El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Ellos hablan de Pappo

no paro de pensar en él ...

"la lluvia sigue cayendo
sobre un asfalto gris
aquí en Longchamps..."



JUANSE


Ellos hablan de Pappo


“A Pappo lo conozco desde que tengo 12 o 13 años. Tuve la extraña suerte de tenerlo como pariente ‘postizo’. El destino quiso que nos conociéramos. Era un genio, un visionario. Después nos distanciamos, se dio un desgaste lógico por haber compartido tantas cosas. Se ve que en la época que él estaba con Blues local a él siempre le preguntaban por dos cosas: por el tema Mi Vieja, que lo molestaba bastante, y sobre los Ratones. Y en una nota saltó: ‘Los Ratones, Los Ratones, dejame con Los Ratones’. Así que lo llamé. Lo que nadie sabe de Pappo es que cuando te hacía una maldad, en vez de pedirte disculpas se reía: jejeje, se escuchaba por el tubo. Era como un niño... terrible. Hace unos meses atrás me llamó y me dijo: ‘Olvidáte de todo eso que te dije, Juanse’. Iba a tocar en los 3 recitales.”

“Como ser humano, de Pappo rescato todo, porque yo crecí un poco debajo de su enorme y abarcadora ala de Carposaurio. Desde chico lo veía a él y a la noche no dormía, porque decía: ‘Este está haciendo todo lo que hace y yo que soy chico no puedo hacerlo’. Y desde esa época es que fue para mí como un sistema de vida, que creo que todavía tengo dentro.”

“Era tan fanático de Pappo que cada vez que me veía decía ‘ah que hacés, ¿otra vez vas a venir? ¿No te cansás de ver mis shows’?’”

“Pappo era un tipo muy gracioso y ácido a la vez, pero también era muy difícil cuando se ponía malo. Yo, además de ser el artista con que más veces subió al escenario, tengo otro récord: nunca se enojó conmigo. Cuando discutíamos, sabíamos controlarlo, porque nos respetábamos mucho. Y haberlo producido a él y a John Lee Hooker en Pappo 8 y Caso cerrado es algo que ahora valoro enormemente.”



GUSTAVO “CHIZZO” NAPOLI

personal


“Cuando era pendejo, para mí Pappo era el dios de la guitarra. Acá se formaban guerras y a mí siempre me gustó el Flaco (Spinetta), sus letras y su música, pero Pappo era el maestro del rock pesado.”

“La muerte del Carpo fue otro de los bajones que nos pegaron en los últimos tiempos. La canción Viva Pappo me salió casi como un reflejo. Me enteré dos días más tarde porque estaba en Perú. Había llamado a mis viejos y ellos me dieron la noticia. Colgué el teléfono y, quizá por el golpe de la tristeza, quise recordarlo como lo que significaba para mí. La canción nombra muchos títulos de sus temas porque me bajó una nostalgia de todo lo que aprendí de él, de esas frases que tenemos tan incorporadas. Me pareció un lindo homenaje y por eso lo pusimos enseguida en internet, para que la gente lo tuviera.”

“Lo había cruzado un par de veces en un boliche de motos, pero nada más. Pero cuando estaba grabando El auto rojo (‘99), vino un día a la sala cuando estábamos ensayando, pidió una viola e hicimos una zapada como de dos horas. Y cuando terminamos, nos dijo: ‘Hola, yo soy Pappo’; y fue muy loco para nosotros, porque el lenguaje musical se anticipó a la palabra. Onda que el chabón nos probó, a ver si zapábamos...”




CALAMARO

Lindsay Lohan

“Pappo fue un artífice de mi regreso, responsable de mi rehabilitación y de mi credibilidad, y voy a estar eternamente agradecido por eso.”
(sobre las canciones ‘¿Para qué?’ y ‘No va más’) “Van juntas. Una gran pregunta y una pequeña respuesta. Toca Pappo, que alguna vez dijo que lo único que tenía yo de negro era el agujero del culo. Ahora me respeta un poquito más”.





ANDRÉS CIRO

carrefour

Pappo sorprendía con su humor y sus definiciones sintéticas. Una vez le recordé cuando él había elegido como mejor músico de rock a Charlie Parker: "Ah sí", me dijo con el inconfundible vozarrón. "Es que vos lo escuchás, pipiri biribiribiri... ¡y tiene razón!"

Cuando mi hija —de entonces cuatro años— lo conoció (subía al auto y me pedía: "¡Poné Pappo!", por los nervios lo saludó con un beso y le dijo "hola Pepe", y cuando le pregunté a ella qué le había parecido (estábamos en el backstage de Vélez) me dijo: "Es igual a Papá Noel, pero con el pelo negro y aliento a vino". Nos morimos de risa. Y aunque en ese momento se cuidaba y apenas tomó un vaso, hoy esa frase que resulta graciosa puede ser una definición interesante. Porque le gustaba la buena vida y disfrutar el momento. Porque negro era el color de su alma. Y porque a través de su guitarra era capaz de regalar, a todos al mismo tiempo, un momento único e inolvidable de la más pura magia.

