¿Vieron ese gato amarillo que mueve el brazo derecho y está en todos los supermercados chinos? Bueno, se llama Maneki Neko y la historia ta buena, porque si viene de Japón debe tener, mínimo, mil años.

Resulta que un noble japonés de hace mucho, digamos Tanaka, tenía buen billete y andaba paseando cuando lo pescó una tormenta. Se refugió debajo de un gran árbol (en la mitología no puede ser un árbol común, y si el árbol era chiquito no lo cubría de la tormenta). En eso salió un gato de por ahí, y le hizo señas con la pata pa que lo siguiera a determinado templo, un templo que justo estaba en las malas, sucio y pobre. Tanaka pensó “bicho maniero”, pero lo mismo siguió al gato, y acto seguido, un rayo cayó sobre el árbol y lo hizo trizas. Hubiera hecho trizas a Tanaka de no ser por el toga, entonces el japonés se quedó tan contento que apadrinó el templo, se hizo amigo del sacerdote (dueño del gato, que se llamaba Tama), y el templo, el sacerdote y el gato vivieron sus momentos más felices.

Así al menos cuentan por ahí, desde Wikipedia, pasando por algún glosario japonés, una guía para comprar un maneki neko, y hasta en un típico blog nardogeek. En un documental de Animal Planet dicen que el gato “podría haberse estado mojándo la pata con la lengua para combatir la estática producida por la tormenta”. Lo cual es claramente un bolazo.

Fuente: http://yeta.wordpress.com
Maneki Neko - El gato japonés de la suerte