El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

No hubo tecnología avanzada en el pasado

Sin infravalorar la increíble capacidad de nuestros ancestros hice un post que desmiente algunos datos erróneos del último top creado por alguien que mira demasiado history channel e investiga poco:

comencemos...

En el post se habla del increíble encastre de las piedras incas, no tienen nada de mágico ni de cortes láser, simplemente se usan herramientas simples y buenos artesanos con mucho tiempo libre.....

Trabajo de precisión:

No hubo tecnología avanzada en el pasado

El historiador Garcilaso de la Vega el Inca, nacido en Perú e


hijo de un español y una princesa inca, escribió en 1609 que los incas daban forma a los bloques de construcción golpeándolos con unas piedras negras”, sin cortarlos.

Esta aseveración fue corroborada por el arquitecto estadounidense Jean-Pierre Protzen, que comenzó a estudiar la mampostería inca en 1982. Mientras trabajaba en una antigua cantera situada cerca de Cuzco, logró labrar ciertas piedras abandonadas allí con unos rudimentarios martillos de piedra; algunas de esas piedras eran de cuarcita y no provenían de la cantera sino de las riberas de un río cercano.

Descubrió que los incas usaban tres tipos de martillos para labrar y ajustar las piedras: primero las desbastaban con los grandes, que pesaban 8 o 9 Kg.; luego alisaban las caras con los de tamaño mediano, de 2 a 5 Kg. de peso, y con los pequeños, que pesaban 1 Kg. escuadraban los bordes.

Protzen tardó casi 90 minutos en labrar tres caras y cinco bordes
de un bloque de 25 x 25 x 30 cm.

El martillo mediano se usaba con ambas manos en un ángulo de 15 a 20 grados para sacar lajas chicas; al girar los puños justo antes del impacto, el ángulo se duplicaba y producía un mejor corte. Como el martillo rebotaba de 15 a 25 cm. después de cada golpe, la labor no exigía mucho esfuerzo.

Como el martillo más liviano no podía rebotar, tenía que ser sostenido firmemente y golpeado con fuerza para escuadrar cada borde del bloque antes de alisar la cara adyacente con el martillo grande; de esta manera se evitaban las resquebrajaduras.

El apretado ajuste de las juntas se lo graba mediante un paciente trabajo de embone gradual. Casi todas las piedras tenían labrada una superficie convexa en una cara, así que una vez que se tendía una hilera de bloques, a la cara superior de cada piedra se le daba forma cóncava para que embonara con la piedra de la hilera siguiente.

El bloque superior se colocaba en su lugar varias veces hasta que ajustaba a la perfección. El polvo acumulado en la piedra inferior tal vez servía de guía de corte: la marca dejada en él por la superficie de la piedra superior mostraba en dónde se requería un corte más hondo. Los lados de cada bloque se labraban de la misma manera, mediante comparación y corte aproximativos.


Lo que las piedras no revelan: No se sabe cómo los incas lograron trasladar los grandes bloques de piedra hasta los sitios de construcción, a menudo situados a muchos Kilómetros de distancia. En algunos bloques hay señales de haber sido arrastrados, pero se habría necesitado un número muy grande de personas para subirlos de ese modo por las estrechas rampas de acceso que aún se conservan en varios lugares.



Embone perfecto Aunque muy pocos de los bloques de piedra usados por los incas eran de forma o tamaño uniforme, cada uno se ajustaba a la perfección a la piedra adyacente. Los rebordes quizá servían para izar las piedras durante la obra; eran de dos formas, una para atar cuerdas y la otra para apoyar una palanca.

Jean-Pierre Protzen calculó que se necesitarían 2.400 hombres para arrastrar el bloque más grande de las ruinas de Ollantaitambo por una de dichas rampas de acceso: el bloque pesa unas 138 toneladas.

En una fosa de la antigua cantera del Rumicolca situada al suroeste de Cuzco hay algunas piedras labradas, pero no hay pruebas de que materiales de dicha cantera fueran arrastrados hasta sitios de construcción. Si se usaron troncos y trineos de madera, quedan pocas huellas de ellos. Tal vez se dejó que los bloques se deslizaran por las laderas por su propio peso.
dó a los conquistadores españoles cuando se apoderaron del Imperio inca.