Pappo se ha ido en un momento en que comenzaba a disfrutar de lo sembrado, y que como demuestra en su último disco, tenía muchísimo para dar. Nos da tristeza su muerte por él y porque nos daba alegría. Y porque en un mundo en el que siempre sobraron los mentirosos y charlatanes, él era el mejor guitarrista de blues. Y en el blues, no es posible mentir. Dios lo tenga en la Gloria.




BOTAFOGO

soundcloud


–Usted quedó muy dolido por la muerte de su gran amigo Pappo y no quiso hablar en público sobre el tema. ¿Sigue en silencio?
–Sólo digo que hoy no va a estar en el Ateneo porque tiene una zapada inminente con Steve Ray Vaughan, Albert King, Jesús y Buda.




SPINETTA

Ellos hablan de Pappo

“La primera vez que lo vi fue a través de una foto de Los Abuelos de la Nada. En esa foto se lo ve con el pelo revuelto, llamando la atención a lo Frank Zappa. Ya estaba bien ubicado. Luego lo conocí en La Cueva de Rivadavia. Cuando lo escuchamos tocar, con Emilio (Del Guercio) y Edelmiro (Molinari) no lo podíamos creer. Era todo garra y swing.”

“Pappo es un actor excepcional. Con Pappo y Del Guercio improvisábamos obras de teatro del ridículo. En un segundo nos caracterizábamos y empezaba la obra. Nos sacaba del libreto, nos hacía reír y no aguantábamos más.”
En Spinettalandia y sus amigos, Spinetta había incluído dos temas de Norberto Napolitano: Era de tontos y Castillos de piedra. Por un error nunca aclarado, la compañía que editó ese disco, muy experimental y grabado en apenas 30 horas, no le reconoció a Pappo la autoría. “Carpo me hizo escuchar esos temas y pidió que los cantara, y por eso los incluí. Ya los tenía armados. El bajo lo tocó él mismo. Ese disco es una experiencia con no-músicos, por así decirlo, excepto por esos arrolladores riffs de Pappo, quien siempre fue el autor de esas dos músicas y letras, pero que la editorial me las atribuyó durante años. Yo jamás volví a cantarlos. Son geniales.”
(respecto al golpe a Lucas Martí, ahijado del flaco, guitarrista de A Tirador Láser)

“Sin rencores, pienso que eventualmente hasta Lucas, como otro gran violero que es, le perdona todo, como todos lo hicimos ya. Dios ya le pidió que bajara el volumen, pero después, al escucharlo un ratito, no le dijo nada más y sonríe, porque lo tiene cerca.”

“Una vez tocó con Spinetta Jade en el Astral. Un encuentro genial. Luego en los camarines, para festejar, hizo uno de sus famosos “sospechoso” estirando su mandíbula inferior hasta formar una especie de “cantero semicircular” para luego verter cerveza que chorreaba por entre sus dientes. Hizo de fuente humana y moríamos de risa.”

“Tocar o cantar con Pappo siempre era bueno. Acá o en el más allá, siempre voy a estar haciéndole la base.”




HÉCTOR STARC

personal

Starc nunca tocó en forma oficial con Pappo. Pero compartió decenas de zapadas. Se conocieron a fines de los ’60 en un colectivo de la línea 89. “Se sentó al lado mío y me dijo ‘vamos a La Cueva’. Si no fuera por él seguiría trabajando en OCA”, agradece el ex guitarrista de Tantor y Aquelarre. Recuerda, por ejemplo, las comidas que compartían los músicos de Pappo’s Blues, Aquelarre y Pescado Rabioso en un bar de la calle Mendoza, en Belgrano. “Era un lugar con ventanas altas y si entrabas por ahí no veías qué había adentro. Un día Pappo, que tenía esa costumbre, saltó y cayó sobre una mesa donde estaba comiendo una pareja de viejos. Por supuesto fue nuestra última cena ahí. Me pasaba a buscar por mi casa de Floresta, íbamos a buscar a Spinetta a Belgrano y de ahí a la pizzería Boca, que estaba en Nazca y Rivadavia. Todo ese despliegue de cientos de kilómetros era para que el Pappo pidiera una pizza, se la pegara en la frente y le dijera al mozo: ‘Tráigame otra’. Después le decía a Luis ‘dame la mano’ y se la daban con una porción de muzza entre medio.”

Starc recuerda una serie de zapadas en las villas que Pappo frecuentaba por entonces.
“Ibamos a zapar con Black Amaya y David Lebon. Yo zafaba porque tocaba el bajo, pero Lebon y Pappo tocaban con unos equipos de mierda, y sin embargo la gente estallaba. Pappo nunca se quejó diciendo ‘qué guitarra de mierda’... le dabas una escoba y la tocaba.”

