Sos tímido? a lo mejor te puedo ayudar

Sos tímido? a lo mejor te puedo ayudar



autoayuda


personal
LAS MUCHAS CARAS DE LA TIMIDEZ
yo

timidez


Es una lástima que la timidez no sea considerada una enfermedad. Cuando se piensa que, en EEUU, más de cien millones de personas se sienten de alguna manera solas o angustiadas ante la sociedad, sería lógico pensar que hubiera debido hallarse, hace mucho tiempo, una vacuna contra esas afecciones.

Pero la timidez no está sujeta a impuestos, ni es un elemento importante para nuestra economía, ni se puede atribuir a una deficiencia hereditaria o biológica. Demasiado fácilmente, sus manifestaciones son enmascaradas por la vanidad.

La persona tímida puede disfrazarse pasando por «reservada», «modesta» o «independiente».

Y, por otra parte, no todo el mundo está dispuesto a reconocer su timidez. ¿A quién le agrada decir que «le da miedo la gente»?

Pero, si se les pregunta con amabilidad y comprensión, las personas dan respuestas sinceras. Explican lo que significa ser tímido; y explican dónde, cuándo y con quién aparece su timidez. Y así empiezan a aparecer algunos esquemas interesantes.

Por ejemplo, en la inmensa mayoría de los casos, la timidez está compuesta por tres elementos, y en toda persona tímida pueden predominar uno o dos de ellos.

Estos tres elementos son:

comportamiento 1. La escasa habilidad social. ¿Como te va al iniciar una conversación con una persona desconocida?
¿O con una persona del sexo opuesto? ¿Te resulta fácil mantener animada una conversación una vez que ésta ha empezado? ¿Sabés arreglártelas para dar a un incidente un final tranquilo y favorable? ¿Evitás los grupos porque te sentís segur@ o insegur@ en ellos?



superacion 2. La angustia ante los contactos sociales. La mayoría de las personas, incluso aquellas que no son típicamente tímidas, reconocen sentir algún temor cuando hablan por primera vez con alguien del sexo contrario.

En el caso de la persona tímida, ese temor se multiplica por diez, y el resultado es la angustia y una gran tristeza. Los síntomas de la persona tímida y de la que no lo es, son los mismos: aceleración del ritmo cardíaco, transpiración, temblores, náuseas y tensión.

La única diferencia es que los tímidos experimentan estos síntomas con mayor intensidad. Pero, para entender verdaderamente lo que hay detrás de ese miedo, hay que mirar lo que ocurre en su mente.

La expresión técnica que se utiliza para definir eso es «temor a la valoración negativa», es decir, miedo al ridículo, miedo a que los demás descubran algún fallo tuyo en el terreno social y se burlen de ellos, miedo a no agradar, miedo a ser rechazados, miedo a ser comparados con los demás y considerados inferiores.



actitudes 3. Los prejuicios. Las personas tímidas piensan en negativo. Cuando sus relaciones sociales no se desarrollan como ellos quisieran, se echan la culpa a sí mismos.

Pocas veces aprovechan la oportunidad de establecer contactos nuevos, y no se esfuerzan mucho por responder a las exigencias sociales. Y si los resultados de su actividad no son perfectos, se desaniman fácilmente y abandonan toda iniciativa.

Debido a este prejuicio negativo, se sustraen a sí mismos un elemento esencial que, a la larga, podría proporcionarles el éxito social: esta piedra angular de la adaptación social es la esperanza. Si vos no esperas o no podés esperar que tu vida social mejore algún día, irás abandonando el intento de insertarte en la realidad social. Y si "escapás" a los contactos sociales, impedís a vos mismo desarrollar tu desenvoltura o habilidad en el trato con las personas.


Para algunas personas, la timidez es algo que aparece y desaparece, según lo familiarizados que estén con el contexto social en el que se mueven. Para otros, la timidez es algo que recuerdan haber superado con el paso de los años.




fragil
¿ES POSIBLE DEJAR DE SER TIMIDO?
Sos tímido? a lo mejor te puedo ayudar

autoayuda


Según una encuesta hecha sobre una amplia muestra representativa de los norteamericanos, hombres y mujeres, el cuarenta por ciento de esas personas fueron tímidas en el pasado, pero ya no lo son.

¿Qué es lo que hicieron? ¿Cómo lograron superar su timidez? ¿Se tomaron alguna píldora mágica dos veces al día, durante seis meses, hasta que desaparecieron todos sus síntomas?

Una cosa es segura: esas personas no se limitaron a quedarse en casa esperando que el problema desapareciese por sí solo.

Si consiguieron superar la timidez por si mismas fue porque, de algún modo, sabían las siguientes cosas:


personal 1) Que los trastornos emocionales y los problemas sociales que padecían como consecuencia de su timidez eran algo que debían resolver ellas mismas;

yo 2) que el hecho de relacionarse con la gente implicaba riesgos, y que esos riesgos suponían un cierto grado de temor y preocupación;

timidez 3) que, si no intentaban cambiar, tenían mucho que perder: desde el bienestar emocional al éxito en su profesión.

Los afortunados miembros de ese cuarenta por ciento, que estaban lo bastante motivados como para luchar contra sus dificultades sociales, su malestar, su escasa desenvoltura y habilidad, su falta de confianza en sí mismos y su monótona vida social, fueron capaces de cambiar por sí solos, sin ayuda de ninguna medicación, psicoterapia, terapia de grupo ni esas maratonianas sesiones de los fines de semana.

El proceso de superación de la timidez sin ayuda alguna tiene dos denominadores comunes. El primero es la decisión de intensificar las relaciones sociales y de afrontar el riesgo y la incertidumbre que ello trae consigo.

El segundo es la capacidad de ver que los éxitos sociales que se alcanzan son resultado de los propios esfuerzos y de la conciencia de que sólo se pueden atribuir esos éxitos a los propios méritos cuando para conseguirlos se ha arriesgado algo.


¿Y qué les ocurre a los demás, al sesenta por ciento de los encuestados que carecen del valor o de la motivación suficientes para intentar superar solos la timidez?

Algunos aprenden a vivir con su problema; se crean un círculo de amigos, pequeño pero seguro y estable, y nunca se alejan demasiado de los ambientes que les son familiares.

Otros siguen siendo tímidos, pero sin aprender nunca a aceptar su timidez, y padecen eternamente la sensación de inadaptación social.

Están siempre angustiados cuando se encuentran entre otras personas, y se preocupan cada día por el encuentro inesperado que puede producirse a la hora del bocadillo.

En otros casos, el problema se agrava aún más. La timidez se convierte en una preocupación dominante que va invadiendo gradualmente aspectos sociales y no sociales de la vida del individuo.

A la larga, estas personas se apartan incluso de las más breves y ritualizadas experiencias sociales, como el hecho de decirle «hola» a un vecino o compañero de trabajo; se van volviendo cada vez más solitarias y depresivas. A veces, las consecuencias de este aislamiento de la sociedad son tan graves que la persona se queda con sus ensueños y fantasías como único consuelo.

Al encontrarse sin ninguna esperanza en el futuro y con el desaliento como único compañero, algunos tratan de escapar definitivamente. Leemos esas noticias en los periódicos en forma de discretas cartas.

Si está resentido hacia el mundo, puede convertirse en un francotirador; si no está resentido, se arrojará desde un puente; si está resentido y deprimido a la vez, puede cometer varios asesinatos y guardar el último disparo para sí mismo.

No es necesario estar loco para disparar sobre varias personas y suicidarse después; sólo hay que estar muy trastornado.

Créanme que no les estoy diciendo esto simplemente para dramatizar. Sólo quiero advertirles de los límites extremos de lo que puede ocurrir si una persona es muy tímida, si no hace nada por cambiar y si el aislamiento la lleva cada vez más a la soledad y a la depresión.

No se asusten, porque las probabilidades de que una persona llegue a este punto son mínimas.






comportamiento
ENTRÁ EN CONTACTO CON LA REALIDAD SOCIAL
superacion

actitudes


El hecho de apartarse de los grupos y de evitar conocer a gente nueva supone el inicio de una pendiente en la que aparecen pronto la soledad, el sentimiento de exclusión y el hastío de la vida.

Antes de pasar a hablar de lo importantes que son la adaptación social y el bienestar emocional, hemos de detectar y medir la tendencia que tenés a alejarse de la realidad social a causa de las dificultades que éste te a creado.