Siguiendo con el post se habla de el castillo de coral su misterioso constructor y como levanto semejantes piedras sin usar maquinaria pesada....
Es mas simple de lo que parece i si no hay magia ni magnetismo ni metafísica lamentablemente


El misterioso Castillo de Coral


aliens

En Homestead, Florida, podemos encontrar una extraña construcción hecha de rocas, conocida popularmente como el Castillo de Coral, pero cuyo verdadero nombre es Rock Gate Park. Construido a partir de un total de 1.100 toneladas de piedra de coral, el parque está lleno de figuras relacionadas con la astronomía como una media luna, estrellas, planetas, un reloj de sol y un puesto de observación llamado “el Telescopio”. Todo el parque está rodeado por un muro de 3 metros, construido de bloques de coral de 15 toneladas cada uno. El mayor bloque de piedra del parque pesa 30 toneladas, y hay dos monolitos de 8 metros de altura. Pero lo más impactante de del Rock Gate Park, es que fue construido por solo un hombre. Durante un período de 28 años, desde 1923 hasta su muerte en 1951, un hombre menudo de origen letón y de algo más de metro y medio de altura llamado Edward Leedskalnin, cortó, movió y colocó cada bloque de coral. Esta es la razón por la que esta construcción ha pasado a engrosar una lista de monumentos, junto con las pirámides, Baalbek, Puma Punku, Stonehenge y otras muchas, que para algunos no pueden ser explicados desde un punto de vista racional.

La historia de este hombre es curiosa, aunque no se sabe cuánto hay de realidad y cuánto de ficción en ella. Nació en Riga, Letonia, en 1887. Su abuelo le enseño el oficio de albañil. Cuando Edward tenía 26 cuando conoció al único y gran amor de su vida, la joven Agnes Scuffs, que tenía diez años menos que él. Se enamoraron y dispusieron la boda, pero justo el día antes, Agnes cambió de opinión y abandonó a Edward, que quedó tremendamente desolado. El joven Edward, quizás pensando que la lejanía mitigaría su dolor emigró a Estados Unidos y acabó por asentarse en Miami. Lejos de olvidar a su “dulce dieciséis”, como él solía llamar a Agnes, dedicó el resto de su vida a construir un castillo en su honor y en su recuerdo, con la esperanza de que su joven amor volviese algún día junto a él.

Su castillo lo empezó a construir en Florida City utilizando herramientas rudimentarias sacadas de desguaces y vertederos. La piedra coralina o calcárea la sacaba de la misma propiedad.

Pero además de su afición por mover piedras pesadas, Edward era aficionado a la electricidad y el magnetismo. Construyó un generador eléctrico de manivela y escribió una serie de folletos cortos, que vendió a varios periódicos locales, sobre el magnetismo y la naturaleza magnética de la vida.

generador

Sus folletos sobre el magnetismo son muy básicos e infantiles, pero para los fanáticos de las máquinas de movimiento perpetuo y los generadores que crean energía de la nada Edward es un gran genio. Hay un tipo que incluso ha publicado un ebook llamado “El código del Castillo de Coral” (aviso: la página tiene sonido) en el que su autor afirma que los escritos de Edward desvelan todos los secretos de la energía, la vida y la verdadera naturaleza del átomo. Estos creyentes están convencidos de que Edward construyó el Castillo de Coral utilizando sus conocimientos en magnetismo y electricidad, tal vez haciendo levitar los bloques de piedra utilizando vórtices de energía magnética (sea lo que sea lo que eso signifique).

Muy poca gente ha visto a Edward realizar este trabajo de mover las piedras, y muchos piensan que deliberadamente se escondía y realizaba este trabajo por la noche para ocultar algún misterioso secreto. La primera pregunta que un escéptico debería de hacerse es si realmente hace falta recurrir a la magia para explicar estos misterios.

