Cientificos buscan futuro sin accidentes automovilisticos


En diversos laboratorios del mundo se trabaja en tecnología que podría evitar la muerte de millones de personas cada año.

Más de un millón de personas muere cada año en accidentes automovilísticos, pero los expertos de la industria creen que los choques fatales podrían eliminarse. Algunos esperan que incluso puedan evitarse todos los accidentes de tránsito.
Estos incidentes ocurren por una cantidad de razones, pero el error humano está en el centro. Los conductores manejan más rápido de lo que deberían en ciertas condiciones atmosféricas, toman decisiones equivocadas y no logran anticipar riesgos potenciales. ¿Pero qué pasaría si el auto pudiera ayudarlo?
Científicos e ingenieros están desarrollando una tecnología y mejoras para los coches que ayudarían a los conductores a tal punto que los choques se convertirían en eventos cada vez más raros. El mal tiempo o las malas decisiones serían mitigadas por el propio vehículo.
Pero en el corto plazo el foco se centra en las víctimas de accidentes, desarrollando tecnología sofisticada que permita asegurar que los conductores puedan sobrevivir a los accidentes más catastróficos.

Freno automático

Volvo cree que en el futuro puede impedir que los autos choquen. Están desarrollando una tecnología de frenado automático para asegurarse de que los autos se detengan cuando sientan que hay otro auto cerca de ellos, por el frente o a los lados.
Erik Coelingh ha estado probando esta tecnología para evadir impacto en su pista de pruebas en Suecia.
"El auto tiene un sistema de sensores que trata de detectar dónde se encuentran los objetos alrededor del coche. Hay una unidad GPS, un sensor en el techo y medimos la ubicación. Y lo que realmente queremos saber es la posición relativa de este auto respecto a uno de prueba", dice.
Las primeras pruebas han sido positivas, el auto se detiene en forma automática antes de chocar contra otro, a pesar de que Coelingh tenga el pie en el acelerador.
Él tiene grandes esperanzas puestas en la investigación que realiza Volvo: "Creemos que los accidentes no son inevitables".

Parabrisas inteligente

En el laboratorio de investigación de General Motors en Detroit, los científicos estudian como el carro puede compensar las debilidades del conductor, mejorando sus sentidos.
Están desarrollando un prototipo de un parabrisas que esperan que dé a los conductores una especie de visión "superhumana" llamada

Sistema de Visión Avanzada.

"Lo que intentamos no es cambiar la percepción visual del mundo, sólo queremos aumentar algunas características clave del mundo", dice Thomas Seder, el hombre detrás del proyecto.
Cámaras con infrarrojos filman al conductor para supervisar la posición de su cabeza y la dirección de su mirada.
Al saber exactamente hacia dónde mira el conductor, el auto puede ayudarlo cuando las cosas se complican.
"Uno de los escenarios comunes con los que podemos ayudar al manejar es aquél donde se conduce bajo neblina", afirma Seder.
"(Podemos) resaltar el borde del camino, aumentando efectivamente la realidad, haciéndola más aparente para ti a fin de que puedas dirigir tu atención a otras cosas que la requieren", asevera.

Muñeco de pruebas virtual

Los muñecos de prueba para simular choques han estado en el centro de las investigaciones de seguridad, pero sus días podrían estar contados pues los científicos alrededor del mundo están trabajando en un personaje virtual. Se trata del mayor esfuerzo de investigación coordinada en la historia.
Muñecos "reales" simulan las dimensiones, proporciones de peso y articulaciones del cuerpo humano, pero no son una representación fidedigna de los humanos.
Los científicos en laboratorios en todo el mundo están estudiando cuál es la máxima fuerza de impacto que cada parte del cuerpo puede recibir antes de que sufra un daño permanente. Están iniciando con células en el cuerpo y avanzando desde ese nivel.
La información reunida permitirá actualizar los muñecos actuales con nuevos modelos virtuales, que podrán predecir el momento exacto en el que el impacto de un choque podría ser más de lo que una persona puede soportar.
Científicos como Warren Hardy creen que los muñecos virtuales revolucionarán la seguridad automovilística.
"Hay varias razones para usar ese tipo de modelo y no el físico. En el mundo virtual podemos hacer mucho más con mucho menos", afirma.

El robot doctor

Doctores en el Hospital Jackson Memorial en Miami, Floida, están desarrollando un robot doctor. También conocido como telemedicina, el robot doctor permite al cirujano Antonio Marttos controlar un robot que lleva su imagen desde una ubicación remota.
De esta manera puede comunicarse con el equipo que trabaja en la unidad de emergencias y accidentes. Al controlar las cámaras del robot, el doctor Marttos puede efectuar un rápido diagnóstico y guiar a los especialistas a través de procedimientos complicados.
Las investigaciones han descubierto que es crítico tratar a las víctimas de un choque en la primera hora después del impacto. En el tiempo conocido como "La hora de oro", el cerebro comienza a inflamarse y puede desarrollar un gran daño potencial.
El doctor Marttos cree que al dar un tratamiento rápido y experto a las víctimas de accidentes de auto ahorrará tiempo y salvará vidas: "Realmente puedo ayudar a enfermeras y médicos a larga distancia y ayudarles a que tengan a la mano el mejor conocimiento".
También está desarrollando un pequeño dispositivo que pueda llevarse al lugar del accidente.
"Puedo ayudarles a tratar al paciente de tal forma que cuando llegue al hospital ya sepa a que me voy a enfrentar", asegura.

El auto que predice lesiones

Ya existe tecnología que permite a los carros alertar a los servicios de emergencia si algo anormal ocurre que pueda poner en riesgo a sus ocupantes.
Una computadora en el coche envía un mensaje y la posición exacta del vehículo. Esta tecnología ya está en el mercado en miles autos en Estados Unidos.
Pero en el Hospital Jackson Memorial, el cirujano de traumatismo Jeff Augenstein está llevándolo a un nuevo nivel.
Está implementando un proyecto de prueba donde la computadora en el auto también transmite información detallada sobre la fuerza del impacto experimentada por los pasajeros.
"Típicamente incluye el cambio de la velocidad, qué tan rápido se detuvo el coche, y cuál era el ángulo del primer impacto", explica.
El programa de la computadora se llama Algoritmo de Emergencias.
"Toma todos los datos que el auto puede dar y estima si pudo haber ocurrido una lesión grave. Nos dice que nos concentremos en algunas cosas que podrían no ser obvias", concluye.