“Estaba el Pappo-personaje de la campera de cuero y el otro que venía a buscarte a tu casa para patinar con un Dodge por las calles de Flores.”

“Un día me dijo ‘acaba de pasar una injusticia, a Nebbia le regalaron una Les Paul ¿para qué mierda la quiere? La tendrías que tener vos’. Y qué hizo Pappo: convenció a Nebbia de que mi Telecaster tenía un sonido ‘español’, más afín para hacer temitas melodiosos. Y dijo ‘Litto, dale la guitarra a Héctor’, ‘Héctor, dale la guitarra a Litto’ y salimos corriendo. Después le sacaba los discos de blues y rock que Litto compraba, los llevaba a la casa para sacar los solos de Cream y Hendrix en el Winco.”

“Después de su primer accidente, nos fuimos a Pinamar en moto. Me prestó la Harley y yo soñaba con tener una. Recuerdo que me dijo ‘para qué te vas a gastar 20 lucas sólo por el ruido que hace. Te grabás la mía en un casete y te vas con los auriculares puestos –carcajadas–’. Pero la mejor fue cuando encaró a Antelo (gerente de Renault) en una de esas fiestas conchetas a las que no sé cómo carajo lo invitaban y le dijo: “Por culpa tuya casi me mato con esa mierda que fabricaste, aprendé, gil, si iba con la Chevy lo hacía mierda al camión”.




CARLOS ‘MACHI’ RUFINO

Lindsay Lohan

Pappo, según narra Machi, tenía la costumbre de deformar los nombres. A él le había cambiado su apellido (Rufino) por Tocino y después dobló la deformación al inglés con resultado desopilante. “Tocins era; pasé de ser Rufino a ser Tocins”

“Pappo me abrió la puerta grande del rock en la Argentina, cuando en 1972 me propuso formar parte de Pappo’s Blues, junto a Pomo en batería. Grabamos un solo disco, el Volumen III, donde además de proponerme cantar un tema (“El Sur de la ciudad”) también compartimos la autoría de “Sandwiches de miga” y grabamos un tema que salió en el Volumen IV: “Con Elvira es otra cosa”. Eramos todos muy jóvenes, y la verdad es que la pasábamos muy bien tocando. Cuando terminábamos los shows nos juntábamos a comer con los integrantes de Pescado Rabioso y Aquelarre, en un bodegón en Belgrano: Pappo hacía una especie de personaje que llamaba “Sospechoso” y era muy gracioso: si alguno de esos músicos está leyendo estas líneas, estará al menos sonriendo.
En 1992 volvimos a tocar como Pappo’s Blues en un lugar llamado New Order, en trío con Black Amaya. Esa fue mi última vez en un escenario con Pappo, y nos vimos por última vez en un concierto de Divididos en 2001, donde tocamos como invitados. Y me saludó de una manera especial: a Pappo no le gustaba besar a otro hombre, pero cuando me vio, me dio un gran abrazo y un beso. Nunca olvidaré ese gesto, yo venía de perder a mi hija Laura, y sé que me quiso decir algo que iba más allá de las palabras.
Ebrio de tristeza, te doy las gracias por todo lo que nos dejaste.”

Cuenta Machi que un día, estando Pappo en EE.UU., un tipo le tocó el timbre en su departamento y le dijo que venía de su parte. “A mí me gustaba Chicago, banda que a Pappo no, pero sin embargo se tomó la molestia de comprar cuatro vinilos de ellos, inéditos acá, y me los mandó con una carta que decía ‘acá te mando el Chicago este de mierda y la puta que los parió. Para que no me rompas más las bolas’. Y lo más cómico era el remitente ‘Pappo, 7ma Aveniú, con acento en la u. Increíble. Cada vez que miro el disco, lo veo a él y me digo ‘no sé si yo lo hubiera hecho’.”




HÉCTOR ‘POMO’ LORENZO

carrefour

“Nos juntábamos a tocar cuando salíamos del taller sin sacarnos los mamelucos llenos de grasa. En el barrio le decían el loco del Jeep, que doblaba en las esquinas a dos ruedas.”

“Es increíble que haya salido de La Paternal y que los grandes maestros de la guitarra hayan arrugado ante la fuerza de esos dedos.”




OSCAR MORO

soundcloud

Moro se erige como el hombre que le ponía los puntos al Carpo ante sus arrebatos pugilísticos. “Lo cagaba a pedos cuando se ponía loco y me daba pelota. Un día íbamos en tren a Mendoza y creyó que un tipo le quería afanar la viola ‘con el tren en movimiento’. Y, sin mediar palabra, le puso una trompada y le rompió la nariz. Un desastre. Era buena persona, pero había que controlarlo”




B.B. KING


Ellos hablan de Pappo

B. B. King recordó a su amigo Pappo, a quien conoció en 1980 cuando el Carpo se le acercó a los aposentos del rey con una horma de queso en mano como obsequio. Desde aquella anécdota con la horma de queso, Pappo fue para King “Mr. Cheeseman” (Señor Queso), en honor a ese regalo iniciático.