Cada persona experimenta un grado diferente de temor a la sociedad, y algunas tendencias a evitar los contactos sociales son más fuertes que otras.

Es interesante observar que los hombres padecen una ansiedad social mayor que las mujeres, y que la explicación a esto parece ser el hecho de que, por razones culturales, se espera que los hombres actúen en sociedad más y mejor que las mujeres.

La simple perspectiva de una actividad social futura basta para ponerlos nervioso.





fragil
ALGUNOS DATOS DE CONDUCTA QUE DISTINGUEN
A LOS TÍMIDOS DE LOS NO TÍMIDOS

Sos tímido? a lo mejor te puedo ayudar

autoayuda



Algunos datos de conducta que distinguen a los tímidos de los no tímidos son las siguientes:


personal 1) una marcada tendencia a evitar a los demás y a rehuir los con tactos sociales;

yo 2) una tendencia a evitar cualquier iniciativa en el terreno social;

timidez 3) en las reuniones, la inclinación al silencio;

comportamiento 4) la tendencia a evitar mirar a los ojos a los demás;

superacion 5) la costumbre de hablar en voz baja o suave.



Puede decirse que el factor común de todas estas actitudes es la inactividad o, en el mejor de los casos, la mínima actividad: no iniciar, no hacer, no responder...

En general, no hacer nada en las situaciones sociales. Una encuesta realizada en la Universidad de Ohio reveló que el dieciséis por ciento de los alumnos y el doce por ciento de las alumnas reconocen sentir más o menos temor por el simple hecho de estar en presencia de un miembro del sexo opuesto, y el treinta y dos por ciento de los hombres y el treinta y nueve por ciento de las mujeres admiten sentir temor cuando hablan con alguien por primera vez. Estas cifras llaman la atención por su importancia.

Si vos te identificás entre esos hombres y mujeres, y si tu temor es intenso, no me sorprende que utilices el mecanismo psíquico más sencillo para proteger tu tranquilidad emocional: evitar totalmente las situaciones sociales. Pero hemos visto que las consecuencias de esta forma de adaptación pueden ser graves.

Cuando la timidez se prolonga desde la adolescencia a la edad adulta, da lugar a lo que se denomina soledad social, es decir, una sensación de aburrimiento, de falta de alicientes y de exclusión, que suele ser causa da por la ausencia de un entorno social favorable.

Debe distinguirse la soledad social de la soledad emocional. Esta última se debe al fracaso en el intento de mantener una relación íntima con alguien, y la terapia a seguir se centra en la adquisición de una seguridad y desenvoltura personal que permitan el desarrollo de nuevas relaciones íntimas en las que la persona se muestre tal como es.

Pero la curación de la soledad social no puede hallarse aplicando los principios de la psicología humanista ni en grupos de encuentro o de sensibilización. La soledad social es una triste secuela de la timidez, y sólo puede ser superada mediante la adquisición de la habilidad social necesaria para hacer amistades, mantener relaciones superficiales, conocer a personas nuevas y sentar una base para las relaciones informales.

En los adolescentes, la respuesta «Nunca» o «Alguna vez» a la pregunta: «¿Con qué frecuencia salís con amigos?», indica un bajo nivel de adaptación social y emocional.

En los adultos, las amistades y contactos sociales son un factor de extrema importancia como fuente de bienestar y felicidad.

En una encuesta llevada a cabo recientemente en Norteamérica, en la que se entrevistó a unas cincuenta mil personas, los hombres y las mujeres solteros colocaron el apartado «vida social y amigos» en primer lugar entre otros dieciséis aspectos de la vida que ellos pensaban que contribuían a su felicidad.

El tener amigos y una vida social agradable es más importante para los solteros que el crecimiento personal, la salud física, una vida sexual plena o incluso una buena situación económica.

Los hombres y mujeres casados consideraron el «estar enamorado» como el factor más importante de su felicidad, y el apartado «vida social y amigos» fue relegado a un nivel de importancia relativamente bajo: el octavo lugar.

Pero no nos engañemos. El estar casado no evita las sensaciones de aislamiento, soledad social y depresión. Incluso entre las personas casadas, lo que distingue a aquellas que se sienten socialmente aisladas de las que no lo están es la participación en actividades sociales externas al matrimonio, como la «participación en organizaciones voluntarias».

El cuarenta por ciento de las cincuenta mil personas entrevistadas admitieron que a menudo se sentían solos. Y esta frecuente sensación de soledad no afectaba sólo a los solteros sino que se daba en el mismo porcentaje entre los casados.

También en el caso de las personas retiradas o jubiladas existe esta relación entre la ausencia de contactos sociales, la alienación social y la soledad.

El hecho de relacionarse exclusivamente con los familiares, o con las personas que comparten una vivienda, o con los comerciantes del barrio, da lugar a sentimientos de depresión y aislamiento, y es causa además de mala salud.

A cualquier edad, independientemente de la situación económica, marital o sexual, la falta de actividad social va unida a la soledad y a la inadaptación.

La participación en diversas actividades sociales origina, de manera clara y perceptible, una sensación de adaptación emocional, una buena salud y una actitud positiva ante la vida.

De alguna manera, parece que nos avergüenza reconocer que experimentamos una necesidad de calor humano y de contacto social, aparte del matrimonio, aparte de las relaciones familiares y laborales.

Por alguna estúpida razón, el proceso de hacer amigos y establecer contactos sociales no ha llegado a ser tan aceptado como otros motivos menos importantes para formar grupos, ni ha llegado a ser tan institucionalizado como el matrimonio y la paternidad.

Si vos sos una persona tímida, puede ocurrirte otra cosa grave: no buscar ningún contacto personal ni social.

Aun después de haber abandonado el ámbito de la influencia paterna, muy pocas de ellas hicieron nada para variar su situación social. Aquí es donde tienen su mayor influencia en las decisiones vitales la falta de actividad social y la ausencia de un es fuerzo continuado por hacer amistades.

La falta de motivación y de empeño debilita los esfuerzos de una persona y disminuye sus capacidades naturales; aumenta el temor que pueda sentir hacia la sociedad, favorece su pasividad y frustra sus esperanzas de integración y éxito.





actitudes
ESTÁS POCO MOTIVAD@ A LA HORA DE RESOLVER TUS TRAUMAS SOCIALES
fragil

Sos tímido? a lo mejor te puedo ayudar


Aunque la necesidad de con tacto social sea fuerte y dominante, si no existe una motivación para alcanzar el éxito, las iniciativas sociales serán débiles y las experiencias estarán amenazadas por la frustración y la desesperanza.





autoayuda
DEJÁ DE SER UNA CARGA PARA LOS DEMÁS
personal

yo


¿Sabías que las personas tímidas pueden ser las más pesadas del mundo?

Sin darse cuenta, muchas personas tímidas son aburridas y difíciles de aguantar en sociedad.

En una conversación entre una persona tímida y otra no tímida, lo más probable es que sea esta última la que ha iniciado la conversación. Y si se escucha lo que van diciendo, lo más probable es que la persona no tímida sea la que haga más preguntas, la que responda más extensamente a lo que se le pregunta, la que se muestre más animada, la que sienta más interés por el otro, y la que cargue con la responsabilidad de llevar adelante la conversación.

Si pudiésemos filmar estos típicos episodios sociales y proyectarlos lentamente, veríamos que la persona no tímida muestra una mayor soltura y gracia para comunicarse, mediante una serie de mensajes verbales y no verbales.

En el pequeño ritual que precede al fin de la conversación, veríamos que la persona no tímida es la que aporta todos los elementos necesarios para hacer agradable el término de la relación antes de despedirse.

La persona no tímida percibe a menudo la timidez e inhibición del otro, y asume la responsabilidad de facilitarle la relación. Pero, si esto ocurre varias veces entre las mismas dos personas, lo que en principio es un episodio social agradable y ritualizado se convierte en una rutina y después en una carga para la persona no tímida, que procurará evitar del todo su repetición o abreviarla al máximo si se ve obligada a soportarla otra vez.






timidez
¿SON TAN DIFERENTES LOS TÍMIDOS?
comportamiento

superacion


Si se pide a un grupo de personas tímidas y a un grupo de personas no tímidas que hagan una lista de las varias situaciones sociales en las que se sienten in cómodos y que luego mencionen los varios síntomas, tendremos dos listas prácticamente idénticas.

