Cuento propio: El espejo de la nada.
Literatura


Hola taringueros! Les traigo un cuento de mi propia realizacion, espero que lo disfruten y acepto criticas constructivas,
portero


El espejo de la nada


Sonaba el portero. Aunque en contra de toda su voluntad Marcos debía levantarse de su cama. Atendió el portero y antes de que pudiera insultar a la persona que estaba tocando, una vos fuerte y nada vacilante exclamo – !Correo¡
Una situación extraña para Marcos, que desde la muerte de su hermano, casi nadie sabia de su existencia. Aunque aparentemente nunca se olvidaban de mandarle los impuestos, siempre se repetía Marcos para si mismo. Con una expresión en el rostro de felicidad, prácticamente patética ya que solo se trataba de un paquete o una carta, Marcos bajo a buscar su correo.
Al llegar abajo, através de la puerta, Marcos vio al cartero con un paquete bastante grande, lo que acentúo aun más su expresión de Euforia. Abrió la puerta, firmo unos papeles y ya. En el ascensor, Marcos noto que el paquete no decía quien lo había enviado, ni nada que lo sugiriera tampoco.
En su departamento abrió la caja, lleno de incertidumbre, con asombro, sin poder siquiera formular una idea sobre quien seria el que lo envío y aun menos que seria su contenido. Era un simple espejo, esto no decepciono a Marcos, ya que a el le importaba mas que alguien le había mandado algo que lo que era ese algo en si. En un costado del espejo había una nota, esta decía así: “Recuerda todos pueden mentirte, hasta tu puedes mentirte, menos los espejos, ellos siempre dicen la verdad. Marcos no logro descifrar lo que quería decir la carta.
Unas horas mas tarde decidió que el mejor lugar para poner el espejo seria la pared que daba de frente a su cama, así podría arreglarse apenas despierte por si tenia que ir a una entrevista de trabajo , ya que llevaba dos años desempleado, sobreviviendo con 350 pesos que le dejaba la jubilación de su padre. Aunque en realidad su padre había muerto, solo que Marcos nunca lo había declarado para seguir cobrando su jubilación.
La noche paso y el espejo ya estaba en su lugar. Al despertar Marcos miro al espejo, pero solo vio una mancha negra en el reflejo. Lo froto con agua pero al ver el espejo seguía igual, con esa peculiar mancha. Esta situación era realmente muy enigmática. Desque de horas de intentar borrar la mancha negra, Marcos se dio cuenta de que había algo más allí, algo raro y quizás sobrenatural.
A pesar de tener muy mala relación con sus vecinos, ya que lo tomaban de loco e inadaptado social, esta situación había alterado a Marcos, por lo que decidió hablar con algunas personas de su mismo edificio. Marcos logro pedir ayuda a 17 personas de su edifico, pero solo 4 asistieron ya que las otras 13 temían entrar en el departamento del que creían que era un loco, maniático.
Una vez allí, las personas fueron a ver el espejo. Pero sorpresivamente para Marcos, ninguna persona vio algo fuera de lo común, se veían tan bien como en cualquier otro espejo. Este acontecimiento reitero la opinión de excéntrico de los vecinos hacia Marcos que bastantes enojados dejaron el desordenado departamento del extraño joven.
Después de ver lo sucedido Marcos llego a la conclusión de que solo el podía ver lo sobrenatural del espejo. Por algún motivo Marcos empezó a recordar la nota que traía el espejo, sobre todo lo de “los espejos no mienten” y Marcos en efecto no era Nada.
espejo


Agradezco a cualquiera que se tome la molestia de leerlo, espero que algunos se pueden tomar el trabajo de criticarlo y de corazon , craperos: abstengance, no quiero su basura aqui
cuento propioCuento propio: El espejo de la nada.