Quizá hayáis oído hablar de un trabajador de la construcción de Michigan ya jubilado llamado Wally Wallington. Se está construyendo una réplica de Stonehenge en el jardín de su casa, y para ello utiliza únicamente palancas. Su equipo se compone de palos y piedras. No utiliza ruedas, grúas, poleas ni maquinaria. Como él mismo dice, su herramienta favorita es la gravedad. Hay un vídeo de YouTube en el que Wally levantar una viga de hormigón de 9 toneladas para formar un dintel como los de Stonehenge, y en el que desplaza un bloque de una tonelada tan fácilmente como si estuviese empujando una pelota. Veámoslo, porque es espectacular.



Los seres humanos tendemos a proyectar nuestra propia ignorancia. Tendemos a pensar que si yo no puedo concebir una manera de hacer algo, es porque no se puede hacer.

No sabemos si Edward Leedskalnin utilizó las mismas técnicas que Wally Wallington, pero indudablemente hay que admitir que hay formas de hacerlo sin maquinaria. Cuando se le preguntaba por la manera en la que estaba construyendo el castillo, Edward respondía que “no es difícil si sabes cómo”, y según la web de Castillo de Coral, él era capaz de mover los pesados ​​bloques porque “entendía bien las leyes de la gravedad y las utilizaba para su cometido”. Parece que utilizaba una aproximación similar a Wally Wallington entonces.

Aunque poca gente vio cómo trabajaba, existen fotografías en las que se ve a Edward utilizando trípodes hechos con postes de telégrafos, cadenas y polipastos.


El Castillo de Coral fue trasladado por Edward desde la ubicación en la que lo empezó a construirlo en Florida City hasta su emplazamiento final en Homestead, en un terreno más grande que compró. Para ello Edward alquiló un remolque y un tractor con el que movía las piedras los pocos kilómetros que separaban ambos emplazamientos. El uso de tractores trípodes y poleas no encaja bien con la teoría de los vórtices de energía y de hecho no existe ninguna fotografía de Edward utilizando esta tecnología misteriosa.

Las fotografías de Edward levantando las piedras con un sistema de elevación tan aburridamente terrenal, se desacreditaron afirmando que si se utiliza un sistema de poleas así, la resistencia sería tal que haría imposible levantarlas. Pero una afirmación así es equivalente a decir que un coche en primera marcha no puede ser movido. En esencia, es justamente al revés. A esta técnica se le conoce como ventaja mecánica y es lo que según Plutarco le permitió a Arquímedes sacar del mar a la playa un buque de guerra cargado de hombres y cargamento con sólo un aparejo de poleas y su propia fuerza.

Hoy en día a los que más les interesa que el misterio del Castillo de Coral perdure es a sus actuales propietarios, que lo tienen montado como un centro de atracción turístico, que quedaría muy devaluado si se vendiese simplemente como una construcción artesanal de un inmigrante enamorado.




un vidéo para que vean como se pueden levantar piedras muy pesadas como las de stonehenge


link: http://www.youtube.com/watch?v=bsoYkGb7p28

increible no? o no tanto...

Para finalizar el increíble puma punku y sus datos muy erróneos, las piedras no eran ni por asomo tan pesadas y tan duras como dice el post........

Incas

Los ‘amigos del History Channel’ siguen teniendo su cancha en ese irracional canal de TV. El otro día tuve la santa paciencia de tragarme uno de sus programas (Ancient Aliens o Alienígenas) donde por todos los medios pretendían hacerme creer que ellos son muy listos por ‘descubrir’ que los aliens construyeron Puma Punku y el resto de arqueólogos son gilipollas. (Claro que, si por esa basura de serie fuera, todo lo que hay en el mundo lo han construido los extraterrestres).Puerta del Sol en Tiahuanaco

Puma Punku es un yacimiento arqueológico o una antigua ciudad situada en la altiplanicie de Bolivia. A 3.840 metros de altura existen una serie de formaciones pétreas hechas por la mano del hombre (no de los aliens). El asombro de los realizadores de la mencionada serie de History Channel reside en los mismos mitos de siempre: ¿Cómo es posible que los antiguos pudieran mover piedras tan pesadas? ¿Cómo es posible que esos antiguos pudieran cortar y pulir piedras tan ‘duras’?Puma Punku 3