Tanto los unos como los otros evidencian aceleración del ritmo cardíaco, transpiración, temblores, respiración entrecortada, manos sudorosas y otros síntomas internos.

Por extraño que parezca, las personas tímidas y las no tímidas se parecen mucho, en cuanto que experimentan las mismas reacciones fisiológicas cuando se encuentran en situaciones sociales potencialmente difíciles. Lo único que les distingue es la intensidad de esos síntomas, que en los tímidos es mucho mayor

La pregunta que se plantea ante esto es: ¿Qué le ocurre a la persona tímida para reaccionar con más intensidad que las demás? Y, naturalmente, la respuesta hay que buscarla en la personalidad o carácter de la persona tímida, con la hipótesis de encontrar un conjunto de características poco habitual. Y, ciertamente, la personalidad del tímido presenta una serie de prejuicios, de temores exagerados y de creencias irracionales que sirven para explicar, en parte, por qué reacciona como lo hace.

Pero, antes, pasemos a explicar cómo la misma situación puede ser vivida de maneras diferentes por un individuo tímido y por uno no tímido, y cómo la llave para tener la máxima confianza en sí mismo reside en comprender cómo se perciben dichas situaciones.

Cuanto menos familiar sea el contexto social, más intensas se hacen las reacciones de timidez. La persona no conoce la situación, su mecanismo. Y la seguridad en sí misma disminuye.

Pero para conocer las situaciones sociales es necesario haberlas vivido.

La seguridad necesaria para moverse en sociedad es resultado de la repetida afirmación de la propia personalidad social, hasta que los demás confirman y refuerzan dicha personalidad.

¿Y cuál es el problema del tímido? Uno de los obstáculos más graves que existen es el miedo, y, en este caso, el miedo a ser criticado o juzgado desfavorablemente.






actitudes
EL YO FRÁGIL
fragil

Sos tímido? a lo mejor te puedo ayudar



Este concepto de yo (o personalidad) frágil está estrechamente relacionado con lo que hemos leído hasta ahora.

Las personas que tienen una gran necesidad de aprobación y un temor a los juicios negativos son también frágiles y vulnerables, y reaccionan ante el fracaso como si se tratase de una catástrofe.

Los procesos mentales subyacentes a este temor al fracaso no son los mismos que los que originan el temor a la valoración negativa y la gran necesidad de aprobación, pero todos ellos se dan en las mismas personas.

Muchas personas tímidas han dejado de participar en un buen número de experiencias sociales de uno u otro tipo, y la historia de sus relaciones sociales es muy pobre.

Han vivido la mayor parte de sus experiencias sociales con los padres, los familiares, un compañero de habitación, unos pocos amigos de su clase y los compañeros de trabajo más inmediatos.

A cada encuentro nuevo que se produzca en un contexto social también nuevo, la persona tímida duda de su capacidad para responder a las exigencias de lo desconocido.

Toda situación nueva le parece una prueba; se siente como el ratón de un experimento colocado en un laberinto. En cada encrucijada hay dos o más alternativas: «¿A dónde me dirigiré? ¿Qué haré? ¿A dónde puedo ir desde aquí? ¿He cometido un error?» El ratón tiene suerte, porque sufre muy poco, aparte del esfuerzo y la energía que emplea en llegar a la meta donde está la recompensa.

Para el tímido, la cosa es algo más complicada, pues puede reflexionar, preguntarse qué piensan de él las personas con las que se relaciona. Esto da lugar al miedo.

Para el ratón, el éxito consiste sencillamente en lograr la recompensa y, después de varios intentos, aprende a hacer el mínimo es fuerzo para alcanzar la meta. Pero en las relaciones interpersonales el éxito peligra en cada encrucijada: «Alguien me ha saludado. ¿Me vuelvo para ver quién es? Es esa chica de ayer-. ¿Me paro a decirle algo o finjo no haberla oído? No, ya sabe que la he oído. No puedo demostrar que soy tímido. Me volveré y la saludaré ¿Debo sonreír? ¿Qué puedo decirle? ¿Debo darle la mano? ¡Ay, Señor, se pone a hablar conmigo! ¿De qué voy a hablarle? Me pregunta cosas. ¿Cómo puedo acabar la conversación? Le diré que estoy apurad@, que tengo una reunión. ¡Uf! Menos mal que se ha ido... »

Éstas son las cosas que se piensan cuando uno se preocupa por mantener una cierta imagen, cuando se siente una gran necesidad de aprobación, cuando se teme ser valorado negativamente.

Cada situación nueva se convierte en una serie de pruebas, y el éxito en cada una de ellas consiste solamente en evitar las torpezas o las muestras de nerviosismo o desorientación.

Cuando la persona muy tímida se ha puesto en ridículo, o cuando se siente herida por un intento fallido de establecer una comunicación, su reacción inmediata es evitar cualquier otro contacto social y compensar esta carencia mediante otras actividades sociales más previsibles, en las que los roles o tareas a desempeñar sean regulares y conocidas.





autoayuda
Si le pido a una chica que salga conmigo y ella se niega,
es porque yo no valgo nada o no valgo lo bastante para ella.

personal

yo


Esta creencia irracional y negativa da lugar a muchas formas de pasividad en las relaciones sociales. Esta irracionalidad aumenta el temor al fracaso y perpetúa la escasa autovaloración social.

Tiene su origen en la suposición irracional de que, para ser una persona valiosa y valorada, uno debe ser aceptado, apreciado, querido y admirado por todo el mundo y en todo momento.

Esta idea es la causa de muchos trastornos emocionales en las relaciones cotidianas, pero adquiere especial trascendencia en las relaciones entre los sexos.

Este temor al rechazo impide a los tímidos enfrentarse a la realidad e iniciar contactos sociales, y constituye el factor principal a la hora de frenar cualquier relación social, desde el intrascendente «Hola, ¿cómo estás?» al pedirle a una joven que salga con uno.

El rechazo puede tomar formas verbales y no verbales.

Para algunos hombres, la respuesta: «Muchas gracias, pero el viernes por la noche salgo con mis amigas» es una muestra clara de rechazo, mientras que, para otros, significa sencillamente una negativa a una petición concreta formulada en un momento concreto.

O bien, en una de sus formas no verbales, el rechazo puede expresarse a través de las «vibraciones».

Un hombre puede enviar unas ciertas vibraciones a una mujer, en el sentido de que ella le agrada y de que le interesa volver a verla, y, si ella no devuelve este mensaje no verbal, él puede interpretar su silencio como un rechazo y una falta de interés. Pero quizá, simplemente, es que ella está preocupada por otra cosa.

El temor a que el interés y la simpatía no sean correspondidos se basa en el miedo al fracaso y en la idea de no ser atractivo o digno de aprecio. ¿Por qué esta idea es irracional?

La falta de experiencia social, unida al temor al fracaso, conduce invariablemente a la persona tímida a pensar lo peor de sí misma. Esta tendencia no sólo favorece el sufrimiento y los trastornos psíquicos sino que además refleja una percepción errónea de los factores que conducen a este tipo de rechazos.

En la mayoría de los casos, una persona decide aceptar o no una invitación basándose en:

timidez 1) la forma en que se le haya hecho la invitación, es decir, la «habilidad social» que ha desplegado la otra persona;

comportamiento 2) la historia social que los dos hayan compartido anteriormente;

superacion 3) su disponibilidad material para el encuentro o la entrevista; y

actitudes 4) sus intereses y necesidades.





fragil
DOMINAR LAS EXPRESIONES FACIALES
Sos tímido? a lo mejor te puedo ayudar

autoayuda



Ya hemos dicho que el rostro y las diversas expresiones que puede adoptar son una fuente importante de vibraciones no verbales.

¿Cómo podés aprender a dominar las expresiones faciales de tal modo que llegues a comunicar exactamente lo que querés comunicar?

Si hacés lo que la mayoría de los tímidos, vos reprimís las expresiones de su rostro.

Puede ser que hagas esto no sólo porque no tenés la costumbre de ser expresivo, sino porque querés ocultar la ansiedad y la tensión que sufrís.

Pero una persona tímida nunca logra esto realmente. A menudo no puede mantener durante mucho rato el silencio y su rostro inexpresivo, pues empieza a sonrojarse. O bien otras señales, como la mirada huidiza, la posición inadecuada del tiempo, o el volver la cabeza apartándola del interlocutor, delatarán su confusión, su timidez y su nerviosismo.

