El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

El monstruo del Lago Ness ¿Verdad o Ficción?

El monstruo del Lago Ness ¿Verdad o Ficción?

El Monstruo del Lago Ness

mitos

El lago Ness, conocido en Escocia como Loch Ness y cerca de la ciudad de Inverness, es una gran falla geológica de aproximadamente 40 kilómetros de longitud por unos 2 kilómetros de anchura, en su parte más ancha 2.8, y muy profundo, en varios sitios alcanza los doscientos veinticinco metros de profundidad. Relleno con el agua dulce que le suministra el río Ness que desemboca no lejos de uno de sus extremos y con profundos canales subterráneos que lo comunican con el mar.

Se estima que tanto la falla como el lago se formaron hace 300 millones de años, pero hace 12.000 el suelo de la región se elevó y el lago también unos metros más sobre el nivel del mar. El lago no posee orillas, pues se encuentra encajado dentro de un corte profundo del terreno cuyas paredes descienden a las profundidades casi verticalmente, con un grado de inclinación agudo. Sus aguas son muy oscuras, porque llevan gran cantidad de turba; a muy pocos metros bajo la superficie la visibilidad es nula. Las montañas le bordean con acantilados que proyectan una imponente sombra sobre las aguas.

leyendas urbanas

Es en el relato de la Vida de San Columba donde se hace la primera referencia al monstruo del Lago Ness, conocido popularmente como Nessie; en el año 565 San Columba había salvado a alguien que estaba siendo atacado por un monstruo en el río Ness. Igualmente, algunas personas han asociado como primeras referencias, a antiguas leyendas locales sobre unos míticos caballos acuáticos llamados kelpies; que se dicen habitarían en las profundidades de este lago.

Muchos han sido los testimonios posteriores de personas relatando su visión del monstruo pero la primera descripción moderna data de 1868. Un artículo publicado en el Inverness Courier, es el primero en referirse sobre rumores acerca de la existencia de un "pez enorme u otra criatura" en la profundidad de las aguas. En 1930, el periódico Northern Chronicle publicó una noticia titulada "Una extraña experiencia en el lago Ness" en la que se detallaba la historia de dos pescadores que se refirieron a un animal que produjo un gran remolino cerca de Tore Point.

El artículo definitivo sobre la teoría del monstruo del lago Ness, fue el avistamiento que habría tenido lugar el 2 de mayo de 1933; otra vez el periódico Inverness Courier publicó la noticia de una pareja local que dijo haber visto "un enorme animal rodando y hundiéndose en la superficie". El informe del "monstruo", título elegido por el editor del Courier, se convirtió en una sensación entre los medios. Las editoriales de Londres comenzaron a enviar reporteros a Escocia, e incluso un Circo ofrecía una recompensa de 20.000 libras esterlinas por la captura del monstruo.

A.H. Palmer atestiguó que vio a Nessie el 11 de agosto de 1933 a las siete de la mañana, describiendo a la criatura con su cabeza al ras del agua. Su boca, de una anchura de entre 30 a 45 centímetros, y que se abría y se cerraba; la abertura máxima de su boca de unos 15 centímetros. Hasta este momento los periódicos hablaban simplemente de un pez misterioso o extraña criatura, no se referían a la criatura como un ser prehistórico.

Escocia

Pero es el 19 de abril de 1934 cuando el cirujano R.K. Wilson publicó la fotografía más conocida del monstruo, presuntamente tomada por Marmaduke Wetherell. Una enorme criatura de cuello largo se deslizaba por el agua del lago, lo cual colocó definitivamente en la cultura popular, la leyenda del Monstruo del lago Ness de Escocia.

A principio de los años setenta, la expedición de la Academia de Ciencias Aplicadas de Boston, dirigida por el doctor Robert H. Rines obtuvo algunas fotografías subacuáticas. Fue la noche del 8 de agosto, la superficie del lago estaba lisa y tranquila y los miembros del equipo investigador esperaban en embarcaciones ancladas en la bahía de Urquhart, hacia la una de la madrugada el equipo empezó a ver en la pantalla del sonar las pesadas y oscuras señales de un gran objeto en movimiento, la cámara estroboscópica fotografió las manchas captadas por las ondas del sonar, debido a lo turbio del agua, las fotografías no fueron muy nítidas, pero al ser procesadas en un ordenador se pudieron definir varias imágenes. Dos de las tomas mostraban una aleta, una tercera foto mostraba dos objetos que parecían ser grandes animales. Los resultados de los análisis de los hallazgos señalaban una aleta que media entre 1.20 a 1.80 metros de largo y dos cuerpos separados por 3.5 metros, esto fue por fin una evidencia palpable de la existencia de uno o algunos seres acuáticos que habitan el legendario lago.

Una de las fotos de la aleta sirvió como base a Sir Peter Scott, uno de los naturalistas más conocidos de Gran Bretaña, para anunciar en 1975 que el nombre científico del monstruo sería en adelante Nessiteras rhombopteryx, del griego "Monstruo de Ness con aleta de forma diamantada".

