El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Verónica Plazko "Sufrir por amor es como golpearte, te

Verónica cree que no es tapa de Para Ti por presiones del gobierno.

"La verdad es que nunca me imaginé esto", dice Verónica Plazko, la primera chaqueña que logra tener un programa en horario central dentro del canal femenino internacional Cosmopolitan.

Lo dice con un legítimo orgullo, mientras se acomoda el pelo una y otra vez y nos sirve un té de membrillo noruego. El aroma de la infusión se mezcla con el olor a incienso que llena su amplia casa del Barrio Las Trancas. "No sé, digo, es un poco como que me esperaba alguna vez tener una oportunidad, pero también, digo, es un poco como que nunca fui consciente de que podía lograrlo. ¿Reloco, no?", señala.

Verónica confiesa sus 35 años sin problemas. "Me parece que bajarse la edad es decadente. Yo no tengo nada que ocultar, si estoy donde estoy es porque me lo gané", dice, como aludiendo a los comentarios venenosos que siguieron a su aparición en Cosmo.



Una base sólida



"Sé que se dijo que tuve suerte, o que alguien me apadrinó, pero no es así. Me pasé la vida estudiando", agrega, y es verdad.

Cuando salió de la secundaria, hizo tres años de arquitectura, luego entró a ciencias de la educación y allí estuvo dos años. Siguieron los seis meses en ingeniería, el par de años en comunicación social, el año en el profesorado de ucraniano, los tres cuatrimestres de odontología, las cinco materias en notariado, su paso por abogacía, el otoño comprando apuntes para despachante de aduana y los dos cursillos de ingreso para psicología.

En "Vos, yo y la vida que vivimos viviendo", el programa que conduce los sábados a las 22, se luce con esa formación tan diversa.



AN: ¿Se puede decir que para Verónica Plazko llegó el momento de cosechar?

-No, no, ojalá que no, me gustaría seguir un tiempo más en la televisión.

AN: Me refiero a que se podría decir que estás logrando resultados por los que de algún modo te esforzaste.

-Sí, eso sí. Soy una convencida de que en la vida todo vuelve, y que vivís lo que sos. Digo, si tirás buena onda, vas a recibir buena onda. Y si tirás mala onda, ¿adiviná qué?

AN: No, ni idea.

-Si tirás mala onda, vas a recibir mala onda.

AN: Algo que te critican es esa tendencia a simplificar las cosas, esa onda new age donde se plantea que si te va para la mierda, es tu culpa, invariablemente.

-Es que es así, la vida todo el tiempo te dice que es así. Digo, si alguien se plantea subir la montaña más alta del mundo, no tengas dudas de que lo va a lograr. Se demorará a lo mejor dos meses, ponele que tres, pero lo va a lograr.

AN: A ver si te entiendo. Si Alicia Kirchner, por ejemplo, se planteara subir el Himalaya hoy, sólo porque lo quiere con ganas en abril la tendríamos en la cumbre saludando.

-No, yo en política no me meto, sino que te digo que la mente es la herramienta más poderosa del ser humano. ¿Sabías que ocupamos sólo un 14% de nuestro cerebro?

AN: No sabía que Cosmopolitan les exigía eso, pero me lo imaginaba.

-No, todos los seres humanos, te digo yo. Digo, ése otro 86% es una fuerza impresionante que guardamos y no usamos. Como si tuvieras 100 pesos y todos los meses ocuparas sólo 14. O si tuvieras mil vaquitas y sólo ordeñaras 140. O ponele que tenés una empresa de colectivos con 100.000 unidades y hacés circular apenas 14.000. O que tenés un cerebro y... y... y le usás el 14% de su cerebrosidad. O que tenés 2 millones de glóbulos rojos y sólo usás... ehhh... divido por diez... llevo uno... no, dos... cero... ah, y el cuatro... ¿llevé el cero?... a ver: dos millones, dije...

AN: Está bien, se entendió el concepto, no te preocupes. ¿Qué busca hoy una mujer cuando apunta a un hombre con el cual estar en pareja?

-Disculpame, quiero terminar la idea anterior: o si tuvieras un millón de empleados y sólo hicieras trabajar a 140.000, ahí sí queda bien. Ahora sí, yendo a tu pregunta, los paradigmas cambiaron. Digo, la mujer de hoy ya no busca seguridad, o que la mantengan, o la aprobación de sus padres. Busca una persona que la complemente, que la enriquezca espiritualmente, que la impresione en lo intelectual. Y por supuesto, también está lo físico jijiji.

