Desagio: Sobre el Bolívar Fuerte y el Peso Federal

Tal como sucedió en Venezuela, donde en 2007 el Banco Central y el Poder ejecutivo dictaron la reconversión monetaria quitando tres ceros a la denominaciónd e cada billete, algunas versiones (sostenidas por el ex vicepresidente Julio Cobos) aseguran que una práctica similar podría estar siendo analizada por el cristinismo.

Desagio: Sobre el Bolívar Fuerte y el Peso Federal

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) - El 6 de marzo de 2007 el Banco Central de Venezuela y el Poder Ejecutivo de la República aprobaron una reconversión monetaria que entró en vigencia el 1 de enero de 2008 con la publicación en la gaceta oficial N° 38.638 por iniciativa del presidente Hugo Chávez tras alcanzar altos niveles de devaluación que marcó el tipo de cambio hasta Bs. 2.150,00 por dólar estadounidense.

Desde entonces, como parte de los procesos de reconversión, se cambia la denominación, diseño y valuación del circulante. Durante este período, fue permitido el curso legal de las denominaciones existente antes de la reconversión y las nuevas especies, comprendiendo que las anteriores monedas y billetes, así como cualquier otro título, efecto de comercio, imposiciones fiscales y acciones mercantiles (tales como cheques, bonos, salarios, impuestos, acciones, entre otros) debían expresarse y transarse dividiendo su valor nominal entre mil, que fue el factor de reconversión. El bolívar (Bs.) se identifica con el código ISO VEB. El Bolívar Fuerte (Bs.F.) fue identificado con el nuevo código ISO VEF.

Dada la circulación simultánea de especies con valores reconvertidos y no reconvertidos, el Banco Central de Venezuela asignó el nombre de Bolívar Fuerte a las nuevas unidades, resultando que la moneda fuese llamada por dos nombres a la vez: "bolívar" (a secas) para los valores no reconvertidos; y "bolívar fuerte", con código Bs.F, equivalente a Bs. 1.000,00 no reconvertidos.4 En tal plazo, se retira de circulación (desmonetiza) las monedas y billetes no reconvertidos; y se fijó plazo para el cambio a unidades reconvertidas, de otros títulos y efectos. A partir de enero de 2012, todos los valores se expresan y transan reconvertidos y todo el circulante (monedas y billetes) y cualquier valor en moneda local es tratado en Bolívares Fuertes (Aunque no siempre se use el adjetivo "Fuerte".

"En este sentido, la ciudadanía debe tener presente que el 31 de diciembre de este año [2011] saldrán de circulación los billetes de Bs. 50.000, Bs. 20.000, Bs. 10.000, Bs. 5.000 y Bs. 1.000, así como las monedas metálicas de Bs. 1.000, Bs. 500 y Bs. 100, Bs. 50, Bs. 20 y Bs. 10.", remarcó el BCV el 31 de mayo de 2011.

Entre 2008 y 2011, circulaban en Venezuela simultáneamente tanto el Bolívar (VEB), como el Bolívar Fuerte (VEF), siendo necesario reconvertir en la práctica para las transacciones mercantiles comunes, de la siguiente manera:.5 Este suceso se detuvo el 1 de enero de 2012, con el Comunicado del Banco Central de Venezuela.

Por decreto del Banco Central de Venezuela (BCV), a partir del 1 de enero de 2012 perdieron su valor monetario (pasaron a ser "Fuera de Circulación" los últimos ejemplares circulantes de monedas de cincuenta, cien, quinientos y mil Bolívares (50 Bs, 100 Bs, 500 Bs, 1000 Bs respectivamente), tal como lo informa en un Comunicado del Cese de Circulación del Viejo Cono Monetario

La iniciativa bolivariana se realizó paulatinamente y erminó de concretarse en busca de contener una inflación galopante en Venezuela. En los últimos días se conoció una versión de que algo similar podría suceder en la argentina, con el surgimiento de una nueva moneda, el Peso Federal.

Las versiones que inicialmente fueron mencionadas por el ex vicepresidente Julio Cobos, se han publicado en algunos medios en Internet, e incluyen un plan de 7 puntos que podrían llevarse a cabo en cualquier momento:

1. Nacería el “peso federal” o "Federal" a secas, en lugar del actual peso.

2. La devaluación de la moneda oficial alcanzaría al 100%, ubicando la cotización del dólar a nuevas 10 unidades monetarias. Esto permitiría 'limpiar' la emisión indiscriminada de pesos, sobresellar los actuales y emitir billetes con nuevas denominaciones y 'nuevas caras'.

3. Se generaría un colchón suficiente entre las reservas sobre la base monetaria para absorber a quienes decidan desprenderse de la divisa reserva de valor –dólar- y lograr en menos de sesenta (60) días un cambio flotante de 8 pesos.

4. Se establecería un mercado cambiario de 'flotación sucia' –manejado por el Banco Central- y se liberaría el acceso a las monedas extranjeras.

5. Se cerrarían las paritarias salariales a un 25% de aumento de sueldos para trabajadores y jubilados por única vez.

6. Se establecerían precios sugeridos, en acuerdo con las grandes cadenas supermercadistas, -incluídas las de los supermercados chinos- para evitar que la espiral inflacionaria sólo pueda ser alcanzada con el acaparamiento de mercaderías no perecederas y el desabastecimiento sea la luz que se acerca para aplastarlos al final del túnel.

7. Se fijaría un 'desagio' similar al Plan Austral del 14 de junio de 1985, creado entonces por el ministro Juan Vital Sourrouille para los créditos bancarios, sean ellos personales, hipotecarios o prendarios y así fijar tasas de referencia.