el ovni gigante del 2000

El caso de los OVNIS gigantes

Mucho se ha especulado en todos los medios de comunicacion y estratos ufologicos acerca de los "OVNIs gigantes" del satelite GOES 8. Supuestamente serian unas gigantescas naves nodrizas de aproximadamente 400 km, algo bastante impresionante, que aparecen frente a las costas de Chile, en Antofagasta.

Pero navegando en internet encontre la investigacion de Juan Jorge Faundes, en la que demuestra con experimentos y calculos astronomicos, que este tremendo OVNI, no es mas que nuestro satelite natural, La Luna.

A continuacion mostrare solo un resumen de lo que este gran investigador hizo. Para quienes quieran conocer todo el experimento y analisis del caso, pueden visitar su pagina en: www.imagoweb.cl/ufo/index.html, ademas encontraran links a los diferentes sitios que acudio para su investigacion.

Para empezar habria que explicar que es lo que hacen los satelites GOES(Geostationary Operational Environmental Satellite) de la NOAA(The National Oceanic and Atmospheric Administration). Son satelites geoestacionarios ecuatoriales que estan localizados sobre la latitud 0º a una altura de 35.800 km.

el ovni gigante del 2000

Estos satelites tienen dos vias de captar imagenes, una para las llamadas "visibles", en la que se capta la luz, son imagenes normales(como una fotografia cualquiera), y otra en que se toman fotografias infrarrojas, en la que las partes mas frias son blancas y las partes mas calidas son negras, variando entre matices para temperaturas intermedias.

Son dos las imagenes famosas(a la izquierda), una tomada por el GOES 7 el 17 de septiembre de 1992 y la otra el 21 de noviembre de 1999, existen otras imagenes que las pueden encontar en la pagina de Juan Jorge Faundes.

Para su investigacion este señor hizo llegar su material a la NOAA, especificamente a Public Affairs Officer NOAA's National Environmental Satellite, Data, and Information Service, cuya respuesta a cerca de las fotos fue la siguiente: "Here is the information that I received from our Office of Satellite Data Processing and Distribution: The 'giant UFO' observed in IR imagery is the moon"(traduccion: "el 'OVNI gigante' observado en las imágenes infrarrojas es la Luna".
el ovni gigante del 2000

La hipotesis que plantea el investigador Juan Jorge Faundes es la siguiente:

"Dada la explicación oficial de la NOAA ("...es la Luna" y las difundidas opiniones y especulaciones de que se trataría de una astronave extraterrestre gigantesca, probable nave nodriza, vigilando la Tierra durante la última década con propósitos tan enigmáticos como ella misma, mi hipótesis de trabajo fue la siguiente: Si la NOAA tiene razón, la Luna tendría que haber estado en la misma posición que el supuesto OVNI. Si, en cambio, la Luna estuviese en un punto y el OVNI en otro, obviamente el objeto fotografiado no sería la Luna y el inquietante enigma permanecería vigente. Además, en apoyo de la hipótesis de la Luna deberían concurrir la correspondencia de tamaño y forma entre ella y el objeto de las imágenes. Es decir, si además correspondieran la forma y el tamaño del objeto, necesariamente tendría que ser la Luna."

Luego comparando los datos de los satelites, fecha, hora, analizando las termografias de los GOES 7 y GOES 8, cuadrandolas con las imagenes de las camaras que solo captan luz, haciendo maquetas a escala y fotografiandolas, de tal manera que quedara similar a las imagenes de los OVNIs, se pudo llegar a la conclusion de que en realidad ese objeto de forma discoidal que aparecia en las imagenes termicas de los GOES ya nombrados, son simplemente la fotografia infrarroja de La Luna.

Recuerden que para informaciones mas detalladas pueden dirigirse a la pagina del investigador,www.imagoweb.cl/ufo/index.html, en la cual tambien podran encontrar mas imagenes, tablas comparativas y de analisis, y un foros de discusion, en donde podran dejar su opinion referente a la investigacion y conclusiones a las que llego el señor Juan Jorge Faundes.


Fuente:

http://www.geocities.com/ovnisenserio/articulos/goes8.html


Segunda Parte:

Parecía ser que la realidad nuevamente superaba la ficción. O por lo menos éso era lo que planteaban entusiastas de los OVNIs y ufólogos (1) durante el transcurso de 1.999. Esta escalofriante realidad (la presencia de naves espaciales de 400 kilómetros en la órbita terrestre) sobrepasaba, y con creces, la ficción de grandes producciones hollywoodenses como "El día de la independencia".

