epespad

Asesinos seriales

Asesinos seriales

Buenas les traigo este post sobre algunos de los asesinos mas sádicos de a historia. espero que les guste

Giuseppe Greco
asesinos
serial



Sus inicios

Nació en 1952 en Ciaculli, una localidad periférica de Palermo. En la escuela, según los informes sobresalió en latín y griego.1​ No se sabe con precisión cuando ingresó en la mafia, pero en 1979 ya tenía un lugar en la Comisión, que estaba gobernada por su tío, Michele Greco, jefe de Ciaculli.

La cosca de Ciaculli se alió estrechamente con los corleonesi, y, específicamente, con sus jefes, Salvatore Riina y Bernardo Provenzano, que llegarían a dominar la mafia siciliana tras una violenta guerra.

Trayectoria criminal
Durante la Segunda guerra de la mafia de 1981 a 1983, orquestada por los corleonesi, Giuseppe Greco llevó a cabo decenas de asesinatos, a menudo con su arma favorita, un AK-47. Fue condenado finalmente in absentia por 58 asesinatos, la mayoría de ellos cometidos durante la década de 1980, pero se cree que cometió al menos 80 asesinatos2​ e, incluso, se habla de 300.

Entre los que abatió a tiros se encontraban Stefano Bontate, Salvatore Inzerillo, Pio La Torre y el general de carabinieri Carlo Alberto Dalla Chiesa. Incluso asesinó al hijo de Inzerillo de 15 años de edad después que el joven se comprometiera a vengar a su padre muerto. Se rumorea que Greco le cortó el brazo al chico antes de matarlo y de disolver su cadáver en ácido. En julio de 1981 fracasó en su intento de emboscar y matar al futuro pentito Salvatore Contorno. Éste logró dispararle en el pecho, pero un chaleco antibalas salvó la vida de Greco.

Raras veces trabajaba solo, sino que lideraba un grupo de asesinos, que incluía a Mario Prestifilippo, Filippo Marchese, Vincenzo Puccio, Gianbattista Pullarà, Giuseppe Lucchese, Giuseppe Giacomo Gambino y Nino Madonia. Al igual que Greco, todos ellos eran fugitivos con órdenes de arresto.

Greco trabajó sobre todo en estrecha colaboración con Filippo Marchese, jefe de la zona de Corso de Mille de Palermo y con otro cercano aliado de los corleonesi. Marchese estaba al cargo de la denominada "sala de la muerte", un escondrijo en Palermo, en algún terreno baldío donde las víctimas eran torturadas y asesinadas antes de ser arrojadas a las cubas de ácido o desmembradas para luego ser arrojadas al Mediterráneo. Según el pentito Vincenzo Sinagra, Greco ayudó a Marchese a llevar a cabo muchos asesinatos en ese escondite. Él y Marchese asesinaron a muchas víctimas juntos, colocando un trozo de cuerda alrededor del cuello de la víctima y tirando cada uno de ellos de un extremo. Sinagra dijo que, por lo general, su deber era el de sujetar a la víctima por los pies.

Él, personalmente, estranguló hasta la muerte a Rosario Riccobono, jefe de una familia de Palermo, en noviembre de 1982. Riccobono había sido un aliado de los corleonesi, pero cuando había dejado de ser útil, Riina decidió que debía ser eliminado. Invitó a Riccobono y a ocho de sus hombres a una barbacoa en la finca de Michele Greco, al final de la cual las nueve personas fueron masacradas por Giuseppe Greco y su equipo de asesinos. Ninguno de los cuerpos se encontraron nunca.3​

A fines de 1982, Greco asesinó a Marchese bajo las órdenes de Riina. La guerra de la mafia estaba acabando y Riina había decidido que Marchese ya no era de ninguna utilidad.

Por entonces, se creía que Greco era el segundo de la familia Ciaculli. En lugar de delegar los asesinatos a sus subordinados, continuaba tomando parte personalmente de los mismos. El 29 de julio de 1983, hicieron explosionar el coche bomba que mató al juez Rocco Chinnici y a otras tres personas.

