El robo de motos en Catamarca funcionaría como red. Tres zonas bien delimitadas en la ciudad Capital y una cuarta anexa que incluye al departamento Valle Viejo.

http://www.elancasti.com.ar/archivos/imagenes/2011/03/26/Resize%20of%207-1.JPG

La tarea "sucia", pero paga, la harían principalmente adolescentes, que por pocas monedas y a veces algo de droga, pueden hacer tareas de vigilancia y decir el momento exacto para la sustracción o a veces participar, habida cuenta de que sin son atrapados no irán a la cárcel.
Las motos son llevadas a un "cuartel" y ahí esperan el momento de ser entregadas. Los momentos que piden por cada rodado depende de las cilindradas y la antigüedad y van desde $1500 una de 110 cc pasando por $3.000 una de 250cc y pudiendo llegar a más $7.000 una de más de 400 cc.
Las estimaciones de la misma policía establecen un promedio de 4 robos de motos diarios denunciados, lo que significaría en números, también generales unos 250 mil pesos de dinero por cobro de rescate por mes.
Las zonas de entrega son comunes. La víctima es citada en un rincón del centro o barrio y es llevado por los propios delincuentes en auto o motocicleta al reencuentro con su vehículo. A veces, se lo cita en lugares descampados y siempre en los alrededores en donde "se sabe" que la policía de la provincia está haciendo controles "preventivos". A veces las entregas se hacen por menos dinero y más rápido, de acuerdo con el "anticipo" de un allanamiento.
Los "dueños" de estos negocios son pocos y sus nombres y apodos son mencionados normalmente en cualquier ambiente. Atentos a los antecedentes catamarqueños en el cobro de rescate, se podría hablar de una profesionalidad asombrosa, teniendo en cuenta que, hasta el momento, no se conocen consecuencias de víctimas que se prestaron a seguirlos para reencontrarse con sus motocicletas. Este detalle está más que cuidado, porque caso contrario se afectaría el fluir cotidiano que maneja.

Red de silencio y algunas complicidades

Basta que uno le roben la motocicleta para meterse directamente en este mundillo donde, al parecer, todos saben, pero todos callan.
Amigos de profesiones encumbradas, relacionados con la política u a otros ámbitos de la sociedad siempre conocen quién puede saber o ayudar en el recupero.
"Mirá, llamalo a tal, seguro que sabe algo o te puede averiguar", dice el mecánico, cuando no es él mismo quien nos da el dato certero de quién la tiene. De improviso nos encontramos con que todos saben de dónde hacer los contactos para que se comience a hablar con los verdaderos ladrones.
Sin ir muy lejos, en el edificio de Fiscalías, descansaría una causa que se habría iniciado en contra de una "manzana podrida". Este delincuente estaría directamente relacionado con una Unidad Judicial del noreste de la ciudad, pero el expediente y la investigación permanecería "esperando" en los estantes.
Otros saben más pero se callan y es lógico. Desentrañar y atrapar a los responsables de este fructuoso delito no depende del mundo civil.

Comentario: La verdad que esto es frustrante, estas desamparado totalmente en esta provincia ya sea por la inoperancia de la policia y la desidia de la clase politica, a estos malnacidos (los ladrones) deberian mandarlos engrillados a picar piedra y limpiar caminos bajo el sol del verano y en el crudo frio del invierno hasta que se les consuma la vida tal y como se lo merecen, (Ahora van a saltar los malditos que defienden los derechos humanos). Nosotros los trabajadores los que realmente aportamos con nuestro esfuerzo y sueldo el crecimiento real de la nación nos merecemos, tenemos el derecho de poder vivir tranquilos y poder disfrutar de lo que podemos adquirir sin que venga una basura y te lo lleve.

Fuente
http://www.elancasti.com.ar/