Una investigación demoledora

El 27 de Julio de 2.000, Juan Jorge Faundes, periodista y prolífico escritor chileno, presentó una conferencia en las dependencias del CEFAA (2), en la cual expuso los resultados de su lapidaria investigación. J. J. Faundes logró recopilar un total de 12 imágenes satelitales obtenidas entre 1.992 y 1.999. En su ponencia señaló que varias de estas termografías fueron "bajadas" en Chile, desde oficinas meteorológicas que sirven a diversas instituciones. Agregó además que contactó telefónicamente a dos de los meteorólogos involucrados, quienes le confirmaron la autenticidad de los registros.

Tras su explosión mediática, la polémica sobre los "OVNIs gigantes" se instaló en el ciberespacio, donde partidarios pro-OVNI y detractores debatían arduamente acerca de la real naturaleza de aquellas misteriosas apariciones. Los primeros argumentaban en favor de las portentosas astronaves extraterrestres. Los otros aducían, en cambio, que los supuestos UFOs no eran más que un efecto inusual causado por la radiación solar incidente sobre una porción de la superficie lunar. Pero esta postura carecía en aquel momento de una investigación de respaldo, motivo por el cual J. J. Faundes decidió iniciar su propio estudio sobre el tema.

Su primer objetivo era obtener un pronunciamiento oficial acerca de los registros de parte de la NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration), organismo encargado de operar el satélite GOES-8, desde el cual se obtuvo la mayoría de las termografías. La respuesta de la NOAA al respecto fue categórica: "El 'OVNI gigante' observado en las imágenes infrarrojas es la Luna".

El autor de esta investigación contactó además a Timestep, empresa fabricante de softwares que se utilizan para generar imágenes satelitales. Consultó a ellos si era posible que el satélite GOES pudiese captar y plasmar energía reflejada por la Luna, a lo que Timestep respondió: "Usualmente hay una 'máscara' que previene que los satélites registren otros objetos. Sin embargo, el GOES ha captado imágenes de la Luna en muchas ocasiones".

El primer objetivo se cumplía satisfactoriamente, pero faltaba ahora una comprobación empírica de los hechos. Si la NOAA estaba en lo correcto, la Luna tendría que haber estado en la misma posición que los supuestos OVNIs, en las fechas y tiempos exactos en que fueron obtenidas cada una de las imágenes infrarrojas. Además, las relaciones de tamaños entre los OVNIs y la Tierra en las termografías, deberían coincidir con las dimensiones que adquieren la Luna y nuestro planeta vistos desde la perspectiva del satélite.

El autor elaboró una carta astronómica para cada imagen satelital a partir de las coordenadas geográficas sobre las cuales está posicionado el GOES-8 (0º de latitud, 75º de longitud W), en órbita geoestacionaria a 35.800 kilómetros por encima de nuestras cabezas. Luego determinó las coordenadas astronómicas de la Luna y el Sol para las fechas y tiempos correspondientes a cada registro. En todos los casos la Luna estuvo situada en el mismo lugar donde aparecieron los "OVNIs gigantes".

A modo de sintetizar los resultados conseguidos por la investigación de J. J. Faundes, puedo señalar que las piezas del rompecabezas, una tras otra, fueron encajando perfectamente.

Cuando la Luna entra en el campo de visión satelital, su imagen puede ser captada no sólo a través del canal infrarrojo, sino también por el visible. Las dos imágenes que acompañan a este artículo así lo demuestran. El particular aspecto discoidal que muestra la Luna, obedece directa o indirectamente a la radiación solar que incide sobre ella. En lo que concierne a las fotografías, los instrumentos especializados del satélite capturan la energía solar en el rango visible del espectro electromagnético, reflejada por los océanos, continentes, nubes, y en casos especiales, la corteza lunar. Pero esta energía no es devuelta íntegramente hacia el espacio, sino que parte de ella es absorbida, aumentando la energía cinética de las moléculas que conforman la superficie de la Luna. Ésto genera una perturbación electromagnética de "onda larga" (menos energética que la radiación solar de rango visible) que se propaga hacia el espacio y es captada por los sensores infrarrojos del GOES, dando así origen a las termografías.

En el historial de los OVNIs abundan los desaguisados como el aquí descrito. Testimonios gráficos que saltan a la luz pública rotulados como "pruebas contundentes" y que cuentan con el respaldo de los ovnílogos más crédulos, a la postre son satisfactoriamente explicados producto de alguna exhaustiva investigación. Estos episodios son dignos de especial atención, puesto que dejan al descubierto un conjunto de valiosas enseñanzas de índole psicosocial que demuestran, a modo de ejemplo, la falacia oculta tras el trillado argumento del "testigo fiable" y el cuestionable accionar en el que incurren, en ocasiones, nuestros ufólogos mediáticos.

