Martha Amuchástegui, docente e investigadora de la carrera de Ciencias de la Educación de la UBA, estudió las distintas formas que adoptaron las celebraciones a través de la historia nacional. Autora de dos capítulos sobre el tema en la colección de Historia de la Educación en la Argentina, dirigida por Adriana Puiggrós, asegura que sería saludable modernizar el ritual de los actos y adecuarlos al país real que viven los alumnos.



ENTREVISTA CONCEDIDA AL DIARIO "RIO NEGRO ONLINE" POR MARTHA AMUCHASTEGUI

Desde hace unos 150 años las escuelas argentinas conmemoran las fechas patrias y recuerdan a los próceres con actos escolares que repiten un ritual "casi sagrado" que ni padres ni maestros se atreven a alterar, aunque en lo que los rituales tienen de particular como una expresión de símbolo de creencia social, están cambiando
La investigadora y especialista en educación Marta Amuchástegui explicó que a través de los actos escolares "se sostiene la tradición" y los maestros buscan "formar la conciencia cívica y transmitir el amor a la patria". Esta es una de las razones por la que año tras año maestros y alumnos repiten cada 25 de mayo, 20 de junio, 9 de julio, 17 de agosto y 12 de octubre una ceremonia tradicional, que "mezcla elementos religiosos con militares" en la que la bandera y el himno son los protagonistas principales. Sin embargo, en algunas escuelas comenzaron a introducirse cambios - Se puede decir que el diseño original de los actos escolares fue muy efectivo, ya que no hubo quien se atreviera a modificarlo.



Los actos escolares



- Fue muy efectivo, tan efectivo que no hay otro. Estos actos fueron pensados en una sociedad conservadora y muy autoritaria. Ahora que la sociedad pretende ser más democrática, tampoco se pueden pensar otras prácticas y no se encuentra otra manera de pensar formas en las cuales se represente la sociedad, si no es como un cuartel. Tal vez es muy fuerte la imagen, pero creo que hay una representación de la sociedad con una escala de rangos de formación cuartelaria, donde el lugar de la patria está en la punta de la pirámide y los rangos sociales están distribuidos: la bandera vigila la escuela, la directora a las maestras y las maestras a los chicos. Esa cadena de transmisión se representa en cada uno de los actos escolares. Me pregunto ¿a la sociedad no le gusta pensarse a sí misma como así debería ser? Es decir que los rituales lo que hacen es poner en escena lo que la gente cree que debe ser. Si no se pueden cambiar, es porque en algún punto la gente cree que así debería ser


- En sus investigaciones usted sostiene que en los actos escolares conviven aspectos religiosos y militares.

- A la hora de armar la liturgia cívica se incorporan formas de comportamiento que provienen de la tradición religiosa y militar. En los países latinoamericanos, la Iglesia fue la encargada de la educación y en la Argentina, hasta 1880, los chicos iban a la escuela para formarse como un buen cristiano. Hasta que se sanciona la Ley de Educación Pública (1884) las currículas escolares estaban regidas por lo que la Iglesia consideraba que debían aprender los chicos. La ruptura se da en 1880 cuando el aparato administrativo del Estado se encarga de organizar los programas, pero lo hace sobre una institución que tenía siglos de tradición cristiana Creo que eso no se pudo cambiar por decreto y mi hipótesis es que en realidad los próceres sustituyen a los santos. Esto no fue determinado arbitrariamente así, pero explicaría la permanencia de formas de comportamiento que se trasladaron. El chico llegaba a la escuela y antes de empezar sus tareas rezaba Finalmente se impone el culto a la bandera. Hay una sustitución: antes se rezaba al santo y ahora se dice una oración a la bandera


- ¿Y eso que lectura favorece?

- La conclusión es que pese a que este ritual contiene elementos religiosos y militares en su expresión, tiene un valor importante porque permite transmitir ideas de pertenencia y de integración que todavía son valiosas. En todo caso, las formas de la liturgia llevan a pensar que la sociedad tiene fuertes raíces religiosas y militares y nosotros no podemos obviar que la forma en que vemos representar la autoridad está muy ligada con eso


- ¿No se puede pensar una representación más democrática?

