epelpad

El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Industria del disco… no me enamoras! Opinion

OPINION | #DICEMARIOPERGOLINI

Tengo muchos discos. Unos cuantos miles para no ser tan precisos. Muchos me llegaron en los 30 años que llevo en el medio. Disco que sale, indefectiblemente me llega. Siempre fue así.

Entiendo tu envidia, es el sueño de cualquiera que gasta plata en música. Pero no es a donde quiero llegar. También compré, durante largo tiempo, mucha música que acá no se editaba. Me gustaban sobre todo los Box con ediciones de varios discos, de ésos que no te entran en ningún lado. Me gustaban los que tenían tapas raras. Hubo un tiempo en que me obsesioné con encontrar toda una discografía completa como si se tratara de un álbum de figuritas de fútbol; además no era que la quería así nomás, era importante que sean o la edición original, o una remasterizada, pero completa e igual. Así tengo toda la obra oficialmente grabada de Queen, Zeppelin, The Police, hasta Pixies; mezclado con mucho nacional como Soda Stereo, Seru, Charly, etc. También muchas discográficas en mis cumpleaños o en fechas festivas me traían alguna cosita rara, por ejemplo Nirvana completo en caja numerada con memorabilia original (fotos, entradas de conciertos legendarios) o la edición completa de todos los simples que sacaron los Rolling Stones. Me era tan gratificante comprar discos que llegué incluso a tener discografías completas repetidas. Tengo la de AC/DC como tres veces: una en vinilo, otra completa en CD, y un día vi la edición japonesa con los lomos que forman el logo de la banda y… la compré! Tengo más discos de Zeppellin que ediciones oficiales. Cajas raras, conciertos, etc. que no podía no tener.
Y todo esto por mi amor a la música, al arte gráfico y (supongo) que tendré bastante de acaparador, como ésas mujeres que no pueden evitar comprarse zapatos o carteras. Pero a diferencia de los zapatos o las carteras, que todo el tiempo sacan modelos nuevos, la industria discográfica se convirtió lentamente en aburrida. Sí, aburrida y monótona. Sin ideas. Sin propuestas que me den ganas de comprar un disco. Y no estoy hablando de música en sí, porque música obvio que sigo escuchando; lo que no me tienta más es comprar discos. Casi todo lo que escucho lo hago de forma digital, como supongo lo hacen la mayoría de los que consumimos música, ya que hoy los sistemas de Streaming me brindan casi todo lo que quiero escuchar.

Industria del disco… no me enamoras! Opinion


No compro música digital, ¿para qué? Un tema vía Itunes no tiene sentido si el Streaming me lo da y con la ventaja que cuando me aburro del tema y ya no quiero tenerlo dejo de escucharlo y listo, no tengo la pena de saber que pagué por él. Un disco completo, a menos que sea el nuevo Santo Grial de la música, también lo encuentro en la gran biblioteca mundial. Pago el servicio para ahorrarme la publicidad y lo que gasto no es más que lo que invertiría en un CD por mes.
¿Y cuál es la respuesta de las compañías discográficas a esto? Compilan, remasterizan o vuelven a publicar… ¡vinilos! ¿¡Eso es todo!? ¿Y se quejan? Tengo (y no porque las haya comprado) 5 ediciones completas de los Stones. La original en vinilo, la original en CD, la remasterizada, la remasterizada de la remasterizada y ahora nuevamente la de vinilo. ¿Para qué? Les juro que no suenan muy diferentes. Es más, estoy pensando quedarme con una sola... ¡o NINGUNA! ¿Qué tienen? ¿Un par de Bonus Track? La mayoría de esos temas que le agregan a las ediciones ya están en YouTube, e incluso los servicios de Streaming me la dan. La mayoría de los músicos que conozco o entrevisto cuando les pregunto por qué sacan un disco completo, por qué no los temas de a uno o tres seguidos, me dicen que les gusta publicar un álbum que hable de un concepto. No es que no les crea, pero en casi todo lo que escucho no encuentro mucho “concepto” en 12 ó 13 temas de un álbum; eso se lo encontré a pocas obras, me parece que siguen atados a la vieja idea de que un artista musical sólo existe si tiene un álbum completo. Cosa que no les pasa a las nuevas generaciones del rock (y sobre todo del pop) que van sacando temas; los hacen escalar en las radios o sistemas de difusión y una vez que el tema ya hartó pasan al segundo. Una vez que metieron 3 o 4 canciones, con suerte, los sacan en un disco y ahí queda para el que quiera escuchar “el concepto” y los buenos temas los pasan por Aspen por los años de los años. No es muy diferente a lo que hacían los Beatles o Michael Jackson. Hasta es ventajoso para las bandas nuevas que, al no tener la posibilidad de la difusión, les sería más fácil poner un tema fuerte que 12.

musica


Pero las compañías discográficas en vez de encontrar una forma de generar nueva música o formatos para que la gente siga consumiendo, sigue apostando a reeditar lo que es su único gran bien. Su stock de música, su catálogo, que lo exprimirán para así vivir de un pasado que fue fructífero, creativo y enormemente generoso en el dinero que les dio. No se preocupan en arriesgar, en buscar nueva música, ayudarlos a crecer como hacían con los lindos discos, con ediciones tentadoras para que los que amamos la música volvamos a consumirla. Entiendo que la tecnología los aplastó, que fue un golpe al maxilar de su vanidad que los dejo Knock-Out. Después de todo, ellos ganan dinero con los servicios de Streaming, ganan más que los artistas, hemos escuchados a cientos de ellos quejarse... ¿pero qué tal si dejan de aburrirnos republicando lo que ya tenemos? ¿Compilados? ¿En serio me quieren vender compilados que no son más que la vieja versión de lo que hoy es una play list? ¿En serio pensás que sólo quiero ésos 12 temas de un artista? ¿Un play list limitado armado por la discográfica, metido en un CD??? Hago play list más grandes y a piacere y lo modifico cuando me aburre. Puedo hacer cientos de play list y por el precio de un cd al mes. Y varias veces.
Ya que no pueden hacer lo que hacían antes, por favor empiecen a ser un poco más tentadores. Busquen nuevas ideas o sencillamente inviertan en nuevos artistas. Sé que el riesgo es grande, que de 10 ó 50 que apoyen sólo llegarán pocos, pero es hora que devuelvan lo que construyeron en el pasado, y que nosotros, niños entonces, disfrutábamos y coleccionábamos.

discos


Los discos, la música.

Mario Pergolini

3 comentarios - Industria del disco… no me enamoras! Opinion