Tu Relación Contigo Mismo No es Ningún Juego


Por B.R. Merrick

Al igual que TDOM, me mantuve fuera de toda esta discusión sobre “GAME,” ya que no se aplica a mí. Debo de confesar que estaba vagamente familiarizado con esta táctica de citas, de modo que lo que tengo que decir está confinado a lo que se ha discutido en este sitio web. Esta es una idea intrigante y extraña para mí, como un hombre gay y como un ex conservador religioso. Sin embargo, un elemento de la discusión de los que usan GAME se quedó en mi mente. Puede ser resumido en una frase del oponente de Paul Elam, Frost:

“Los hombres deberían aprender cómo mejorar sus relaciones con las mujeres y no escuchar las voces de los hombres quienes se han rendido en la vida, y desean que tú compartas su miseria.”


Esa declaración me recuerda de una conversación entre una madre y una hija en “Postcards from the Edge” protagonizada por Meryl Streep (Suzanne) y la madre Shirley Maclaine (Doris):

Doris: ¿Cómo te hubiera gustado tener a Joan Crawford de madre?
Suzane: ¡Oh, Por favor!
Doris: ¿O Lana Turner?
Suzane: ¿Esas son las opciones? ¿Lana Joan O tú?

De acuerdo con la declaración de Frost, chicos, sus opciones son escuchar a los seductores para que ustedes mejoren sus relaciones con las mujeres, o rendirse en la vida. Por lo tanto, podemos presumiblemente concluir lo siguiente:

Relaciones sexuales satisfactorias y encuentros con las mujeres es igual a vivir; todo lo demás es miseria.

Bueno, entonces toda la felicidad que estoy sintiendo en bailar con mi compañero de mi mismo sexo debe ser miseria muy bien disfrazada. Desde lo que veo en la comunidad gay, todo lo que tienes que hacer para tener sexo es presentarte. No estoy presumiendo de mi aspecto, mi habilidad ni nada de lo que he hecho; simplemente estoy observando. Mis observaciones incluyen a muchos hombres gays y bisexuales menos atractivos físicamente.

También no estoy incentivando a que ustedes simplemente se presenten y tengan sexo. Eso son tonterías. Ya sea que un hombre tenga sexo o no eso es su asunto personal, incluso si este hombre decide el celibato (lo cual no debe de ser confundido con la miseria). Pero ya que es tan fácil para muchos hombres gays y bisexuales tener sexo con otros hombres, hay muchas otras cosas que hacer: hablar, reír, pasar un rato, comer, jugar juegos (los que son legítimamente divertidos), ir a otros lugares, hacer cosas, etc. En otras palabras:

Relaciones es igual a vivir; una vida sin ellas es igual a miseria.

Decidí hace algún rato, como una de mis premisas operativas, que toda coerción te lleva directa e inmediatamente a la muerte. Como expliqué antes, lo primero que muere es tu volición. A continuación: tus relaciones; después tu riqueza; y finalmente cuando la coerción es lo suficientemente severa, puede acabar con tu existencia. Es un asunto complicado, pero asociar volición con relaciones es la clave aquí. El orden de las cuatro muertes también trabaja en la dirección opuesta. Es el orden de la ida, o de lo que es voluntario.

Tu libertad viene de la habilidad de tu mente para comunicarse con tu cerebro, el cual usa el cuerpo y los cinco sentidos para formar un diseño abstracto de tu propia volición. Por lo tanto, la relación principal y la más importante que tienes es tu relación contigo mismo. Esto puede sonar a cliché, pero resulta que es cierto. Así es como Herny Davi Threau puede sentarse solo en el Walden Pond y continuar contando su historia. Esto entonces es como la riqueza se construye: después de que las relaciones son forjadas a través de la volición. Finalmente, esta combinación de relaciones y riqueza, de la volición de uno, es lo que alarga la vida y la hace merecedora de ser vivida.

La mayoría de la gente, incluyendo al a veces “solitario” Thoreau, buscan a otros seres vivos con quien relacionarse, en la naturaleza, en el reino animal, y en la raza humana. Esto es natural y bueno, para aquellos que desean ser orientados a vivir. Esto es también natural y bueno para encontrar un camino para expresar ese deseo sexualmente.

El problema que yo veo desde el pequeño entendimiento que tengo sobre GAME es que aparentemente parecen haber elementos similares a lo que he encontrado en terapia reparativa, la cual es un tipo especial de psicoterapia que tiene el propósito de ayudar a los hombres gays a ser heterosexuales, o al menos lo suficientemente heterosexuales para mantener lo que el cliente y el terapista sienten que es una relación romántica saludable con una mujer y un énfasis en lo que Thoreau menciona como las ramas, mientras se ignora las raíces:

“Hay miles que tratan de cortar las ramas del mal y uno que trata de cortar la raíz”


No, no estoy tratando de decir que tener una relación con una mujer es algo maligno. Pero creo que la analogía del árbol que Thoreau usa aquí puede ser usada para cualquier cosa con relación causa y efecto. Existen las raíces, las cuales usualmente no se ven, y están las ramas, que pueden llegar a las ventanas de tu vida y llamar tu atención. Por lo tanto, voy a compartir un poco de mi propia experiencia con el fenómeno de la terapia reparativa.