Los especialistas no siempre están capacitados para proporcionar respuestas categóricas acerca de fenómenos que pertenecen a su campo de estudio.

Una experiencia OVNI se origina, la mayoría de las veces, cuando un individuo percibe, de forma inesperada, cierto estímulo visual cuya naturaleza por sí mismo no consigue identificar. La profesión u oficio que desempeña este perceptor, por lo general, no está relacionado con la observación frecuente de manifestaciones celestes. Pero los testigos en el caso que nos ocupa eran profesionales de la meteorología, personas instruídas en materia atmosférica que trabajan a diario con imágenes satelitales, y que a pesar de ello, carecían del conocimiento adecuado para dilucidar este misterio. No obstante, ésta es una situación recurrente. Especialistas ligados a diversas disciplinas, como astrónomos, pilotos civiles y militares, a menudo declaran haber sido incapaces de explicar racionalmente un fenómeno observado. Existen múltiples razones por las cuales estos profesionales ignoran determinada información, pero mi intención es abordar el motivo relacionado sólo con el caso aquí expuesto. Las impresiones de la Luna sobre termografías satelitales podrían ser consideradas como "efectos secundarios" que han surgido a consecuencia del avance tecnológico. Podemos extrapolar este paradigma e imaginar que el futuro nos depara nuevas y desconcertantes anomalías asociadas al frenético progreso de nuestra tecnología. Sin embargo, éstas son manifestaciones accidentales, de ocurrencia esporádica y que revisten de poca importancia. Por este motivo, los especialistas no reciben una instrucción formal acerca de temas como éste durante su formación profesional.

A menudo, los ufólogos defienden la veracidad de sus casos escudándose en el desconocimiento que expresan los especialistas consultados.

A lo largo de nuestra extensa geografía, hay muchas personas que se dedican al estudio de las apariciones de OVNIs, pero son muy pocas las que logran difusión a través de medios masivos de comunicación como la radio y la televisión. Los ufólogos mediáticos gozan de gran popularidad. Tal es el caso de Rodrigo Fuenzalida, Cristián Riffo y el ecuatoriano Jaime Rodríguez (por nombrar a los más conocidos). Desde el más mesurado hasta el más charlatán, todos ellos están adheridos a la creencia de que existe un estímulo inteligente, de origen extraterrestre, detrás de las experiencias que cada cual califica como auténticas. Además, es posible identificar una suerte de común denominador entre estos expertos ovnílogos. A juzgar por sus comentarios, todos ellos aplican "métodos científicos" en cada una de sus rigurosas investigaciones. Pero tales presunciones se vuelven humo cuando son confrontadas con el propio accionar de los ufólogos. Sus pesquisas, por ejemplo, fueron infructuosas en lo que respecta a los "OVNIs gigantes". Para J. J. Faundes, en cambio, no fue complicado obtener la versión oficial de la NOAA acerca del tema, lo cual demuestra que de haber investigado con rigor científico, los ovnílogos habrían conseguido desentrañar el misterio. Pero no fue así. Por el contrario, ellos se ampararon en el desconocimiento que manifestaron meteorólogos y otros profesionales, para difundir falsas expectativas y mantener con vida un caso que se perfilaba, sin lugar a dudas, como uno de los más trascendentes en la historia de los OVNIs.

Hay ufólogos que dan la espalda a las explicaciones de los casos. Se niegan a aceptarlas puesto que socavan profundamente los cimientos que sustentan su creencia.

