Astronautas estadounidenses y rusos mantuvieron relaciones sexuales en el espacio en el marco de programas de investigación que se desarrollaron por separado, para descubrir cómo los seres humanos sobrevivirían varios años en órbita.

La información aparece en un libro de reciente publicación titulado The Final Mission: Mir, The Human Adventure , firmado por el respetado divulgador científico francés Pierre Kohler, quien además asegura que aunque el tema siempre fue tabú para la Nasa y Moscú, el sexo cósmico existió y proveyó de unas cuantas conclusiones a los científicos espaciales. Por lo pronto, es posible afirmar que se podrían mantener relaciones sexuales en la estratosfera, aunque con ciertos recaudos.

Según un artículo del diario inglés The Guardian, en su libro Kohler sostiene que "el tema del sexo en el espacio es muy serio y los experimentos llevados a cabo hasta ahora se orientan al hecho de que habrá misiones para que parejas casadas viajen a la Internacional Space Station, sucesora de la Estación Mir. Los científicos necesitan saber en qué medida son posibles las relaciones sexuales sin gravedad".

El divulgador cita un informe confidencial de la Nasa de 1996 sobre un proyecto que llevaba el nombre codificado STS-XX y que tenía como objetivo explorar las posiciones sexuales que serían posibles en una atmosfera ingrávida.

Así, se testearon por simulación computarizada 20 posiciones hasta obtener las mejores 10, relata el autor. "Entonces, dos voluntarios las probaron en condiciones reales de gravedad cero. Los resultados fueron filmados, pero el material está considerado como muy sensible. Tanto, que hasta la mismísima Nasa recibió una versión censurada".

En concreto, solamente cuatro de las diez posiciones fueron posibles sin asistencia mecánica, mientras que para las otras seis se hicieron necesarios cinturones elásticos y un tunel inflable.

"Uno de los principales hallazgos es que la posición del misionero, considerada una de las más tradicionales y fáciles de realizar en la tierra, directamente no es posible en un ambiente donde no hay gravedad que empuje el cuerpo hacia abajo", relata Kohler.


Astronautas testearon posiciones sexuales en el espacio



Fuente