Sobreviventes de Hiroshima y Nagasaki contaron sus historias


Nueve sobrevivientes de las bombas atómicas lanzadas a las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki en agosto de 1945, llegaron ayer a Cartagena de Indias a bordo del “Barco de la Paz”, un antiguo buque nipón adaptado como crucero.

nagasaki


Los sobrevivientes, adultos mayores entre los 70 y 80 años, fueron premiados con un recorrido por el mundo en el emblemático buque, proyecto que nació en Tokio (Japón) hace 28 años a fin de enseñar educación para la paz en los países por donde esta nave hace sus periplos.

“Estos sobrevivientes, llamados Hibakushas en el lenguaje japonés, llegaron a Cartagena junto con 800 pasajeros. Este viaje global zarpó del puerto de Yokohama (Japón) el 23 de febrero y ya han visitado la Polinesía francesa, Perú y Panamá, dejando su enseñanza de paz en contra de la guerra en el mundo”, le dijo a El Universal Yasuho Ue, directora del proyecto Hibakusha.

Tras descender del gran barco que al mediodía de ayer atracó en uno de los muelles de la Sociedad Portuaria Regional de Cartagena, los sobrevivientes se dirigieron a la sede de la Universidad de Cartagena, en el Centro, para difundir sus testimonios de las huellas que dejaron en sus vidas los dos terribles bombardeos atómicos ordenados por el presidente Harry Truman y que pusieron fin a la Segunda Guerra Mundial.

Fueron condecorados

En el aula máxima de derecho de la Universidad de Cartagena, el grupo de los nueve Hibakushas, conformado por seis hombres y tres mujeres adultas de más de 70 años, habitantes de las ciudades afectadas por las bombas atómicas, recibieron placas de honor otorgadas por la Alcaldía de Cartagena y la Universidad de Cartagena.

Hirai Shoso, nacido el 20 de julio de 1929, y Yamakuna Emiko, mujer nacida el 11 de marzo de 1934, contaron sus experiencias nefastas cuando a los 16 y 11 años, respectivamente, los ataques prácticamente desaparecieron sus poblados.

Yamuka Emiko, de 77 años, narró de manera decriptiva y con una emotividad que dejó perplejos a los presentes, cómo fue el brutal ataque. Siendo Yamuka una niña la explosión la hizo volar por los aires en medio de llamas y cuerpos sin vida, en el poblado de Eva, en Nagasaki, ciudad donde los aviones de Estados Unidos soltaron la bomba atómica Fat Man, el 9 de agosto de 1945.

Un mundo sin armas

El proyecto Hibakusha, busca llevar en cada viaje de crucero en buques como el ‘Barco de la Paz’(Peace Boat), un mensaje para un mundo libre de armas y sin guerras.

El crucero que llegó ayer al puerto de Cartagena, sigue su recorrido hacia Trinidad y Tobago, España, Marruecos, Italia, Grecia, Turquía, Egipto, India, Singapur, Malasia y Filipinas.

Los sobrevivientes

Los “Hibakushas” o sobrevivientes de los ataques atómicos en Hiroshima y Nagasaki, (Japón, 1945) que llegaron ayer a Cartagena son: Tsuboi Susumo, 83 años, Hirai Shoso de 82 años, Fukahori Akira de 81 años, Takahasi Setsujo de 76 años, Yamanaka Emiko de 77 años, Suenaga Hiroshi de 74 años, Nishida Goro de 65 años, Tasaki Noburu de 67 años, Sakaguchi Hiroko de 61 años.

Ellos viajaron en compañía de jóvenes, mujeres y hombres de Japón, China y Corea, quienes recorren el mundo llevando su mensaje contra la guerra y los avances nucleares, en los barcos de la paz del proyecto Hibakusha.


FUENTE

sobrevivientes