Conocé a la nena más peluda del mundo


Supatra Sasupan tiene 11 años y vive en Tailandia. Sufre de una rarísima condición llamada sindrome de Ambras, que provoca que el pelo le crezca descontroladamente en la cara, orejas, brazos y piernas. Pero ella es feliz.

El libro Guiness de los Records la acaba de nombrar "la persona más peluda del mundo" y con ese título le llegó la sorpresiva fama. Fama que, a su edad, se traduce en popularidad en la escuela. Desde que saltó al ojo público, todos sus compañeros quieren sacarse fotos con ella y los nenes que antes le decían nombres crueles como "mujer lobo" y "cara de mono" ahora, quieren ser sus amigos.

Pero la historia de Supatra no siempre fue alegre. Cuando nació, sus orificios nasales eran muy pequeños para que pudiera respirar. Necesitó de dos operaciones y estuvo en una incubadora durante tres meses. Y siempre tuvo que soportar la mirada de los otros, que entre asombro y horror, se quedaban perplejos ante la figura de la nena peluda. "Los vecinos me preguntaban qué clase de pecado habíamos cometido para merecer esto", relató el papá, Sammrueng.

Conocé a la nena más peluda del mundo

La condición de Supatra es uno de los únicos 50 casos documentados desde la Edad Media. "Estoy muy acostumbada. No puedo sentir el pelo en mi cara porque siempre lo tuve así. No siento nada. Algunas veces se torna difícil porque se vuelve muy largo", dijo la nena.

El primer caso de Ambras se cree que fue el de Petrus Gonzales. Petrus nació en las Islas Canarias en 1556. Su enfermedad fascinó a los intelectuales de la época, quienes lo trasladaron a París como regalo para la nobleza. Pero pronto se dieron cuenta de que Petrus tenía una mente brillante y fue educado y aprendió varios idiomas contemporáneos y clásicos. Tuvo hijos con la misma enfermedad y eventualmente la familia fue conocida como la familia de Ambras. El término Ambras fue designado por el castillo en el que se encontraron varios retratos de la descendencia de Petrus.

A pesar de su aspecto, Supatra es una nena como todas las de su edad. Con un récord Guiness, claro. "Un montón de gente tiene que hacer cosas para poder ingresar al libro. Lo único que yo tuve que hacer fue contestar un par de preguntas y listo, entré", relató, orgullosa.

Y si hay algo que no le falta es optimismo. "Espero curarme alguna vez", dijo.

Fuente: http://www.tn.com.ar/show/gente/134405/conoce-la-nena-mas-peluda-del-mundo


guiness