Cuando una persona intenta ocultar su estado emocional neutralizando la expresión de su rostro, suele hacer una de estas dos cosas:

personal 1) relajar los músculos faciales, inhibiendo toda contracción muscular;

yo 2) inmovilizar los músculos faciales hasta lograr el típico rostro inexpresivo) encajando las mandíbulas, cerrando los labios pero sin apretarlos y mirando al frente, pero sin fruncir el entrecejo.

Neutralizar las emociones de este modo es muy difícil, sobre todo si la experiencia que se está viviendo tiene un carácter marcadamente emocional. Cuando se intenta neutralizar emociones fuertes, se adquiere un aspecto tan rígido e inexpresivo que ello delata inmediatamente la voluntad de disimulo, aunque no quede inmediatamente al descubierto la emoción que se quiere ocultar.

Convencete, de que te conviene más expresar tus emociones, exteriorizarlas. No sólo te convertirás en una persona mucho más interesante para los que te rodean, sino que te sentirás mucho más cómodo al empezar a ser vos mismo.

Una sonrisa es algo hermoso. Una sonrisa sirve para expresar felicidad, placer, alegría, comprensión, tranquilidad. Una sonrisa tuya le dice a tu interlocutor que estás aún sereno y que no vas a perder los estribos por nada de lo que se diga.

No quiero que pienses que estoy exagerando la importancia y el significado de una sonrisa, pero sí desearía que pienses en ella como la señal no verbal más capaz, potencialmente, de hacer feliz a alguien.

Una sonrisa es un regalo que se hace, y a todo el mundo le cae bien. Pero, ¡cuidado! Si vos andás todo el día con una sonrisa de oreja a oreja, los demás pensarán o que publicitás algún dentífrico o que no sos una persona realmente sincera.

Además de sonreír, podés «regular» la expresión de tu cara de varias maneras: podés ajustar la intensidad de la expresión para mostrar más o menos sentimiento, mediante

timidez 1) aumentar o disminuir el número de zonas faciales que contribuyen a la expresión (ojos, cejas, músculos de la frente, boca y labios;

comportamiento 2) variar la duración de la expresión;

superacion 3) aumentar o disminuir la tensión de los músculos utilizados.





actitudes
¿QUÉ HE DE HACER? ¿CUÁNDO? ¿DÓNDE? ¿CON QUIÉN?
fragil

Sos tímido? a lo mejor te puedo ayudar


Existen demasiados ambientes distintos, demasiados tipos diferentes de personas con historias diversas, y demasiadas combinaciones posibles de señales verbales y no verbales, pan meterlo todo en una gigantesca ecuación.

Pero en las relaciones sociales no pueden aplicarse normas específicas. Y aunque pudiesen aplicarse, servirían de poco, pues las rápidas decisiones que hay que tomar en una situación social no le dan al interesado mucho tiempo para buscar en su índice mental y encontrar la norma adecuada.

Lo único que existe son indicaciones generales sobre el efecto que produce un tipo de conducta en ciertas situaciones, y la persona tiene la responsabilidad de decidir cómo aplicar esas indicaciones, observar el resultado y modificar algún elemento específico de su conducta según el contexto concreto.


¿Cómo podés hacerte socialmente hábil y adecuadamente expresivo, y librarte de tu timidez? ¿Qué reglas hay que aplicar? ¿Qué estrategias deberías adoptar?

Antes que nada, lo que debés recordar es que incluso la persona más hábil, la menos tímida, sólo sale bien de las situaciones sociales el ochenta por cien to de las veces.

Esto significa, naturalmente, que por hábil que seas en la aplicación de tus conocimientos sociales, no te sentirás completamente satisfecho de tu actuación más allá del ochenta por ciento del tiempo.

Pero lo fundamental es cómo te expliques tus fracasos. El atribuir esos fracasos a alguna deficiencia personal no hará más que desanimarte para la experiencia siguiente, porque será un golpe negativo para tu autoestima.

Por otra parte, si atribuís tu fracaso al hecho de no haberte esforzado lo suficiente para valorar y decidir correctamente, podrás seguir enfrentándote a tu ambiente social y aprenderás a alcanzar éxitos con mayor facilidad.

Hablemos ahora un poco de los primeros encuentros. En las relaciones de este tipo, no es correcto ni prudente mostrar sentimientos intensos.

No es costumbre expresar gran simpatía hacia la otra persona, ni ningún sentimiento intenso, sobre la única base de una presentación y unas breves palabras y, a menudo, el simple hecho de que una cosa no sea la acostumbrada basta para hacerla socialmente inaceptable.

Supongamos, por ejemplo, que vos expresás verbalmente tu simpatía hacia una persona, diciéndole: «me agrada estar a tu lado . Me hacés sentir muy bien». Si se lo decís con una voz suave y expresiva, y si estás muy cerca de ella, mirándola a los ojos, la persona percibirá una simpatía intensa.

Y si se trata de su primer encuentro, es probable que te vea a vos como un tipo raro o, en el mejor de los casos, como una persona de modales extraños, incluso extravagantes. Y ello sólo por un exceso de mensajes no verbales.

Los encuentros iniciales y las entrevistas periódicas pero muy breves se desarrollan mejor si se sigue la norma de la reciprocidad.

Esta norma dice que debe existir una igualdad en la expresión de simpatías, de preferencias y de sentimientos.

El ejemplo que hemos dado antes muestra un exceso de franqueza en un momento en que la relación no estaba todavía madura.

Las personas que dicen muchas cosas demasiado pronto ponen a los demás en una situación incómoda y embarazosa.

Esta incomodidad es motivada no sólo porque la otra persona no sabrá seguramente qué actitud tomar, sino porque sentirá que se le exige una reciprocidad en los sentimientos expresados.

La persona ante la que se demuestra un exceso de franqueza se siente molesta por ello, y lo que pretendía ser un cumplido amable lleno de sentimientos positivos se convierte en motivo de desagrado y de rechazo.

Deberías saber también que, si no te mostrás expresivo, ya sea verbalmente o no verbalmente, y permanecés quieto como una momia durante el curso de una reunión social, serás rápidamente catalogado de tímido e inhibido.

De la misma forma, si tus reacciones son exageradas y comunicás demasiadas cosas con las manos, el cuerpo, la cara y el tono de la voz, podrías ser tachado de inmaduro y quizá de histérico.

¿Cómo evitar los dos excesos, el de comunicar poco y el de comunicar demasiado?

La respuesta está en el principio del equilibrio. La persona no tímida tiene la habilidad de equilibrar los mensajes verbales y los no verbales de una manera muy natural, inconscientemente.

Por ejemplo, para comunicar un cierto grado de empatía, la persona no tímida se acercaría a la otra, pero bajaría la mirada.

O bien, en el curso de una conversación amistosa con una persona del sexo opuesto, podría rozarle el codo o el brazo, pero cambiaría el cuerpo de posición, apartándolo un poco de la otra persona, o retrocedería ligeramente

La habilidad social significa saber no sólo cómo equilibrar estas señales, sino también cómo utilizarlas de varias maneras según la situación y la persona de que se trate.






autoayuda
CÓMO INICIAR UNA CONVERSACIÓN
personal

yo



Si vos sos como muchos tímidos que hemos conocido, el aprender a mantener una conversación una vez que pudiste lograr iniciarla representa para vos un problema.

A veces, una persona se abstiene de iniciar una conversación precisamente a causa de esto, y no por que no sepa cómo empezarla. Pero el aprender todos los trucos para mantener una conversación es algo que requiere práctica, y eso es exactamente lo que vas a tener que hacer si querés adquirir confianza en este terreno.

Todo lo que yo puedo darte es una serie estructurada de ejercicios prácticos para que te prepares; en realidad, sos vos el que tendrá que hacer todo el trabajo.

Las personas que parecen tener una capacidad «natural» para mantener animada una conversación no nacieron así.

Sin darse cuenta, viendo hablar a los demás, asumiendo pequeños riesgos al principio, y a fuerza de pruebas y errores, han llegado gradualmente a encontrar un estilo adecuado a su personalidad, un estilo que pueden usar con facilidad y confianza.


Veamos ahora varios componentes de estas técnicas de conversación, ilustrándolos con ejemplos tomados de la vida real.

