¿ Que es la catalepsia ?

Si hay una enfermedad que merece el título de "escalofriante", seguramente es la catalepsia. Para los que no estan familiarizados son sus síntomas a modo de resumen esta es definición:

Es un estado morboso caracterizado por la rigidez cérea de las extremidades, que pueden ocupar diferentes posiciones mantenidas durante un tiempo (cuerpo rígido e inmovil). El sujeto no responde a los estímulos, y el pulso y la respiración se vuelven lentos. La piel se pone pálida”.

Basta pensar en semejante acumulación de síntomas para darse cuenta de lo cercano que esa descripción se parece a la de la muerte, sobre todo porque son condiciones que pueden durar un respetable tiempo (se han dado casos de meses). Estos síntomas sin duda en determinados casos simulan una muerte perfecta, ni el pulso ni la respiración son apenas perceptibles y salvo que se haga un electroencefalograma es muy difícil determinar si alguien ha muerto realmente, del temor a "morir" de esta forma y posteriormente "resucitar" en un ataúd o con una suerte aún peor trata este interesantisimo artículo que el periodista Natán Soláns publicó en varias revistas especializadas y ahora están para ustedes




Alaridos en el horno

Las notas habían sido un éxito. Seis en total, largas, detalladas y morbosas (Por su realismo, no por exageración.) y el público argentino había respondido comprando más ejemplares de la revista "Perfil". Y esa mañana el Jefe de Redacción me exigía una más "Solo una"; había que exprimir el tema.
La Catalepsia o "Muerte Aparente" siempre había capturado la atención de todo mortal desde que Edgar Allan Poe escribiera su "Entierro Prematuro" (Premature Burial, 1831.) contando casos que pasaron entonces. La verdad es que no tenía más material (Ni el-de-reserva, con que cuenta todo periodista.)así que miré mi panel de corcho, en la pared, donde durante más de dos meses de 1983 me había dedicado a estudiar esta oscura afección. A ver: Le podía pasar a cualquiera, pero eran propensos los epilépticos, aunque fueran leves.

Un buen día, cualquier vecino despertaba en la mañana y comprobaba con sorpresa que no podía moverse. Ni siquiera la jaula toráxica respondía a su voluntad. El corazón no se alteraba pese al pánico y uno parecía no respirar, aunque sí lo hacía con la lentitud con que un yogui muy avanzado realiza sus ejercicios de Pranayama (Control de la respiración, más o menos.). No podía tragar, ni cerrar los esfínteres, ni abrir los párpados...

Tampoco el alarido de su esposa alteraba sus funciones vitales ni el diagnóstico del médico cuando lo pinchaba y comprobaba su "muerte". No podía tampoco tener el consuelo de la embriaguez del mareo o el desmayo: Estaba ardientemente despierto, en vigilia total. Luego venía lo acostumbrado; las bromas de "Los Capilleros", que son las personas que preparan el cadáver para ser presentado en la Capilla Ardiente en ese Show que los Cristianos (Entre otros.)llamamos "Velatorio". Bromas, bofetones, a veces vejaciones (Una parte de estos individuos es gay, los otros heterosexuales pero tengo un informe espantoso sobre sus actividades.)y la tortura del "Mortician Makeup"; el "maquillaje" que se les realiza a los difuntos, terrible para alguien vivo: Pegamento en los párpados para que estos no se abran, relleno de algodón en el interior de la boca y más pegamento en los labios, quebrar algún codo o rodilla para que se acomode si el "Rigor Mortis" lo vuelve muy duro (Otra característica de la Catalepsia.)y luego la vestimenta, los afeites y el peinado.

Alguna familia pudiente, conocedora de este mal prolongaba hasta 72 horas el velatorio. Pero si era un cataléptico pletórico (Que acababa de comer.) el contenido del estómago se fermentaba y comenzaba a salir por sus canales naturales, pareciéndose esto a la D.N.C (Descomposición Natural Cadavérica.), por lo cual el pariente era enterrado rápidamente.


Muerte


Enterrados vivos, han sido muchos los casos de exhumaciones de cadáveres en los que el fallecido aparecía mostrando síntomas de haber despertado en su ataúd, su sufrimiento hacía que algunos de ellos intentasen incluso suicidarse.


Luego, claro, despertaba.
Últimamente (Desde 1978) se somete a todo "muerto sospechoso" a un Electroencefalograma, donde sí, se revela la Vida del presunto muerto.
Pero... ¿en cuantos pueblos o comunidades del tercer mundo hay electroencefalógrafos?
Muchos turistas terminaron gritando en el ataúd de un exótico país extranjero.
Después estaban los húngaros.
Ellos tienen una costumbre, fruto de su obsesión por los no-muertos (Briscolakas.). Ningún velorio se salva de que en determinado momento la abuela de la familia clave una larga aguja en la planta del pié del fallecido; si la sangre sale carmesí, de un rojo vivo, se sabe que es un cataléptico.
Los temas se agotaban: Estaba la gente que, colocadas en la bóveda familiar lograba romper parte del ataúd, entonces al entrar el aire pero no poder salir por estar empotrados en esas especies de bibliotecas mortuorias, padecían gritando, llamando a un cuidador que estaba lejos, durmiendo la siesta. Las fuerzas flaqueaban, al final, una semana después, morían de hambre y principalmente de sed, luego de estropear el hígado bebiendo su propia sangre...


Escalofriante






Fuentes:
Wikipedia
Unicavia
lacoctelera