AN: ¿Vos estás en pareja actualmente?

-Sí, con Hugo Moyano.

AN: ...

-Te veo la mirada, ¿y sabés qué?: no me importa lo que la gente piense. Yo cuando me involucro con alguien no me fijo en su patrimonio. En Hugo lo que descubrí en un ser interior increíble.

AN: ¿De cuántos centímetros?

-Vaya, empezaron a aparecer los prejuicios machistas. Yo siempre digo que los medios informamos, pero también formamos. For-mamos. Ojalá todos lo recordemos.

AN: En tu programa, la audiencia consulta, sobre todo, por sus relaciones. A pesar de todo, el amor sigue ocupando un lugar central, ¿no?

-Es que yo siempre digo que sufrir por amor es como cuando te das un golpe: te duele. Por ahí mucha gente no está de acuerdo, pero bueno, yo tiro la idea, a ver si se abre el debate.

AN: Oscar Wilde dijo que el amor es "la más gentil forma con que una persona ayuda a otra a ser lo que desea ser". ¿Cuál es tu definición favorita?

-Yo a Wilde casi no lo leí, sé nomás que estuvo repartiendo escarapelas en la Revolución de Mayo, pero no me interesé mucho en su obra. En cuanto a una definición, no sé... En esas cosas soy más de buscar mis propios conceptos.

AN: ¿Y tu definición del amor cuál sería?

-(Piensa unos minutos) Amar es nunca tener que pedir perdón.

AN: Es viejísimo eso.

-No sé, bah, por ahí sí, qué se yo. O sea, si querés una definición... Y, sería más o menos que el amor es una cosita linda que nos ayuda cada mañana a saludar al sol con el corazón lleno de felicidad.

AN: ¿Otra definción más cursi no tenés?

-Mirá, yo no tengo por qué andar actuando un personaje, entendés. No soy Jane Austen ni Virgnia Woof ni Merry Christmas.

AN: ¿Te gusta la poesía?

-Sí, es una de las ramas de la ciencia que más disfruto. Tengo autores que sigo mucho, pero a veces me mandan cosas por correo y descubro otros.

AN: ¿Tus favoritos cuáles son?¿Gelman, Benedetti, Girondo?

-Arjona, Cristian Castro, Enrique Iglesias.

AN: ¿Qué estudios hiciste relacionados con el periodismo y los medios?

-Bueno, en el Chaco estuve vinculada a la radio doce años, para empezar...

AN: ¿En cuál?

-En la de "Bucaneros". Yo siempre llamaba para pedir temas.

AN: ¿Eso fue todo?

-También hice dos cursos en la televisión francesa, que fueron un poco como que los que me marcaron la vocación.

AN: ¿Qué tipo de capacitación fue?

-Una vez fue que nos dejaron ver cómo grababan el noticiero del canal de mayor audiencia. Fueron doce minutos que no me los olvido más. Y la segunda vez volvimos a ir, y justo estaban haciendo un simulacro de incendio que se hizo para que la gente supiera cómo evacuar el canal, y nos dejaron participar. Fui la única argentina que participó, y me decía el recepcionista que quizá la única argentina en la historia de los simulacros de incendio de ese canal. ¿Qué tal?

AN: ¿Se amaba más antes?

-No, no creo, ahora la población mundial es mayor, o sea que antes había menos gente amándose. Igual, soy optimista sobre el futuro. Yo siempre digo que mientras existan dos personas dispuestas a amarse, el amor seguirá vivo.

AN: ¿Qué es lo primero que mirás en un hombre?

-Los pies.

AN: ¿Los pies?¿Sos feticihista?

-No, es un tic que me quedó de cuando trabajaba de podóloga.

AN: ¿Cómo es una noche ideal para Verónica Plazko?

-¿A mí me preguntás?

AN: Sí.

-Velas, poca luz, que él esté de saco y corbata, flores, silencios...

AN: ¿Y una vez que salís del velorio qué hacés?

-Muy gracioso...

AN: En tu programa también hablás de sexo.

-Sí, yo siempre digo que el sexo es una parte importante en una relación. No sé, a lo mejor choca, pero siempre fui de jugarme. Pero es lo que pienso, para mí el 67,43% de una relación depende del aspecto sexual. En el programa siempre lo digo.

AN: ¿Cómo te gusta hacerlo?

