Un poema para levantar el ánimo


"De repente te perdí.
De un instante a otro no estabas más.
Te tenía y ya no te tengo.
Me tenías y dejaste de querer tenerme.
Me faltaba una parte de mí.
Dolía el pecho…las lágrimas brotaban incontenibles.

Todo se caía.
Todo se derrumbaba.
No aguanté el encierro y salí.
Y los autos seguían pasando…
La gente iba y venía como siempre…
El sol estaba allá arriba, igual que ayer y que mañana…

El río estaba quieto, como cuando lo miramos juntos.
Una alfombra de césped me invitó a recostarme
Comenzaron a salir las primeras estrellas…
Y detrás de ellas todas las demás.
Brillaban como nunca… o como siempre
Tanto como antes de conocerte
Igual que brillaran dentro de un tiempo

Nada se caía…
Nada se derrumbaba…
Todo seguía en perfecto equilibrio.
Los autos, la gente, el sol, la luna, las estrellas.
Solo que yo no tenía…lo que en realidad nunca tuve.

Todo sigue
Como siempre
Y yo soy parte de ese todo
Con mi sol, mi luna y mis estrellas
Mi sueños intactos
Mi corazón abierto
Con una herida imaginaria que solo sangra si quiero.
Y ya no quiero.

Me regalo una sonrisa….la merezco
Me levanto, me sacudo el polvo y sigo andando
La sonrisa se hace risa
El paso se hace carrera
Lo más lindo de la vida está adelante… y allí voy
Y que se vaya todo a la concha bien de su madre".


Texto

poesia