Para mas info visiten mi perfil:
http://www.diplox.com/secretosaldesnudo

la nueva arma climática haarp

Muchos de nosotros sabemos que es un hecho científico que el capitalismo, como modo de auto-destrucción, no puede durar para siempre. Pero algo que nunca nos hubiésemos imaginado es la inmensa magnitud terrorífica con la que actualmente ocurre esta caída, este colapso del sistema capitalista, que incluye todas las esferas de la vida terrestre.

Nos ha llevado al desorden social total, al caos político y a la anarquía económica; el globo terráqueo entero está siendo sacudido y plagado cada día más por terremotos, tsunamis e inundaciones, y por otro lado, por sequías e incendios infernales. Sólo en este instante existen en nuestro planeta más derrames de petróleo que todos los derrames del pasado juntos. Por otra parte, las giga-corporaciones están fracturando los fondos marinos y liberando gases tóxicos que destruyen nuestros pulmones y cavan enormes agujeros en la capa del ozono.

En todas las latitudes estamos durmiendo encima, por debajo o al lado de múltiples bombas de tiempo, sea un volcán en erupción, sea el polvo contaminado de la caída de las Torres Gemelas o sean los escombros de los permanentes temblores y terremotos. Ya para millones de personas en Haití, Honduras, Corea del Norte, Bagdad, Kabul, Beirut, Gaza, Teherán, Maputo, La Paz o Caracas, la vida en el capitalismo se ha convertido en una pesadilla perpetua.

El miedo subconsciente colectivo de una posible detonación de la enorme olla de presión que es el depósito de gas metano en el Golfo de México, del volumen de un Monte Everest, debe ser demasiado inquietante para todos estos millones de habitantes que viven en las regiones aledañas.

Nunca nos imaginábamos que viviríamos solamente para ser testigos de un gigantesco Leviatán, un Apocalipsis causado por el hombre mismo, que fue desencadenado por la megalomanía, la avaricia, la codicia, la traición, la arrogancia y la ignorancia de homo homini lupus, de una pequeña pero poderosa élite global, armada hasta los dientes con esas nefastas armas de destrucción masiva, inventadas, fabricadas, almacenadas y finalmente utilizadas por esta misma élite.

El grado de perversidad llega a tal extremo, que tanto el “Grupo Bilderberg” como el “Club de Roma” ya ni siquiera se preocupan por sus propias vidas, ni mucho menos por el futuro de sus hijos, parientes o amigos. Sólo sueñan con un “Gobierno Único Mundial”, que no será otra cosa que el globo- fascismo orweliano.

Con este plan en mente, las élites globales quieren darle un ‘Golpe de Estado’ a nuestro planeta Tierra. Las monstruosidades imperialista-corporativas a las que nos veremos enfrentados dentro de poco tiempo, superarán a todos los horrores que la humanidad jamás ha experimentado durante su historia.

Ahora, este no es el momento para explicarle a un público mundial muy mal informado, los detalles de todos los proyectos funestos que veremos a continuación. Sólo queremos enfatizar, que Internet está lleno de investigaciones académicas - científicamente bien fundadas - sobre todos aquellos “ingredientes nazi”, con los que se arma una conspiración corporativa a nivel global contra toda vida natural y social, lo que puede terminar con la destrucción total de este "experimento cósmico" llamado HUMANIDAD.

A través de los milenios, pero especialmente después de que ocurriera la división internacional del trabajo y la construcción del mercado mundial, pudimos seguir las huellas beligerantes hacia la conflagración capitalista actual, hacia este “Triángulo de las Bermudas” que amenaza con devorarse en pocas décadas a 7 mil millones de seres humanos.

Si le seguimos la pista a la situación bélica actual que se va aproximando a dimensiones apocalípticas, encontramos que fue durante la Segunda Guerra Mundial Imperialista, cuando se originó el famoso “Proyecto Manhattan” de los aliados, con el fin de detener la rápida expansión del nazismo hacia Europa, Asia y África.

La carrera armamentista durante la segunda mitad de aquella guerra mundial se llevó acabo, a toda costa, por las buenas o por las malas, a través de “pactos entre caballeros”, como lo era el “Pacto Hitler-Stalin”, donde se adelantaron a los demás competidores imperialistas para lograr rápidamente la hegemonía mundial y, finalmente, para más tarde poder formar un “Gobierno Único Mundial” autoritario, totalitario y dictatorial al estilo orwelliano.

El plan genocida, que les iba a costar la vida a decenas de millones de seres humanos, consistió primero en desarrollar y producir armas más sofisticadas, entre otras, bombas atómicas. Luego, éstas fueron lanzadas sin piedad y de forma indiscriminada sobre las ciudades del “enemigo” y así mataron brutalmente a cientos de miles de trabajadores inocentes, mujeres y niños.