Muerte
En algún momento de septiembre de 1985, un mes después del asesinato de Cassarà, Greco fue asesinado en su casa. Fue asesinado a balazos por sus dos compañeros mafiosos y supuestos amigos, Vincenzo Puccio y Giuseppe Lucchese, a pesar de que la orden venía de Riina, quien había presentido que Greco estaba siendo demasiado ambicioso y actuaba de forma independiente.6​ Puccio fue capturado al año siguiente por un asesinato relacionado y fue asesinado en su celda en 1989. Lucchese fue capturado en 1990 y encarcelado por otros crímenes. La eliminación de Greco era el primero de varios asesinatos cometidos por los corleonesi con el fin de debilitar el clan de Ciaculli. Dos años más tarde. uno de los cómplices de Greco y compañero de asesinatos de Ciaculli, Mario Prestifilippo, fue muerto a tiros, según se cree, también por orden de Riina.

Giuseppe Greco fue condenado in absentia a cadena perpetua en el Maxi Proceso de 1986-1987 tras ser declarado culpable de cincuenta y ocho cargos de asesinato,7​ a pesar de que estaba muerto por entonces. Como una estrategia para retrasar y debilitar las reacciones de los seguidores de Pino Greco, Riina ordenó que el cuerpo fuera disuelto en ácido, mientras que a los demás miembros de la organización les aseguró que Greco estaba huido en EE.UU.. Los rumores de la muerte de Greco surgieron en 1988 y fueron confirmados sólo a las autoridades por un pentito, Francesco Marino Mannoia, al año siguiente.

El hermano de Francesco, Agostino Marino Mannoia, estuvo presente en el asesinato de Greco, aunque sólo en calidad de testigo; le dijo a su hermano Francesco que no sabía que debía tener lugar el asesinato. Agostino dijo que estaba en el piso de abajo de la casa de Greco con otro mafioso, mientras que Pino estaba arriba hablando con Puccio y Lucchese. Después de escuchar disparos, Agostino subió corriendo las escaleras y vio a Pino tendido muerto en el suelo, y Puccio y Lucchese de pie frente a él, este último con una pistola en mano y, posteriormente, explicando que él y Puccio se había ocupado de un problema en nombre de Riina.8​ Agostino explicó todo esto a su hermano Francesco, y fue el asesinato de Agostino a principios de 1989 que llevó a Francesco a convertirse en un pentito.

Otro pentito que había sido uno de los amigos de Greco, Salvatore Cancemi, posteriormente dijo a los investigadores que, poco después de la muerte de Greco, Riina había se acercado a él y le había explicado: "Sabes que hemos encontrado la medicina para los trastornados?...Hemos matado a "Scarpuzzedda"; se había convertido en un loco de remate.

Andrei Chikatilo


taringa
historia

Andréi Románovich Chikatilo (en ruso: Андре́й Рома́нович Чикати́ло) (Yáblochnoye, óblast de Sumy, 16 de octubre de 1936-Novocherkask, 14 de febrero de 1994) es considerado el peor asesino en serie de la Unión Soviética. Fue conocido como "El Carnicero de Rostov", el destripador rojo y el destripador de Rostov el cual cometió asalto sexual, asesinato y mutilación de como mínimo 52 mujeres y niños entre 1978 y 1990 en la Rusia soviética, Ucrania soviética y Uzbekistán soviética. Chikatilo confesó un total de 56 asesinatos y fue juzgado por 53 de éstos en abril de 1992. Fue condenado y sentenciado por 52 muertes en octubre de 1992, posteriormente fue ejecutado en febrero de 1994.

El best-seller El niño 44, escrito por Tom Rob Smith y cuyos derechos para el cine han sido adquiridos por Ridley Scott, se basa en parte en su caso, si bien la historia se sitúa décadas antes.