“Lo conozco hace más de veinte años, no me acuerdo exactamente cuántos, pero éramos muy amigos. El era un gran guitarrista, siempre lo fue, siempre lo será”

“Sin él estando vivo allá, Argentina ya no será lo mismo para mí”


RICARDO TAPIA

personal


“Fue bastante triste. Nosotros nos enteramos en Río Negro, en un show en el que compartíamos escenario con Divididos. Yo bajaba del escenario y un plomo me cuenta que se había matado Pappo con la moto. Yo estaba hablando con Mollo y no le dije nada porque estaban por subir ellos. Y decirle eso a alguien que está por subir al escenario es fatal. Para nosotros Pappo era un amigo, un tipo muy gracioso y ocurrente de una forma que la gente no quizás veía, un tipo de ideas muy interesantes. Pocos tipos tenían la capacidad de simplificar una idea en dos palabras como él. En Longchamps Boggie cuando dice ‘los hombres crearon los dioses y también la gran ciudad’ es una descripción perfecta de lo urbano. Otro tipo se hubiera enroscado en si Dios existía o no… Él tiene cosas así que son como de mecánico zen, que se iluminaba, veía las cosas y después se le iban. Tiene frases increíbles: ‘son muchos pensamientos para una sola cosa’ es espectacular. Eso es algo que se va a extrañar mucho. El era un punto de unión para muchos músicos. Era el tipo que sostenía el movimiento entre el rock y el blues, y dejo un agujero grande, porque es un tipo patriarcal.”




CHARLY GARCÍA

Lindsay Lohan

“¿Tenés la anécdota del pibe que tocaba con mi hijo, que Pappo le rompió la cara de una piña? Ok, estuvo exageradísimo, pero en un punto tenía razón. Estábamos ahí y Pappo dice algo de un disco de no sé qué, que se llamaba Alive, y lo dice así, como se escribe, “alive”. Y el pibe le dice “alaiv”. Pappo lo miró, se metió la mano en el bolsillo, le dio cincuenta pesos y le dijo: “Es para el hospital, pibe”, y lo surtió. ¡Aguanten los bornes!”

“Me enteré de la noticia por un fan que me llamó el jueves a la noche, y de entrada no lo creía: recién cuando me empezaron a llamar varias personas lo tomé en serio, y la verdad es que me puso muy mal. La muerte de Pappo significa un cacho de rock que ya no está, y me pone muy triste. Yo estaba un poco resentido con él porque le había pegado a un compañero de banda de mi hijo, pero en su momento le pedí explicaciones y me dijo que esa noche estaba un poco borracho, me pidió disculpas y lo entendí. El ya me había invitado a tocar con él e incluso tocamos juntos una vez en un show a beneficio de una chica que tenía sida, pero recién después que aclaramos ese asunto pudimos hacer lo del Cosquín Rock de este año, que fue un gusto para mí. Realmente creo que Pappo era uno de los grandes en el rock argentino, y su pérdida se va a sentir mucho, se lo va a extrañar mucho. Era, sin dudas, uno de los mejores guitarristas que teníamos. Más allá de esas peleas mediáticas, en realidad había un afecto y un respeto mutuo, ese respeto que hacía que hubiera invitaciones a tocar. Y yo sabía sus temas, ¿quién no? Estoy triste por eso, porque si bien no era un tipo a quien yo frecuentara mucho, de chico escuchaba sus discos y respetaba su mito, su carisma... tenía un touch en la guitarra inconfundible. Les mando mis condolencias a la madre, al hijo y a los amigos que tanto lo querían.”




LITO NEBBIA

carrefour

“He leído por ahí tonterías como que cuando Pappo llega a Los Gatos cambia el grupo y nos obliga a modificar el estilo…..eso no es más que pura mierda del ambiente…Pappo estaba orgulloso de integrar Los Gatos en ese tiempo. Hizo para el grupo excelentes solos, sobre canciones que nunca supo los acordes exactos que tenían….así era él…un tipo para estar en un grupo y esperar que llegue su solo”




BLACK AMAYA

soundcloud

“Se murió un pedazo de mi vida. Al día siguiente del accidente, recibí mails de David Lebón y de Spinetta, y ellos estaban destrozados. Se lo extraña y se lo va a extrañar toda la vida. Siempre traté de cuidarle la salud. Él era muy frágil. Sin querer le hice un tema tributo (Blues de otoño) para el disco del Quinteto.”




