Taringueros/as: No necesitás creer
en los ovnis para leer este post,
sólo me limito a mostrar
una arista de éste fenómeno



El fenómeno Ovni está clasificado como de "alto secreto" y, como tal, se hará todo lo posible para mantenerlo en esa condición, aunque sea un secreto a voces.
La respuesta es tan simple como compleja a la vez: la existencia de un poder, variadas instancias de él (político – militar – económico – religioso – periodístico) que no desea que la población conozca lo que ha ocurrido en el planeta desde nuestros orígenes. El fenómeno OVNI tiene enormes implicancias para la humanidad, por ello se encubre y desprestigia.
Este fenómeno es la más grande manipulación planetaria a la que ha sido sometido el ser humano.




link: http://www.youtube.com/watch?v=1MO2svilMOA&feature=player_embedded#!


Salvador Freixedo http://www.youtube.com/watch?v=dRqjU0STnLw&feature=related gallego y ex sacerdote jesuita (30 años en la orden), quien ha estudiado el fenómeno OVNI por más de 60 años señaló en mayo de 1994 en una charla tributo al escritor Andreas Faber-Kaiser lo siguiente (cito sus palabras cuando se refiere a Faber-Kaiser: “…coincidíamos ambos en considerar a la raza humana como dependiente de otros seres más inteligentes que desde las sombras y de una manera disimulada, valiéndose de testaferros (títeres) humanos colocados en puestos de poder, la gobiernan y la usan para unos fines que nos son totalmente desconocidos”. Agrega que, por caminos diferentes llegan a la misma conclusión que Charles Fort (1874-1932): “…que la raza humana pertenece a alguien que no es precisamente el Dios cristiano” y agrega Fort: La Tierra es una granja.

Citando las palabras escritas en el libro “El Muñeco Humano” (1988) de Andreas Faber-Kaiser (1944-1994) se lee lo siguiente: “La lista de tales avistamientos en todo el mundo y en todas las épocas prueba que la actuación y la intervención de una o de varias inteligencias distintas a la nuestra forman parte integrante y continuada de la historia de la humanidad”. Agrega “…y buscando la razón de esta presencia extraña (… ) se llega a la conclusión de que, bajo el disfraz de la divinidad, otras razas cósmicas vienen empuñando desde siempre las riendas de nuestro destino, en un juego que el ser humano – siendo elemento clave del mismo – solamente es capaz de atisbar, sin llegar a comprender su real dimensión ni su significado”.