Asado a la bosta, una nueva tendencia en la montaña cuando falta la leña


La degustan los turistas en algunos puestos cordilleranos. Se junta buena cantidad de guano, se lo enciende y luego se lo coloca debajo de la parrilla. Quienes probaron esta modalidad para cocinar la carne dicen que es “exquisita"

Asado a la bosta, una nueva tendencia en la montaña

Los turistas que degustaron la carne asada a la bosta dieron su aprobado.


Los guías de montaña de la provincia de Mendoza encontraron una nueva modalidad para hacer el tradicional asado argentino y cautivar a los turistas con la sabrosa carne vacuna. Claro, que en este caso, la forma de asarla es bastante particular. A falta de leña utilizan "bosta" y el insólito menú ya se puede degustar en paseos por zonas pre cordilleranas.

"El sabor de la carne no se diferencia de la cocida con leña y la buena técnica empleada no deja rastros de malos olores", aseguró la antropóloga Raver Carper, de 33 años, satisfecha tras un almuerzo durante una excursión por las montañas mendocinas.

Los llamados "puesteros" llevan un duro estilo de vida que implica desafiar a diario las condiciones ambientales y están obligadas a migrar cada verano a las áreas más altas de la cordillera, en cercanías del límite con Chile, en busca de pasturas luego que se derrite la nieve.

Para estos crianceros, la leña constituye uno de los insumos básicos pero a determinadas alturas, por encima de los 3.000 metros sobre el nivel del mar, no crecen plantas leñosas sino sólo algunos pastos que proliferan donde la presencia de vertientes u arroyos favorecen su crecimiento.

El criancero y guía de montaña Jorge Sepúlveda, quien se muda en verano con sus animales a la cuenca alta del río Grande, explicó que "cuando no hay plantas leñosas para quemar y hacer el asado, los puesteros utilizamos la bosta de vacas o caballos que hay siempre en las vegas para cocinar la carne"

El uso de excremento de caballos o cabras es habitual en zonas de montaña para su empleo como abono o combustible, pero su aplicación culinaria desafía la tolerancia de los paladares menos exigentes.

"Juntamos buena cantidad de bosta seca y la encendemos lejos de la parrilla y la carne, para evitar que tome mal olor, después la ponemos debajo, el proceso no lleva más de una hora y media", explicó Sepúlveda.

Una vez que la bosta está bien encendida, "la ponemos debajo de la parrilla como cualquier otro tipo de brasas, en un proceso que no lleva más de hora u hora y media", añadió.

Para los entendidos, la única desventaja es que se necesita una cantidad importante de guano, dado que el calor se pierde relativamente rápido.

FUENTE http://www.rosario3.com/noticias/enserio/noticias.aspx?idNot=85771&Asado-a-la-bosta,-nueva-tendencia-en-la-monta%C3%B1a-cuando-falta-le%C3%B1a