VITICO

Ellos hablan de Pappo

Vitico tiene mil anécdotas con Pappo, pero el aire del Delta lo lleva a contar una que tuvo lugar allí, entre las aguas marrones del río Luján, una noche. “Era sábado, estábamos los dos solos acá y se nos acabó el vodka. Entonces, agarramos el bote, cruzamos a los boliches y aparecimos. ¡Pappo y Vitico!, los monos se volvieron locos y nos invitaron a tomar un vino. De repente, uno dice ‘mi moto’, miro hacia atrás y Pa-ppo venía como hormiga negra en la moto del pibe. El tipo se tiraba de los pelos y decía ‘¡no puede ser!’. La última vuelta, yo me puse en el medio de la calle, pero Pappo me esquivó y se fue contra todas las mesas. El tipo me decía ‘tengo una itaka, ¿la saco?’. Y yo le respondía, ‘dejate de joder, no pasa nada’. Cuando se calmó eso, Pappo empezó a agarrar sillas y tirarlas al río. El dueño estaba a las puteadas, pero se tranquilizó cuando le pregunté cuánto valía cada silla y le dije a Pappo: ‘no tires más de cuatro’. Después se subió al bote, fue a parar al medio del río y empezó a gritar. Ahí dije ‘nos vamos antes de que sigan pasando cosas’.”

“Una vez, en Córdoba, estaba por pegarle a un pibe y le iba a costar una causa. Yo, sólo por frenarlo, me comí un golpe suyo en la mandíbula que me desmayó. Me desperté en la camilla del hospital, me levanté y seguimos peleando. Fue algo realmente bravo, porque cuando volvimos al Hotel Dorá nos cruzamos con una señora de 75 y otra de 78 años y Pappo le dijo a una: “señora, ¿quiere coger?”. Estaba bravísimo ese día... empezó a patear las puertas de todas las habitaciones hasta que llegamos a nuestra suite. El se sentó en un escritorio y empezó “la puta madre, me hacen pelear con mi mejor amigo”, mientras le pegaba piñas al escritorio: lo hizo mierda. Habían quedado los cables sueltos y alguien le dijo “Pappo, cuidado con los cables” y él respondió ¿querés ver qué hago con los cables? Entonces unió dos y voló la instalación eléctrica: fue terrible. Aún hoy, cuando paso por el hotel, me junto con el gerente, tomamos Fernet y nos cagamos de risa de esa secuencia.”

“Hay una escena que se me viene todo el tiempo a la cabeza. Allá por los años 80, a nosotros nos venían a ver muchos punks y una vez, en Córdoba, nos estaban escupiendo como una forma de gratitud y yo me tragué un pollo cantando ´Mucho por hacer´.En un momento, las guitarras ya eran una baba, empezó a sonar todo mal y tuvimos que parar de tocar. Entonces Pappo agarra y les dice a todos: ‘Che, loco, no escupan más, si escupen una sola vez más, saco una manguera de mierda que hay atrás del escenario y los lleno a todos de mierda’.”




MICHEL PEYRONEL

personal

"El era un poco difícil con las palabras y yo tenía que explicarme un poco de vez en cuando. Por ejemplo, al final de ''Susy Cadillac'', dice ''tan sólo queda rouge en los cromados'': Pappo me dijo: ''¡¿Cómo vas a poner rouge?!''. Lo más poético le parecía como de trolo. ''No, pongamos sangre en los cromados'', insistía El Carpo. Y ahí le conté que me había inspirado en Jane Mansfield para esa canción (prueba de que ya en esos días pensaba en lounge), y ella murió decapitada en un accidente de auto, por eso lo del rouge, porque la cabeza había ido rebotando... Entonces le encantó y quedó así".



NORBERTO ‘RUSO’ VEREA

Lindsay Lohan

“A Mediados de los 80, yo tenía una parrilla que se llamaba Choripalandia, que quedaba enfrente del Cine Avellaneda donde ahora hay un ‘Jesús te Salva’. Un día nos falta el parrillero y en medio de la locura de atender todo, la parrilla, la ensalada, la bebida, cae Pappo, que solía venir de vez en cuando. Nos saluda y le cuento: ‘No vino el boludo del parrillero’. Enseguida se saca la remera y me pregunta: ‘¿cómo están haciendo los chorizos? ¿están marcados? ¿de qué tamaño son las fetas de vacío?. El tipo, con sus pantalones de cuero, hizo de parrillero toda la noche. La parrilla cerraba tarde por que esperábamos a que termine la última función del cine. A eso de la una de la mañana, caen tres pibes del Docke que piden tres choris y un litro de vino. Entonces uno le dice al otro. ‘che, ese es Pappo’, ‘callate, vos estás en pedo!!’. Pappo, que estaba escuchando la escena, se acerca y dice ‘Sí, soy Pappo ¿que te pasa pelotudo? ¿no puedo ser Pappo y hacer chorizos?’ ”


