Utilizan Twitter y Facebook en Japón ante bloqueo telefónico




Ante la tragedia que vive Japón por el terremoto de 8.9 grados y el tsunami que dejó a su paso destrucción y miles de muertes, lo japoneses se comunican con sus familias y allegados a través de las redes sociales como Facebook y Twitter, luego de los cortes en líneas fijas.

Después del sismo los teléfonos móviles y los teléfonos locales quedaron bloqueados, al mismo tiempo la señal de televisión sufrió cortes mientras que internet funciona con normalidad.

Algunos de los mensajes que se pueden leer en la página de Twitter poco tiempo después del terremoto son: "Acabo de llegar a casa después de andar dos horas, ha sido un buen susto", "Estoy bien pero no me funciona el teléfono", "Agotados después del terremoto y las réplicas".



Terremoto y tsunami devastan norte de Japón; alerta moderada en México



MÉXICO, D.F., 11 de marzo (apro).- El norte de Japón fue la zona más afectada por el Tsunami y el terremoto de 8.9 grados, el de mayor intensidad en la historia de ese país.
El ministerio de Defensa de ese país reportó que en la prefectura de Kukushima cerca de mil 800 casas quedaron devastadas y que en la ciudad de Sendai, prefectura de Mitagi, se habían contabilizado 300 víctimas.
En tanto, la policía confirmó la muerte de otras 133 personas, así como la desaparición de 531 más, e informó que alrededor de 70 mil fueron trasladadas a albergues en Sendai.
El terremoto desencadenó un maremoto de cuatro metros y provocó una alerta mundial de tsunami.
De acuerdo con el Instituto de Geofísica de Estados Unidos (USGS), la sacudida más fuerte se produjo en el Océano Pacífico a las 14:26 (05:46 GMT), a 24.4 kilómetros de profundidad y a unos 100 kilómetros de la prefectura de Miyagi.
Los canales de televisión mostraron casas cubiertas por capas de lodo, viviendas presas de las llamas y visiones aterradoras que fueron filmadas desde helicópteros.
Una verdadera muralla de agua de hasta diez metros de alto irrumpió en la costa de la gran isla de Honshu, sobre el Pacífico, arrastrando casas enteras.
En muchos lugares el mar franqueó los diques de protección y avanzó varios kilómetros en las tierras, lo que trajo a la mente escenas del tsunami que se produjo en el Océano Indico el 26 diciembre 2004.
En esa ocasión, un sísmo de 8.9 grados, con epicentro en Aceh, seguido por un tsunami en la isla indonesia de Sumatra, causó 229 mil 866 muertos en 12 países de Asia y África, la mayor parte de ellos en Indonesia.
La agencia meteorológica de Japón cifró en 8.8 la fuerza del sismo ocurrido la tarde del viernes en ese país, pero más tarde el Servicio Geológico de Estados Unidos puso la magnitud del primer sismo en 8.9 y emitió una advertencia de tsunami para toda la costa japonesa del Pacífico.
El Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico en Hawai dijo que activó una advertencia de tsunami para Japón, Rusia, la Isla Marco, y las Islas Marianas del Norte. También fue emitida una alerta de tsunami para Guam, Taiwán, las Filipinas, Indonesia y Hawai.
El primer ministro japonés, Naoto Kan, calificó de "grandes" los daños causados hoy por el terremoto que sacudió la costa este del Pacífico de Japón, aunque no dio datos de víctimas.
Kan pidió calma a la población para hacer frente a las consecuencias del fenómeno que causó un tsunami y en algunas zonas arrastró coches y edificios, así como numerosos incendios, 14 de ellos en Tokio, según la agencia local Kyodo
"Nunca vi nada semejante", declaró Ken Hoshi, un responsable de las autoridades de Ishinomaki, un puerto de la prefectura de Miyagi. "El agua subió hasta la estación", a varios cientos de metros de la orilla, precisó.
En las granjas de los alrededores, el oleaje cubrió los campos y sólo fue detenido por los terraplenes de una autopista. Un poco más al norte, en Sendai, la pista del aeropuerto estaba inundada.
En la región de Aomori, la más septentrional de la isla principal de Honshu, al menos cinco barcos naufragaron. Algunos de ellos fueron totalmente volcados por la violencia de las olas, deteniendo su avance junto a las calles comerciales de las ciudades de la costa
Más cerca de Tokio, en la prefectura de Ibaraki, grandes casas flotaban a través de una aldea, y a poca distancia algunos automóviles salían a la superficie, luego de haber estado sumergidos.
El sismo que desencadenó el maremoto provocó grietas en las rutas, arrastrando las alcantarillas y los tubos conectados a ellas a través de las calles. En los supermercados, las botellas y las latas de conservas cayeron de los anaqueles.
Durante los temblores más intensos, tanto en la capital como en las aldeas costeras, millones de personas salieron a las calles para escapar a la caída de las paredes y los techos de numerosas edificaciones.
En las ciudades, los empleados se precipitaron a las estaciones de tren para tratar de viajar a sus hogares, a menudo alejados, pero tuvieron que volver a pie, regresar a sus oficinas o instalarse en un hotel, pues el transporte público estaba paralizado en todas las zonas afectadas.
Las réplicas del terremoto, el más potente registrado en el archipiélago, continuaban varias horas después, tanto en Tokio como en el noreste.
En varias ciudades estallaron incendios, y una refinería de petróleo de Chiba, en la región de Tokio, fue presa de las llamas.
En el centro de Tokio, varios enormes edificios oscilaron con fuerza durante varios minutos mientras los empleados salían a las calles por su seguridad. Las imágenes transmitidas por televisión mostraban un edificio en llamas y enormes nubes de humo en el distrito de Odaiba en Tokio.
Al caer la noche, las fuerzas de autodefensa del ejército japonés, desplegadas por tierra, mar y aire, continuaban prestando ayuda a los damnificados.
Un dique se rompió en la prefectura de Fukushima (noreste de Japón) y el agua liberada arrasó viviendas, anunció la agencia de noticias Kyodo.

