Como funcionan los planes sociales?

Por supuesto, la respuesta a esta pregunta depende fundamentalmente de tu posicionamiento "ideológico" (no te asustes ... no es una mala palabra jajajaja). Y un aspecto esencial de ese posicionamiento lo dará la visión o teoría o noción o creencias que tengas respecto del funcionamiento de la economía.

Para algunos, los planes sociales son malos, porque para darselo a alguien, primero se lo tienen que sacar a otros. Por ejemplo, para darle a una madre una AUH de $500 (pongamos por caso) yo tengo que sacarle $500 a alguien, alquien que se lo ganó con su trabajo. Por eso, la riqueza total del país sigue siendo la misma, porque sumo por un lado lo que resté por el otro y, encima, se lo saco al que se lo ganó lícitamente para dárselo a quién no hace nada.

Visto así, parece indefendible la existencia de planes sociales. Lo que ocurre es que esa es una visión muy simplista y estrecha, que no tiene en cuenta varios factores altamente relevantes. Primero, que las personas que suelen recibir dichos planes (salvo los casos de abuso, estafa e ilegitimidad) son personas que sobreviven gracias a esos planes y que, en caso contrario, se incrementaría el nivel de necesidades básicas insatisfechas.

Segundo, es sabido que cuanto más plata tiene una persona, menos consume. Por ejemplo, si yo gano $10.000, no gasto esa cantidad, sino que un parte importante la destino al ahorro. Lo interesante del caso es que, según se sabe, si el Estado me quita parte de mi dinero, en general se reduce mi ahorro, no mi consumo. Supongamos que de los $10.000, yo gasto $5.000 y ahorro $5.000. Si el Estado me quita $500 de esa parte del ahorro para darlo en planes sociales, el consumo será de $5.000 + $500 = $5.500 (en lugar de los $5.000 de antes); mi ahorro se ha visto reducido a $4.500, pero el consumo total se habrá incrementado a $5.500.

Dado que el consumo es el gran motor del sistema económico (a mayor consumo, mayor producción, a mayor producción mayor cantidad de puestos de trabajo, etc.), al Estado, en su carácter de promotor del bienestar general, le interesa incrementar el consumo mediante planes sociales si es necesario, y aún a costa del ahorro individual.

Es verdad que los planes sociales tienen muchas falencias en su implementación (que van desde el abuso de los beneficiarios hasta su utilización política). Por eso, es importante, por un lado incrementar los controles de los destinarios y, por el otro, desvincularlos de cualquier "patronazgo" discrecional (así, por ejemplo, la AUH puede ser solicitada por cualquiera que cumpla ciertos requisitos, sin necesidad de puntero que la gestione, y la otorga el ANSES directamente, sin necesidad de nadie que intermedie en el cobro).

En ocasiones, los mecanismos de circulación de planes son más "indirectos". Por ejemplo, el Estado argentino subsidia ciertas tarifas de servicios públicos privatizados, que estaban en dólares y se pesificaron 1 a 1. Estos servicios generalmente impactan más en la llamada clase media. Mientras el Estado los mantenga subsidiados, ese dinero la clase media puede gastarlo (consumirlo) en otros bienes o servicios, de forma que, indirectamente, son beneficiarios de un plan del gobierno.

Para dar un contra-ejemplo, en USA, al principio de la crisis, el gobierno de Bush "devolvió" a los contribuyentes parte de sus impuestos. Pero al hacerlo en proporción a las sumas pagadas, benefició más a los que más pagaban; ese dinero se destinó al ahorro (no al consumo), y la pérdida de ingresos del Estado no se tradujo en un incremento del consumo, de la producción ni del trabajo.

Espero te sea de utilidad este aporte.