FABIAN GIORDANO (SONIDISTA)

carrefour


“La mayoría de las anécdotas de Pappo fueron en la ruta y en cabarets. Un día de la semana me llamó para ir a dar una vuelta y terminamos en un cabarulo re tumba. Nos veníamos tomando todo y estábamos re borrachos. Pappo tenía una loca sentada en cada pierna. Una era una mina flaquita, pero la otra era una gorda que tenía un culo para 5 tipos y 2 tetas que pesaban 20 kilos c/u. El mozo se acercó a la mesa y nos preguntó si queríamos tomar algo más. Pappo le dijo que no quería tomar nada, pero sí quería comer una milanesa a la napolitana. El mozo le respondió que no había cocina en el cabaret y que no iba a poder ser. pero Pappo insistió tanto que el tipo mandó a comprar una a la rotisería de la esquina. Al rato, le pusieron una milanesa enorme arriba de la mesa. Pappo la agarró con la boca y la puso entre las tetas de la gorda, que le empezó a decir: "Me estás ensuciando toda" Y el loco le respondió. "Tranquila que yo te limpio". Le sacó la milanesa, la puso de nuevo en el plato y le empezó a chupar las tetas. Cuando le sacó toda la salsa, agarró otra vez la milanesa con la boca y se la puso de nuevo entre las tetas .... pero para comérsela. Usó las tetas de la gorda como porta milanesas."

“Una vez dimos vueltas por un montón de cabarets y terminamos en Cocodrilo. Yo estaba muerto de hambre desde que habíamos salido y le decía a Pappo que tenía que comer algo antes de seguir chupando. El loco se metió en una puertita del boliche y me trajo un pedazo de carne. Cuando casi nos lo estábamos terminando, salió un empleado que lo re - conocía a Pappo y le preguntó de dónde lo había sacado. El Carpo se empezó a reir y le tipo le dijo: "Pero ésa es la comida del perro". Resulta que Pappo había entrado a la cocina y lo primero que vió fue el plato del perro, que tenía polenta y carne. Agarró la carne, la lavó con agua y me la trajo... Yo empecé a vomitar y Pappo seguía comiendo.”

“En un boliche de Rosario no querían dejar pasar a CACTUS. Pappo le dijo al bolichero que si no lo dejaban pasar con su perro él no entraba a tocar. Como el tipo se re cagó, le dijo que pasara. CACTUS se acostó en la puerta del baño de mujeres y no dejaba entrar ni salir a nadie. Pappo se tiró a dormir un rato con la cabeza apoyada en la panza de CACTUS. Y le bolichero venía a decirnos "Por favor fíjese si los puede levantar porque las minas se me están meando encima" .... Al rato se levantaron los 2 y habilitaron la puerta.”




DANIEL CHINO
(productor de MTS)

soundcloud

“Habíamos llevado a tocar a Gilby Clarke y Steven Adler, dos ex Guns N´ Roses a Córdoba, con Pappo de soporte. Ellos ya se conocían de antes, tenían buena onda. Resulta que cuando nos bajamos en Aeroparque, a eso de las seis de la tarde, suena el celular de Pappo: era el Corcho Rodríguez que estaba en la casa de Susana, por Pilar. Ahí Pappo le pregunta si podíamos ir todos para allá, para tocar un rato, zapar. Corcho le dijo que todo bien, nos fuimos todos al hotel antes y Pappo arrancó directamente para allá. Nosotros éramos como veinte, imaginate, los músicos, las amigas de los músicos, un montón de gente. Ya llegando al country, empezamos a pasar un montón de controles hasta que en el último no nos dejaban pasar por que nos habían avisado que íbamos a ir, por que había sido todo muy informal. En eso lo llamo a Pappo para decirle que nos vengan a buscar a la puerta. Entonces aparece arriba de una Harley, y empieza a decirle a los de seguridad: ‘eh, ¿cómo no dejan pasar a mis amigos?’. Cuando lo saluda a Gilby, saca un revólver, como el de El Llanero Solitario y comienza a disparar al aire, delante de todos, al grito de ‘¿quién es el Guns N´ Roses? ¿vos sos el Guns N´ Roses? ¿por qué no le decís a la gente quién es el Guns N´ Roses? ¡Deciles!’ Gilby no lo podía creer, y Steven Adler, que estaba medio mareado, le pedía por favor que se fuera de ahí. Después se pusieron a tocar, Corcho había llevado promotoras de cerveza y cigarrillos, había montado todo un evento... yo nunca había ido a una zapada con sponsors. A eso de las cuatro vino el mayordomo de Susana y nos pidió, después de tres avisos: ‘la señora dice si podrían retirarse, por favor’.”




