Matan y descuartizan a un sospechoso de abuso

Un joven confesó el crimen. Dijo que lo hizo porque la víctima quiso violar a una chica.

Descuartizan a un presunto abusador.

Un hombre asesinado y descuartizado, una menor fugada de su casa y un joven con antecedentes de violencia son los protagonistas de una historia macabra que conmueve a Corrientes y en la que afloran abuso de menores, maltratos y prostitución, además de diabólicas prácticas de tribus urbanas .

La historia comenzó el 20 de enero, cuando Oriana, una menor de 14 años que vivía en uno de los barrios periféricos de la ciudad, el Fray José de la Quintana, desapareció sin dejar rastros tras abandonar su trabajo en una verdulería de la zona. Casi al mismo tiempo desapareció también Jorge Oscar Rodoni, de 56 años, un mecánico que vivía detrás de la verdulería y que había entablado una relación amistosa con la chica.

De inmediato la familia de Oriana responsabilizó al hombre de su “secuestro”. En escena apareció la organización “ Infancia Robada ” que dirige la religiosa Marta Pelloni, quien responsabilizó a redes de trata de personas por la desaparición de la chica y comenzó a presionar a la Policía y a la Justicia para que activara los mecanismos de búsqueda.

El miércoles Oriana fue hallada en la localidad de Empedrado, 50 kilómetros al sur de Corrientes.

Vivía junto a otros tres jóvenes, en una carpa, en el fondo de una casa . Su presencia allí fue alertada por una almacenera que la reconoció.

La detención de Oriana y de los tres jóvenes corrió el telón sobre el capítulo más macabro de la historia. El mayor de los detenidos, Jacobo Guerra, de 22 años, con antecedentes por problemas psiquiátricos y hechos de violencia, confesó haber degollado a Rondoni, a quien luego descuartizó y enterró en cuatro pozos distintos para ocultar las evidencias.

Guerra dijo que lo hizo porque “ Rondoni intentó abusar de Oriana ” y asumió toda la responsabilidad de la muerte. Después contaría que, fiel a los códigos de la tribu urbana a la que dijo pertenecer, bebió sangre de su víctima como una muestra de poder.

Marta Pelloni reclamó que la menor, que aún permanece detenida, sea entregada a su familia y echó sospechas sobre el accionar policial y judicial. Pero el fiscal Osvaldo Ojeda, aseguró que “el caso pareciera estar más vinculado con el entorno de la menor que con una organización delictiva”.

La jueza Irma Domínguez aseguró ayer que Oriana “en declaración en Cámara Gesell, y ante psicólogos, dijo que no quiere volver a su casa aduciendo maltrato familiar ”. Y confirmó que la menor denunció haber sido violada por un cuñado cuando tenía 7 años. “ Dio detalles contundentes y terroríficos de lo que vivió ” dijo la magistrada.

http://www.clarin.com/policiales/Matan-descuartizan-sospechoso-abuso_0_430157164.html