Dos reflexiones sobre la inflación

¿Para qué sirve un índice si no es confiable, sobre todo el de la inflación? Acaso el señor Moreno no paga servicios o no compra alimentos en los comercios de su barrio. ¿O acaso pasará sus gastos y los de su entorno como “gastos de representación”? Porque quizás no se enteró en dónde vive. ¡Qué iluso! Y yo que desde joven creía que los políticos peleaban por un país más rico. Evidentemente sólo buscan enriquecerse a costa de la riqueza del país.

Hasta Moyano toma sólo como parámetro el “aumento de supermercados” para reclamar paritarias. No es tan complejo: si cada año las paritarias alcanzan aumentos superiores al 25% y la inflación “pública” está por debajo de la mitad de este aumento, deberíamos ser todos ricos.
Marcelo Cerioli
marcelocerioli@hotmail.com

La inflación es un indicador de que se precisa más dinero para hacer un mismo esfuerzo y esto sucede por tres factores: 1) Aumento del petróleo y la energía por falta de recursos. 2) Malas condiciones climáticas que arruinan cosechas. 3) El comportamiento de las personas frente a la falta de recursos ocultados con el aumento de salarios.
La energía es fundamental para un país y sus problemas se resuelven cambiando la tecnología. El clima es un problema global que se ha llevado millones de víctimas y para reducirlo hacen falta políticas verdes con recursos renovables que no contaminen y abaraten en un clima más sano.
Por último, para evitar la especulación hace falta educación, que no sólo proveerá un país más hábil, sino también menos violento. Todo tiene que ver con todo, y hasta ahora sólo hemos pateado el bulto, multiplicando problemas con falta de recursos.
Juan José de Celis
Jjuanjose3800@aol.com
De “ultrakirchneristas” y narrativas kafkianas
El autor de “La metamorfosis” murió hace muchos años. Con maestría sin par describió las tribulaciones de Gregorio Samsa, que un día despertó convertido en un insecto muy parecido a una cucaracha gigante.
Haciendo un ejercicio de imaginación, pensemos en Kafka describiendo el proceso que llevó a periodistas, políticos e intelectuales de zigzagueante carrera a convertirse en ultrakirchneristas capaces de justificar la peor impostura ideológica y la más obvia corrupción, sin que se les mueva un sólo músculo de la cara.
Silvio Saks
ssaks@fibertel.com.ar
Pide ayuda por una calle peligrosa
Los vecinos de la calle Galván estamos sufriendo hace tres décadas el tránsito ilegalmente veloz que ha dejado ya 74 muertos, centenares de choques, casas con rajaduras, y con la indiferencia de los gobiernos de la Ciudad.
Siempre hemos reclamado en todas sus formas, aún así se nos falta el respeto con pérdidas de expedientes e incluirlo en el sistema burocrático. Por favor, que este Gobierno de la Ciudad nos ayude a evitar más muertes.
Vito Antonio Russo
vitoantoniorusso@gmail.com

Disgustada por un viaje en micro
Un día tomé a las 15.15 el micro de Flecha Bus de Villa Elisa, Entre Ríos, a Retiro. Compré dos asientos cama por $ 131 cada uno, pero debí viajar durante 6 horas en asientos semicama, sin película y sin refrigerio. Saqué fotos e hice el reclamo, pero en la empresa afirman que mis dichos son errados y que los asientos en los que viajé eran de tipo “cama”. Realmente, una vergüenza el trato al cliente. El servicio semicama vale $ 112, es decir que Flecha Bus me cobró de más $ 29.
Lorena Touriño
lofertou@yahoo.com.ar

Fuente(s):http://www.clarin.com/opinion/reflexiones-inflacion_0_436156547.html