Anecdotas De Rock


- Pettinato nos dijo que es el momento ideal para que Sumo cambie o se separe...
- Eso es algo típico en Pettinato. Yo sé muy bien por qué lo dijo: él está en la televisión y quiere seguir estando ahí... No importa, porque Sumo siempre va a seguir. Aunque se vayan todos, yo me quedo y Sumo sigue. Yo entiendo cómo es todo: Pettinato no tiene las bolas como para venir a plantearme algo. Porque sabe que le diría "fuck you" y "andáte".
Además, ya escuché rumores que decían que Willy Crook entraría en el grupo. El momento actual de Sumo es como una relación amorosa donde de repente pasa algo que nadie entiende bien y se puede cortar todo.


Luca, en junio de 1987, tirando bombas para la Cantarock. Extraído del libro "Luca. Un ciego guiando a los ciegos", de Carlos Polimeni.
Parece que pegarle a Pettinato no se puso de moda hace poco..


------------------------

anectodas de rock



Esta es una anécdota muy loser: me subí al 140. Iba mirando por la ventanilla y veo otro 140 que viene en dirección opuesta. Adentro, lo veo a Pil, de los Violadores. Y, de pronto, cuando el me vió desde su ventanilla, me hizo fuck you.

Emmanuel Horvilleur en Duro de domar


------------------------


sdfj


- ¿Cómo te afectó lo de Charly García?
- Está muy presionado Charly, lo molestan mucho. Nadie es un genio pero él tiene talento para hacer canciones, y lo pone tan loco que canalizar eso que hay veces que le pinta romper un hotel o transformarse en un tubo de ensayo y empezar a ser tu propia rata de laboratorio.
- ¿Pensás que ése es el destino de las estrellas?
- Sí, no quiero decir pobre Charly, porque no es ningún pobre. Charly es un grande, todos los que hacemos música somos unos grandes, nada más que unos tiran promoción y otros no. No habrá sido muy fácil para Charly cantar en la represión, es por una de las cosas que lo valoro y que valoro a todos esos músicos que cantaron cuando no había democracia. Ahora cualquiera puede decir: “Ahhh, la policía se va a la concha de su madre y yo hago lo que quiero”, ¿entendés? Sí, ahora se puede hacer lo que querés.

---------------------


dsfdsdsfds


- ¿Es verdad que una vez te tomaste un taxi en Cabildo y Juramento y te fuiste hasta Pinamar?
- Sí. Fue así: tocamos la noche anterior y yo en vez de irme a dormir, como me habían indicado acertadamente los que organizaban el show en Pinamar, me quedé de más en la casa de una amiga mía, de una señorita. Después volví a mi casa (yo vivía solo) y cuando me desperté era muy tarde. Suponete, tenía que salir a las doce, yo me desperté a las cinco y se fueron sin mí pensando que yo ya estaba allá. En la desesperación total paré un taxi , con suerte, porque manejaba un pendejo que me reconoció, aunque en esa época no éramos tan conocidos. Éramos algo así como la banda de moda del under, y el pibe, que estaba totalmente descontrolado, me preguntó "¿a dónde vamos?" y le contesté "a Pinamar". No entendía nada. Tuvimos que pasar primero por Quilmes, por la casa del taxista, a avisarle a la madre. Y nos fuimos a Pinamar, por la ruta. Llegamos, dejó el auto, lo invité al show y después no se quería volver. Porque yo lo quería agarrar para volverme, y él estaba en la playa con una pendeja. Fue genial. Entonces como no tenía nada, le conseguí un suéter. Yo después me tuve que quedar porque salió un show más en Gesell y un día bajé del hotel y él pasó en el auto y me saludó. Iba con la minita.


--------------------


Anecdotas De Rock


En 1994, mientras Charly García estaba pasando por una de sus famosas internaciones forzadas (que hicieron que se distancie de personas como Carmen, su mamá, por ejemplo), Sergio Marchi, quien ya trabajaba en la biografía ("No digas nada" que publicó algunos años después, entrevistó en Chile al líder de Aerosmith, Steven Tyler.
Marchi, conociendo la increíble recuperación que Tyler había tenido, se animó a preguntarle cómo hacer para ayudar al bigote. Algo se publicó en el suplemento Sí. La charla completa fue a parar a la biografía, y a Frases Rockeras , je:


Sergio Marchi: - ¿Creés en el destino?
Steven Tyler: - Sí, sí. Pasan muchas cosas que estaban destinadas a pasar. A veces es muy difícil de aceptar, como cuando se te muere tu mejor amigo. Ahí se pone complicado el asunto. Ahí es cuando le decís a Dios "hey, esperá un momento. Mi mejor amigo se pegó un tiro en la cabeza. ¿Por qué te lo llevás?". Le empezás a preguntar a Dios por qué pasan las cosas que pasan, pero la mayoría de las veces creo en el destino. ¿Por qué me preguntás? (ríe).
-Te pregunto porque, tal vez, puedas ayudarme con un amigo mío.
- Sí, seguro.
- El músico más famoso de la Argentina. Es un tipo llamado Charly García...
- Charly García, lo conozco.
- ¿Lo conocés?
- Sí, me dio uno de sus discos la última vez que estuvimos en Buenos Aires.
- Él es amigo mío y ahora está en una clínica.
- Oh, pero eso está bárbaro.
- Bueno, no tuvo precisamente una sobredosis...
- Bueno, pero podés tener una sobredosis... Yo tuve dos o tres sobredosis y eso no significa necesariamente que te vayas a morir. La gente asocia esas dos palabras, pero yo he tenido una sobredosis y me he despertado al día siguiente con una aguja en el brazo.
- ¿Cúal es la mejor manera de salir de todo eso?
- Teniendo una sobredosis. Lo mejor que le podría pasar a él es que, en el medio de su carrera, tenga una sobredosis y se caiga al piso enfrente de todo el mundo. Ahí es cuando finalmente comenzás a tomártela en serio.
- Cuando vos estuviste en esa situación, ¿qué era lo que debía hacerse? ¿Qué podemos hacer por Charly?
- Decirle que lo querés, que es la persona más importante del mundo, pero que si no se arregla no es bueno para nadie. A ver... ¿él está en una clínica de rehabilitación, no?
- No exactamente: es una clínica psiquiátrica, que hace psicoterapia, hay médicos, nutricionistas...
- Mal, mal. No es bueno. No lo es porque nadie allí adentro tuvo lo que él tiene. La única manera en que pude ponerme sobrio fue hablando con otros que me decían "sí, yo también me inyecté cocaína. Yo tomé cocaína por años, y tuve dos sobredosis". ¿Ah sí? ¿y cómo te limpiaste? Es así: porque Charly no va a escuchar a un doctor que le diga (pone voz solemne): "Si no dejás la bebida, te vas a dañar el hígado". A los drogadictos no les importa, les chupa un huevo. La cosa es el cerebro. Si yo puedo calmar mi cerebro, puedo hablar con vos como estamos hablando. Pero el secreto es que los drogadictos han estado tan volados durante tanto tiempo, que pueden conversar de forma aparentemente natural. Si me pongo nervioso, me tomo un trago y te digo: "¿Y cúal es tu pregunta de mierda?". De eso se trata todo.
Están los que tienen problemas con las mujeres. "Soy un hombre, no puedo tener problemas con el culo de una mujer". Yo ahora puedo mirar a una mujer y sentime un hombre en serio. Todas son boludeces. Se trata de alejarse de las drogas y comenzar todo de nuevo. Todos los hombres tienen miedo de las mujeres, todo hombre tiene miedos y ansiedades y no se siente cómodo con esas cosas. Todos lo hacemos. Pero tenés que aprender a manejar tus problemas cara a cara. Y eso es lo que Charly necesita: una rehabilitación con la gente. Drogadictos y alcohólicos. Ésa es la única cosa que funciona. Para mí, fue Alcohólicos Anónimos, cuando me metí dentro de una habitación, llena de borrachos, y la gente era como "huija", se ven así. Pero no tenían alcohol en el cuerpo. Se siente bien uno ahí. Es muy loco. Fui a Japón con la banda y me sentí como en casa.
- Mi visión del problema es que Charly se cree el rey y por eso le permiten y se permite todo.
- Todos somos mortales. Yo lo llamo "Terminal Uniqueness". Ser estrella de rock and roll es un estado de locura, porque tenés a todas las chicas alrededor tratando de cazarte, montones de dinero, todo el mundo sabe tu nombre y empezás a creértela. Pero si te morís, o mejor, te cortás el dedo, te sale sangre como a todos los demás. Somos iguales. Se necesita un sacudón en el cerebro, y la única forma de conseguirlo es en Alcohólicos Anónimos.
- La fama debe jugar un gran factor en todo esto.
- Sí, yo tuve que aprender a manejarme otra vez con respecto a mi relación con la gente, al punto de poder seguir adelante con mis cosas, sin traicionar mi manera de ser. Ahora, lo único que me jode con respecto a la fama es cuando me siguen al baño. "Loco, ¿no ves que estoy meando?". Pero lo peor de todo es que no te escuchan. Por ejemplo, yo entro a algún lugar y otra gente entra simplemente porque yo estoy ahí. Y yo hago lo mismo que todos los demás: voy a hacer compras. O a cenar. "Disculpame, no quiero ser un boludo y molestarte mientras cenás, pero ¿me podrías dar tu autógrafo?". Sos un boludo y me molestás. Pero no te escuchan y no les importa: todo lo que quieren es un pedazo de vos. Y eso es lo que Charly debe estar sintiendo.
- ¿Hay alguna cosa que quisieras decirle a Charly?
- (Piensa). Charly, si vas a hacer alguna cosa, buscá un Alcohólicos Anónimos o un Narcóticos Anónimos, y andá, andá, andá. Andá todos los días durante 30 días, y vas a tener tu carrera de vuelta, vas a poder sacarte ese peso de la espalda. El secreto es que tenés que ir todos los días, durante un mes. Nosotros lo llamamos 90-90: noventa encuentros en noventa días. Andá allí todos los días, y eso va a salvar tu vida. De otra manera, Charly, o te vas a morir, o vas a terminar en la cárcel, o vas a terminar en un loquero, preguntándote qué se hizo de tu gran carrera y con todo tu dinero.