A mediados de 1945 ya era obvio que la guerra terminaría con la victoria de los aliados, en otras palabras, no era "necesario" lanzar las bombas nucleares sobre Hiroshima y Nagasaki. En su megalomanía los halcones norteamericanos junto con sus respectivos buitres europeos, decidieron poner a prueba sus armas nucleares y demostrarle al mundo su heroísmo “democrático”.

Lo que siguió después de la guerra fue la continuación del desarrollo de proyectos beligerantes más atroces para la (auto)destrucción masiva, que van desde la “Operación Paper-Clip” a “HAARP” y mucho más allá, desde los experimentos genéticos a los “Extraterrestres del Pentágono”. (1)

Es claro que para el público en general, la mayor parte de las sombrías realidades, proyectos y experimentos militares mencionados aquí es prácticamente desconocida. Mientras se nos sigue permitiendo la actual “libertad” cibernética del Internet, aún podemos encontrar materiales científicos relacionados al tema, a través de las máquinas de búsqueda. Pero más vale que nos demos prisa para informarnos e iluminarnos antes de que estos sitios web sufran el mismo destino de censura, que sufrieron alrededor de 70000 blogs estadounidenses, los cuales hace un par de semanas atrás fueron simplemente borrados de la World Wide Web sin previo aviso.

Fueron miles los científicos nazis quienes después de la guerra, durante la “Operación Paperclip”, o bien huyeron a los Estados Unidos, Sudamérica y Sudáfrica, o fueron contratados en secreto para continuar con sus nefastos experimentos de guerra. Por supuesto, esos experimentos militares han evolucionado durante décadas y continúan hasta el día de hoy.

En los últimos años también hemos informado a nuestros lectores acerca de diversos experimentos como el “Experimento de Filadelfia”, “MKULTRA”, “Manchurian Candidate”, HAARP, “Extraterrestres del Pentágono”, Chemtrails, la tecnología de energía libre de Tesla, el Orgón de Wilhelm Reich, los “scramjets” estadounidenses, las ondas escalares y ELF, y los submarinos invisibles de Alemania y Francia, entre otros. Muchos de estos proyectos sirven para el control y una eventual eliminación de las masas, las cuales por supuesto en un dado momento se convertirán en el blanco numero uno de las élites en el poder.

Referente a las actuales guerras mundiales petroleras y sus armas correspondientes, hace mucho tiempo, Michel Chossudovsky, profesor de Economía de la Universidad de Ottawa, advirtió que “además de los impactos devastadores de las emisiones de gases invernaderos en la capa de ozono, ahora el clima mundial puede ser modificado como parte de una nueva generación de sofisticadas ‘armas no letales’ ”. (2)

También, Jutta Schmitt nos detalló en diversos artículos los peligros de las armas geofísicas de destrucción masiva y de proyectos como HAARP, que son capaces de dirigir huracanes, causar inundaciones, sequías, terremotos y cambios drásticos del clima. (3)

Es un hecho conocido hace mucho tiempo ya, que tanto el Pentágono como el Kremlin habían desarrollado armas para manipular el clima mundial. Por ejemplo, ya en la guerra de Vietnam, los EE.UU. las habían empleado contra los Vietcong. En los EE.UU. se está utilizando este tipo de tecnología bélica en el Proyecto HAARP (Programa de Investigación de la Aurora Activa de Alta Frecuencia) que forma parte de la Iniciativa de Defensa Estratégica (SDI), mejor conocida como “Guerra de las Estrellas”, que hasta el día de hoy está siendo propagada en el Proyecto para un Nuevo Siglo Americano.

También es un hecho, según Thomas Bearden, que desde 1970, ni siquiera en los mismos EE.UU. las condiciones meteorológicas eran las de antes. Y esta es exactamente la situación actual a escala mundial: el clima en todo el planeta, al igual que el sistema capitalista, ya se encuentra en un estado completamente caótico.

Hay un artículo de Sorcha Faal del sitio web “What does it mean” (“Qué significa”), que ahora afirma que “la ‘Guerra Climática’ de Obama sumerge al mundo en el caos”. (4)

Definitivamente, hay algo que tenemos que tener bien claro.

En realidad, ni siquiera una guerra nuclear a nivel mundial puede detener el inherente deterioro canceroso del capitalismo global. Incluso la guerra fascista total en sí se ha vuelto absurda y grotesca. Ya no servirá a ningún interés, a ningún objetivo. Simplemente prolongaría la agonía del capitalismo. Una guerra total dejaría atrás un planeta Tierra que sería incapaz de sostener modo de producción alguno. En este caso, dialécticamente hablado, una hipotética época postnuclear no estaría ni siquiera en condiciones para engendrar la negación del capitalismo, el socialismo humano y humanismo socialista. El mismo imperialismo corporativo no sobreviviría una guerra nuclear.