- Se necesitan condiciones sociopolíticas distintas. Es la manera de pensar la representación: ¿quién te representa? ¿se puede ver la horizontalidad? Estamos acostumbrados a un orden jerárquico. La maestra tiene que hacer el acto como se lo pide la directora y la directora piensa en qué pasa si viene la supervisora. Referenciamos en los rangos y no en la autoridad real, que en una escuela debe ser el consenso.
Hay una tradición, en todo caso política, muy autoritaria, que otorgó el poder al rango y no a la representación. Antes, el abanderado era el que tenía las mejores notas, pero ¿quién tiene que llevar la bandera? Es un tema para discutir en clase. Ahora se banaliza la decisión, que es una forma que esta sociedad tiene de creer que democratiza. En Cuba la bandera representa la revolución. Aquí ¿qué representa?


- ¿Por qué cree que no se cuestiona esa tradición?

-Será que la tradición es funcional. A los padres no les gusta participar en actos en los que no se haga lo que ellos vivieron cuando eran chicos, porque les parece que sus hijos reciben menos educación. Tampoco es que la sociedad pida que no se haga y se sigue haciendo. Yo diría que hay una presión social que todavía encuentra en el festejo de las efemérides algo que tiene que ver con un sentido de Nación que la escuela debe enseñar




Indiecitos tocando la quena


- En algunos colegios se están modificando los festejos. Por ejemplo, el 12 de octubre se reivindica a los indígenas.

- Si, lo que ocurre es que el currículum fundador escondía el conflicto. Acá llegaron los españoles, trajeron la cultura y festejamos a Cristóbal Colón. Ahora en cambio se festeja el multiculturalismo, pero ¿dónde está el conflicto? A los indios los mataron. La escuela todavía no puede poner en escena el conflicto sobre el cual nacen estos pueblos. El discurso roquista ensalzaba la idea de Colón; el multiculturalista, la idea indígena. Y los dos omiten el conflicto, base de la organización de estos pueblos. Ese día se podría enseñar a los chicos que nuestra historia arranca de una gran lucha, que la llegada de la españoles rompió el orden indígena que tampoco era perfecto, porque los indios la pasaban mal desde antes. ¿Cómo se habla de eso?


- Será que la sociedad argentina no puede imaginar a los indios muertos...

- ¿No será que la sociedad prefiere ver a los indiecitos tocando la quena en lugar de imaginarlos todos muertos? Nuestra sociedad no puede ver que el conflicto no solo está en la base, sino que necesita formas de superación. La forma es buscar acuerdos, desacuerdos, cruces, pactos. Eso es lo que no se puede ver: que si no hay formas de acuerdo el conflicto no se supera. Porque hasta ahora se supera por la eliminación del otro. La superación de cualquier conflicto es el acuerdo; si no, solo queda negarlo. Eso es lo que termina pasando en la escuela. Pero no por voluntad de los docentes, sino que en la reproducción de la cultura uno de los elementos que aparece es que no se encuentran maneras de plantear el conflicto


- Sin embargo, se incorporaron cambios en los últimos años.

- En lo que los rituales tienen de particular como una expresión de símbolo de creencia social, están cambiando. Hay modificaciones, que aunque sean poco visibles, son interesantes. Que el 12 de octubre no se festeje la llegada de Colón sino que se recuerde a los indígenas es un pequeño cambio importante




La idea que se transmite


- De todos modos, los padres, conservadores o progresistas, se emocionan por igual con los actos escolares en los que participan sus hijos...

