Cuero, laca y mucho glam: conoce las 10 mejores canciones de los 80`


Laca, luces, purpurina, cuero y mucho glam. Sí. Así fueron los 80, una década singular para el rock, en la que no había banda que no se dejase una larga y cardada melena, o se vistiese con unos cuantos harapos de lo más coloridos y estudiados. Los enamorados de esta época ya conocerán estas y otras muchas canciones de la época. Sumérgete en los diez clásicos más ochenteros.


Las 10 mejores canciones de los 80`


mejores


Lay Your Hands On Me, Bon Jovi (1988). Sin duda, la banda de Jersey fue una de las que reinó durante la época. Haber mentado Livin’ On A Prayer hubiera sido demasiado sencillo, aunque, desde luego, es tan mítica como ellos mismos. ¿Por qué Lay Your Hands On Me, entonces? Por donde empezar… es uno de los grandes temas de New Jersey, cuya intro pone los pelos de punta: la percusión va progresando hasta el comienzo real de la canción, que deja protagonismo a David Bryan en el teclado y a la voz de Jon. Tras unos segundos, ¡pam!, una explosión de sonido da paso a ese “Come on, if you’re ready I’m willing and able”. Más motivos: siendo un tema de los ochenta, no suena totalmente a la época. Si lo escuchas treinta años después, no es anacrónico, y eso es algo que Bon Jovi ha sabido lograr, inmortalizar su música. Otra razón que otorga le magnificencia es que fue interpretado por el grupo en el Moscow Peace Festival en 1989. He aquí la grandeza de Jon Bon Jovi: “Me subía al escenario, y había un silencio sepulcral. ¿Por qué? No entendían mi idioma y, debido a la situación mundial de entonces, no existían álbumes occidentales allí, (todos eran del mercado negro). No sabían lo que estaba haciendo. La siguiente noche, salimos a actuar de nuevo.” Esta vez Jon no quería pasar desapercibido: “Cogí a un soldado ruso, y le dije: ‘Ven aquí, ten estos vaqueros y dame tu uniforme’. Ya tenía el sombrero, el abrigo, la camisa, todo. Fui hacia el escenario, básicamente haciendo un streeptease, quitándome una prenda cada vez. Salvé la noche.” Lo cierto es que Bon Jovi nunca ha sido demasiado querido por los críticos. ¿Por qué? Cuenta con un vocalista con un rango impresionante, un guitarrista virtuoso y temas de gran calidad. Así que voy a permitirme desacreditar a los críticos: Lay Your Hands On Me merece estar entre las diez mejores canciones de los 80, si no entre las diez mejores canciones del rock. Porque Jon Bon Jovi es un “luchador, un poeta, un predicador”. Porque al escucharla “aprendes a volar, y nunca jamás vuelves al suelo”.



canciones


Welcome to the Jungle, Guns N’ Roses (1987). Welcome to the Junglees una de las reinas de las canciones ochenteras y de todo el rock en general. Es la canción. ¿Qué hay en Appetite for Destruction que no merezca algún tipo de mención? Axl Rose se encontraba en plena forma vocal y carismática. Escuchar a Slash hacer magia con la guitarra es algo cercano al éxtasis. Gracias a la emisión de la canción en la MTV en diciembre del 87, Appetite for Destruction saltó a la fama de inmediato. ¿Hacen falta más motivos para adorarla?



de


I Want It All, Queen (1989). No hay duda alguna de la grandeza de Queen como banda y de Freddie Mercury como vocalista. Si dejaron huella en los 70, también lo harían en los 80. Este tema fue conocido gracias al disco The Miracle, que, aunque efectivamente se trató de un milagro para el arte, no lo fue para el transcurso de la vida de Mercury. El cantante había enfermado dos años antes, de ahí el título y la visión esperanzadora del nuevo trabajo del grupo. I Want It Allfue inspirada en la esposa de Brian May (guitarrista del grupo), Anita Dobson, quien solía decir “I want it all and I want it now”. Musicalmente, esta es una pieza magistral a la que no puede ponérsele ningún pero. ¿La guitarra? Impecable. ¿La voz? Obviamente impecable. Un tema que ha traspasado las barreras del tiempo e, incluso, de la muerte.

80


Pour Some Sugar On Me, Def Leppard (1987). Pour Some Sugar On Mees un himno ochentero, pura adrenalina sobre el escenario, que se publicó en el álbum Hysteria. Tras el primer minuto escuchándola, te sorprenderás coreando el estribillo. El tema te traspasa a otra época, tal vez mejor, en la que una estructura sencilla y una letra directa daban lugar a una obra que, con el tiempo, se convertiría en un clásico.

los


Back in Black, AC/DC (1980). Back in Blackno era necesaria… era obligatoria en este breve ranking. Suena casi más a setentas que a ochentas. Su riff introductorio es hoy día algo que la hace única: dos segundos de canción y ya sabes que se trata de AC/DC. Back in Black, tanto tema como álbum, se han convertido en auténticos mitos del rock. No ha habido ni habrá nadie que cante como Brian Johnson, ni existe un genio comparable a Angus Young.



10


I Hate Myself for Loving You, Joan Jett (1988). Pegadizo e insolente, así es este clásico de Joan Jett, uno de sus musts en sus conciertos. El mensaje es claro: “me odio a mí misma por quererte, no puedo liberarme de las cosas que haces, quiero correr pero vuelvo a ti… es por eso que me odio a mí misma por quererte”.

las


Here I Go Again, Whitesnake (1982). Temazo del CD Saints & Sinners, que posteriormente fue regrabado para Whitesnake (1987). La preciosa voz de David Coverdale acompaña a este tema que, en un principio, parece una balada -órgano, guitarra melancólica-, pero luego se torna en una canción llena de fuerza, acompañada de unos agudos impresionantes: “aquí voy de nuevo, solo, bajando por el único camino que he conocido. Como un velero nací para caminar solo, pero he decidido no perder más tiempo. Aquí vuelvo de nuevo”.

Las 10 mejores canciones de los 80`


Love in an Elevator, Aerosmith (1989). Año 1989. Aerosmith publica Pump. Resulta ser uno de sus mejores trabajos: Janie’s Got a Gun o What It Takes salen de él. Y también Love in an Elevator, temazo de calidad y, además, muy divertido. La versatilidad de Steven Tyler se deja ver durante todo el tema: canta, grita… El videoclip no tiene desperdicio. Observad.



mejores


Girls, girls, girls, Mötley Crüe (1987). Si tenemos que hablar de esta década, Mötley Crüe es inevitable: sus eternos desfases se han convertido en su sello distintivo. Pero, dentro de su música, Girs, girls, girls (que forma parte de un CD homónimo) es probablemente una de las canciones que más saben a cuero y melenas lacadas. Prueba de ello, la letra: “viernes por la noche, necesito una pelea, mi moto, mi navaja y un puñado de gomina en el pelo se ve bien, pero lo que necesito para estar mejor es… chicas, chicas, chicas, piernas largas y labios de color rojo”. Y, por supuesto, el videoclip.



canciones


18 and life, Skid Row. Power ballad donde las haya, no podía faltar en un recopilatorio de esta índole. La intro empieza suave, pero en seguida explota con ese típico estallido de batería de la época. Los sonidos de la guitarra también son una característica indudable del momento. Un jovencísimo Sebastian Bach enfundado en una chaqueta de cuero nos cuenta la dura vida de Ricky, un joven conflictivo al que la vida ha maltratado, todo ello dentro de un clip al que, tras los años, se mira con ojos melancólicos. Entrañable.

FIN DEL POST
de