Para llevarnos a sus tesis extraterrestres mienten y mienten, unas veces por ignorancia y otras porque necesitan mentir para mantener su ‘mercado’ de creyentes. Y digo que mienten porque 1º: ni las piedras eran tan pesadas y 2º: ni esas piedras son tan duras. Lo mejor para acabar con el mito extraterrestre de Puma Punku es leer el gran reportaje que Javier Delgado exhibe en mundo-paralax (altamente recomendado), del que extraigo este resumen del propio Delgado:

‘’’En conclusión, las piedras no están hechas de granito y diorita. Las piedras se trabajan fácilmente con las herramientas disponibles para la cultura andina, herramientas que sabemos incluyen cinceles de aleaciones metálicas de alta calidad.Puma Punku 1

Estas herramientas fueron más que suficientes para realizar las esquinas vistas en Puma Punku. Las superficies de las piedras fueron terminadas usando una técnica de pulido después de haber sido desbastadas usando martillos de piedra, evidenciados por las piedras sin terminar y por las áreas ocultas de las piedras terminadas.

Mover estas piedras no era tan difícil como Ancient Aliens pretende, sobre todo si tomamos en cuenta que están diciendo que las piedras pesan 600 toneladas más de lo que pesaban realmente. Las piedras tienen reveladoras marcas de arrastre y agujeros para colocar las cuerdas para levantarlas. Todo esto muestra que no fueron levitadas como Ancient Aliens desea que creamos.Puma Punku 2

Conocemos la cultura que construyó este monumento y que toda su iconografía y escultura eran consistentes con esa cultura. Los diversos métodos de datación que los científicos usan apuntan a la misma época. La idea de que Puma Punku era de los tiempos de la Atlántida está basada en una suposición evidentemente falsa porque usando equipo un moderno, se puede fácilmente demostrar su falsedad’’’.

Como final, les dejo uno de los más claros ejemplos de manipulación y mentira por parte de los responsables de la serie. Dicen en el programa:
“Entre lo más intrigantes está que las piedras usadas ahí no eran de piedra arenisca, sino granito o diorita. La única piedra que es más dura que la diorita es el diamante, así que la única manera de lograr darles forma es con el uso de herramientas con puntas de diamante”.Puma Punku 4
.
Esto resulta gracioso porque es totalmente falso. En Puma Punku no hay piedras de granito o diorita, sino piedra arenisca roja y andesita ígnea. También es gracioso por la forma en que lo dicen, ya que el material más duro que el diamante es su propia cara.




Gracias por pasar por el post lo hice muy apurado porque no tengo mucho tiempo libre si me dan puntos hago un post mas completo y detallado con mas cosas que investigué

Yo si a diferencia del top post dejo las fuentes de lo que busqué...y no es wikipedia



Agrego mas información sobre otros top post del mismo autor

seguimos con el misterio de baalbeck

esta ruina ubicada en el este del líbano es famos por sus inmensos pilares y sus teorías de alienígenas ancestrales ( otra ves jaja).

de nuevo mas cálculos erróneos y datos sin corroborar que le hacen creer a la gente cualquier cosa...


El problema es como movieron semejantes rocas....
la respuesta


es que no son tan pesadas y tenían buenos ingenieros:


Aquí son necesarias algunas precisiones. La primera: los bloques no son tan pesados como se cree “casi 2.000 toneladas” y “20 metros de lado”; esto último hace pensar de inmediato en un monstruoso cubo, pero en realidad se trata de “aproximadamente 20 metros de largo”, ya que cada megalito tiene forma de paralelogramo.


