Pilotos Argentinos en la segunda guerra mundial.

argentinos

Hubo un tiempo en que Patoruzú estuvo en el frente, surcó los cielos y formó parte de las fuerzas aliadas. Sí que lo hubo. Fue durante la Segunda Guerra Mundial. "Hacete un lau...". La silueta del cacique desafiaba al ejército alemán desde dos escuadrones de cazas y "mosquitos". Al mando de esos y otros aviones iban por lo menos 554 pilotos provenientes de la Argentina. Se habían ofrecido para combatir con la Royal Air Force (RAF), con los aliados.

Segunda Guerra Mundial

En su gran mayoría eran hijos de inmigrantes. Querían "evitar que la Alemania nazi se extendiera". Otros eran criollos y sentían la responsabilidad de "ayudar". Muchos, muchísimos, eran jóvenes. Así fue como desaparecieron los principales equipos de rugby de Rosario y de Capital Federal. ¿Qué fue de ellos? Unos 300 regresaron a nuestro país, 122 murieron en combate y el resto quedó disperso en Nueva Zelanda, Inglaterra, Canadá y Estados Unidos.

aviones

Esta apasionante historia fue desentrañada por dos investigadores de esta ciudad: Oscar Rimondi y Claudio Meunier. Ellos tienen confirmados los 554 nombres de los pilotos que, desde nuestro país, se lanzaron a la Segunda Guerra bajo la bandera inglesa, pero con orgullo argentino. Lo hicieron de manera voluntaria y a título personal, porque el gobierno de nuestro país se mantuvo neutral hasta casi la finalización de la contienda.

El agradecimiento de los ingleses no se hizo esperar y un integrante del gabinete de Winston Churchill, sir Stafford Crips, envió una carta a una familia de apellido Bridger -una de las primera que pobló Tierra del Fuego- porque había donado un Spitfire al que llamaron "Fire land".


pilotos

El representante de Gran Bretaña reconoce allí lo que los Bridger hicieron desde "el fondo de la tierra del fuego".

historia

LA ESCUADRA OLIVOS


"Hay documentación que es emocionante. La escuadra de Spitfire se completaba con nombres que reproducían los barrios de Buenos Aires, como Hurlingham y Olivos -dijo-. Ya se habían donado otros cuatro que fueron bautizados Pampero I, II, III y IV."
De ese escuadrón, que llevaba el número 164, queda un solo piloto vivo. Es Ronald Sheward, que hoy tiene 92 años y prometió que vendrá al encuentro que los investigadores y al menos 30 veteranos de guerra tienen programado para octubre próximo.
Alas de Trueno es el nombre del libro escrito por ellos, el que cuenta esta fascinante historia de estos jóvenes, en su mayoría argentinos, pero también franceses e ingleses. Todos ellos vivían en nuestro país y habían estudiado aquí. "Tenían títulos muy valiosos. Todo está debidamente documentado", dijo Rimondi.
El libro, editado en inglés y en castellano, será presentado en octubre en el Museo Nacional de Aeronáutica de Morón.
Ya se dijo que de los 554 aviadores, 122 murieron en combate, unos 300 volvieron a nuestro país y el resto se dispersó entre Nueva Zelanda, Canadá, Inglaterra y Estados Unidos. Otros quedaron ligados a las fuerzas aéreas de sus países o contribuyeron a la creación de nuevas aéreas, de acuerdo con el investigador. La Argentina entregó muy buenos pilotos. Muchos de ellos se destacaron y participaron en momentos clave de la contienda.



Escuadra de Olivos
Volver
El argentino Angel García Bollini tomaba unos cursos de aprendizaje en cazabombarderos en la base norteamericana Pearl Harbor justo cuando se produjo el ataque. Sobrevivió y llegó a ser instructor. Su inmediato superior lo asignó a la preparación de los pilotos encargados del ataque a Japón. Su jefe era nada menos que Jimmy Doolitle. Angel vive y tiene 90 años.
"En un momento, el gobierno de Estados Unidos le ofreció a García Bollini la ciudadanía norteamericana y él les dijo que no. El argumento fue que tenía que volver a su país, la Argentina, para aplicar sus conocimientos", contó Rimondi.
Ronald Deaintree fue otro de los que llevaba a la Argentina dentro y decidió volver una vez que finalizó la guerra. Regresó a Buenos Aires y formó parte de las primeras tripulaciones de Aerolíneas Argentinas, hasta llegar a ser jefe de los Jumbo 747. Fue piloto del ex presidente Arturo Frondizi.
Hubo una mujer, Maurineen Dunlop, criada en Río Negro (en la estación Pilcaniyeu) que se ofreció como voluntaria para enrolarse como enfermera. Pero le vieron pasta, y condiciones, como para ser piloto.
La RAF decidió entrenarla y estuvo al frente de cazas y mosquitos para realizar servicios de transporte. Ella también regresó a la Argentina y fue incorporada a la Fuerza Aérea como instructora de los bombarderos Lancaster, que nuestro país compró una vez terminada la guerra.
Más tarde se casó y se fue a vivir a una zona rural de Surrey, en Inglaterra, donde instaló un aras para la compra y crianza de caballos árabes. "Milla Lauquen" es el nombre que eligió para ese lugar. Laguna dorada, en mapuche.

Pilotos Argentinos en la segunda guerra mundial.
Voluntarios
554: ésa es la cantidad de pilotos angloargentinos registrados como voluntarios en la Real Fuerza Aérea durante la Segunda Guerra Mundial.
122: fueron los que fallecieron en combate; 300 regresaron a la Argentina. El resto se dispersó en países como Inglaterra, Canadá, Nueva Zelanda y Estados Unidos.
Presidencial: uno de los veteranos que regresó a la Argentina fue Ronald Deaintree, que formó parte de las primeras tripulaciones de Aerolíneas Argentinas y fue piloto del presidente Arturo Frondizi.
Cuatro hermanos: los hermanos James, Frank, Alpin y Percy Watt, fueron voluntarios. Sólo sobrevivieron a la guerra Frank y Alpin.

argentinos