El Gobierno abrirá más canales de TV



En el año electoral, planifica distribuir 12 señales en la Capital



En el comienzo del año electoral, el Gobierno quiere competir con la TV por cable y cambiar el mapa de medios con 12 nuevas señales en la Capital y un centenar en el interior.

Así, el kirchnerismo avanza en el otorgamiento de una enorme cantidad de nuevos canales de televisión abierta, como parte de una movida que modificará el panorama de los medios y afectará el mercado del cable en el país.

El oficialismo trabaja sin descanso en la elaboración del "plan técnico de TV digital", una especie de censo que incluirá el número exacto de frecuencias disponibles, para luego llamar a concurso público. Sólo en la Capital Federal se adjudicarían 12 señales de aire y, a lo largo y ancho de la Argentina, se pondrán en juego un centenar de licencias, según confiaron fuentes oficiales a LA NACION. Se trata de canales locales y gratuitos que intentarán competir con la oferta de cable que llega a nivel nacional.

En la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca), comandada por Gabriel Mariotto, circulan borradores de pliegos y hay algunos aspectos técnicos en discusión. Pero hay un objetivo certero: lanzar cuanto antes la convocatoria para que los nuevos canales estén funcionando antes de que termine el año, en medio de la agitada campaña presidencial, en la que el kirchnerismo buscará retener el poder.

"Esto va a tener mucho impacto en el mercado. Si uno puede ver gratis 25 canales, ¿para qué va a pagar Cablevisión?", apuntó un funcionario. Esta lógica se inscribe en la pelea que Néstor Kirchner comenzó hace casi tres años con el Grupo Clarín, actor principal del negocio de transportar contenidos. "La intención es hacerlo lo más rápido posible", dijo a LA NACION un técnico al tanto de los pormenores del armado. En principio, Mariotto había establecido fines de marzo como la fecha límite. Ahora, creen que será el mes siguiente.

¿Por qué está demorado? Están enredados en cuestiones engorrosas, como la definición de las áreas de cobertura, las frecuencias que están libres y las que deberán "correrse" del espectro. En la discusión, no sólo interviene la Afsca. Lo hace también el influyente ministro de Planificación, Julio De Vido, a través del Consejo Asesor del Sistema de TV Digital Terrestre, que funciona bajo su órbita. En esa área, que dirige Osvaldo Nemirovsci, también tiene un sillón Hugo De Vido, hermano del poderoso ministro.

Las frecuencias que se concursarán son las que corresponden a la banda UHF (Ultra High Frequency), que usan el espectro radioeléctrico que va desde el 21 al 69. Allí, transmite hoy el paquete de TV digital gratuito del Estado, que usa como soporte las plantas transmisoras y la infraestructura que está armando la gestión de Cristina Kirchner. El Gobierno destinará US$ 1800 millones al proyecto denominado Televisión para Todos y a la construcción de una fibra óptica que llegará a lugares alejados.
Los ganadores

El capítulo más controvertido de la historia será, seguramente, cuando se anuncien los resultados de las adjudicaciones. Será el directorio de la Afsca, cuya composición objeta la oposición, el que defina. Este aspecto fue debatido durante el tratamiento de la ley de medios y el planteo opositor apuntaba a que el Gobierno quería erigir una especie de "Direct TV K". En un gesto de rebeldía, el arco antikirchnerista no designó a los dos representantes parlamentarios que le corresponden en el cuerpo integrado por siete miembros.

Los nuevos canales serán locales (no podrán ser vistos en todo el país) y abarcarán "áreas de cobertura", como se denomina a cada una de las 47 regiones. Las licencias serán por diez años y el costo para el participante será sólo el del pliego.

Hoy, el combo digital del Gobierno incluye 11 emisoras: las culturales Encuentro e IncaaTV; la deportiva GolTV; las infantiles Paka Paka y Tateti, y las musicales V!vra y Vesvi. También hay un puñado de canales periodísticos a tono con el discurso oficial, entre los que están Canal 7, el latinoamericano Telesur, C5N, de Daniel Hadad, y CN23, del empresario kirchnerista Sergio Szpolsky.

En la Capital y alrededores, además de las 12 señales por lotear, estarán disponibles por asignación directa -como indica la normativa- frecuencias para el gobierno porteño, la Universidad de Buenos Aires y la Iglesia. Podrán adherir al sistema los cuatro canales comerciales que hoy transmiten por otra banda, la VHF, y cuya "invitación" fue hecha en noviembre de 2010. Así, se les asignó las frecuencias 33, a El Trece; 34, a Telefé; 35, a Canal 9, y 36, a América.

"Con esto duplicaremos la oferta de contenidos actual, va a ser sin costo y de buena calidad de imagen", explicó a LA NACION, frotándose las manos, un funcionario que participa del plan. Se vendrá, según cree, "la revolución del control remoto".
FERVOR OFICIALISTA POR REPARAR ESCUELAS

* Una clara muestra de fervor oficialista se vivió ayer en la sede comunal de Moreno, donde se celebró el acto de inauguración de las Jornadas Nacionales Néstor Kirchner, con el lema "Florecen 1000 flores, pintamos 1000 escuelas". En el acto estuvieron el presidente de la Afsca (ex Comfer), Gabriel Mariotto, el intendente local, Andrés Arregui, y el diputado nacional Mariano West. Tras la ceremonia, a la que no concurrieron docentes ni alumnos, la comitiva se dirigió a la Escuela Media N° 7, donde una veintena de voluntarios, en su mayoría vecinos de la zona, habían comenzado las tareas de reparación del establecimiento.




http://www.lanacion.com.ar/1350154-el-gobierno-abrira-mas-canales-de-tv