El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

5 maneras de relacionarse con la juerga

5 maneras de relacionarse con la juerga



La evolución del fiestero: 5 maneras de relacionarse con la juerga


Llega la época de festivales y como tal aparecen todos los tipos de juerguista. ¿Cuál eres tú?


tipos



Si toda persona pasa por cinco etapas en la vida, todo fiestero pasa por cinco maneras de relacionarse con la juerga. De la misma manera en que nuestra manera de entender el mundo no es la misma a los 8 que a los 33, nuestra manera de vivir la fiesta se transforma a medida que pasan los años. Todos hemos pasado por ello: del frenesí de las cogorzas adolescentes a los botellones en pisos de estudiantes, y del refinamiento de los métodos a la negación de nuestra propia naturaleza fiestera. La cuestión es exprimir lo mejor en cada una de las fases, y luego renegar de ella cuando pasemos a la siguiente. Lo que sigue es un intento nada científico de catalogarlas. Porque tú también eres, has sido o serás así. Brindemos por ello.



1. Fiesteros de botellón


fiesta



Puede que el carnet de tu hermano mayor no haya colado en la puerta de la discoteca, pero eso no va a ser impedimento para que te pilles una cogorza. Esta es la máxima del fiestero adolescente. El ritual siempre es el mismo: el miembro de la pandilla con más vello facial (en el caso de ellos) o con el cuerpo más desarrollado (en el caso de ellas) se adentra en un supermercado en busca de la botella de vodka más barata y un par de litros de refresco Hacendado. El resultado también suele ser idéntico en todas las ocasiones: borracheras desaforadas marcadas por la fragilidad emocional. Lo que hace unos minutos eran risas bobas y arrebatos de compañerismo luego se transforma en llantos conmovedores y peleas, y todo ello en lo que va de un vaso de plástico a otro. Siempre habrá algún miembro del grupo que acabe semi-inconsciente, obligando a otros dos a disimular su pedo para llevarle en brazos. Ah, y cuando entran en escena las caladas furtivas a cigarrillos, nunca falla: vómito asegurado.



2. Fiesteros en pisos de estudiantes


joda



En tiempos universitarios, el botellón se perfecciona. El parque deja paso a los pisos compartidos, el hielo se descubre y la variedad de licores se diversifica. En algunos casos la sofisticación llega al paroxismo, e incluso es posible encontrar a gente con mandarinas en los bolsillos para mejorar el gintonic. El objetivo, sin embargo, no es muy distinto al del botellón adolescente: beber hasta reventar gastando el mínimo posible. Además, las fiestas entre universitarios suelen acoger verdaderas revelaciones antropológicas: el tipo tímido al que nadie ha escuchado la voz de repente vocifera a destajo entre risas nerviosas, y la chica que siempre se sienta en primera fila acaba haciendo twerking encima de una mesa. Todo ello sin olvidar que, en realidad, se trata de un enorme ritual de apareamiento disfrazado de diversión. Eso en el caso de que no se trate de un piso de estudiantes de Erasmus. Entonces, ni siquiera se disimula.



3. Fiesteros de tres días


fiestero



Tras la universidad se produce la primera bifurcación de caminos entre las otrora afines almas fiesteras: mientras aquellos que salen de la carrera con pareja formal empiezan a desertar, el verdadero fiestero despliega sus alas en su máximo esplendor. El primer trabajo permite abandonar el botellón y descubrir el placer de la copa de cristal. Ninguna fiesta termina si no se ha desayunado en grupo. Y los re-enganches de tres días son habituales. El piso ya no sirve para iniciar la fiesta, sino para llenarlo de gente que acabas de conocer al improvisar un after en la puerta de la discoteca. Tu cuerpo sigue resistiendo lo que le eches y tu mente ya ha acumulado la suficiente experiencia para dominar todas las facetas de la noche. Es decir, nada puede pararte. Entonces aprendes a sacarle el jugo a cualquier situación, desde los macro-festivales a las tardes de cañas que se van de las manos. Estás en tu máximo apogeo fiestero y ninguna resaca se interpondrá en tu camino.



4. Antifiesteros


juerga



Irremediablemente, después del subidón llega la bajona. Ya estás más cerca de los treinta que de los veinte, y todo empieza a hacerse cuesta arriba. Tu responsabilidad en el trabajo aumenta y tus energías se desvanecen a medida que avanza la semana. ¿Quién quiere meterse en una discoteca un viernes por la noche cuando tienes un sofá, una película y unos brazos en los que acurrucarte? En realidad, no es que te hayas aburrido de la fiesta sino que ya vives en pareja. Y ya se sabe: cuando se pierde la motivación por ligar, la noche pierde gran parte de su sentido. Además, la resacas han pasado de ser un ligero contratiempo a un infierno en vida. Por mucho que te preocupe estar convirtiéndote en un muermo, en el fondo sabes que no compensa ir a ver a ese DJ chileno si después vas a pasarte tres días hecho polvo.



5. Fiesteros vermuteros


5 maneras de relacionarse con la juerga



Superada la negación llega la hora de reconciliarse con la fiesta. Gran parte de ello pasa por descubrir una máxima fundamental: no es necesario que sea de noche para salir de fiesta. La clave fundamental en todo este proceso no es otra que el vermú, de ahora en adelante tu pasatiempo favorito los fines de semana. El vermú permite alegrarse sin remordimientos antes de empezar a comer. Cuando lo descubres, tu noción de la fiesta se transforma. Ya no se trata de aguantar hasta horas intempestivas en una discoteca para acabar preguntándote cómo puede haber volado la pasta del bolsillo de ese modo si ni siquiera te los has pasado bien. Ahora la fiesta empieza recién duchado y la acompañas con patatas bravas, aceitunas y boquerones. Y cuando te cansas, siempre puedes recuperar energías con una siesta a tiempo. La única inquietud que te queda es cómo has podido pasar tanto tiempo de espaldas a tan extraordinario invento.




tipos

4 comentarios - 5 maneras de relacionarse con la juerga

@zapato66 +2
yo soy taringuero y el exterior me parece terrorífico
@satanclau5
rock n roll all nite
and PARTY every day

joda