Vida
Nació en Yáblochnoye, Ucrania en aquel entonces en la Unión Soviética, el 16 de octubre de 1936, una pequeña aldea en tiempos de hambruna del Holodomor, donde morían cientos de personas cuyos cadáveres se amontonaban en las calles y campos.[cita requerida] Mientras su padre Román Chikatilo cayó prisionero de guerra por los nazis, la madre de Andréi, Anna Chikatilo le contaba a menudo a él y a su hermana menor que a su hermano mayor Stepán, lo habían raptado para comérselo, Chikatilo quedó traumatizado por la historia de su hermano pero aquello era muy común en esos duros años. Este hecho marcaría notablemente al niño, quien se sentía en esos momentos más solo que nunca, de hecho no existe ningún documento que informe acerca del nacimiento o muerte de Stepán pero la manera en cómo su madre se lo contaba hacía que la historia pareciera verídica.

En la escuela era muy introvertido, incapaz de aceptar su miopía (sus primeras gafas las tuvo a los treinta años), y padeció enuresis nocturna hasta los 12 años. Siempre era humillado por los otros compañeros, cualquiera podía decirle lo que fuese, él se limitaba a escuchar y a aguantar. No era de extrañar que con el tiempo, su ánimo se llenase con las lágrimas contenidas y con todas esas injurias. A medida que iba creciendo, se hacía más tímido con las mujeres, tal fue el problema que en la adolescencia tuvo una relación sentimental con una chica del pueblo pero su impotencia destruyó dicha relación.

Como todo soviético, sirvió en el ejército y luego se dedicó a los estudios, deseaba licenciarse en Derecho pero suspendió el examen de acceso a la universidad, decepcionado puso todo su empeño en prepararse profesionalmente obteniendo tres títulos: En Ingeniería, Marxismo-Leninismo, Lengua y literatura rusa.

En 1971 se graduó de maestro. Sentía una creciente atracción por las menores de doce años, y se colaba en los dormitorios para verlas en ropa interior mientras se masturbaba con la mano dentro del bolsillo. Más tarde Chikatilo se refugió en el estudio del comunismo, pero su fijación con el dogma político rayaba en la demencia.

A pesar de su problema, pudo encontrar una esposa, y aunque era incapaz de mantener una erección, sí podía eyacular. Logró alcanzar en contadísimas ocasiones la suficiente erección para dejar embarazada a su esposa, pero no dejaba de pensar, que la naturaleza lo había castigado castrándolo al nacer. Era un marido de carácter estable y trabajador, un padre que nunca levantaba la voz ante los hijos, un respetado miembro del partido comunista que leía los periódicos y se mantenía al corriente de la actualidad.

En la escuela en la que trabajaba, sus alumnos no lo tomaban en serio, se negaban a comportarse bien e incluso fumaban delante de él en la clase. Más tarde Chikatilo abusaría sexualmente de sus estudiantes tanto chicos como chicas lo que le costaría el trabajo en 1974

Actividad criminal
El 22 de diciembre de 1978, Chikatilo mató por primera vez cuando tenía 42 años. Abordó en la calle a una niña de nueve años de edad y la convenció para que se fuera con él a una cabaña que poseía en las afueras de la ciudad. Sabía como hablar a los niños, él mismo había sido maestro y tenía dos hijos. Una vez allí la desvistió con violencia. Accidentalmente, le hizo un rasguño del que brotó sangre, hecho que le propició una erección inmediata, estableciendo el vínculo fatal entre sangre y sexo. Luego, sacó un cuchillo y se lo clavó a la niña en el estómago. Con cada puñalada notaba que se acercaba más al orgasmo, por lo que no cesó de hacerlo hasta la eyaculación. Chikatilo había intentado satisfacer su necesidad sexual movido por la esperanza de llegar a ser igual que los demás.

Dos días después de este crimen, la policía encontró los restos de la niña en el río Grushovka, y cerca de la cabaña de Chikatilo una gran mancha de sangre. Los policías interrogaron al hombre, pero acabaron inculpando a otro agresor sexual, Aleksandr Krávchenko. Chikatilo era, por las paradojas que marcaban sus actos, más dual que nunca.

Era un marido sumiso y asexual. Hacía todo lo que su mujer le ordenaba o casi todo. Ella solía desear los placeres del lecho con más frecuencia que él, y eso los llevaba a frecuentes discusiones, a que ella le recordase en todo momento lo taciturno e inerte que era. La acusación de haber acosado sexualmente a sus estudiantes le costó el trabajo, pero consiguió uno nuevo en una fábrica en el que tenía que estar viajando constantemente. Este constante movimiento le ayudaba a escoger sus nuevas víctimas.