Recordá que la manera exacta en que deberías iniciar una conversación depende del contexto: la situación material (el trabajo, actividades de los ratos de ocio, la iglesia, el autobús o una reunión informal), la hora del día (el desayuno, el almuerzo, la hora del café, la salida del trabajo, un día laborable, el fin de semana) y de la persona en cuestión (hombre, mujer, joven, de la misma edad o mayor que uno, un subordinado, un colega, un superior, una persona soltera, comprometida, casada, divorciada).

Por ejemplo, el tipo de persona que podrías encontrarte en una discoteca un jueves por la tarde es muy diferente de la que podría conocer en un salón de té elegante o en una biblioteca pública. Pero, si vos sos tímido, puede que te falte la experiencia para saber cuáles son esas diferencias.

Existen varias maneras en que pueden comenzar tas relaciones sociales. Podés ser presentado a alguien, o podés encarar vos mismo a esa persona.

Quizá abordarás a alguien expresándole claramente tus motivos, o te valdrás de un pretexto. También podés hacerle a la persona una pregunta referente a una actividad o tarea común. Decirle, por ejemplo: "Hola... ¿Verdad que vivís en la calle tal, enfrente de mi casa? [Pausa para la respuesta del otro.] ¿Sabrías por casualidad por dónde pasa el colectivo de la línea tal y tal?". Aun cuando tu pregunta haya sido respondida, quedará abierta la puerta para una relación más in formal y comunicativa.

El pretexto del colectivo ha cumplido su función. En una situación laboral, dos personas pueden reunirse para hablar de alguna tarea o algún asunto de la empresa. Abordar a alguien con un pretexto es una manera muy segura de empezar una relación, y puede "esconder" adecuadamente los verdaderos motivos.

Otra táctica consiste en abordar a alguien más directamente para una conversación en sociedad, y dejar claro desde el principio que ésta es su intención. Observemos la siguiente manera de iniciar un contacto social verdaderamente corriente.

Habitualmente, cuando una persona se muestra demasiado directa al hablar de sus intenciones en una relación social, la otra persona siente un cierto temor a tener que enfrentarse a una solicitud tan importante.

En la mayoría de las situaciones, lo más adecuado en camuflar las intenciones para que la otra persona pueda salvar las apariencias y no sentirse abrumada por tales peticiones.

Por otra parte, las actividades del tiempo libre deberían ser agradables, divertidas e intrascendentes. Incluso, si hemos de admitir la validez y utilidad del término, los ratos de ocio y las reuniones informales tienen el objetivo específico de ser superficiales, si entendemos por superficialidad la ausencia de una visceral y profunda inmersión en una ciénaga de pensamientos y sentimientos privados.

Es mejor que reserves todo eso para tu pastor, sacerdote, ó rabino, ó para tu amigo psicólogo ó para la persona con la que mantenés una relación próxima, íntima y solidaria.

En todas estas frases introductorias, es importante esperar a que la persona a la que vos te dirigís haya terminado de hablar con los demás y pueda atender lo que vos le decís.

También es importante esperar a obtener la atención de dicha persona una vez que dijiste la primera frase, en vez de seguir diciendo apresuradamente lo que tengas pensado.

Si vos sos tímido, quizá sueltes rápidamente lo que lleves preparado, sin, esperar a que la otra persona te mire.

Las personas más capaces socialmente se sienten muy tranquilas, y se toman su tiempo; hacen pausas y esperan que se les envíen señales no verbales de aceptación antes de decir lo que tienen pensado. Intentá imitarlos y tomártelo con calma.

Estoy seguro de que vos habrás visto que algunas personas se arriesgan a abrir el fuego con una frase inicial y directa como la siguiente: «Hola. ¿Cómo estás? ¿Cómo te llamas?»

La persona a la que se dirigen estas preguntas puede sentirse intimidada por esta audacia y deducir en el otro un cierto grado de arrogancia.

A la mayoría de las personas no les agrada tener que enfrentarse a tanta seguridad. Incluso las personas físicamente atractivas fracasan a menudo cuando utilizan la arrogancia; lo que el otro supone inmediatamente es que se trata de alguien presuntuoso.

A la gente no suele gustarle la presunción y la vanidad, porque siente que el tratar con una persona demasiado segura de sí misma las coloca en una situación de desventaja; sienten que tienen que competir y esforzarse por mantener el mismo nivel de seguridad de que hace gala el otro.

La persona que no se presenta con demasiada decisión, sino que muestra un cierto grado de reticencia y vacilación al presentarse en público, suele ser mucho mejor recibida.

Por otra parte, las mujeres deberían comprender que, cuando los hombres se comportan de una manera audaz y autoritaria, ello se debe generalmente a razones defensivas.

Algunos hombres creen que es mejor ser desconsiderados que ser rechazados después de haber sido corteses.

En algunas ocasiones, muy pocas, cuando dos personas acaban de conocerse, se juega a «a ver quién es el mejor» o a «a ver quién puede asustar primero al otro» en un tono gracioso y divertido.

Se intercambian una serie de bromas y tomaduras de pelo, y se juega a inofensivos «yo lo hago mejor que vos».

Sin embargo, aunque estos juegos pueden ser agradables y cumplen la función de romper el hielo, casi nunca salen bien del todo, y deberías evitarlos a no ser que estés dispuesto a correr grandes riesgos y que no temas a fracasar.

La mayor parte de la gente va a los bares, a los bailes para solteros y a las disco con el propósito fundamental de relacionarse y conocer a gente nueva.

Los ambientes laborales, al contrario de los ambientes sociales, se orientan hacia el trabajo, de modo que las relaciones informales y sociales son a menudo más difíciles. Pero hay algunas personas que, en el trabajo o en situaciones convencionales en las que hay que realizar alguna tarea, no pueden hacer abstracción de su en torno inmediato, y por ello nunca emprenden relaciones sociales o informales.

Pueden cruzarse con compañeros en el pasillo y no saludarles nunca, ni dirigirles siquiera una sonrisa. En el otro extremo están aquellos que pueden relacionarse de manera social e informal y que nunca parecen capaces de adoptar formas de relación orientadas hacia el trabajo: el bromista de la clase, el payaso de la oficina o la persona que sólo puede ser muy campechana, ligera o superficial, seguramente resultarán difíciles a la hora de relacionarse con ellos cuando el contexto exige trabajo y funciones orientadas a un fin específico.

Si vos pudieses analizarlo, descubrirías que, en el curso de un día cualquiera, entrás en contacto con varios -por no decir muchos- ambientes sociales, cada uno de los cuales requiere un tipo diferente de relación.

El saludar a un compañero del sexo opuesto por primera vez, una mañana, implica un tono informal. Sin embargo, media hora después, la relación puede ser más formal y laboral cuando los dos hablan del informe anual que hay que elaborar.

Una hora más tarde, quizá les toque ser rivales en una reunión de trabajo en la que tienen que reunir información, hacer sugerencias o tomar alguna decisión.

Más tarde, sus relaciones pueden darse durante la hora del almuerzo, en la que el interés se centra en el concurso de patinaje artístico del día anterior. Y, por la tarde, a la hora del café, quizás acaben por hablar de la caza de focas en primavera.

Cada contexto social lleva consigo alguna especificación de qué postura o personalidad social deberías adoptar para estar a la altura de las circunstancias.

El ser capaz de cambiar de actitud y de adoptar diferentes papeles, y de relacionarse de un modo correcto y adecuado al ambiente es una característica de las personas bien adaptadas socialmente.

Este tipo de versatilidad les permite entrar y salir de diferentes ambientes con gran facilidad, y mostrarse siempre a la altura de las circunstancias. Ésta es una cualidad que se encuentra entre quienes han superado sus problemas de timidez.

Si careces de ductilidad o sos poco flexible en tus formas de relacionarte, te verás obligado a comportarte de la misma manera en ambientes sociales muy diferentes entre sí, o acabarás por evitar todas las situaciones sociales nuevas que requieran habilidades sociales que no posees: con la primera opción presentarás una imagen agradable y previsible, lo cual es muy respetable pero también muy aburrido y socialmente deprimente cuando es lo único que puede mostrar tu personalidad; con la segunda opción, ste encaminás hacia el ostracismo y la soledad.







timidez
EL PENSAMIENTO CORRECTO
comportamiento

superacion



¿Cuáles son las ideas constructivas, racionales y más adecuadas que deberías cultivar si querés superar tu timidez? Aprendete de memoria y asimilá realmente éstas siete afirmaciones racionales acerca de vos mismo y de tu entorno social.



actitudes 1. Para lograr lo que quiero de las situaciones sociales, tengo que actuar

Muchas personas tímidas no quieren arriesgarse a iniciar nuevas relaciones sociales porque temen poner a prueba sus capacidades; y las pocas veces que se aventuran a hacerlo, se esfuerzan poco por lograr el éxito.