- El ritual tiene eso. Hay investigadores que ponen las normas éticas en primer lugar junto con los sentimientos y dicen que vuelve deseable lo odioso. Por eso el ritual tiene una fuerza impresionante para transmitir la norma social, porque las escenas rituales son muy fuertes y explican la idea de que la Nación se representa en la escuela. Cuando tu hijo está en la escuela es sujeto de una Nación. Estar ahí es formar parte y lo inclusivo es vital en lo social. Una manera de transmitir la idea de que perteneces a la Nación y de que el que no está ahí, está afuera. Es muy fuerte. Esto no quiere decir que la escena de inclusión tenga que ser representada como en un cuartel. Me pregunto si se puede representar la inclusión poniendo en juego otras formas de mostrar el lazo social. Hay escuelas que bregan por eso, pero no es fácil Hay una costumbre, y la costumbre arraiga en sentidos que no son transmitidos sólo por la escuela. Emociona el himno cuando lo canta la selección argentina de fútbol. Tiene que haber un cambio en la sociedad que otorgue confianza a otras formas de representar el lazo social, para que eso pueda ser transmitido en la escuela.




La intención de esta costumbre

- Marta Amuchástegui, ¿qué se representa en verdad en los actos escolares?

- Originariamente se introdujeron con la idea de transmitir una idea de Nación, como una manera de homogeneizar al conjunto de la población y darle un mismo libreto acerca del pasado. Hay un relato que dice quiénes somos y de dónde viene la estirpe argentina y esa explicación tiene en estas fechas formas de representación y de homenajes cuyo propósito inicial era formar un sentimiento, la conciencia cívica y el amor a la patria.







ENTREVISTA DE MARTHA AMUCHÁSTEGUI CON DIARIO "CLARÍN", POR DANIEL ULANOVSKY


-Cuáles son los valores que se transmiten durante los festejos de las fechas patrias en las escuelas?

-Todavía se acentúan los conceptos delineados hace cien años cuando tomó fuerza la educación pública. Pero el país cambió y hoy se perciben como algo alejado de la realidad. En aquel momento, el gran número de población inmigrante provocaba temor en la clase política: se suponía que tanta mezcla de nacionalidades y acentos no ayudaba a consolidar una identidad propia. Los actos escolares aparecían como la mejor ocasión para homogeneizar la base cultural de los chicos, en su mayoría primera generación en la Argentina. Estas celebraciones le daban un significado a la palabra Patria, que se construía a partir de ejes definidos: el origen de nuestros antepasados (12 de Octubre), el nacimiento de la Nación (25 de Mayo y 9 de Julio), el respeto a los próceres que participaron de las gestas (San Martín, Belgrano) y la defensa de los símbolos que nos representan, como el Himno y la Bandera.


¿Es necesario modernizar la forma en que se realizan los actos? ¿Debe pesar más la tradición o la idea de cambio?

-Para que las celebraciones no resulten vacías de contenido parece lógico actualizar su significado y relacionarlas con la actualidad. La Argentina vivió modificaciones fuertes: estamos ante una sociedad con mayor grado de participación que la de principios de siglo, con saberes más democratizados. Estos cambios ya se ven reflejados en algunos ritos. Hasta hace poco sólo llegaba a abanderado el mejor promedio del curso; ahora, en cambio, debe ser elegido por los otros chicos. El mensaje parece claro: para representar a un grupo humano hay que tener su apoyo; no basta con la inteligencia. Pero en la mayoría de los actos escolares aún perdura una rigidez histórica.


¿Qué es más importante: la fecha que se celebra o la forma que adopta el festejo?

-Ambas otorgan significados. La fecha nos habla del valor de una acción pasada mientras los rituales son necesarios para generar el sentimiento: si uno sabe que en el acto se debe permanecer de pie, en silencio, firme, sin discutir, con fervor entiende que el homenaje implica cierta disciplina y esfuerzo. Lo curioso es que en la Argentina la idea de la solemnidad fue muy bien aceptada por todos los sectores, no se vivía como una imposición del Estado. Creo que se ligaba mucho a la necesidad de la gente de construir un sentimiento de comunidad , de sentirse parte de una tradición.


¿No había sectores contestatarios? ¿Qué pasaba, por ejemplo, con los anarquistas?