En el subjetivo ámbito de la ufología se desenvuelven muchos ovnílogos honestos que intentan abordar seriamente el fenómeno de los OVNIs, aunque no siempre consiguen materializar tal expectativa. Desgraciadamente, también hay de los otros, y por montones. Ufólogos infames, adoradores de marcianos y platillos voladores, lucran sin pudor a expensas de la ignorancia de la gente. Nuestros medios masivos de comunicación, y en especial la televisión, no están marginados de esta lamentable realidad. Es más, se genera entre ambos una suerte de retroalimentación. El delirante discurso que caracteriza a estos ovnílogos, mezcla abundante de mentiras y sensacionalismos, generalmente levanta los índices de audiencia de los programas televisivos en los cuales participan, mientras que a los ufólogos, la exposición mediática les permite captar fácilmente la credibilidad de los espectadores más ingenuos. En materia de engaños y desinformación, Jaime Rodríguez es toda una eminencia. El conocido investigador ecuatoriano ostenta un amplio historial de engaños al público chileno. En el episodio inaugural de su última pomada televisiva ("Evidencia OVNI", Chilevisión, Enero de 2.001), Jaime Rodríguez se despachó la que ha sido, en mi opinión, la más descarada de todas sus mentiras. Exhibió como prueba auténtica de la existencia extraterrestre una película estadounidense registrada en formato casero y titulada "Alien Abduction". Esta cinta de bajo presupuesto, a juzgar por el aspecto de la nave espacial y el tosco diseño de los disfraces de alienígenas, retrata la fatídica experiencia de la familia McPherson, secuestrada desde su hogar por un grupo de seres macrocéfalos durante la celebración de Acción de Gracias. Pero volviendo al caso que nos ocupa, el ecuatoriano presentó también en aquella emisión algunas de las imágenes infrarrojas de la Luna, argumentando que constituían otra de las tantas evidencias irrefutables que testifican sobre la realidad de las visitas alienígenas. Otro que transita por el mismo sendero es el famoso "contactado" peruano Sixto Paz. El 11 de Noviembre de 2.002, el "embajador de Ganímedes" efectuó una conferencia en el Aula Magna de nuestra universidad, ocasión en la que apeló a una de las termografías para demostrar la inminencia de un contacto con nuestros hermanos del espacio exterior. Como vemos, Jaime Rodríguez y Sixto Paz permanecen muy aferrados al mito, aun cuando el caso fue satisfactoriamente explicado y mucho tiempo antes de que profirieran aquellas sesudas declaraciones. Para estos "buscadores de la Verdad" (así se autodenominan) y sus numerosos seguidores, la ufología ha devenido en una nueva religión: Ellos no necesitan hechos o evidencias para adherirse a la creencia, sino que precisan sólo de su fe incondicional. Después de todo, ¡qué importan las pruebas en contra! ¡Qué importancia tiene que el GOES haya captado la Luna y no una nave del espacio sideral! ¡Los OVNIs existen, y ya!, puesto que no podemos ser la única fuente de vida en tan vasto e inconmensurable universo.

¿OVNIs a la vista? Claro que no. Se trata de la Luna, captada simultáneamente por el canal visible (izquierda) e infrarrojo (derecha) del satélite GOES-8, el 18 de Octubre de 1.994 (imágenes extraídas desde www.ufologie.net/htm/goes99.htm).



Notas:

(1) UFO es el acrónimo de Unidentified Flying Object (Objeto Volante No Identificado, OVNI). De la sigla UFO derivan los conocidos términos "ufólogo" y "ufología".

(2) CEFAA es el Comité de Estudios de Fenómenos Aéreos Anómalos. Esta entidad surgió en 1.997, desde el seno de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), como respuesta a la necesidad de investigar oficialmente las denuncias de OVNIs ligadas, en un comienzo, sólo al ámbito aeronáutico. El comité decidió, tiempo después, ampliar su campo de estudio, recepcionando y sometiendo a análisis reportes sobre avistamientos de OVNIs derivados también desde el ámbito civil.

Referencias:

"Informe elaborado por J. J. Faundes.
"Conferencia de J. J. Faundes presentada en la Escuela Técnica Aeronáutica, el 27 de Julio de 2.000.
Artículo publicado en Isomet (boletín de la carrera de Meteorología de la Universidad de Valparaíso), nº 2, Septiembre de 2004.
Por Marcos González (CIFOV)

Fuente:

http://www.cifov.cl/ovnisgigantesdos.htm

17 comentarios - el ovni gigante del 2000

@Panterapoder
muy bueno el informe, me hubiese gustado más si les salían mal los resultados y q no

se comprobaba q sí era la luna al final jejeje

muy interesante loco, me tuvo entretenido un buen rato

salu2
@home666 -1
los "ovnis extraterrestres" no existen.. sabelo.. solo son productos de la guerras

psicologicas entre rusia y eeuu..
@saso +1
Mulder es contagioso haha.



igual muy buenos informes, soy fana de los ovnis
@coldgame
sese.. que cagada que sea la luna!!!!!.. en fin .. lindo post
@gerardojs81 +1
si no hay fotos no tiene gracia. quiero ver marcianitos!!!!
@belenbee
ah juraba q era de mulder el informe, hasta q vi el comentario de saso y me di cuenta

q no...
@polaww -1
es una mancha de fernet en la foto
@EstebanBianchi
matog06 vos sos el Henry Ford de los comentarios?

digo, porque los haces en serie...todos parecidos, por no decir iguales
@emilio82
matog06 el detalle en la pantalla de la compu me mato... poringa!!! muy

bueno...
@matog06
todos los comentarios son de colores diferentes, siempre y cuando sean negros
@TonyCaconi
Se vinieron a la tierra en busca del Charango Gigante

el ovni gigante del 2000
@roquefor
Entonces... ¡La luna es un ovni!. Yo sabia que no estabamos solos
@PunXtaR
jajajajajajajajajajjajajajajajajja muy buena tony... nada que ver que postee recien ahora pero bueh