La densidad del granito, dependiendo de su tipo, varía entre 2,63 y 2,75 g/cm3. Respecto a las dimensiones de los bloques, no hay dos fuentes que den las mismas medidas; sin embargo, todas coinciden en que ninguno llega a los 20 metros de largo. Según parece, el mayor de los megalitos del Trilithon mide 19,80 por 4 por 3,6 metros. Esto daría un volumen de 285,12 m3. Asumiendo que la densidad de la piedra es de 2,75 g/cm3, el peso del bloque sería de 784,08 toneladas. Por debajo de las 800 toneladas y muy lejos de las 2.000 que Daeniken y Berlitz citan tan alegremente. Por supuesto, en este cálculo casero pueden haberse filtrado varios errores: las piedras pueden tener unas dimensiones reales un poco mayores (¡o menores!) que las mencionadas; la densidad del granito puede ser menor que 2,75 g/cm3 (intencionalmente he usado el valor mayor que he encontrado y no el menor); en la conversión de pies a metros siempre se pierden algunos decimales. De hecho, existen estimaciones aún más moderadas y probablemente más precisas, en torno a las 600 toneladas, y en todo caso, siempre por debajo de las 800.


magico


En cuanto a la piedra más pesada, la llamada “Piedra del Sur” (otras fuentes le dan el nombre de “Piedra de la Mujer Preñada”), esta sí pesa más de 1.000 toneladas. Mide nada menos que 21,31 metros de largo, por 4,08 por 4,72, para un volumen de algo más de 410 m3. Diversas estimaciones le atribuyen un peso entre 1.050 y 1.200 toneladas (mi cálculo casero da aproximadamente 1.127 toneladas). Aunque estamos aún muy lejos de las “2.000 toneladas”, de todas formas resulta impresionante. Salvo por un detalle, que siempre se menciona de pasada y sin darle mayor importancia: este fenomenal pedrusco no llegó a salir de la cantera, por lo que de ningún modo se puede hacer un misterio de su transporte, ya que simplemente no fue transportado a ninguna parte. ¿Por qué dejaron los ingenieros romanos este monstruo en la cantera? A este respecto, y a falta de documentos, sólo se pueden aventurar hipótesis: quizás cometieron un error de cálculo y se encontraron con que habían tallado un bloque demasiado grande y que luego les fue imposible mover, o quizás modificaron el proyecto de la obra, o… En cualquier caso, la misma pregunta habría que hacérsela a los que le atribuyen el bloque a la tecnología alienígena.

Sigamos con las precisiones. La cantera de donde se extrajeron los famosos bloques no se encuentra “valle abajo” respecto a la construcción; se encuentra entre 10 y 15 metros por encima de ella. La cantera está a 1.160 metros de altura y el templo a unos 1.145. Indudablemente siempre resultará más fácil transportar una gran masa cuesta abajo que cuesta arriba. Por otra parte, la cantera se encuentra a sólo 600 metros de la plataforma, aunque al tener que sortear una zanja, la distancia a recorrer se alarga hasta unos 1.100 metros.

Sin embargo, podría parecer que aunque algo minimizado, el misterio aún persiste. ¿Tenían los romanos la capacidad técnica para movilizar bloques de semejante peso, aunque fuera en una distancia relativamente corta?

Los ingenieros romanos fueron expertos en la movilización de bloques pétreos de gran tamaño, incluso en condiciones mucho más difíciles que las que pudieran haberse dado en Baalbek, donde la cantera se encontraba relativamente próxima. Durante la época imperial, muchos obeliscos egipcios fueron transportados desde sus emplazamientos de origen hasta la península itálica; al menos una docena de éstos fueron erigidos de nuevo en Roma misma. Entre éstos el que actualmente se encuentra en la plaza de San Juan de Letrán, erigido inicialmente por Tutmosis III en Karnak, hacia el siglo XV a.C. Su altura es de 32 metros, los lados de la base miden 2,70 y los de la cúspide 1,88.

Durante el reinado de Teodosio I (379-395), otro obelisco procedente de Karnak fue colocado en la “spina” del hipódromo de Constantinopla. Los detalles al respecto se conocen a través de la obra del historiador bizantino Marcelino Comes (siglo VI d.C.) y por las inscripciones en el plinto de mármol de seis metros de alto sobre el que fue erigido. Este obelisco mide 19,59 metros de altura. Los relieves de la cara norte del plinto muestran escenas de la erección del monumento, bajo la vigilancia atenta del Emperador. Estos relieves son un valioso registro de las técnicas de la época.