-Es llamativo: hasta principios de siglo, ellos tenían sus propios colegios ya que estaban en contra de la enseñanza competitiva de la escuela pública. Además, no celebraban los actos que tuvieran relación con la formación del Estado ni sentían apego a los símbolos patrios. Pero resultó tan fuerte el peso simbólico que tuvo en la sociedad el hecho de concurrir a la escuela estatal, que los mismos anarquistas cerraron sus instituciones. De alguna manera, resultaba muy difícil escindirse de la legitimación que otorgaban los años de primaria, en el sentido de compartir enseñanzas y rituales. El espacio de todos


¿Los festejos siempre se celebraron dentro de la escuela o también su utilizó la calle, el espacio público?

-En las primeras décadas del siglo resultaba muy común que se realizaran grandes actos en las plazas donde concurrían miles de estudiantes con sus maestros y directivos. En la época de Yrigoyen, por ejemplo, hubo celebraciones que congregaron hasta 80.000 chicos que desfilaban tomando modelos de carácter militarizado. Algunos docentes protestaban por la utilización política de los actos y defendían la idea de que se realizaran en espacios abiertos, pero a nivel comunitario. Con el tiempo, el disenso se hizo más fuerte: un artículo publicado en 1942 en la revista La Obra, un medio de difusión docente no gubernamental, acusaba al gobierno de Ortiz de beneficiarse con el acto del 25 de Mayo.


¿En qué se basaba la crítica?

-Ese año el Ministerio de Educación había reunido a miles de estudiantes en la Plaza de la República (hoy Plaza de Mayo) para conmemorar la Revolución. La revista reconocía que el espectáculo había sido magnífico pero se preguntaba quién obtenía los réditos de tanto despliegue. Afirmaba que para la cultura cívica nacional era mejor efectuar concentraciones en el barrio; así la escuela y el pueblo se identificarían profundamente. El reconocimiento al festejo resultaba tan explícito como la crítica: se reafirmaba la necesidad de celebrar pero se discutía la implementación. 


-Luego de que el país dejó de recibir inmigración en forma masiva, ¿perduró la idea de que los actos escolares servían para dar un barniz de argentinidad a los hijos de extranjeros?

-A partir de los años 30, la lucha contra la heterogeneidad cultural y de lenguas empezó a reemplazarse por un nacionalismo que enfrentaba al peligro encarnado en el comunismo. Se hizo mucho hincapié en el respeto a los símbolos nacionales contraponiéndolos con la amenaza internacionalista. En la década del 30 se reglamentó la versión oficial y obligatoria del Himno Nacional para las escuelas y se estableció el Día de la Escarapela y el de la Bandera. En 1936, la Iglesia logró que se incluyera la enseñanza religiosa en las escuelas de la provincia de Buenos Aires y, a su vez, los textos escolares dedicaron más páginas a las batallas militares. Esta fue la respuesta nacional a la dicotomía entre lo argentino y la amenaza internacionalista asociada a las fuerzas de izquierda. 


¿Hubo épocas en que se celebraron fechas más políticas que históricas?

-Sí. Fue bastante evidente durante la primera época del peronismo. No sólo hubo una presencia contundente de imágenes de Perón y de Evita en las escuelas y en los textos, sino que se impusieron nuevas celebraciones como el 1ø de Mayo, la nacionalización de los ferrocarriles y el Día de la Lealtad. El Ministerio fijaba pautas sobre la forma de desarrollar estos actos. La política entra al aula


¿Cómo se celebraba, por ejemplo, el Día del Trabajo?

-Una comunicación de 1949 señalaba que cada establecimiento debía realizar una visita guiada a fábricas, oficinas o talleres cercanos a la escuela. Se debía brindar a los chicos una apología ejemplificadora del esfuerzo humano puesto al servicio de la Nación, capaz de suscitar en el alumno sentimientos de gratitud y de emulación. Este tipo de normativas llegaba de la mano de otras restrictivas, como la prohibición de los manuales Estrada que ignoraban maliciosamente la realidad de la Nueva Argentina propuesta por el gobierno de Perón, además de deformar su proyecto dolosamente.


