Aveces los papás también tendrían que ponerse en el lugar de sus hijos, abajo les dejo una carta y un vídeo para reflexionar. No nos dejen ir, aveces necesitamos que nos escuchen en lugar de gritar, que nos abrasen en lugar de solo felicitar, necesitamos que nos demuestren que nos quieren!



link: http://www.youtube.com/watch?v=RUi54JTgL5s
Papá:
Trato de pensar sobre lo siento por dentro, sobre las emociones reprimidas. ¿Sabías que eras mi héroe? Todos los días que pasamos juntos, que te regale sonrisas los veo tan lejos ahora, siento que realmente ya no te importa. Ahora es tarde, no podemos volver atrás, siempre quise hacerte sentir orgulloso, lamento no haberlo logrado.
Lo siento no puedo ser perfecta, y ahora sencillamente es demasiado tarde y no hay vuelta atrás, nada va a cambiar las cosas dichas, nada va a hacer que todo vuelva a estar bien. ¡Papá! Mírame y decimé si crecí de acuerdo al plan, sé que pensas que pierdo mi tiempo haciendo las cosas que me gustan, pero duele tanto cuando rechazas todo de lleno.
Perdóname, me cuesta tanto hacerte sentir orgulloso.
Pero pese a eso te quiero muchísimo, solamente que siento que ya no hay vuelta atrás, espero que leas esto y te des cuenta que me duele más a mí que lo que te duele a vos cada vez que falló como hija, y espero también, que no tomes esto como tomas siempre las cosas que escribo o digo.
Me gustaría tanto que las cosas volvieran a ser como cuando era chiquita, que ya no nos costara decirnos las cosas en la cara, que demostrarnos afecto ya no fuera una odisea, me gustaría que creyeras más en mí, que vieras todas las cosas buenas que intento hacer por vos, y no solo las malas. Sé que las malas son más, pero intento hacer cosas buenas, juro que lo intento, y si tan solo supieras lo mucho que me duele todo esto, si tan solo supieras lo que siento cada vez que discutimos y me decís lo mala hija que resulte ser.
Te juro que me encantaría ser el motivo de tu orgullo, te juro que me gustaría ser todas aquellas cosas que vos queres que sea, me encantaría que me vieras todos los días y solo tuvieras sonrisas para regalarme, en lugar de cosas para reprocharme, pero soy adolescente y aveces me gusta seguir mi propio rumbo, me gusta revelarme, me gusta vivir con mis propias reglas, aunque vos nunca estés de acuerdo.
Gracias por todas las cosas buenas que haces por mí, por trabajar, por dar siempre lo mejor, pero es solo que no puedo retribuírtelas, al menos no del modo que vos esperas, me gustaría revertir la situación pero ahora sencillamente no tengo ganas.
Perdón.


Papá - carta de una hija a su padre.


Fuente: http://chauquetevayalindo.blogspot.com

¿Te gusto el post? Te invito a que me sigas!: http://www.facebook.com/pages/Luli-Cooki/207598519266739