El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Pude dejar el porno, vos también podes, veni y déjalo.

Mira el cambio, yo antes era asi:

Pude dejar el porno, vos también podes, veni y déjalo.

Desde que deje el porno, tengo mas facha y hablo con mas minas:
nunca mas

Primero que nada, el video del spot anti porno %100 creado por mi con derechos de autor:

link: https://www.youtube.com/watch?v=qpsj09qlwZ8



En Internet puedes encontrar cosas maravillosas, pero también muchas tentaciones. La pornografía en línea, por ejemplo, puedes ser una adicción que consume mucho tiempo para muchas personas. Si se está convirtiendo en un problema para ti, aquí te ofrecemos varias opciones para terminar con ese hábito. 

Pasos 

Tomar la decisión de parar 

Piensa bien en la razón por la que quieres dejar de ver pornografía en Internet. ¿Qué parte resulta importante para ti? ¿Es porque pierdes demasiado tiempo explorando sitios web para adultos? Puede ser que hayas dejado de dormir lo suficiente, o que tu comportamiento te esté causando problemas con tus amigos. ¿Te has vuelto menos sociable? ¿O te sientes culpable por razones religiosas? Tener una razón poderosa para dejar de ver pornografía es la mejor razón que encontrarás: si hay varias puedes hacer una lista en orden de importancia. Vuelve a leer esa lista cada mañana y cada noche (puedes guardarla como un archivo protegido en tu computadora para que sólo la puedas leer con una contraseña). 


Hazte una promesa a ti mismo de no continuar viendo pornografía: eso te ayudará a marcar tus límites. Si necesitas ayuda puedes hablar con un amigo o un familiar a quien le tengas confianza.

Esfuérzate todo lo que puedas para cumplir la promesa. Es difícil dejar atrás un hábito; si en cualquier momento sientes que reincidirás, piensa en todos los beneficios que has tenido absteniéndote de ver pornografía en Internet.

Obsérvate en el espejo. Cuando tengas pensamientos tentadores ve al espejo para contemplar tu reflejo y decirte a ti mismo que eso no es digno de ti.

Borra todos los contenidos para adultos de tu computadora 

Deshazte de absolutamente todo lo que guardes en tu computadora que esté relacionado con la pornografía. No guardes nada en absoluto. Si tienes marcadores en tu explorador de sitios web pornográficos, elimínalos, al igual que tu memoria caché y de cookies. Da de baja cualquier membresía que tengas en un sitio web de pornografía, y deja de rentar o comprar videos pornográficos por cualquier medio.

Replantéate tu forma de usar el Internet 

No pases noches largas navegando en solitario por Internet: intenta irte a dormir a la misma hora que el resto de tu familia.

Intenta no estar solo en tu habitación con tu computadora. Planea cuánto tiempo vas a usar Internet cada día y con qué objetivos. Sigue tus propias reglas, y recuerda que tener una conexión de banda ancha no significa que debas usarla todo el día.

Antes de encender la computadora, haz una lista de todas las cosas que necesitas hacer durante la presente sesión de uso. Ve tachando cada objetivo cumplido, y cuando termines con tu lista, apaga la computadora para hacer otra cosa. 


Consigue un pasatiempo 

En lugar de pasar tanto tiempo solo frente a la computadora, encuentra una actividad que te apasione. Ve al gimnasio, pasa tiempo con tu familia, únete como voluntario a un organismo de beneficencia; hay demasiadas cosas buenas que puedes hacer con tu tiempo.

Intenta meditar durante algunos minutos cada día. Esto te ayudará a concentrarte en lo que necesitas hacer.

Piensa de manera positiva. Decirte interiormente todo el tiempo que debes evitar la pornografía sólo mantendrá la idea en tu mente. En lugar de concentrarte en lo que no debes hacer, pasa el tiempo disfrutando algo que no te cause problemas y puedas disfrutar sin pensar en nada más, como resolver rompecabezas, hacer ejercicio o leer un buen libro.

Usa la computadora a tu favor 

Instala en tu computadora software especializado para bloquear direcciones web con contenido pornográfico. Si sabes algo de computación también puedes programar tu red local para restringir el acceso a los sitios que consideras tus principales tentaciones.

Consejos 


Consejos para manejar el problema a largo plazo. 
Si vuelves a caer en la trampa, no te rindes. Proponte de nuevo tu objetivo y vuelve a intentar. 

La adicción a la pornografía puede hacerte sentir mucho peor cuando la acompañan sensaciones de culpa, de soledad o de desesperanza. Puedes hablar con tu guía espiritual, tus amigos, tu familia o un profesional médico para ayudarte a superar este conflicto mental. También puedes buscar grupos de apoyo a los cuales unirte. 