Pero los indicios de la presencia de esta extraña criatura no se limitan sólo a sus difusas imágenes gráficas; también ha sido posible escuchar gruñidos o gemidos. El diario Dundee Courier publicó el 19 de julio de 1995 que varios de los tripulantes de un mini submarino que operaba en el lago habían podido escuchar unos sonidos inexplicables. Según uno de los pilotos del navío, Bill Bolton, él y otros cuatro tripulantes se encontraban a unos 135 metros de profundidad cuando escucharon esos ruidos. «Sólo oímos un par de gruñidos y nada más», dijo Bolton, pero añadió que «unas semanas atrás escuchamos en esta misma zona unos sonidos extraños a los que no dimos más importancia en el momento». Otro piloto de este mini submarino, Allen Whitfield, aseguró que él había buceado por todo el mundo y había escuchado en diversas ocasiones el sonido que producen los delfines y las ballenas, pero lo que oyó no era nada comparable. «He escuchado frecuentemente a los mamíferos marinos, pero esos gruñidos eran algo raro, diferente», aseguró. Estos extraños sonidos se oyeron cerca del pueblo de Abriachan, en la orilla oeste, y fueron recogidos por una serie de micrófonos que tenía el submarino a lo largo de toda su estructura, y enviados a la base que se hallaban en la orilla del lago.



Todas estas descripciones sobre el aspecto del monstruo, indican que existiría una criatura que se asemejaría a los extintos plesiosauros, una criatura acuática prehistórica. Los fósiles encontrados en otros lugares del mundo indican que este animal prehistórico debió ser un animal físicamente enorme, con un cuello alargado, una cabeza pequeña y dos pares de aletas de propulsión bajo el agua. La debatida hipótesis de la conexión de plesiosauro con el monstruo del Lago Ness, hizo que se convirtiera en un asunto popular en el inicio del campo de la criptozoología. De tratarse de Plesiosauros tendría que haber más de uno para poder reproducirse a lo largo de los siglos.

Pero…. algunos miembros de la Comunidad Científica atribuyen a los avistamientos de Nessie a la identificación errónea de focas o leones marinos, peces, troncos, o grupos de animales formando filas, o al producto de un espejismo o distorsiones de luz, a efectos en el agua como olas u ondulaciones provocadas por embarcaciones. Una teoría reciente que postula que el monstruo es realmente nada más que el efecto de burbujas causadas por actividad volcánica en el fondo del lago.

El monstruo del lago Ness

Adrian Shine, responsable del Proyecto Loch Ness, opina que se trataría nada más que de grandes esturiones, unos peces que pueden alcanzar los tres metros de longitud y pesar más de 200 kilos. Sin embargo, los esturiones no pueden explicar el largo cuello característico que sobresale de la superficie del lago, según la mayoría de los testigos y de las fotografías obtenidas.

Otros investigadores consideran que habría que pensar en otro tipo de animales, desconocidos en la actualidad, para explicar las apariciones de este ser. En este punto las hipótesis se disparan, pues mientras que zoólogos tan conocidos en el estudio de los animales misteriosos como el doctor Bernard Heuvelmans apoya que el origen más probable habría que buscarlo en la existencia de un enorme Pinnípedo de largo cuello, un pariente gigante de las focas que este científico ha bautizado como Megalotaria Longicollis, otros creen más probable que se trate de un antepasado de las ballenas, de aspecto serpientiforme, llamado Zeugledón, o de una anguila gigante.

Lo que si es cierto es que, sin importar si cualquier criatura extraña vive realmente en el lago o no, el monstruo del Lago Ness es importante para la economía local. Docenas de hoteles, operadores de tours en bote, y comerciantes de baratijas, deben la parte de su sustento a Nessie así como, formar parte de la Leyenda de Escocia.

El monstruo del Lago Ness ¿Verdad o Ficción?

mitos

Como muchos, tengo cierta fascinación por todo aquello que aún se mantiene fuera del dominio humano: el legendario monstruo del Lago Ness, las bases marcianas en el Pacífico o la manera de pensar de las mujeres, entre otros.

De uno de esos misterios mencionados hay - al parecer- nuevas pruebas en video(*), aunque claro, puede ser un fake, es decir, un montaje. Lo que se puede hacer con la tecnología de video y la edición puede engañar a cualquiera, pero ¿qué sería del mundo sin tener la ilusión de que aún hay cosas que el ser humano todavía no ha malogrado con su impronta materialista y descreída? Por eso, mi amigo lector, deje hoy campo a la duda y al ¿será o no será? antes de pensar que es sencillamente un fraude.

Prenda su música de fondo de los “Expedientes Secretos X”, o de "La dimensión desconocida" y crea firmemente que el próximo diente que se le caerá será generosamente recompensado por el "Ratón de los dientes".



leyendas urbanas

Comentarios Destacados

6 comentarios - El monstruo del Lago Ness ¿Verdad o Ficción?

@lokogara +5
Yo lo vi con mis propios ojos

El monstruo del lago Ness
@First_Big_Bang -1
A mi me daría pavor sumergirme en ese lago con un submarino...