ALEJANDRO MEDINA


Ellos hablan de Pappo

“Cuando estábamos por formar Aeroblues, a fines de 1975, Pappo se vino conmigo a San Pablo, Brasil. Allá yo vivía en una finca que tenía un lago, una montaña y hasta una iglesia, donde habíamos montado un estudio. Cuando llegamos, pusimos una cama en la iglesia para que Pappo viviera ahí, por que yo vivía en la mansión (risas). Un día, salí a buscar a mi novia de entonces y a Junior, el batero de Aeroblues, y lo dejé solo a Pappo como tres días. cuando volvimos, se puso a correr y a ladrar como un perro, y me dijo:´No sabés lo que me pasó... Vení, mirá lo que tuve que hacer´. Y al entrar en la iglesia, vi que había hecho cruces con palitos e hilo y las había puesto por todos lados. Cuando le pregunté qué había pasado, me respondió: ´estalló una tormenta y se cortó la luz justo mientras veía (la pelicula de terror) El hombre y la bestia... Así que tuve que hacer las cruces para alejar a los malos espíritus.”

“En 1976, unos pibes de Florencio Varela nos invitaron a festejar la Nochebuena. Cuando llegamos, los pibes se pusieron re contentos. Yo estaba charlando con un montón de minitas y vino un flaco a decirme ‘Parece que Pappo esta con problemas y se está por pelear’. Fui hasta donde estaba él para preguntarle qué pasaba ‘¿sabes que pasa? este chabón está loco... Dice que es Dios’, me dijo mientras señalaba a un flaco. Y cuando le pregunté si era verdad que era Dios, el pibe me respondió que sí. Entonces Pappo le pegó una piña, me miró y me dijo: ‘Bueno, cayó Dios’ (risas). Y empezamos todos a las tortas. Los padres de los pibes que nos habían invitado se asustaron y nos dijeron que por favor nos fuéramos. Con Pappo siempre estábamos haciendo quilombo.”

"Durante la época de Aeroblues había una mafia que pegaba afiches. Para un show, nosotros les pagamos para que pegaran como mil afiches y no lo hicieron. "Estos hijos de puta nos cagaron la mosca, pero yo sé com les vamos a cobrar", le dije a Pappo y los fuimos a buscar con una bolsita de plástico para simular que teníamos una bomba y amenazarlos. Los tipos nos empezaron a explicar que no habían podido pegar los carteles. Pappo les dijo que nos devolvieran la guita, pero se hicieron los giles. Entonces les dije "Miren, en esta bolsita tengo explosivo plástico y si no nos devuelven la mosca les hago volar todo" ... Y ahí nomás el Carpo me dijo "Bueno, entonces yo te espero en la puerta. Y, como se la creyeron, nos fuimos todos corriendo..."



LUCIANO NAPOLITANO

personal


“Mi viejo en algún momento me lo dijo. Íbamos en un auto por Tigre y yo iba del lado del acompañante y pasa uno y me ve y dice '¡PAPPO, PAPPO!'. Y cuando mira así, ve bien adentro y dice '¡Uh, PAPPO!' Cuando nos fuimos, mi viejo me dice '¿Viste? Ahora sos vos PAPPO. Ahora tenés que empezar a hacerte cargo vos de la máquina del rock', me dijo. Porque él lo decía, 'Yo soy NORBERTO NAPOLITANO, y laburo de PAPPO', es así.”

“ "El tren de las 16" y "El tropezón" son los dos temas que me ligan directamente a él. Con "El tren de las 16" descubrí a Pappo’s Blues, antes de saber que Pappo era mi viejo y sin conocer la carrera artística que él tenía. Yo sólo sabía que tenía un padre, que vivía allá, y listo. Mi vieja siempre laburó y cuando fue el momento de tomarme un bondi por mis propios medios, fui y busqué a mi viejo sin saber que él era el de "El tren de las 16". Cualquiera.
“La noche del accidente yo no lo podía creer. Volví a Luján, me llevó un amigo. Había un concierto previsto. Yo estaba hecho mierda. Pero me vino la voz de él acá en la nuca: "No dejés de tocar, no dejés de tocar". A El as de espadas llamaron como 600 personas que querían saber si el recital se hacía o no. Fui, lo hicimos y fue impresionante. Toda la gente gritando por Pappo. Yo estaba totalmente sedado.”

“Todas las mañanas y todas las noches, a parte de llorar a mi padre, sueño con mi viejo y me dice que yo tengo que tener el instrumento. Me pasó dos veces ya, el otro día me pasó de nuevo, me dijo en el sueño que la tengo que recuperar. Yo no voy a estar tranquilo hasta que tenga la guitarra... ni él. Se lo pido a Dios y a la conciencia de la persona que la tiene que, entre paréntesis, yo la quiero mucho. Hasta que no tenga la guitarra las cosas no van a seguir su curso.”