El belicismo político y la irracionalidad económica han alcanzado un nivel tan dramático, que la misma esencia del orden mundial, que es la guerra y los grandes negocios, es decir, el capital, las ganancias y los valores de cambio, en otras palabras, los propios fundamentos del poder de clase, se están volviendo insensatos.

La explotación, la dominación, el racismo, el genocidio y la alienación empleados contra miles de millones de trabajadores a nivel global tienen sus límites; más allá de estos, es decir, ya en la barbarie, el burgués, el capitalista o el imperialista mismo va pereciendo y muere junto a su esclavo asalariado. Esto es lo que significa el colapso final, la paradoja del capitalismo y de la globalización. Esta es la barbarie, esto es lo que tiene que ser detenido, debe evitarse a toda costa.

Entre otras cosas espeluznantes, Faal escribe: “Un nuevo informe elaborado para el Primer Ministro ruso Putin por la dirección exterior de inteligencia militar (GRU) afirma que un ex alto senador estadounidense, Ted Stevens, fue asesinado esta semana después de que intentó reunir ‘pruebas’ que demuestran que el presidente Obama ha desatado sus devastadoras ‘armas climáticas’ contra el mundo”.

Ya no es un secreto que esta “arma climática”, que ahora se emplea en las guerras mundiales petroleras, es nada menos que HAARP.

Cada vez más, “los expertos están afirmando su creencia de que el caos meteorológico extremo que actualmente maltrata a nuestro planeta, está siendo causado por un sistema de armas basadas en la tecnología de Tesla y dirigidas desde Alaska, mejor conocido como HAARP.” (5)

Fue hace años atrás, cuando la catástrofe de vargas en Venezuela, donde murieron 100000 personas, que nosotros ya habíamos advertido que esos diluvios podrían haber sido causados por HAARP.

En el artículo se pueden leer más cosas horribles, pero lo que hemos indicado aquí basta para advertir que nos encontramos al borde de un desastre global total, como resultado de un moribundo modo capitalista de descomposición y autodestrucción.

Tal vez las siguientes preguntas nos ayudan en salir de esta preocupante apatía, de este letargo global ante nuestra propia extinción.

¿Será que a estas alturas nuestra especie está tan individualizada y tan atomizada, que ya carece completamente de su instinto COLECTIVO de supervivencia en situaciones tan amenazantes como la que estamos viviendo? ¿Será que de veras preferimos escondernos detrás de nuestros televisores, computadoras y celulares o seguir simplemente en las rutinas del consumismo y de nuestros insignificantes quehaceres diarios para exonerarnos de nuestra co-responsabilidad en ayudar a rescatar este planeta, que es nuestra “única nave espacial”, como diría Walter Martínez?

¿Hasta cuándo somos capaces de aguantar con la cabeza en la arena en vez de reaccionar ante el venidero desastre? ¡No nos hagamos cómplices silenciosos del suicidio planetario! Esta vez sería mejor que sí olamos, escuchamos, sintamos y miramos todo lo que está pasando a nuestro alrededor, porque si no, entonces después no quedará nadie que lo pueda hacer por nosotros.

Es urgente que dejemos de creer en las mentiras divulgadas a través de los medios masivos. ¡Busquemos la verdad en la información alternativa que también existe! Pero sobre todo y en primer lugar: ¡Informémonos! ¡Aprendamos!

Poder todavía detener toda esta locura, presupone un conocimiento científico sobre qué es lo que hay que hacer, sobre la acción y la praxis constantes por emprender. Para evitar que estos esfuerzos culminen en el mero activismo ciego, tenemos que emplear el PENSAR verdadero, familiarizarnos con la teoría filosófica. ¿Por qué?

¡Porque dentro de los parámetros y paradigmas de este sistema capitalista universal y cerrado, no hay esperanza alguna para evitar la extinción de la humanidad! En cambio fuera de él, tenemos una miríada de posibilidades preventivas y emancipatorias para encontrar una salida, por medio de un verdadero éxodo, una exvolución.

Básicamente, tenemos que comprender con exactitud qué es el capitalismo, cuál es su negación, el socialismo, y cómo superar a ambos, sin caer en ilusiones ideológicas y religiosas, “comisiones de la verdad” pacifistas, “diálogos de paz”, sin caer en aburridas cumbres, en “transiciones pacíficas” o “reformas democráticas”. En otras palabras, tenemos que trascender directamente y sin más desviaciones hacia la emancipación humana.

¡Los trabajadores del Mundo entero tenemos que despertar y movilizarnos masivamente, a tomar conciencia y acciones práxicas, antes de que sea demasiado tarde! ¡Es ahora o nunca en un millón de años!

Para mas info visiten mi perfil:
http://www.diplox.com/secretosaldesnudo

arma