Pero sivos querés que tus relaciones sociales sean más satisfactorias, debés ser activo a la hora de preparar las circunstancias necesarias y capaz de enfrentarte al desafío con más energía.

Tenés que elaborar planes concretos y aplicarlos sistemáticamente y con decisión. Si tenés una visión precisa de tu capacidad o desenvoltura social, podrás fijarte objetivos realistas como otros tantos peldaños hacia el nivel en el que desearías estar.

Y, finalmente, tenés que actuar para alcanzar tus objetivos. Cuando te levantes por la mañana, preguntate:

"¿voy a hacer hoy que sea nuevo, audaz e interesante?"

"¿Qué voy a hacer para ayudarme a mi mismo a llegar a donde quiero?".



fragil 2. Para aceptar un riesgo, no puedo esperar completamente relajado, tranquilo y seguro

El rumiar, cavilar, aplazar, posponer, reconsiderar, etcétera no son más que tácticas dilatorias que impiden la acción. «Estoy muy nervioso, tengo demasiado miedo», es la típica excusa de la persona tímida que no quiere probar nada nuevo mientras sienta el más leve asomo de aprensión o inquietud.

Pero si no experimentás un cierto grado de temor al enfrentarte a una prueba social nueva, no arriesgas nada, y en tal caso, la empresa no tiene ningún valor en cuanto a tu progreso social. Tenés que arriesgarte ya desde ahora.

Si en el caso de que al margen de ser tímido sos a la vez vanidoso, las pretensiones sobre tu personalidad social no estarán arraigadas en la propia experiencia ni basadas en verdaderas capacidades y habilidades.

Al fingir ser lo que no sos, buscás ser descubierto públicamente. Abandoná entonces, la idea de que solamente podés ser una persona respetable si sos mejor que todas las personas de tu entorno.

Si sólo podés sentirte digno de respeto y admiración tras compararte con todos los demás, nunca llegarás a conseguirlo, porque sencillamente siempre habrá alguien mejor que vos.

Si, por el contrarío, pecás de excesiva modestia, aprendé a valorar con más precisión a los demás en cualquier situación.

Te menospreciás a vos mismo debido a una tendencia a sobrevalorar a los demás. Recordá que cuando los miembros de la «élite» se ven despojados de los adornos que te hacen a vos envidiarlos, resultan ser como todo el mundo.



Sos tímido? a lo mejor te puedo ayudar 3. La idea de que la gente está siempre mirándome y juzgándome procede de la mirada de mi propia mente

Liberate de la idea de que la gente está siempre mirándote, examinándote, juzgándote y valorándote. Sólo los tímidos, que suelen temer la valoración negativa de los demás, pasan una considerable cantidad de tiempo pensando en eso.

La única razón por la que sospechás que estás siendo observado y valorado es que vos mismo hacés esto con los demás. Cuando dejes de juzgar y valorar continuamente a la gente, dejarás también de pensar que los demás están haciendo lo mismo con vos. Y recordá que aquellos que te valoran desfavorablemente lo hacen porque, en el fondo, creen que vos sos mejor que ellos.



autoayuda 4. Debo adecuar mis esperanzas a la realidad, y fijarme objetivos apropiados a mis habilidades en un ambiente social dado

Con demasiada frecuencia, obedeciendo a un impulso, te haz arriesgado a embarcarte en una relación social demasiado difícil con respecto a las habilidades que desarrollaste hasta el momento.

En tales circunstancias, no podés esperar obtener buenos resultados. Pensá en lo que significa construir una «musculatura» psíquica.

Volvé a los ejercicios más fáciles y repetilos a menudo antes de lanzarte a relaciones sociales más difíciles.

Algunas personas, después de su primer éxito en sociedad, tienen la impresión de que pueden conquistar el mundo.

Pero esto es muy improbable. Tus esperanzas de éxito deben ser proporcionales con tus aptitudes y con la práctica que hayas adquirido. Y debés fijar tus objetivos cada vez a un nivel un poco más alto que el anterior, pero sólo un poco.



personal 5. Aun las personas más capaces y hábiles socialmente fracasan alguna vez. No debo disgustarme tanto cuando fracaso yo

Es prácticamente imposible obtener respuestas sociales favorables siempre.

Las personas que tienen habilidad y desenvoltura sociales y seguridad en sí mismas no se aterrorizan cuando no reciben aprobación o aceptación. ¿Por qué, porque habrías de aterrorizarte?

Las personas que consideran con objetividad su autoestima social no se fijan una norma según la cual un fracaso ocasional basta para suponer deficiencias e ineptitudes.

¡No seas demasiado duro con vos mismo! Es lógico que saques conclusiones acerca de su éxito social basándote en un número reducido de experiencias interpersonales en ambientes sociales limitados, pero también eso es peligroso.

Sí en una habitación las probabilidades de éxito son escasas, no te quedes en ella. Pasá a la habitación de al lado, donde hallarás la oportunidad de aplicar tus habilidades.



yo 6. Si inicio un contacto social que no resulta bien, ésto no tiene que ver conmigo como persona; tiene que ver con A, B o C.

No podés atribuirte mucho mérito si emprendes un tipo de relación o contacto social que hayas repetido muchas veces con anterioridad. La única forma de aumentar tu autoestima es hacer algo que sea nuevo y que ponga a prueba tu personalidad social.

Las experiencias que hacen aumentar la autovaloración y la seguridad en sí mismo son aquellas que implican un desafío, un grado de dificultad proporcional o ligeramente superior a tu propia habilidad. Si no posees las habilidades, aprendelas; si las aprendiste, ponélas en práctica.





timidez
FACTORES DEL FRACASO
comportamiento

superacion


Si tenés una experiencia social positiva, ello ha de atribuirse a tus aptitudes y capacidades sociales. Pero si no tenés éxito, tu fracaso puede atribuirse solamente a uno o más de los siguientes factores:


actitudes A. No te esforzaste lo suficiente. Si la situación era proporcional con tu capacidad y habilidad, no te haz esforzado lo bastante para ejercitar todos los componentes de tu talento. En muchas situaciones sociales, el éxito depende del esfuerzo que vos estés dispuesto a hacer para alcanzar el fin que perseguís. Las personas que son al mismo tiempo tímidas y vanidosas, y que tienen pretensiones, se dicen a menudo a sí mismas:

«¡Uf! Yo soy fulano de tal. Cuando vean quién soy, no tendré ningún problema. No hará falta que me esfuerce mucho».

Esta actitud suele llevar al fracaso; los de más rechazan a la persona en cuestión y guardan de ella una impresión de arrogancia y de presunción.

Por el contrario, la persona tímida que se subestima a sí misma considera que no vale la pena esforzarse mucho, porque cree erróneamente que no está a la altura de las circunstancias. Lo cierto es que esta persona puede poseer tantas cualidades como cualquier otra, y triunfaría si se esforzase un poco más.



fragil B. La empresa era demasiado difícil. Por desgracia, es cierto que nadie puede estar nunca absolutamente seguro de que la dificultad de un encuentro social está al mismo nivel que su capacidad.

Por ejemplo, intentar mantener la atención de alguien durante una conversación interesante es mucho más difícil cuando en la misma mesa hay media docena de personas que cuando están solos la otra persona y vos; si no tenés éxito, es porque la tarea era demasiado difícil.

Si vos te acercás a una persona del sexo opuesto que resulta ser tímida, socialmente inexperta y nerviosa, y si le pedís una cita y la persona te rechaza, y si usaste todo tu arte y tu pericia, ello se debe probablemente a que le sería muy difícil a cualquiera hacer cambiar de opinión a una persona tan tímida.

Si agarrás el teléfono un viernes por la noche para encontrar a alguien que salga con vos el sábado, y no la encontrás, ello se debe a que es muy difícil para cualquiera encontrar a un amigo o amiga que no esté comprometido ya el viernes.



Sos tímido? a lo mejor te puedo ayudar C. Ha tenido mala suerte. Existen una serie de fuerzas o causas que están completamente fuera de nuestro control y que varían de manera imprevisible.

