Odio destilado.

Siento la fresca brisa desde el cielo arcano, cubierto de macabras nubes
en la inmensidad de la noche, solo tras el soplo frio de Ehecatl puedo ver
la tenebrosa luna de diciembre, y a mi paso almas que penan eternamente.

Llevo en mi pecho el peso de un pecado, que no he cometido mas debo callar
para no mancillar el honor de una mujer. Un pecado mortal el cual llevo como mio
pues es una pacto de silencio el que he hecho, una maldicion de silencio.

Un grito sordo al despertar que destroza mi interior, una llama que ardera eternamente
calcinando mi cordura, un estallido de rabia en cada pensamiento que acecha mi mente,
la impotencia insana de matar, de mutilar, de arrancar la vida de aquel que
cometio esta afrenta, el cobarde que se esconde tras las alas y la
confianza de un angel. El mismo por el cual esta en mi frente y en mi alma el sello
que guarda toda esta desesperacion de terminar lentamente con su vida y despues beberla
hasta desaparecer toda su existencia. Un sello tan fuerte y tan fragil, pues esta en
los labios de mi angel lo que puede hacerlo eterno o revocarlo para que surgan a su
caida las legiones de perdicion que traen consigo esta maldad que fluye por mis venas,
cada gota de sangre sera reclamada por mi odio, cada segundo de este tormento, cada momento
que ha deteriorado mi razon sera devuelto con la venganza.


Y aun asi, cada vez que mi cuerpo esta tan podrido de ira, viene a mi esa criatura que puede cambiar
el curso de los vientos, la unica que es capaz de detener todo el rencor universal que este
ser puede crear, un pacto es.. la desesperaza de la venganza.

2 comentarios - Odio destilado.