BOLSA GONZALEZ
(baterista de Pappo’s Blues)

Lindsay Lohan

“Veníamos de tocar en varias ciudades de la costa y el medio de la ruta, cerca de Lezama, se rompió el micro. Me bajé, y cuando pasé por al lado del capot, pateé un tornillo. Eran como las 7 de la tarde, nadie lo encontró y no pudieron terminar de arreglar el motor... De repente se acercaron unos pibes en una moto y le preguntaron a Pappo si quería ir a tocar esa noche a Lezama. Pappo les dijo que sí, y al rato, nos fueron a buscar a todos en una camioneta. Fuimos a tocar y cuando terminamos Norberto ser reía y me decía: ‘Si no hubieras pateado el tornillo, capaz que nuca hubiésemos tocado en Lezama’. Y todos se cagaban de risa.”








FELIPE ANGELIZZI

(PRESENTADOR)



"Pappo era un cómico de primera, en el último viaje que hicimos nos vinimos cagando de la risa desde Casquín hasta Buenos Aires. Siempre estaba rompiendo las pelotas, el chabón no dormía nunca, no sé si del cagazo, o qué. Una vez nos comimos un garrón en Mar deL Plata. Pappo siempre llevaba a CACTUS. Ese perro era una de sus locuras, dormía con él, viajaba con nosotros, a todos lados, teníamos quilombo en los hoteles porque no lo dejaban entrar, en los restaurantes también. Hará 2 años fuimos a tocar al parador de la Rock & Pop y CACTUS siempre andaba suelto por la playa. Cuando Pappo empezaba a tocar, volvía y se subía al escenario. Esa vez terminamos de tocar a eso de las 6 de la tarde y el perro no aparecía. Nos quedamos toda la noche buscándolo, el loco estaba enloquecido, decía "Yo no me voy hasta que no encuentre a CACTUS". La banda se volvió y yo me quedé con él y un par de personas más 3 días en Mar del Plata buscando al perro. A la tarde alquilábamos caballos para buscarlo por la playa. Pappo salió en televisión pidiendo ayuda, ofreció una de sus violas como recompensa, nos gastamos como 2000 pesos en estadía. Hasta que un día íbamos en auto por el centro y había un chabón paseándolo con una cadena, nos bajamos y se lo arrebatamos de frente manteca.”




TOTI IGLESIAS


carrefour

“Cuando vino a la sala nosotros le ofrecimos whisky, nos dijo no... le ofrecimos cerveza, nos dijo no... que es muy temprano... y tomate un fernet... no tampoco... no sé ¿y qué querés? algo de comer dijo... algo de comer???.. ‘sí una torta’. Y se comió una torta entera!!”




RICARDO MOLLO

soundcloud

“Tengo mucha tristeza, porque es de las personas que pensás que nunca vas a perder. Imaginate la importancia de Pappo en mi vida: es Jimi Hendrix y Pappo. La decisión de encaminar mi vida hacia la guitarra fue al escuchar «Pappo´s Blues I» el álbum de 1971. Yo ya había empezado a tocar, pero cuando escuché ese disco creo que se fortaleció la decisión de dedicarme a la guitarra. Pappo y Hendrix han sido mis dos referentes más fuertes. Me hubiera gustado ir [a despedirlo], pero está en mi pensamiento para siempre."





ALEJANDRO AMARO (AUTOR DEL MURAL HOMENAJE A PAPPO)

Ellos hablan de Pappo

“Un día fui a verlo y le dije: ¿Qué tengo que hacer para tocar con vos? Y Pappo me contestó: Traé un cable,”

“Yo siempre respeté y admiré mucho a Pappo, y a pesar de que fui a su casa varias veces, nunca me atreví a pedirle un autógrafo. Era un tipo muy simple y siempre que podía ayudaba, por eso ahora estoy haciendo esto (el mural), para devolverle las manos que me dio.”

Su perro Cactus

personal

Lindsay Lohan

carrefour


soundcloud


Algunos videos:


link: https://www.youtube.com/watch?v=C9VIUAkBlsY



link: https://www.youtube.com/watch?v=7pSQHVVe914


link: https://www.youtube.com/watch?v=m5LfVhPfEeg


link: https://www.youtube.com/watch?v=Du-kI9qTkdY


Viva Pappo

Y que sea Rock

1 comentario - Ellos hablan de Pappo

@Manzo19
“¿Tenés la anécdota del pibe que tocaba con mi hijo, que Pappo le rompió la cara de una piña? Ok, estuvo exageradísimo, pero en un punto tenía razón. Estábamos ahí y Pappo dice algo de un disco de no sé qué, que se llamaba Alive, y lo dice así, como se escribe, “alive”. Y el pibe le dice “alaiv”. Pappo lo miró, se metió la mano en el bolsillo, le dio cincuenta pesos y le dijo: “Es para el hospital, pibe”, y lo surtió. ¡Aguanten los bornes!”
espero que esto sea mentira...