epelpad

El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Diario de meditacion

Diario de meditación. (sepan disculpa la redacción, es un borrador)

para empezar, tendría que fijar bien, cuando comenzó con esto de la meditación. en realidad, podría situarlo alrededor del 2013, por hay 2012.

tomemos 2013, al 2016 han pasado 3 años. la actividad no siempre fue fluida, diría que nunca, quizás en el año 2013, fue mas permanente, 2014 nula, a lo mismo 2015 con algunos intentos, recién 2016, desde agosto en adelante la actividad fue mas intensa y fructífera.

mis primeras meditaciones, se identificaban con la practica del zazen. Me esforcé mucho para poder realizar de forma correcta la postura, al principio la posición de medio loto, me hacia doler las piernas, no tenia un safu y me las rebuscaba para poder cumplir con la postura. Contemple el dolor, la incomodidad, el revoltijo de pensamientos. en un principio podría decir que la practica del zazen fue un sufrimiento.

D esta primera etapa puedo extraer las siguientes conclusiones.
a) la idea de pensamientos como vagones de tren, o sea como cada pensamiento contiene como carga un sentimiento.

b) lo dramático que soy o que era.

no recuerdo mas, tendría que buscar el diario de meditación de esa época, si lo encuentro , lo agregare. pero por lo menos esos dos son las mas relevantes.

durante el 2014 el avance fue nulo, casi no medite, no logre tener una constancia y eso que en el 2013 lograba meditar todos los días. Durante el 2015, comencé mis estudios y la verdad que tampoco le dedique tiempo a la meditación. por el momento parecía un fracaso.

durante gran parte del 2016 estaba descartado meditación, pero para fines de agosto, retome la practica, con otras expectativas, con otra cabeza, los años anteriores también fueron tiempo de crisis y resolución de las mismas, todo a nivel existencial, el saldo fue positivo y busque conectarme con las cosas que me gustan, entre esas la meditación.

debo reconocer que en la primera etapa, hasta tuve un mambo muy grande con la filosofía budista, o sea, me metí de lleno, al cuestionar algunos preceptos fue des´pegándome de la practica y calculo que eso constituyo una de las causa para alejarme de la meditación.

el tema es que en agosto de 2016, retome la practica, si involucrarme tanto en la filosofía budista, sin ceñirme demasiado a la practica de la postura que exigía el budismo zen.

la verdad que era una pavada, pero bueno, comencé a darme cuenta de un montón de cosas que había escuchado pero que en mi cerrazón no quise prestar atención.

mis practicas eran mas flexibles, primero en la forma de sentarme, ya no busque el medio loto, solo me sentaba con las piernas recogidas y cuando se me dormitan las piernas, buscaban aguantar un poco y si no, estiraba las piernas y me sentaba apoyando la espalda en algún respaldar. recitaba un mantra, pero solo por algunos minutos, solo para poder clamar el flujo de pensamientos de los primeros minutos. Me propuse meditar cada vez que podía, no obligarme todos los días, pero si podía todos los días y quería buenísimo, pero entre trabajo y estudio se complica, pero en un principio lograba meditar dos o tres veces por semana, luego una vez por semana y finalmente pude volver a las tres veces por semana, estamos hablando, trabajo, familia y estudio de por medio. No voy a dar detalle de mi vida profesional, pero suelo trabajar desde la mañana hasta la noche en la gran mayoría de la semana laboral y los fines de semana le dedico tiempo a mis estudios. se complica, así y todo bastante bien con la meditación.

en esta etapa el progreso es mucho mas satisfactorio. puedo identificar mi ego en los pensamientos, las emociones de las cuales busco alimentarme, puedo distanciarme de mis pensamientos y observarlos, observarlos en el sentido de hacerme a un lado cuando surjan. esto ultimo me sirvió y me sirve mucho para cuando no estoy meditando, poder identificar ciertos pensamientos y ponerle un freno, para que no se sigan multiplicando. en mi ultima sesión, pude darme cuenta que los pensamientos son como una corriente de agua en un rió. entre mas uno se acerca a la fuente que origina la potencia de la corriente, justamente es donde mas pensamientos del tipo superficiales o que son buenos para distraer y ser arrastrados por los mismo surjan. y si uno no opone resistencia es llevado cada vez mas lejos.

en definitiva es muy interesante observar como funciona la mecánica de los pensamientos internos, que imágenes mentales, que ideas terminan produciendo una cadena de pensamientos que a uno lo arrastra por ciertas emociones. identificar que no somos esos pensamientos, o por lo menos en parte, y que tiene que ver con una dinámica del funcionamiento de nuestro cerebro, también ayuda a tomar conciencia y distancia de todo lo que se nos ocurre y pasa por la cabeza.

quizás lo mas importantes y con lo que tendría que haber empezado este articulo, es que no busco en la meditación la felicidad absoluta, paz o una relajación para después del mundo laboral. lo que persigo con la meditacion, es poder desarrollar mas conciencia del mundo que me rodea, mas conciencia sobre como funciono y poder darme una vida mas cómoda y al mismo tiempo poder dar una mano siempre y cuando me la soliciten.

en cuanto a una vida cómoda, significa enfrentando conflictos, no evitándolos, asumir riesgos, aceptar el miedo, la inseguridad, la derrota, pero también saber disfrutar de los logros, no sentirme el centro del universo, pero tampoco relegar a un costado como si no fuera nada.

tengo mas para escribir, tengo algunas conclusiones sobre como la meditacion quizás no sea un patrimonio exclusivo de oriente, pude identificar practicas parecidas o con la misma intención en otras religiones, pero eso sera para la próxima.

0 comentarios - Diario de meditacion