En 1981, se convirtió en funcionario de abastecimiento de una fábrica, y el trabajo, que lo obligaba a recorrer una buena parte de la región, le proporcionaba la fachada perfecta. Tres años pasarían antes de que Chikatilo asesinara por segunda vez. El 3 de septiembre de 1981 asaltó a su segunda víctima, llamada Larisa Tkachenko, prostituta de 17 años de edad. La convenció de ir con él al bosque para tener relaciones sexuales, pero falló en el intento por lo que ella se rio de él, esto lo enfureció, perdió el control, estranguló a la mujer y eyaculó sobre el cadáver, mordisqueó su garganta salvajemente, le cortó los senos y en su frenesí se comió los pezones. Luego, comenzó a lanzar aullidos mientras bailaba una danza de guerra alrededor del cuerpo, dejó el cuerpo sin vida con un palo enterrado. En esos momentos supo que volvería a matar. Los dos primeros asesinatos de Chikatilo tuvieron cierto carácter fortuito. Es posible que, en ambos casos, sus intenciones fueran solamente de índole sexual. Los gritos de terror lo excitaban, pero era el asesinato en sí lo que presentaba para él el acto sexual supremo.

Su tercera víctima fue Lyuba Biryuk, fue raptada de un pueblo y fue acuchillada 40 veces en el bosque. Le mutiló los ojos, y esto se volvería algo común en sus asesinatos, la firma mortal de Chikatilo.

Chikatilo asesinó a otras tres personas ese año, y entre ellas se encontraba su primera víctima masculina, Oleg Podzhiváev de 9 años de edad. El cuerpo no se encontró pero Chikatilo afirmó ser el responsable y que le había arrancado los genitales. La prensa estaba enloquecida con el asesino en serie, el modus operandi era siempre el mismo, sus víctimas siempre se encontraban en los bosques, con indicios de violencia y sadismo, y en ocasiones les faltaban miembros a las víctimas. Se trataba de niños, niñas y chicas jóvenes. Entre ellos había muchos escapados de casa y retrasados mentales, pues se dejaban convencer más fácilmente y agradecían su ayuda en el laberinto del sistema de transportes local, con el que no estaban familiarizados.

En 1984 el número de víctimas fue en ascenso llegando a 15 personas. Chikatilo los elegía entre la multitud en estaciones ferroviarias y en paradas de autobús, y con algún pretexto, los convencía para que lo siguieran a alguna zona boscosa. Una vez allí les infligía numerosas puñaladas (entre treinta y cincuenta). Casi todas las víctimas sufrían la mutilación de los ojos. A las adolescentes o chicas jóvenes les seccionaba los pechos o los pezones, ya fuera con sus afilados cuchillos o con los dientes. El útero era extirpado con tal precisión que todos los cirujanos de la provincia de Rostov pasaron a ser sospechosos en potencia.

Mientras las violaba, se enfurecía tanto por llegar tan rápidamente al orgasmo que les machacaba la cara a golpes. Para ocultar su impotencia, a veces, con la ayuda de una ramita, colocaba el semen en la vagina de la víctima. En el caso de los niños, los atacaba nada más hallarse a solas con ellos en el bosque: un golpe para aturdirlos con las manos atadas y unos golpes de cuchillo poco profundos para establecer su dominio sobre ellos. Posteriormente, los mutilaba a mordiscos, les cortaba los genitales o solamente extirpaba los testículos, que guardaba a modo de trofeo. En algunas ocasiones realizaba estas amputaciones cuando la víctima se hallaba aún con vida, aunque no consciente. En ninguno de los casos se encontraron las partes del cuerpo seccionadas en las cercanías de la escena del crimen.

Además practicaba actos de canibalismo. En sus declaraciones confesaría que le gustaba tragarse las partes del cuerpo más blandas.