-Me gusta que la cámara me tome más de frente que de perfil, y que no me confundan cuando me hacen acotaciones por el auricular, porque...

AN: No, no te pregunto cómo te gusta hacer el programa, sino el sexo.

-Soy bastante clásica, aunque pueda sorprender un poco eso.

AN: ¿Clásica?¿Hablás de la posición del misionero?

-No, clásica en el sentido de que me gusta con jugadores de River y de Boca, de Racing y de Independiente, de Huracán y San Lorenzo...

AN: ¿Creés que el mundo de hoy es mejor que el de ayer?

-Ayer no leí mucho los diarios.

AN: En modo general, te pregunto.

-En general creo que hay mucho materialismo. Yo siempre digo que si los presidentes, los gobernantes, los inspectores de tránsito, pusieran un poquitito más de amor en lo que hacen, viviríamos otra realidad. Yo sé que me expongo a que me pase cualquier cosa por decir algo así, pero no me importa. Soy así y pienso así. Prefiero morir de pie antes que cien pájaros volando.

AN: ¿Te molesta la pobreza en el mundo?

-No, está bien así, no me molesta, gracias.

AN: ¿Te sentís una referente femenina?

-¡Jaja! No, por Dios, no, sería demasiado. Bueno, gracias por pensar eso, yo...

AN: No es lo que piense, pregunt...

-Pero debe ser que lo piensan porque lo ven... Sí, puede ser, los medios tienen esa llegada, ¿no? Pero creo que hoy cada mujer es una referente. Todas ref... erentizamos... Todas buscamos cambiar el mundo, transformar la realidad, lograr que se tome más Coca Light y menos de la otra, cosas así, que por ahí no son uuuh los grandes cambios, pero son los pequeños cambios que podemos hacer cada día y que suman. Por Dios que suman.

AN: Tenés tu propia fundación. ¿Cómo te sentís con eso?

-Uffff, sí, ¡es tan estimulante! Llevamos poco con eso, pero hay tanta energía de la gente que me rodea que me siento súper feliz. Ya estamos trabajando en Ecuador, Honduras y Panamá, pero la idea es llegar en dos años a cinco países más.

AN: ¿A qué apuntan?

-Hay miles de chicas que nunca tuvieron una Barbie. Sí, vos me mirás así, pero no te miento. Miles no, ¡millones! Entonces, una vez, en una cena, la esposa de un ejecutivo de JP Morgan, que era latina, cuando comento esto dice: "Y pensar que hay tantas nenas que van dejando sus Barbies olvidadas en un rincón". Al toque me grabé la idea.

AN: Juntan Barbies usadas y las llevan a esos países.

-Exacto. Yo te digo, es impagable ver las caritas de esas nenas cuando las reciben. ¡Y los padres, las caras de los padres! Vienen con esa timidez, con ese silencio, llevando de la mano a sus hijitas para que agarren su Barbie. Yo siempre les digo "no tengan vergüenza de ser pobres, ustedes no tienen la culpa, ya nacieron así, qué le vamos a hacer". Y las nenas agarran las muñecas con tanto amor, con tanto cuidado, como si fueran rubias. No sé, es muy emocionante. ¡Affff, me van a hacer llorar!¿Mirá cómo se me puso la piel? Diosss...

AN: ¿No pensás a veces que esas familias tienen otras prioridades?

-Uyyy chicos, hubieran avisado que se venían llenos de preguntas de izquierda, jajaja. No, todo bien, es una broma, pregunten lo que quieran. Pero te digo: tienen que ir y mirarles sus caritas. Obvio que necesitan más cosas, hay mujeres que nunca vieron una cama solar, pero yo insisto: es lo que cada uno pueda hacer desde su lugarcito. Y te aclaro: son Barbies que las limpiamos antes de darlas, están casi enteras, no aceptamos que nos donen Barbies a las que les falten todos los brazos y las piernas. Como mínimo deben tener dos extremidades todavía.

AN: Por último, ¿algún deseo para los tiempos que vienen?

-Sí, claro, que haya paz. Que... que nos animemos a ser nosotros mismos. Siempre digo que uno se puede adaptar a cualquier persona, pero que el gran desafío es aceptarnos a nosotros. Ojalá podamos hacerlo y crecer. Ojalá podamos ser auténticos y fingir solamente lo mínimo indispensable.

9 comentarios - Verónica Plazko "Sufrir por amor es como golpearte, te

@javiermejor
gracias muy bueno el post espero q me ayudes tambn hoy hice mi primer post gracias