El agnosticismo

Pregunta: "¿Qué es el agnosticismo?"


Respuesta:

El agnosticismo es la posición filosófica según la cual es imposible conocer sobre la naturaleza o la existencia de Dios. El término fue acuñado en 1869 por Thomas H Huxley del griego agnostós ("no conoscible" ) para referirse a su propia convicción de que es imposible el conocimiento en muchas materias religiosas. El agnosticismo, por lo tanto, se refiere a cuestiones de Epistemología, ó teoría del conocimiento humano; considera válido solamente el conocimiento proveniente de una experiencia corriente e inmediata. El agnosticismo es distinto tanto del ateísmo como del escepticismo: los ateos rechazan la creencia en la existencia de Dios, en tanto que los escépticos tienen la fuerte sospecha o estimación probabilística de que Dios no existe. Los agnósticos se niegan a hacer tales juicios.

La posición agnóstica es tan antigua como la filosofía y se la puede remontar a los pre socráticos y a los escépticos de la Grecia antigua. En épocas modernas el agnosticismo prevalesció durante los siglos XVIII y XIX, principalmente debido a que el creciente volumen de información científica parecía contradecir la posición bíblica, y debido al desacuerdo de teólogos y autoridades eclesiásticas sobre el uso de la crítica textual e histórica en la interpretación de la Biblia. Muchos de los mejores filósofos conocidos han sido agnósticos, entre ellos Auguste Comte, Guillermo James, Immanuel Kant, George Santayana y Herberto Spencer.

Agnosticismo es el término generalmente aplicado a la idea de que en la práctica o en principio no sabemos si hay un Dios o no. Aunque etimológicamente el término es aplicable a cualquier clase de escepticismo, T H Huxley lo acuñó para significar escepticismo religioso; utilizó por primera vez la palabra en 1869 en una reunión de lo que más tarde sería la Sociedad de Metafísica. Hay recuentos discordantes acerca de cómo empleaba Huxley el término: según él, lo hizo como antitético al Gnosticimo de la historia temprana de la iglesia. El agnosticismo debe ser distinguido del ateísmo y el panteísmo, así como del teísmo y el cristianismo. El teísta afirma la existencia de Dios, el ateo la niega, mientras que el agnóstico profesa ignorancia al respecto, siendo la existencia de Dios un problema insoluble para él. R.H.Hutton recuerda el origen del vocablo como relacionado a la referencia de Pablo a la inscripción en el altar del Dios desconocido (Hechos 17:23). Actualmente “agnosticismo” se usa en varios sentidos: (1) como la abstención de juicio en todos los temas fundamentales, como Dios, libre voluntad, inmortalidad; (2) para describir una actitud secular hacia la vida, tal como la opinión de que Dios es irrelevante para el hombre moderno; (3) para expresar una actitud anticristiana y anticlerical emocionalmente cargada; (4) como sinónimo grueso de ateísmo.
Si bien se ha atribuído a Huxley el actual renombre del término, éste tenía muchos antecedentes históricos. En La República, de Platón, el oráculo de Delfos elogia a Sócrates como el hombre más sabio del mundo porque estaba consciente de lo que sabía y no sabía. Los precursores más importantes e inmediatos del agnosticismo moderno fueron, y con mucho, David Hume e Immanuel Kant.

En su Investigación sobre el Entendimiento Humano, Hume examina la noción de "causa" y sostiene que uno no puede conocer a priori la causa de ninguna cosa; la idea de causa surge sobre todo de la conjunción constante de dos objetos o cosas. Por otra parte, Hume rechaza la posibilidad de creer en milagros. Tal creencia se basa en testimonios, y el testimonio de un milagro está siempre contrarrestado por el testimonio universal de la regularidad de la ley natural. En Diálogos relativos a la Religión Natural, Hume critica ampliamente el argumento del designio. Dos de sus puntos más importantes son que el orden observable en el universo puede ser resultado de un principio inherente a la materia misma, más que externo e impuesto a ella; y que el citado argumento no puede establecer los atributos morales de Dios debido a la extendida presencia del mal en el mundo. La preocupación de Kant eran los límites del conocimiento humano; sostiene que no podemos tener conocimiento alguno de cosas que no sean susceptibles de experimentar. Puesto que Dios no es objeto posible de nuestra experiencia, no tenemos conocimiento de El en base a la pura razón; habrá razones prácticas para creer en Dios, pero las clásicas pruebas teístas estaban en principio condenadas al fracaso.

