepasar los 50 millones, según cálculos de esta plataforma, que el diario Público eleva hasta el doble (a falta de información oficial por ahora).










Fuente