La música en la actualidad y el auge de la publicidad

Hoy en día nos vemos continuamente bombardeados por la llamada “música moderna”, aquella que simplemente se distingue por “estar de moda” y poser un estilo alejado de las grandes bandas (y solistas) musicales históricos/as (los cuales algunos denominan como “viejas bandas dinosaurio” o “música para viejos”). En Sudamérica géneros como la cumbia y el reggaetón le están dando paso a las baladas y al género denominado como bachata, y en muchos lugares del mundo la música electrónica se ha llevado la mayor popularidad, surgiendo sub géneros tales como el dubstep. También han conseguido una buena popularidad aquellos artistas y bandas juveniles que hacen “pop moderno” (Justin Bieber, One Direction, etc.).

Muchas veces esta música popular moderna ha sido cuestionada debido a su “falta de calidad musical” alegando características propias de estas bandas actuales tales como: poseer una voz demasiado alterada por efectos de producción o una demasiado juvenil, la casi nula utilización de instrumentos, el abuso de tecnologías y la poca originalidad a la hora de crear las obras musicales.

Al prender la televisión podemos ver cómo los canales que disponen de una programación musical se llena de estos populares géneros musicales. En Youtube no es extraño ver que artistas como Justin Bieber, Bruno Mars o Romeo Santos poseen en sus videos millones y millones de visitas, y además es muy frecuente ver que sus rostros ocupen las portadas de infinidad de revistas actuales y sean el tema de conversación de muchos foros y redes sociales.

Es muy difícil no enterarse de alguna novedad con respecto a los nuevos músicos ya que los grandes medios populares se nutren de ellos a toda hora (principalmente la radio y la televisión), y esto genera siempre una interrogante: ¿Se acabó la “buena música”?

La música en la actualidad y el auge de la publicidad

Es muy común encontrarse con jóvenes que sigan tendencias actuales mofarse de géneros como el heavy metal, el hard rock, y de sus grandes exponentes. Esto, junto con lo anteriormente dicho en este artículo ocasiona que uno dude sobre si aquél público que escuchaba grandes obras musicales como las que crearon bandas como Led Zeppelin o Queen dejó de existir, si de verdad las personas “evolucionaron” su gusto musical hasta convertirlo en algo completamente insulso.

Seamos sinceros, ¿cuánto tiempo ha pasado desde la última vez que las grandes bandas han sacado al mercado grandes obras musicales? ¿Cuándo fue la última vez que vimos el nacimiento de una gran banda o un gran solista? Es imposible que las personas se “nutran de buena música” si esta no se crea. Aunque en los últimos años hemos visto algunos buenos discos, no han salido a la luz obras contemporáneas cercanas a grandes trabajos como “The dark side of the moon” de Pink Floyd o “Back in black” de AC/DC. Sin embargo, algunos de estos álbumes con una calidad más que decente sirven de ejemplo para negar la posibilidad de que “la buena música” ha quedado en el pasado:

(Los siguientes datos fueron extraídos de la página mediatraffic.de): En el año 2008 AC/DC (aquella “banda de viejos” según algunos) dio a luz una de las mejores obras de los últimos años: “Black ice”, este disco vendió 5 millones de copias el mismo año que se publicó, ubicándose en el tercer puesto de la lista de los álbumes más vendidos del año, superando con creces artistas enormemente publicitados por aquellos tiempos como la banda juvenil Jonas Brothers, la artista Rihanna o Lil’ Wayne. Y ese mismo año la banda Coldplay (que a pesar de no tener un estilo tradicional, no genera música popular) consiguió el primer puesto de la lista con “Viva la vida”, vendiendo 6.6 millones de copias.

En el año 2010 Bon Jovi con su álbum “Greatest hits” logró vender 1.7 millones de copias, y AC/DC 1.6 millones con la banda sonora de la película Iron Man 2 (disco que posee una recopilación de grandes obras de la banda australiana). En el 2011 Coldplay consiguió vender 3.3 millones de copias de “Mylo xyloto”. Ese mismo año la banda estadounidense Foo Fighters publicó “Wasting light” vendiendo 2.0 millones de unidades, y en el año 2012 Bruce Sprinsgteen sacó a la venta el álbum “Wrecking ball” vendiendo 1.6 millones de copias. Y a pesar de que en el año 2013 no aparece ningún disco relevante (o creado por un artista relevante) para mencionar, en el presente año la reedición de Led Zeppelin I, II, y II están entre los 10 álbumes más vendidos de la semana 25 del año.

Es verdad que la publicidad altera considerablemente el éxito de muchos de los artistas de hoy en día, además, las modas actuales dentro de la música no solo son reforzadas por la radio, la televisión, y todos los medios que publicitan la música que surge día a día, sino que a veces esta propia publicidad crea los movimientos musicales populares. Bandas como AC/DC (el gran ejemplo debido a la enorme venta de su último disco, el cual se estima que ya vendió más de 10 millones de copias) son increíblemente marginadas por las revistas, estaciones de radio o programas de música no especializados, pero esto no obstaculiza el hecho de que esta banda siga existiendo, siga llenando estadios, y siga vendiendo (y creando) grandes obras musicales.

musica

Tal vez la interrogante debería de cambiar, deberíamos dejar de preguntarnos si las personas poseen un absurdo gusto musical. Sería mejor plantearnos que los grandes artistas que nos supo regalar la historia ya no poseen la originalidad de antaño, y que el presente no nos tiene reservado (hasta el momento) algún músico legendario como lo fue Michael Jackson, Elvis Presley o Jimi Hendrix.

ACLARACIÓN: Este artículo no fue redactado para criticar o menospreciar gustos musicales, simplemente se centra en la paranoia colectiva que se ha creado alrededor de la idea de que los géneros de música popular actuales no dan espacio a bandas y artistas que posean otros estilos musicales y estén faltos de una masiva “popularidad mediática”.


En caso de que les haya gustado este artículo pueden visitar mi blog donde tengo historias, más artículos y reviews de algunos videojuegos indies poco conocidos.

También tengo un canal en youtube donde predomina el humor y las "bizarreadas" dentro de algunos videojuegos.


MI BLOG


MI CANAL EN YOUTUBE