ONU y EU ofrecen asistencia

Tras la emergencia generada por el devastador terremoto de 8.9 grados Richter, la Organización de las Naciones Unidas y el gobierno de Estados Unidos ofrecieron asistencia a Japón.
En conferencia de prensa, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, afirmó que la institución a su cargo hará "todo lo que esté a nuestro alcance" para ayudar a Japón a superar la devastación causada por el mayor terremoto que haya sacudido ese país.
Ban recordó que Japón ha sido uno de los mayores benefactores de ayuda humanitaria a través de la ONU para países y zonas que sufren de desastres naturales, y que en ese mismo espíritu el organismo a su cargo ofrecería asistencia sin restricciones a ese pueblo.
"El mundo está conmocionado y entristecido por las imágenes que provienen de Japón", dijo, y confió en que bajo el liderazgo del primer ministro, Naoto Kan, y el apoyo y solidaridad de la comunidad internacional, Japón superará rápidamente estos difíciles momentos.
En tanto, en estados Unidos el vocero del Departamento de Estado, Philip Crowley, señaló que el ofrecimientote ayuda fue transmitido por el embajador estadounidense en Japón, John Roos, al canciller japonés Tekeaki Matsumoto.
Crowley dijo que la dependencia emitió también una alerta de viaje para Japón, donde los alcances del terremoto apenas empezaban a ser cuantificados por las autoridades de ese país.
“Urgimos a los ciudadanos de Estados Unidos a evitar en este momento realizar turismo o viajes no esenciales a Japón”, apuntó la alerta.
Además, Crowley dio a conocer que Roos ordenó el traslado del centro de comando de la embajada estadunidense a una ubicación alterna “como precaución ante las múltiples replicas en Tokio”.
Por separado, el Departamento de Defensa anunció que el Comando Pacífico ha desplegado un avión de reconocimiento para brindar apoyo a las labores que se realicen.
De igual modo se ordenó el traslado del portaaviones USS Ronald Reagan a Japón, en caso de que sea requerido para brindar apoyo a los labores del gobierno de Tokio.

Alerta “moderada” en México

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) expresó a Japón su apoyo y solidaridad tras el terremoto en ese país, que dejó cientos de muertos y desparecidos.
"En nombre del gobierno de México, expresa su consternación por las consecuencias de los sismos ocurridos en Japón, principalmente en el norte del país, a partir de las 11:46 horas, de ayer (hora de México), ocasionando la pérdida de vidas humanas y cuantiosos daños materiales", señaló la Cancillería en un comunicado.
La dependencia indicó que con su "más sentida solidaridad" el gobierno mexicano "estará atento y dispuesto a apoyar a ese país en estos momento difíciles".
Y detalló que la Embajada de México en Tokio "ha transmitido al gobierno japonés la disposición de apoyo y se mantiene atenta a las necesidades de los mexicanos residentes en ese país, principalmente en las zonas más afectadas".
Por separado, la Secretaría de Gobernación (SG) informó que el tsunami generado por el sismo de 8.9 grados en Japón representa “un peligro moderado para nuestro país”, de acuerdo con el análisis del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE), Baja California.
Por otra parte, en información divulgada por el presidente Felipe Calderón en su cuenta de Twitter, emitió un mensaje de apoyo a los afectados por el terremoto de este viernes.
"Nuestras sinceras condolencias al pueblo japonés por el terremoto que ha sufrido", escribió, al tiempo que recomendó a la población evitar las playas "hasta que puedan confirmarse o descartarse efectos de tsunami". (Con información de agencias)
Utilizan Twitter y Facebook en Japón ante bloqueo telefóni
informacion
mexico


Fuente