Noelia Pompa: La petisita culona

Noelia Pompa: La petisita culona


Vengo del palo del rock, así que el tema de la Bersuit “La petisita culona” más o menos lo tenía. Si bien no es la música que más me gusta, lo cierto es que un amigo una vez me lo dedicó y desde ese entonces me encanta. Lo escucho siempre y no tengo dramas en bailarlo; es más, creo que lo bailo más que otras canciones. Es un temazo, muy pegadizo y bailable, aunque claramente a mí me gusta escuchar otra música, algo tal vez más rockero y no con tanta influencia cumbiera.

Soy más bien tirando a ricotera, escucho a Los Redondos, a La Renga. Pero “La petisita culona” me encanta. No sé si podría considerarlo un hit en mi carrera, pero claramente es una canción que me identifica, sobre todo por la letra, claro: “La petisita culona, le puso sal a la fiesta/ guirnaldas y papelitos caían sobre su cabeza”. Si bien me hice las lolas para balancear, para lograr un equilibrio, mi cola es natural. Todos creen que por ese motivo me bauticé con el nombre artístico de Noelia Pompa. Lo que nadie —o pocos— saben es que ¡es mi nombre verdadero! ¡Ese es mi apellido! Nadie me cree que me llamo así, pero a los que dudan estoy dispuesta a faxearles o enviarles por mail una copia del DNI, donde figura mi nombre y apellido de verdad: Noelia Pompa. Tuve suerte, ya que la naturaleza me dotó de las pompas y del apellido, todo coincide.

Tengo muy buen humor, así que no tengo drama en bailar y reír con esa canción. Bah, lo mismo con cualquier otra. Soy una persona muy divertida y trato de pasarla bien en la vida en general. Las canciones le alegran la vida a la gente: a mí también, además ahora estoy en Bailando por un sueño, lo que significa un paso importantísimo en mi carrera, porque además bailo con un profesional de excelencia como Hernán Piquín, que además es un divino, una maravillosa persona. Después de muchos años de remarla en pantalla y de ir de acá para allá estoy en un gran momento personal y laboral. Ensayo todos los días y bailo ritmos diferentes, pero desde que aquel amigo me dedicó “La petisita culona” me divierto bailándola como si estuviera dirigida a mí. Me encanta.

Fuente: Revista SH