El obelisco tuvo que ser trasladado una distancia de alrededor de tres kilómetros en subida desde el nivel del mar hasta su emplazamiento final en el hipódromo, mientras que en Baalbek la distancia fue bastante menor y cuesta abajo. Para realizar el trabajo, los romanos no dependían de la pura fuerza bruta de un ejército de esclavos tirando al unísono a una orden del capataz, sino que empleaban máquinas diseñadas ex profeso. Una de las novedades tecnológicas introducidas por los ingenieros romanos fue el amplio uso del movimiento rotatorio; por ejemplo, el uso de grúas potenciadas por norias. Para el traslado de bloques de gran peso, utilizaban malacates, en los que el movimiento rotatorio se transformaba en tracción.

El transporte del obelisco de Teodosio se logró al parecer con doce malacates, manejado cada uno por veinticuatro hombres.

Los malacates eran colocados en postes enterrados en el suelo a los lados de la vía de transporte, en dos hileras paralelas, a ambos lados del bloque a desplazar; cada malacate se ubicaba a cinco metros del siguiente. Cada una de las parejas de malacates de cada lado tenían un ángulo diferente para halar el peso. Cuando el ángulo de dos de los malacates era impracticable, los malacates se desmontaban y se colocaban más adelante. Por supuesto, el transporte era lento (se ha estimado en unos 30 metros diarios), por la necesidad de desmontar y volver a montar las máquinas cada pocos metros para aprovechar mejor la fuerza. Sin embargo, en vista de que en Baalbek se movieron varios bloques, es posible que los malacates se hayan armado en forma de callejón sin llegar a desmontarlos, para utilizarlos con los bloques sucesivos. El traslado de cada bloque hubiera sido así algo más rápido.

Conclusión

Sin la menor duda, la construcción de Baalbek fue una verdadera hazaña. Pero una hazaña humana, no el producto de alguna privilegiada mente extraterrestre. Si bien no ha alcanzado aún, ni quizás alcance nunca, la fama de la Gran Pirámide, Baalbek sigue siendo una referencia ineludible a la hora de especular sobre viajeros procedentes del espacio exterior. En rigor, su misterio ni siquiera debiera haber nacido, pues ya en 1905 no era misterio. Y sin embargo, la misma historia sigue repitiéndose una y otra vez…







Dejo documental sobre la tecnología en roma, veanlo es muy bueno.


link: http://www.youtube.com/watch?v=7OPqNfXlQlw

5 comentarios - No hubo tecnología avanzada en el pasado

@larthvader +3
Me encanta este tire y afloje entre teorías del otro post.



Pero a pesar de todos los números y datos que das, siempre es más llamativo 2000 que 600, a la gente le llama más la atención... pero siguen siendo 600 toneladas.

Donde yo trabajo lo más pesado que levantamos son bobinas de chapa de 30T y te puedo asegurar que cuando escucho zumbar a los motores de las grúas (con motorreductores) me sigue asombrando.

No quiero imaginar algo con más peso (20 veces mas) y gran tamaño.



Las 2 veces que hice agujeros para montar un LCD con mecha de widia le erre a los agujeros (poco pero les erré).

Me cuesta creer que con martillos y cinceles hicieran eso todo eso.



Y si lo hicieron y se tomaron semejante molestia me gustaría saber el por qué, no?



No digo que tuvieran maquinas eléctricas, tecnología alienigena, o cosas así. Pero para mi estaban más avanzados tecnológicamente de lo que creemos... dudo que fueran martillos, cinceles y palancas.
@seba_1391 +1
sigue siendo una locura el peso pero tenes que pensar que tenían mucha gente, y sabian mucho de ingeniería hay explica que usaban grúas potenciadas por norias y movian 3o mts por días nomas


ahi dejo un documental muy bueno paara q miren sobre ingeniería en roma