Después que hayas caído en una tentación reiterada, analiza en retrospectiva qué es lo que pudo haber detonado tu caída en la trampa. Elimina de tu vida todas las cosas que causaron el problema en esta ocasión y cada vez estarás más cerca de superar el problema. 

Consejos para realizar actividades alternativas: 
Intenta tomar una ducha fría o beber agua helada. 

Si tu cuerpo necesita que te masturbes para liberar energía, hazlo de una manera “libre de imágenes pornográficas”. De esta manera tu cerebro perderá el interés en los sitios web de pornografía y experimentará cada vez menos la necesidad de visitarlos. 

Planea una actividad específica a la que te dedicarás (tocar un instrumento, pintar, leer, escuchar música) la próxima vez que desees ver pornografía. 

El sol y las actividades al aire libre reducen el deseo enfermizo por la pornografía. Intenta practicar algún deporte, hacer jardinería, o simplemente caminar respirando el aroma fresco de una mañana. 

Las personas religiosas pueden reflexionar sobre sus creencias para reforzar la decisión de dejar la pornografía, y hablar con otros creyentes o líderes de su iglesia. 

Puedes revisar durante el día todas las veces que necesites tu lista de razones para dejar la pornografía. 

Intenta clasificar tus actividades en tres clases, con un color que identifique los niveles de riesgo: 1 - Verde (ocupaciones seguras que te alejan de las tentaciones); 2 - Amarillo (actividades riesgosas que pueden llevar a un encuentro con la pornografía, como pasar por todos los canales de la televisión, estando solo por la noche); 3 - Rojo (actividades que te llevan directamente a consumir pornografía). 

Cuando sientas que te dirijas hacia un área "Amarilla", es tiempi de reaccionar y cambiar a otra actividad. 

¿Qué tan decidido estás a superar tu hábito de ver pornografía? Aunque parezca algo radical, si eliminas tu conexión a Internet y renuncias a tener televisión en casa tus oportunidades de consumir contenidos pornográficos estarán realmente limitadas. 

Consejos para el uso de la computadora: 

No pases tiempo a solas usando tu computadora. 

Instala un programa para registrar todas tus visitas “indebidas” y pídele a alguien en quien confíes que lo use para vigilarte. 

Limítate a usar sitios seguros y de reputación fácilmente identificable. 

Usa las funciones de filtros de seguridad en los motores de búsqueda para evitar contenidos inapropiados. 

Si una pestaña se ve sospechosa, no dejes que la curiosidad se entrometa en tu camino: ciérrala de inmediato. 

Evita páginas de título ambiguo con terminaciones (después del .com) que indiquen un país del cual desconoces su legislación en lo concerniente a pornografía, y podría ser un sitio lleno de contenido para usuarios en cuyos países de origen está prohibido. 

Aun los sitios de contenido moderado como YouTube pueden alojar pornografía poco explícita; cuando debas consultar un video concéntrate sólo en él y después sal de la página. 

No te des de alta como usuario de páginas pornográficas: incluso cuando cierres tu cuenta el administrador del sitio te tendrá registrado y podrá enviarte correos electrónicos de contenido malicioso. Si esto sucede tendrás que instalar filtros en tu bandeja de entrada o cambiar tu dirección de correo si no lo puedes controlar. 

Advertencias 


No escribas directamente en la barra de direcciones intentando adivinar la dirección de una página web: usa un motor de búsqueda para asegurarte de llegar al sitio seguro que buscas. 

No des clic en un link que te sea enviado en un correo que no solicitaste directamente. Si quieres visitarlo, cópialo y pégalo en tu navegador para evitar los scripts maliciosos que puedan estar incluidos en el correo. 

Nunca abras archivos adjuntos de remitentes de correo que sean desconocidos para ti. 
No introduzcas en un buscador términos ambiguos como "chicas," o cualquier otra palabra que se pueda relacionar con un sitio web de contenido pornográfico. 

Evita los sitios de apuestas y páginas ilegales que te ofrecen descargas de software o generadores de números de serie para evitar comprar las licencias originales: suelen tener banners laterales con publicidad relacionada a la pornografía que podría tentarte. 

No pienses en el número de días que has logrado mantenerte alejado de la pornografía. Si te sientes seguro es más fácil caer de nuevo en la trampa, y lo mismo dará si la habías logrado evitar una semana que un año. La postura indicada es qué tan lejos estás de consumir pornografía en el preciso momento en que te lo preguntas. 

Aunque si tienes un esposo o esposa es importante pedirle ayuda en algún momento, es importante elegir con tacto las circunstancias: si no está enterado o enterada de tu adicción, puede recibir un impacto muy grande. 


porno

0 comentarios - Pude dejar el porno, vos también podes, veni y déjalo.

Los comentarios se encuentran cerrados