Uno de los supuestos de esta terapia es que la razón por la cual los hombres son gay es porque ellos fueron arrestados en su desarrollo psicológico sexual en algún punto de su infancia, por una combinación de razones biológicas desconocidas así como por las relaciones tempranas. Por lo tanto, existe una desconexión entre los compañeros hombres y la falta de formar vínculos “apropiados”. Esta creencia lleva a los terapistas reparativos, después de varios pasos “lógicos”, a eventualmente incentivar a los hombres gay a que aprendan a jugar deportes. La esperanza es que encontrar una forma de practicar en un conjunto de actividades que son populares en el mundo de los hombres heterosexuales va a permitir a los “emocionalmente subdesarrollados” hombres gays a que tengan vínculos con los hombres heterosexuales. También resulta ser una completa pérdida de tiempo

Yo pasé años – años – tratando de aprender a jugar softball, basketball, football, racquetball y natación. De todos estos, el único que puedo decir que verdaderamente disfruté fue el softball y alos después puedo mirar hacia atrás y ver porqué. Estamos en exteriories en lindas y soleadas mañanas de sábado. ME gustaban los tipos con los que pasaba el tiempo. No necesitaba ser bueno en este deporte. Todos lucíamos igualmente ridículos, lo cual hacia de esta experiencia algo todavía más divertido. (Mira a alguien correr por todas las bases alguna vez cuando él sabe exactamente qué tan ridículo se ve.) Pero lo que me gustaba más es que todos íbamos a tomar desayuno juntos después.

Nunca aprendí a ser bueno en ningún deporte, ni siquiera al nivel de un hombre heterosexual bajo del promedio pero interesado en los deportes. Hacer vínculos con los chicos heterosexuales “saludables” a través del atletismo simplemente no iba a suceder. A pesar de todo, una verdad dominante me eludió y fallé en ser honesto conmigo mismo hasta muchos años después.

hombres

La verdad es que no me gustan los deportes. Tuve muchos amigos heterosexuales mientras crecía, cada uno de ellos mostró más interés que yo en aficiones masculinas. No le tenía miedo a estos tipos, ni estaba avergonzado de ser malo en estas cosas. Simplemente no estaba interesado. No se porqué y nunca debió de haber importado el hecho de que yo no sabía.

Recuerdo a un hombre viejo, gay y divorciado pero convencido que él se había vuelto heterosexual, diciéndonos a nosotros las reinas jóvenes en una sesión de grupo que él hizo el esfuerzo de conocer los marcadores y lo básico de los últimos deportes televisados, de modo que él pudiese intervenir en conversaciones de hombres y trabajar para formar vínculos y “quedarse como heterosexual.” Eso se quedó en mi mente cada vez que yo escuchaba una conversación entre dos hombres con quienes yo sentía la necesidad de formar vínculos. Los escucharía por un rato y de repente sucedía que su conversación me aburría, porque el tema eran, deportes y eso me aburría. Hasta ahí llegaba la necesidad.

La razón por la cual los hombres heterosexuales juegan softball es porque los hombres heterosexuales quieren jugar softball. La razón por la cual los hombres heterosexuales se quedan hablando de marcadores que no me interesan es porque esos mismos marcadores les interesan a ellos. La razón por la cual las mujeres heterosexuales hablan en una forma en la cual a ti no te interesa es porque ellas quieren. Tú estás consintiéndolas y guiándolas sobre tus intenciones. Si GAME significa que tienes que pasara considerables cantidades de tiempo teniendo conversaciones que realmente no quieres tener con mujeres con quien no quieres conocer su pasado en un sentido Bíblico, yo digo aquí y ahora que estás desperdiciando tu tiempo.

También estás siendo deshonesto, con ella y contigo mismo. Eso es lo que hacen los políticos. Ellos se meten entre la gente, si dibujan sonrisas en sus caras, y en el momento en que se apagan las cámaras, se muestran sus verdaderos colores como una mancha de petróleo. Ellos no quieren conversar contigo ni tu amistad. Los Políticos quieren que, políticamente hablando, les aflojes el culo. Y sobre eso, he elegido el celibato.

Querer sexo y para disfrutarlo está bien. Venderte (más allá de lo básico o sea, usar ropa limpia, ser educado, etc.), o perder tu tiempo con gente que no te agrada más allá de su habilidad de estimular tu pene… bueno, honestamente, creo que tienes que preguntarte a ti mismo si vale la pena. Yo creo que tienes que preguntarte a ti mismo si vale la pena. Yo creo que deberías preguntarte a ti mismo si lo que estás haciendo está orientado a la vida u orientado a la muerte.

Yo eventualmente aprendí a aceptarme a mí mismo como soy. Esto sucedió cuando me cambié de una cultura que sutilmente demandaba un tipo irreal de conformidad y me cambié a un mundo más amplio con gente que vive, trabaja, socializa en muchas situaciones diferentes. No hay lugar para “encajar” en este mundo, lo que significa que todos los que observan van a encajar en su propio lugar. Esto es lo que yo creo que es la esencia del artículo de Paul “Chateau Bullshit” cuando dijo:

“OK, ¿Quieres tener sexo? Así es como lo logras. Huele limpio, acércate a las mujeres y entonces ignóralas. Cuando ellas vengan a tener sexo contigo, y lo harán, cállate y deja que suceda.”


