Paloma Herrera: "soy primera bailarina del American Ballet"

Paloma Herrera: "soy primera bailarina del American Bal


Ningún sueño que yo tuviera de chiquita era tan hermoso como lo que viví como bailarina en el American Ballet Theatre, la compañía de ballet oficial de los Estados Unidos. Los casi veinte años que pasé aquí en Nueva York cumplieron y superaron todas mis expectativas: el repertorio que interpreté, las giras, los teatros que conocí, los compañeros con los que compartí tantos años. Me siento muy cómoda y nunca en todo este tiempo se me cruzó por la cabeza irme a otro lugar.
A los 7 años comencé a tomar clases en el estudio de mi maestra, Olga Ferri. Toda la etapa de formación la realicé junto a ella, que todavía me acompaña cada vez que estoy en Buenos Aires. Tengo las llaves de su estudio para ensayar cuando lo necesito, y su ojo atento para seguirme. Ya en esos primeros años miraba en casa de mis padres los videos del American Ballet Theatre. Corría los sillones del living y practicaba lo que Olga me enseñaba y lo que veía en la televisión.
Por eso llegar a Nueva York fue tocar el cielo con las manos: apenas tenía 15 años cuando vine, era un bebé. Tengo 34 años ahora, si miro para atrás es muy loco, pasé más años de mi vida acá que en la Argentina. Esta ciudad me ha dado todas las posibilidades; para lo que yo hago, es lo máximo.
A los 14 fui finalista en el XIV Concurso Internacional de Varna, Bulgaria, y la bailarina Natalia Makarova, miembro del jurado, me invitó a tomar clases con ella en el English National Ballet de Londres. Luego me convocaron para audicionar en la School of American Ballet, donde ingresé y recibí una beca para perfeccionarme. De ahí en más, aquel sueño se dio de manera muy rápida. Me eligieron para protagonizar Raymonda Variaton, de George Balanchine, en el workshop de la escuela, y después me contrataron. Cuatro años más tarde, a los 19, fui promovida a Primera Bailarina, la más joven en la historia de la compañía.
Hoy estoy completamente consciente de lo afortunada que soy por haber podido cumplir un sueño. Si tengo que ser honesta, no hay nada mejor que soñar. Pero viviendo en Buenos Aires es imposible plantearte como objetivo algo así cuando sos tan chica. La carrera de la bailarina es muy difícil, muy pocas llegan. Soy completamente feliz y no lo cambiaría por nada del mundo, para el que lo logra es maravilloso. Pero no hay una receta que pueda decir “si trabajás mucho y hacés tal otra cosa te va a ir bien”. No. Podés trabajar muchísimo, pero si uno no nació con el cuerpo, las condiciones, la técnica, si uno no tiene los maestros adecuados… son un montón las cosas que se tienen que dar, tanto como la suerte.

Fuente: http://www.revistash.com/notas/148997-yo-soy-primera-bailarina--del-american-ballet-theatre