Estar en el lugar adecuado a la hora adecuada, por casualidad, puede significar que una persona encuentre un buen trabajo, de la misma manera que el encontrarse con alguien en un lugar inadecuado y en un momento poco propicio puede malograr la relación. En una situación en la que la tarea social estaba proporcional con tu capacidad, en la que la tarea no era difícil y en la que hiciste el esfuerzo, todo fracaso se deberá a la mala suerte


autoayuda



personal

FIN DEL POST


Como siempre digo, no olvides que tu comentario es bienvenido y aunque no lo creas puede ayudar a muchos!

Un abrazo y hasta el próximo post!




yo
Taringuer@... Que tengas un gran día !!!
timidez
comportamiento

superacion
Gracias! @axelmonotiti por el gif
actitudes



fragil


Sos tímido? a lo mejor te puedo ayudar
autoayuda
personal
yo
timidez
comportamiento
superacion
actitudes
fragil
Sos tímido? a lo mejor te puedo ayudar
autoayuda
personal
yo
timidez
comportamiento
superacion
actitudes
fragil
Sos tímido? a lo mejor te puedo ayudar


autoayuda

personal

yo

timidez


comportamiento
superacion

Fuentes de Información - Sos tímido? a lo mejor te puedo ayudar

El contenido del post es de mi autoría, y/o, es un recopilación de distintas fuentes.

Dar puntos
1.585 Puntos
Votos: 241 - T!score: 7/10
  • 24 Seguidores
  • 10.244 Visitas
  • 470 Favoritos

Comentarios Destacados

@2093030 Hace más de 1 año +187
Nose que comentar, tengo verguenza
@jfarizano Hace más de 1 año -149
Me da timidez leer el post (?
@jfarizano Hace más de 1 año -44
Era sarcamo
@hllamal Hace más de 1 año +63
PERDON A TODOS LOS QUE PASARON POR EL POST... Sin darme cuenta cerré los comentarios... Ya estan habilitados ¡¡¡ Usenlos !!!
@KILLER8349 Hace más de 1 año +52
actitudes

58 comentarios - Sos tímido? a lo mejor te puedo ayudar

@hllamal Hace más de 1 año +63
PERDON A TODOS LOS QUE PASARON POR EL POST... Sin darme cuenta cerré los comentarios... Ya estan habilitados ¡¡¡ Usenlos !!!
@KILLER8349 Hace más de 1 año +52
actitudes
@pedroloko Hace más de 1 año -20
fragilmuy buen post! gracias (: +10
@axeelcs Hace más de 1 año +47
gigante la pelotudez del texto de la imagen
@lucas67 Hace más de 1 año +21
Soy re timido la put* madre jaja.. a fav y mas +8 buen post!
@DanyCamargo Hace más de 1 año +41
Alguien conoce a Kootrapali el indio de la serie "The Big Bang Theory"? Él tiene el Síndrome de Mutismo selectivo,que sería algo así como timidez extrema.Yo tuve ese problema toda mi vida,y me lo diagnosticaron hace unos años pero con el tiempo se fue llendo.
La solución? Leer mucho,observar comportamientos de otros y sobre todo APLICAR CONOCIMIENTOS.Salgan de la silla a cambiar las cosas,si yo pude,todos pueden.
@pedroloko Hace más de 1 año +4
@DanyCamargo
Hmm pues no lo decía por mi, pero en fin lo trataba de decir en general. pero gracias(:
@Locko1997 Hace más de 1 año +7
O tomas alcohol como kootrapali y listo
@DanyCamargo Hace más de 1 año +5
@Locko1997 Nooo ya se me curo jaja igual lo del alcohol es alta idea...
@2093030 Hace más de 1 año +187
Nose que comentar, tengo verguenza
@jfarizano Hace más de 1 año -149
Me da timidez leer el post (?
@jfarizano Hace más de 1 año -44
Era sarcamo
@RATABLANKERO_KNO Hace más de 1 año +14
a mi me pasa algo raro... cuando me habla un desconocido, x ej un taxista, digo por dentro: "y que carajo me importa hablar con este gil si despues lo voy a ver mas..."
@thespecial Hace más de 1 año +19
pero eso es una cuestion de cortesia, pensa q el chabon esta todo el dia manejando y asi se le pasa mas rapido
@axeelcs Hace más de 1 año +1
me pasa todo el tiempo tambièn .
@RATABLANKERO_KNO Hace más de 1 año +12
@thespecial Si me hablan, claro que le hablo... pero solo lo justo y necesario. :/
@ioguapin Hace más de 1 año +2
Excelente post, esto sí vale la pena ser leído
@JGH22 Hace más de 1 año +1
Muy bueno! Reco
@CuloPutoAsco2 Hace más de 1 año +33
Sos tímido? a lo mejor te puedo ayudar

miedo a ser comparados con los demás y considerados inferiores.

Es verdad siempre estan los hdp que se creen con derecho a comparar, malditos hijos de put*!!!


autoayuda

=

personal



JACKPOT +9
@ElBeto_Alonso Hace más de 1 año +7
70 millones de usuarios¡? deja de flashar herni
@Grafico_al_100 Hace más de 1 año
buen aporte
@CONFLICTO2 Hace más de 1 año +1
Te caben mis 10
@javier11898 Hace más de 1 año +1
Excelente Post amigo!! +10


yo
@K1llr Hace más de 1 año +5
Excelente! hace tiempo que no daba +10 y con respecto a la timidez todos esos casos que leí me pasaron y me siguen pasando aún no logro perder esa verguenza, el miedo al fracaso, el no ser valorado.
Una anécdota del colegio que tengo que refleja mi extrema timidez fue cuando queria declararme a una chica en mi colegio para que seamos enamorados (o novios como se dice en Argentina) pero para eso ya sabia que los 2 nos gustabamos al 100% pero el detalle es que tenia que declararme y pedirle que sea mi enamorada y me costó un MUNDO decirle "¿Quieres ser mi enamorada?" jaja a pesar de que ya sabia que yo le gustaba me costó un PLANETA pronunciarlo xD! Saludos! no entiendo por que este tipo de post no son valorados en Taringa!
@Locko1997 Hace más de 1 año +38
Herni!
timidez
@lukas_ema Hace más de 1 año +1
Me cagaste el comment!
@bnsr Hace más de 1 año +1
lo tendre encuenta y reco
@totouy Hace más de 1 año +2
Muy bueno
Recomiendo
@BrianKupper Hace más de 1 año -7
Me da verguenza comentar tu post
reco y +10
@negrogreen Hace más de 1 año +4
soy timido y pajero, no perdón pero no leo esto ni en pedo
@GerardoADeprati Hace más de 1 año
@Kenshin2173 Hace más de 1 año +2
Excelente post, buena lectura.... La necesitaba en estos momentos...+10 y gracias
@livingdeath Hace más de 1 año +2
Muy bueno +10 y reco
@EightOfJune Hace más de 1 año +2
Lo voi a tener en cuenta :/, igual buen post
@SeBaStIaN489 Hace más de 1 año +46
comportamiento
@perrumo Hace más de 1 año
jjajajjajajaj
@By_dafne Hace más de 1 año +2
Excelente aporte amigo post recomendado y demás