Hay dos formas de interpretar este comentario. Una es un poco seca: “OK, quiero tener sexo. Este tipo dice que todo lo que tengo que hacer es darme una ducha y presentarme. Entendido… No, mejor escríbelo. ¿Me presento primero o me …?” La otra forma es, la forma que creo que es correcta, y la que ataca a la raíz: olvida la persecución del sexo y se tu mismo. No tengas miedo de ser tu mismo, porque te amas y te valoras a ti mismo. Sexo es una parte natural de la vida y de las relaciones humanas, va a suceder durante el resto de tu vida, la cual tiene muy poca relación con el sexo. Así mismo, una relación significativa con una mujer podría, me imagino yo, basada en la sabiduría que estás tomando si sabes dónde buscar, se trata de sexo pero sólo en un pequeño grado.

Ausente de toda la vagina que tú quieras, está la música, el arte, la arquitectura, el teatro, las películas, el montañismo, andar en bicicleta, pescar, acampar, deportes, autos, familia, amigos, cerveza, vino, restaurantes, museos, librerías, parques, perros, gatos, iguanas, hojas, flores, montañas, rocas, árboles, ríos, lagos, océanos, artes marciales, levantar pesas, saltar en bungee, volar en globo, hobbies, escribir, visitar, trabajar, leer, hablar, pensar y mucho, mucho más.

Todo esto, por supuesto, puedes usar para distraerte de la supuesta miseria de no tener sexo. Escribe que es lo que te gusta hacer.

Uno de los muchos problemas con la terapia reparativa es que depende demasiado en las relaciones externas y no depende de las relaciones internas. Si tú no eres heterosexual para empezar, o un bisexual fácilmente influenciado ni siquiera tener alguna relación platónica con un hombre heterosexual va a ayudarte. De la misma forma si eres heterosexual y miserable, no es porque hayas fallado en jugar el juego correcto la noche del viernes, y cada noche de viernes previo a esta. El problema es que en ambos casos no es lo que tienes en la cabeza. Depender en otros para hacerte feliz o para que te den tu aprobación es un error muy serio. Irónicamente, cuando te sientes bien de ti mismo, el reconocimiento de este hecho se mete en tu camino de tener relaciones satisfactorias de todo tipo. Entonces puedes presentarte en una reunión otro tipo de personas, se tu mismo con tu propio temperamento y relájate, ya sea que la relación que tú busques sea romántica o platónica.

Sin importar lo que GAME te enseñe o sobre cuál sea la definición, lo que digo es que deberías disfrutar quien eres sin importar de lo que piense una mujer. Tú eres un hombre, ¡por amor de Dios! Y desde mi punto de vista, eso no tiene ninguna relación con la miseria.

http://www.avoiceformen.com/sexual-politics/game/the-relationship-with-yourself-is-no-game/

Comentario de Daniel Martínez: Yo publiqué este artículo para reforzar el concepto de que la identidad masculina no debe de estar vinculada con los logros sexuales. En la vida hay muchas razones para vivir. Es interesante que sea B.R. Merrick, un hombre gay el que nos diga esto. Aparte de eso están los hombres que no tienen éxito con las mujeres, eso no los hace menos hombres que nadie, simplemente tener sexo no te hace ni más ni menos hombre. Ser hombre no debe de estar basado en un conjunto de acciones. Aparentemente ser hombre significa “actuar como hombre” y no significa simplemente serlo.

He visto a tantos hombres quienes están convencidos que lo más natural para un hombre es querer tener sexo con todas las mujeres que se encuentren, se desprecian a sí mismos y a otros por ese mito sexual. En lo personal no soy así, me gusta el sexo, pero es parte de mi relación con mi novia (cuando tenía, rompimos haces como 3 meses), el corazón está vinculado con los genitales en mi caso.

Yo no pienso en sexo todo el tiempo y no quiero tener sexo con cada mujer que me encuentro, creo que esa idea es un mito. Pero lastimosamente es un mito demasiado popular que se empieza a considerar como hecho. Afortunadamente el hecho de que muchos crean algo no lo hace verdad, recuerden que hace mil años todo el mundo sabía que la tierra era plana.

También quiero reiterar que hay muchas cosas en el mundo que hacen de la vida un deleite y que no tienen relación alguna con el sexo. Por ejemplo: hablar, reír, pasar un rato, comer, jugar juegos (los que son legítimamente divertidos), ir a otros lugares, hacer cosas, etc.

Respecto a GAME y otros métodos de seducción, pienso que son herramientas muy útiles, pero no debemos dejar que eso forma parte de nuestra identidad ¿Me explico?

Si te pregunta qué eres, espero que no respondan “Soy un seductor”
Espero que respondan “Soy un ser humano”

Bueno, los dejo por ahora. Este post está un poco largo y pues hay mucho en que pensar.