La vida en un cuadrilátero

Verdaderas mujeres luchadoras

Verdaderas mujeres luchadoras

CIUDAD DE MÉXICO.- Vivir de la lucha libre y trabajar sobre un ring adquiere un sentido distinto cuando quien lo hace es una mujer. Las mujeres que trabajan golpeando y aplicando llaves sobre un cuadrilátero, dividen el deber con las tareas del hogar y con la crianza de los hijos. Porque además son madres, esposas y amas de casa. Más historias de mujeres asombrosas aquí.

Puños de oro

Uno podría creer que una luchadora es machorra, agresiva e incitantemente violenta. Pero no es así. Rosy Moreno, quien lleva en la lucha libre lo que tiene de vida y de memoria, luce unas uñas perfectamente pintadas y un tinte nuevo en el cabello. "Apenas ayer me cambié el look, voy a pelear en Michoacán y quiero lucir bien".

Lucha Libre
Rosy Moreno

Y es que aunque pareciera que viven golpeando a quien se les ponga enfrente, las mujeres luchadoras pueden ser mucho más tiernas y amorosas en sus casas de lo que uno se puede imaginar. Rosy por ejemplo, entrena con sus hijos delante para poder darles besos y ayudarlos con las tareas cuando baja del cuadrilátero a tomar un poco de agua.

mujeres
Rosy entrena con sus hijos delante

Las Moreno, Rosy y su hermana Cinthia, vienen de una dinastía luchadora, de un padre ídolo y ambas, junto con su hermano "El Oriental", tienen una carrera profesional reconocida no sólo en México, sino también en Estados Unidos y en lugares tan lejanos como Japón.

luchadoras
"El Oriental" y Esther Moreno

De hecho la arena en donde entrenan es de su propiedad y en ella organizan peleas de todo tipo y con invitados famosos dentro del campo gladiador. Esta es una verdadera ventaja para la labor feminista de Rosy, pues en ella presenta peleas de mujeres con las que pretende un día tener renombre.

portate bien
Cintia Moreno

"Aunque las mujeres llevamos en esto años, sigue siendo muy difícil abrirse paso y parecer serias en el ring. Los hombres no te dejan subir, y si a eso le sumas que tenemos además esposo e hijos la labor se hace más complicada aún", comenta esta luchadora justo en medio del cuadrilátero donde inició su carrera.

De tal padre

El papá de las Moreno las dejaba entrenar con él siempre y cuando terminaran antes su tarea. Rosy y su hermana se aplicaban llaves, se enojaban y gritaban hasta que la campana sonara anunciando a una ganadora. Entonces el coraje se quedaba sobre la lona mientras corrían a cenar.

se la bancan
Alfonso "El Acorazado" Moreno

Fue así como ambas se iniciaron en la lucha libre sin pensar que algún día podían dedicarse a esto que tanto han amado siempre.

Mientras Rosy hacía carrera en la Asociación Mexicana de la Lucha Libre con el padrinazgo de su papá, Cinthia partía hacia Japón respondiendo a una invitación que le hacía su hermano desde aquella tierra. El resultado para ambas fue el éxito total, mujeres que partían caras en minifalda y destilaban una sensualidad hecha de músculos.

Hoy que han pasado muchos años siguen peleando con las mismas ganas que antes, pero ahora Rosy lo hace frente a un puñado de alumnas que intentan seguir sus pasos, y Cinthia lo hace como parte de una terapia por una terrible lesión que sufrió en la columna vertical mientras caía de la tercera cuerda.

Pero no son ellas las únicas que intentan abrirle paso a otras mujeres en la lucha libre. Hoy día nombres como el de la "Gorda Villalobos", "Lady Apache" y "Dark Angel" se hacen cada vez más famosos y mientras adquieren horarios estelares en las luchas, niñas pequeñas portan sus máscaras y capas aplaudiendo y gritando cuando ganan.

Es esto también lo que las motiva a seguir. Lady Apache cuenta que la primera vez que escuchó a la gente aplaudiéndole "supe que quería dedicarme a esto toda la vida".

"Mi mamá es…"

Casi todas ella tienen hijos, pequeños o adolescentes, que las ven ganarse la vida a punta de golpes. Literal.

te parten

Algunos de estos pequeños se suman a la cantidad de aficionados que han ido acumulando con el tiempo. Son los primeros fans en aplaudir, gritar y hasta llorar si alguien las lastima de más.

Estas madres duplican esfuerzos en una vida llena de heridas y rutinas de ejercicio de alto rendimiento, para cumplir con las tareas con las que cumplen las otras: llevar a la escuela, hacer la comida, pagar las cuentas, hacer la tarea, platicar y jugar para terminar con un baño tibio, una buena cena y un cuento.

Porque casi siempre terminan solas el camino, sin una pareja que las ayude con la carga que llevan a las espaldas. "Yo llevo tres matrimonios y ninguno ha funcionado porque esta profesión es muy absorbente y muy dura", comenta Lady Apache al respecto.

Verdaderas mujeres luchadoras
"Lady Apache"

Rosy Moreno también lleva algunos matrimonios a cuestas. "Tengo cinco hijos de padres diferentes, hombres con los que he intentado formar una familia y que a la mera hora les da miedo mis pantalones".

Es así, a los hombres le da miedo estar con una mujer que podría aplicarle una buena llave en las piernas para hacerlo callar. Eso aseguran ellas.

Lucha Libre

"No les gustan las mujeres que viven de golpear a otras mujeres y si se presta, a otros hombres también", finaliza Cinthia Moreno con una carcajada a flor de piel.

Y es que la vida en el cuadrilátero es difícil, pero más lo es cuando deciden bajar de él. Las mujeres luchadoras se han vuelto gladiadoras de sus propias vidas.

mujeres

Faltan un par de fotos para completar la familia Moreno;
Alda, por ejemplo, también lucha, pero lo importante es que todos los nombrados aquí aparecen. ¿O no?

FUENTES:

http://www.univision.com/content/content.jhtml?cid=1650646

http://www.publimatic.com/diario.php3?d=gladiadoresdelring&seccion=galeria%20de%20fotos&usg=__DxLDMZ34pKTWzTahyYGHgTqyFR8=

http://hablandodecatch.wordpress.com/tag/dinastia-moreno/&usg=__7J57BmCQmI32yXpVOtC6GW6ppZc=/