Juicio y ejecución
Los psiquiatras del Instituto Serbsky, no obstante, lo veían como un sádico prudente que no sufría ningún trastorno que pudiera impedirle ver que sus actos estaban mal, que eran actos premeditados. Por esa razón, en octubre de 1991 se dieron a conocer sus conclusiones, diagnosticando que el asesino estaba «legalmente cuerdo». El juicio de Andréi Chikatilo se inició en abril de 1992 y duraría hasta octubre de ese mismo año. Éste, con la cabeza rasurada, presenció su juicio desde un cubículo de metal para mantenerlo a salvo de la multitud enfurecida. El primer día deleitó a los fotógrafos esgrimiendo una revista porno, pero más tarde, abatido, se quitó la ropa y meneó su pene gritando:

Fijense que inutilidad.
¿Qué piensan que iba a hacer con esto?
Los jueces no dudaron en anunciar el veredicto que habían nominado: el 15 de octubre de 1992 fue sentenciado a la pena de muerte, y ejecutado de un tiro en la nuca en la prisión de Rostov del Don el 14 de febrero de 1994.


Asesinos seriales
Theodore "Ted" Robert Cowell Bundy (Burlington, Vermont, 24 de noviembre de 1946 - Bradford, Florida, 24 de enero de 1989) fue un asesino en serie de mujeres. Se le confirmaron 36 asesinatos, pero según los analistas la cifra real posiblemente sea superior a las 100 muertes. Fue condenado a muerte y ejecutado en la silla eléctrica el 24 de enero de 1989.1​ ​

Infancia
Hijo biológico de un veterano de la fuerza aérea, a quien nunca conoció, y de Louise Cowell, vivió sus primeros cuatro años en casa de sus abuelos maternos. Durante este tiempo creyó que sus abuelos eran sus padres y que su madre era su hermana mayor.

En 1950, Ted y su madre, se mudaron a Tacoma (Washington) con otros familiares. Ahí, Louise conoció a Johnnie Culpepper Bundy, un cocinero del ejército con el que se casó en mayo de 1951 y del que Ted posteriormente adoptó el apellido. El matrimonio tuvo cuatro hijos, pero Ted nunca creó un lazo afectivo con el marido de su madre.

Comienzan los asesinatos en serie
Durante la primavera y verano de 1974 desaparecieron varias universitarias y madres jóvenes. Se calcula que fueron ocho víctimas a las que atacó de noche hasta que comenzó a hacerlo de día. La policía había iniciado una investigación y contaba con descripciones acerca de un hombre que solicitaba ayuda a chicas que jamás volvían a ser vistas. El individuo tenía la particularidad de ir cargado con libros y llevar un brazo enyesado o en cabestrillo. También hubo testigos que observaron a un hombre que solía tener "problemas" para arrancar su Volkswagen, el cual había sido visto rondando el sitio donde desaparecieron dos de las jóvenes asesinadas.

El 9 de febrero de 1974, Carol Valenzuela, de 20 años, desapareció de Vancouver (Canadá). Su cadáver no fue descubierto hasta el mes de octubre junto a otro cuerpo sin identificar.

El 11 de febrero de 1974 desapareció Nancy Wilcox, de 16 años. Su cuerpo nunca fue hallado.

El 12 de marzo de 1974 Donna Mason, de 19 años, fue vista por última vez mientras iba a un concierto de jazz del campus.

El 17 de abril, Susan Rancourt de 18 años, caminaba por los jardines del Central Washington State College cuando desapareció.

Un mes más tarde desapareció Roberta Parks, de 20 años, quien había quedado con unas amigas para tomar café. Nunca llegó. Parks se encontró con un hombre aparentemente lesionado que le pidió ayuda para subir unas cosas a su auto. Jamás fue vista de nuevo.

El 1 de junio de 1974, Brenda Ball, de 22 años, salió de la Taberna Flame en Burien (Washington) después de comentar a sus amigos que iba a buscar a alguien que la llevara a Sun City (California). La última vez que la vieron estaba hablando con un hombre con el brazo en un cabestrillo. Diecinueve días más tarde se descubrió que Brenda nunca llegó a su destino.

El 11 de junio de 1974 Georgann Hawkins, de 18 años, perteneciente a la fraternidad Kappa Alpha Theta de Seattle, desapareció después de despedirse de su novio e ir a buscar unos libros para un examen de castellano. Su compañera de habitación y la encargada del dormitorio reportaron su desaparición a la mañana siguiente.