Así, a fines del siglo XIX hubo varios factores que contribuyeron a la respetabilidad intelectual del agnosticismo. Los límites del conocimiento humano habían sido ampliamente fijados en los de la experiencia sensorial, y además se aceptó generalmente que la teología natural había fallado, lo que llevó a una actitud crítica hacia patrones de evidencia y argumentos en materias religiosas. Las creencias religiosas no cumplían los rigurosos estándares aplicados a las conclusiones científicas; más aún, las ciencias físicas parecían estar en desacuerdo con la historia y cosmología bíblicas. Finalmente, surgieron dudas sobre los designios divinos para el mundo. John Stuart Mill, por ejemplo, afirmó que el mundo estaba bastante mal hecho y arbitrariamente conducido. Se cuestionó la bondad de Dios, puesto que había creado el infierno.

En el clima intelectual actual el agnosticismo ha tomado una forma algo diversa en el mundo anglosajón. Muchos positivistas lógicos y filósofos analíticos han argumentado que el problema con el teísmo no es de evidencia o de argumento, sino de significado y coherencia lógica. Si el discurso religioso se entiende como declaraciones cuasi científicas sobre la naturaleza de la realidad y de un ser transcendente, surgen problemas insolubles. "Dios existe" y "Dios me ama" deben entenderse como carentes de sentido acerca de la realidad, es decir, no hay nada en la experiencia sensorial que actúe en pro o en contra de su verdad.

Muchos de los que rechazan el teísmo y el cristianismo prefieren definirse como agnósticos más que como ateos, por dos motivos. Primero, el agnosticismo evita el estigma social del ateismo, que no es tan respetable como el agnosticismo. En segundo lugar, el agnosticismo al menos parece evitar el peso de la prueba: afirmar o negar una cosa requiere una razón, pero profesar ignorancia no requiere ninguna. Aunque puede haber cierta respetabilidad intelectual en abrazar el agnosticismo,William James indica que en ello hay un gran peligro práctico. James observa que hay algunas preguntas reales, trascendentales y obligadas. Uno debe creer o descreer, incluso si la evidencia es ambigua, o arriesgar una gran pérdida; según James, ése es el caso de la cuestión de la existencia de Dios. Para los cristianos, sin embargo, la evidencia de la existencia de Dios y la verdad del cristianismo se decide absolutamente en la autorevelación de Dios en la Biblia y en la encarnación de Jesucristo.





link: http://www.youtube.com/watch?v=_yXFsBrOH6o&feature=related


link: http://www.youtube.com/watch?v=bdaLsbA0Tuc


link: http://www.youtube.com/watch?v=Z0AeUOMSr9A

Comentarios Destacados

@Shadowmaker2012 +6
yo soy ateo no tengo ni creencias ni dogmas y me baso en la ciencia para mi saber, pero que es el conocimiento sino prueba y error? en el fondo un buen ateo, cientifico y hasta creyente deberia ser agnostico.

6 comentarios - El agnosticismo

@leonardo1983 -4
Los agnósticos están terriblemente confundidos y no tienen una posición clara, terminan siendo creyentes o ateos, pero los gobierna la duda y el temor, son desde mi punto de vista creyentes rebeldes con miedo a dar un paso más allá.
@Shadowmaker2012 +6
yo soy ateo no tengo ni creencias ni dogmas y me baso en la ciencia para mi saber, pero que es el conocimiento sino prueba y error? en el fondo un buen ateo, cientifico y hasta creyente deberia ser agnostico.
@pepetroll
Para mí, que esta definición de agnosticismo, significa que no se animan a decirse abiertamente ateos.
@xsamnet +4
yo digo hay una virus en T!

ateo: no hay

creyente: si hay

agnóstico: no se

pareciera que es dejar de creer en los demás y se basan en lo que ellos ven o en la probabilidad de lo que puedan ver... esta bien

ahora si lo ponemos así yo estoy afirmando que hay un virus en T! y en todo caso el ateo me respondería que no y el creyente que si pero el agnóstico... no respondería nada, me parece aun mejor su posición porque se reserva su respuesta y su creencia...

mas o menos no?

muy interesante tu post...
@eduant20 +1
alphalix dijo:
leonardo1983 dijo:Los agnósticos están terriblemente confundidos y no tienen una posición clara, terminan siendo creyentes o ateos, pero los gobierna la duda y el temor, son desde mi punto de vista creyentes rebeldes con miedo a dar un paso más allá.


Yo no coincido. Para mí el agnóstico es aquel que piensa basicamente:

Si existe o no dios me chupa un huevo así que no me rompan las bolas

epic win