¿La idea de patria se teñía con los colores del gobierno?

-El justicialismo quiso crear la idea de que en la Nueva Argentina, la Nación era Patria y la Patria, peronista. Se reforzaba la unidad imaginaria del país: en los actos participaban, además de los docentes y de los alumnos, soldados, sacerdotes y representantes de los gremios. Era la Nación en chiquito. 


¿Por qué después del peronismo se dejó de organizar actos en los espacios públicos?

-Se relaciona con la desintegración que vivimos. La calle, el barrio, la plaza eran lugares interesantes cuando se soñaba con una Argentina integrada. El escalón mortal de esa etapa fue el justicialismo que, aunque dividía al país en quienes estaban a favor y quienes en contra, tenía un discurso que subrayaba la idea de un pueblo unido. Cuando llegó la Revolución Libertadora, una parte de la Nación festejó y la otra quedó afuera, estigmatizada. A partir de esa quiebra, el acto patriótico se recluyó en la escuela porque la idea de Patria aparecía dividida, rota. 


¿Cómo se vivieron esas luchas de proyectos políticos dentro de las aulas?

-Se sintió la ausencia del nosotros que había caracterizado a la Argentina de la primera mitad del siglo. A fines de los cincuenta surgió la lucha por la escuela laica o libre, en la que un grupo defendía la tradición sarmientina y el otro quería reforzar el derecho de las escuelas privadas y religiosas. El debate fue muy duro y tuvo un efecto curioso: por primera vez se discutía la legitimidad de la escuela pública, laica y gratuita. Eso hacía trastabillar al sistema. Y la ausencia de consenso se reflejaba en la imposibilidad de modernizar los ritos patrios durante los actos escolares. Se continuaban las tradiciones pero no había posibilidad de crear nuevas porque no había proyecto común.


¿Los festejos empezaron a ser más formales? ¿Transmitían menos sentimientos?

-Los 60 y los 70 se caracterizaron por la falta de legitimidad de los actos patrios. Quizá los alumnos e incluso los docentes no eran conscientes, pero fue la época en que los chicos empezaron a reírse cuando se entonaba el Himno y se murmuraba sobre cualquier tema al escuchar a la directora hablar sobre la Independencia de la Nación. No era, en la mayoría de los casos, una protesta clara, sino un descreimiento de las instituciones que se palpaba en la vida cotidiana y que se reflejaba en esas actitudes. 


Si usted tuviera que diseñar una política para celebrar las fechas patrias, ¿qué ideas sugeriría?

-La manera en que se representan los actos deben ser creíbles para que logren transmitir sentimiento y emoción. Todavía utilizamos escenificaciones alejadas de la vida real: los chicos forman en fila, la maestra los dirige y todos miran hacia el mástil. Habría que lograr un ritual donde el comportamiento se adecue a las relaciones actuales. La señorita ahora es la seño y hace valer su autoridad en una forma menos rígida.


La participación aparece como un valor positivo que, en cierta forma, reemplaza a la obediencia.

-Claro. Se fomenta que los chicos manejen la palabra, que hagan conocer sus inquietudes. Además, las fechas que se festejan pueden modificarse: me animo a pensar que para mucha gente hoy es más importante el 10 de Diciembre -la recuperación de la democracia- que el 12 de Octubre. Pero eso no se ve reflejado dentro de la institución escolar. Mi idea es que los chicos se apropien de los símbolos: se podría izar la bandera en distintas partes de la escuela o lograr que sea cuidada por cada grado en vez de por una autoridad central. ¿Por qué no hacer, también, una bandera en la propia escuela a partir de materiales que lleven los alumnos? Las opciones abundan, pero lo esencial es que los símbolos reflejen la idea de Patria que tenemos hoy y no la de cincuenta o cien años atrás.


fuentes:
http://www.clarin.com/diario/1997/09/21/i-02211d.htm
http://www.rionegro.com.ar/arch200310/s05s22.html




AMÉN.