El 14 de julio, la universitaria Janice Ott dejó una nota a su compañera de habitación avisándole que se iba en bicicleta al parque Lake Sammamish. Allí se le vio conversar con un hombre que tenía el brazo enyesado y le pedía ayuda para cargar libros en su auto. Días después volvió al mismo parque y secuestró a Denise Naslund, la cual pasaba el día con su novio y amigos. Los restos de Janice y Denise fueron encontrados en agosto de 1974 en el mismo lago Sammamish.

Bundy despistaba a la policía porque sabía cómo alterar su aspecto físico. Se cambiaba el peinado, se dejaba crecer barba y bigote o se los afeitaba. También cambió de residencia y se mudó a Midvale (Utah), donde el 30 de agosto de 1974 se matriculó como estudiante en la Facultad de Leyes en la Universidad de Utah.

El 18 de octubre de 1974 asesinó a Melissa Smith, la hija del sheriff local. La secuestró mientras ella iba a pasar la noche en casa de una amiga. Su cadáver fue encontrado nueve días después en Summit Park.

El 30 de octubre desapareció Laura Aimee, de 17 años, cuando volvía de una fiesta de Halloween. Su cadáver fue encontrado en los montes Wasatch mostrando signos de haber sido golpeada en la cabeza con una cuña de metal y violada.

La policía inició una investigación y descubrió similitudes en el modus operandi con algunos asesinatos ocurridos en Washington. Entre ambas comisarías elaboraron un retrato hablado del posible aspecto que tendría el asesino.
El Volkswagen que solía utilizar Bundy para secuestrar a sus víctimas
asesinos

Aileen Wuornos
serial
Las mujeres también tienen su hueco en las filas de asesinos sanguinarios. Aileen Wournos era una prostituta que asesinó al menos a siete hombres entre 1989 y 1990. Es conocida por la película basada en su vida, protagonizada por Charlize Theron, que le valió un Oscara mejor actriz en la película "Monster".Wuornos tuvo una infancia llena de abusos, con un bebé en edad adolescente que dio en adopción, y a esto le sumamos una relación con su hermano. Todo este cócktel produjo que fuera arrestada en 1991 y confesara los asesinatos. Fue condenada a morir por inyección letal en 2002.



taringa
John Wayne Gacy era un marido devoto y padre cariñoso, pero en la intimidad era un depredador sexual con tendencias a violar a sus victimas. En 1968 fue condenado a 10 años de prisión por asaltar sexualmente a dos jóvenes, pero su buena conducta produjo que la sentencia bajase a los 18 meses. Tras salir de la cárcel se divorció pues se descubrió que era homosexual, pero se volvió a casar y creó una figura idealizada sobre el mismo que mostró en público. En las fiestas vecinales se disfrazaba y se hacia llamar "Pogo el payaso", pero seis años después de su salida de prisión fue arrestado por un supuesto secuestro, que desembocó en una investigación que mostró como John había asesinado a 33 personas que había enterrado en las proximidades de su casa, así como en un río anexo, pues se quedó sin espacio. Torturó y violó a autoestopistas, mendigos, gigolós y jóvenes del lugar. Fue ejecutado tras confesar todos los crímenes en 1994.

Romasanta
historia
El caso de Manuel Blanco Romasanta es uno de los mas interesantes y estudiados de la criminología española, pues se decía que el propio Romasanta era un licántropo. En los propios documentos oficiales se apuntó como enfermedad clínica (licantropía clínica). Durante años asesinó aproximadamente nueve personas, entre mujeres y niños. Cuando fue arrestado alegó que una maldición le poseía y se transformaba en un lobo que atacaba a sus victimas. En 2004 se recreó su vida en el filme "Romasanta: la caza de la bestia", de Paco Plaza. Se dice que de este hombre nace la leyenda del Sacamantecas o el hombre del saco

Asesinos seriales

1 comentario - Asesinos seriales

agustich +1
11 curiosidades de Ed,Edd y Eddy + yapa
agustich +1
PD: No sé qué significa eso pero está divertido