Saludos
@herni_no_gay Hace más de 1 año +19
El problema mio es el de iniciar una conversación, o seguirla, me trabo y no se que mas decir quedo en ridículo
@rootsoftradegy23 Hace más de 1 año +11
Igual yo
@ezee198 Hace más de 1 año +5
@rootsoftradegy23 yo tambien :_
@iivanpulfer Hace más de 1 año +3
+10 capo, despues lo leo
@Harry_T2 Hace más de 1 año +5
Gracias, siempre que intento hablar con la chica que me gusta no me salen las palabras y quedo como un idiota
@un_gatito_tierno Hace más de 1 año +1
reco y faps superacion
@Javim86_TWD Hace más de 1 año +7
Yo soy timido, la infancia me hizo asi, fue fea y dura...mi familia tampoco ayudaba para ser diferente y tener mas caracter, ya tengo 26 años y la timides por suerte esta desapareciendo de a poco. Excelente post.
@claudio8803 Hace más de 1 año +6
yo soy tímido por un trauma que sufrí de chico, no lo solucione todavía, tengo que ir al psicólogo.
@sadblackbird Hace más de 1 año +21
uhh que feo sentirse tan identificada con todo esto jaja soy muy tímida, he calculado que me lleva aproximadamente 1 año de contacto con nuevas personas poder sentirme cómoda y un poco más desinhibida con ellas, encima cuando tengo algún interés en una persona mi "estrategia" es darle menos bola que a cualquiera así no se nota que me interesa (... no funciona para nada, claramente). Voy a terminar como la vieja de los gatos, por suerte me parecen animales simpáticos.
@rootsoftradegy23 Hace más de 1 año +1
Esto es para mi
Buen post!!!
@juanmarg Hace más de 1 año +12
Yo también soy tímido, y para mi caso lo peor , es cuando tengo un grupo que se concentra en mi ya sea en la facultad, una exposición, o cuando me quedo solo con una persona que no tengo mucho trato no se de que hablar, o que comentar y encima cuando lo hago a veces es como que no les interesa el tema y ni me contestan o me miran con cara de culo. También me pasa con las minas, las aburro bastante parece. Y voy al Psicólogo hace como 1 año.
@shadow150000 Hace más de 1 año
men si todavia vas al psicologo y tu problema sigue igual, estas tirando plata al pedo
@juanmarg Hace más de 1 año +3
@shadow150000 Llendo al psicólogo solucione varios temas, pero todavía me falta creo.
@aldairska Hace más de 1 año +6
Yo tambien soy timido, creo q antes era re-timido, pero con el pasar de los días hago todo lo posible por no serlo, antes a mi casa venía gente desconocida y yo me escondia y salia hasta q se fueran, ahora los saludo y converso una q otra cosa. Espero superar esto en su totalidad algún dia, voy a leer en su totalidad el post si me puede ayudar. Saludos!
@Masck01 Hace más de 1 año +4
Soy timido cuando quiero. No se dejen engañar son todas putas!
@xXxFontexXx Hace más de 1 año +23
Timidez, donde ?
actitudes

fragil
@ezee198 Hace más de 1 año +1
jajajajaaj es verdad me tomo un par de cervezas y se me va todaaaa la timidez...
@eldanny92 Hace más de 1 año -6
yo si lo soy pero la escondo muy bien sobre todo inspirando una atmósfera de superioridad y frialdad a mi alrededor lo que me trae problemas al hacer amigos tanto así que casi todo el mundo me tiene mala pero creo que eso solo pasa con los hombre no me cuesta nada encontrar novia (creo que les gustan los malo :S) pero en realidad no soy asi no soy egocéntrico ni engreído.
@wi3122 Hace más de 1 año +5
Mirá vos qué linda historia.
@eldanny92 Hace más de 1 año +12
@wi3122
Sos tímido? a lo mejor te puedo ayudar?
@-Paul Hace más de 1 año +1
Se ve interesante el post, +10 y favoritos.
@94molotov_QEPD Hace más de 1 año +15
El problema no es que soy timido, el problema es ser feo.
@Hideuus Hace más de 1 año +4
@94molotov_QEPD compadre es que vos estas usando la palabra "feo", para hablar del rostro.
¿Como se puede mostrar belleza?
La forma de vestir, el humor, la sonrisa, tu lenguaje corporal, la forma en que bailas, como la miras, te pareces a su ex, etc.
¿Sabes que pasa? La mayoria de personas se meten excusas, como esas "soy feo", para no enfrentar ese temor. Y aparte como si el boliche fuera el único lugar para chamuyar. Yo tengo amigos petisos, gordos negros y feos que levantan mas que los rub
@Hideuus Hace más de 1 año +3
y claro, gracias a rebotar tanto te haces muy fuerte al "miedo al rechazo", después con la práctica es pan comido el boliche.
@IssacClarke23 Hace más de 1 año
Salud es belleza. Yo estoy hecho mierda asi que no intento.
@viva_el_carpo Hace más de 1 año +3
lo mejor es curarse de espanto como dicen
@DoritosCheeetos Hace más de 1 año +1
+10 autoayuda
@happy_perez Hace más de 1 año +2
Hacia falta escribir tanto ?
Buen post ahora no tengo puntos mañana dejo
@Pompeto Hace más de 1 año +1
Gracias, buena info
@TanqueXIII Hace más de 1 año +1
muy bueno
+10
@yo444 Hace más de 1 año +5
No creo que la estigmatización del timido sea correcta, no es una enfermedad... Yo antes si tenia miedo de relacionarme...Hoy en dia perdi ese miedo pero sigo siendo perfil bajo... Como hay gente que le gusta hablar con todo el mundo y relacionarse hay gente que no lo necesita tanto... A mi me sirve de vez en cuando juntarme con gente amigos, etc, pero me astían las relaciones en demasia... Es como muchos dicen: el no querer hablar por hablar o no tener nada importante que decir no significa que uno este enfermo... Schopenhauer decia que las personas que necesitan de otras personas son gente que les resulta mas facil aguantar a otros que a si mismos...

Yo disfruto mucho de la soledad y tambien de juntarme con amigos y gente copada... No asi hablar por hablar con gente desconocida para hacer tiempo como hacen unos cuantos...
@Randiance Hace más de 1 año +1
Ese soy yo....
personal
@nehoo Hace más de 1 año +1
+ 10
@cuermickyvo Hace más de 1 año +1
Muy bueno
@_D10S_argentina_ Hace más de 1 año +5
Ojo, la timidez no es lo mismo que la introversion. Yo soy introvertido, disfruto mas estar conmigo mismo que con muchas personas, pero mas que nada por la libertad que me da ese estado, odio estar atado a lo que los demas quieren. Y por otra parte uno se conoce mejor y sabe lo que le gusta, sus capacidades, cosa que si estas pendiente de los demas no podes, sos lo que tu circulo crea de vos, te ves limitado, hasta incluso adoptas hobbies y demas cosas meramente sociales que en realidad no disfrutas.

Yo tengo dos facetas, estoy en la transicion digamos, y noto gran progreso en mi. Un consejito personal, que a mi me esta ayudando. O lo enfrentan directamente cosa que yo no puedo, o van eliminando las inseguridades que les provoca la socializacion, si en tu circulo no queres tomar riesgos, andate a ese bar o a cualquiera que te cruzes, sacale conversacion si te da cosa, intenta con miradas hasta que la persona que observas la baje primero y asi ganar confianza. Con esa gente que probablemente no veas nunca mas en tu vida, proba, mejora tus habilidades, mira sus reacciones. Algo que hago, es que cuando no estoy de humor suelo tomar un poco de alcohol, no mucho, lo suficiente como para liberarme pero seguir conciente de todo, no hacerlo con mucha frecuencia, (se entiende, si no tomas mucho con una botella maximo estas) esto te va a liberar de presiones y presta atencion conductas. A mi me funciono de alguna manera.

Se positivo tambien. No te dejes bajonear por boludeces, y si una idea te da vuelta, no la perpetues en el tiempo, seguro que mañana te levantas o te dormis una siesta y te olvidaste, o ya te chupa un huevo.
@zurdotaker Hace más de 1 año
es como ser ermitaño, yo también suelo ser así, aunque muy casualmente bebo alcohol, todas las tardes las respeto para irme a practicar deporte "Béisbol" que es lo que a mi me gusta, y así me libero de las presiones, seguro que me cruzo con más colegas allí en el estadio pero mi amistad es al momento, si me ocupan o algo claro que soy accesible, no soy el tipo molesto o depresivo, tal vez ni te incumba pero quería dejar clara la diferencia de ser tímido. =) salu2
@Majestic_ Hace más de 1 año +8
1) una marcada tendencia a evitar a los demás y a rehuir los contactos sociales;

- Me molesta las reunioes y no soporte a la gente que se reúne para hacerse ver.

2) una tendencia a evitar cualquier iniciativa en el terreno social;

-Depende para que sea si le puedo rajar al tumulto le rajo.

3) en las reuniones, la inclinación al silencio;

-Si hablan pavadas soy mudo.

4) la tendencia a evitar mirar a los ojos a los demás;

-Cuando Hablo siempre miro a los ojos pero bajo la vista para no intimidar cunado el otro empieza a pestañar, y me causa mucha gracia jaja.

5) la costumbre de hablar en voz baja o suave.

-La mayoría de las veces grito :S, no se porque jeje.
@MaskOfDeath Hace más de 1 año +1
soy muy parecido a vos en ese sentido 1) 2) y 3) no me gustan para nada las reuiniones sociales o fiestas, hoy mis amigos se fueron auna fiesta y yo preferí quedarme con mi novia :3 despues se van a enojar pero...