El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

La propuesta

Era mi principe azul, hasta que me propuso practicar swinger



Después de la cita a ciegas se me vino encima lo mejor, un morocho de labios gruesos, simpático, muy lindo tipo de hombre.
De apoco nos fuimos conociendo, creamos ese vínculo sincero que nace cuando comienza una relación, nos reímos mucho, largas charlas, compartimos cine, música y por sobre todas las cosas, éramos muy compatibles en la cama.

Un día estábamos comiendo en un conocido local de comidas rápidas, cuando deslizó al pasar, como si fuese un comentario sin importancia, si yo estaría de acuerdo en intercambiar parejas, si lo había probado antes, que él ya lo había experimentado, y estaba seguro que me encantaría.
Sinceramente me quedé helada, con la hamburguesa atragantada, sosteniendo una papa frita en el medio del ketchup que había vertido a un costado de la caja; lo miré fijo, con una incredulidad que hubiese llenado todo el local hasta reventar el techo y le dije; ¿vos me hablas enserio?

Muy enserio, me dijo antes de darle una mordida a su hamburguesa; con todas mis parejas anteriores practicamos swinger y la verdad que es lo que mejor le hace a la relación, te deja en llamas los días siguientes.
Vas a ver lo que te digo, este fin de semana te voy a llevar a un lugar que tenemos con unos amigos, para que compruebes vos misma.
El mentón se me había caído un poco y hacía un rato largo que no parpadeaba. En ese preciso instante me levanté, le dije no puedo creer lo que me estás proponiendo, mientras el se limpiaba los labios con la servilleta, solté la bendita papa frita y salí del lugar.

Realmente estaba decepcionada; el tipo me gustaba de verdad, imaginaba una relación a largo plazo, quizá lleguemos a amarnos, tal vez casarnos, formar una familia, todo eso se había escurrido por el retrete esa tarde. Soy muy celosa y no me gusta compartir lo que es mío y mucho menos con mi consentimiento. Me consolé pensando que era un idiota y no valía la pena hacerse mala sangre, no sirve un hombre que piensa que toda la relación pasa por el sexo.
Pasados unos días sin atender sus llamados, no pude expulsarlo de mis pensamientos, y el tiempo lejos de alejarlo parecía acercarlo más aún, se colaron dudas por la ventana de mi entendimiento, y empezaron a minar mi formación moral, como nunca antes… Durante varios días tuve una lucha interna, pruebo o no…y que tal si tiene razón? si no es tan malo como pienso? y si lo hago? y si pruebo? será pecado mortal? no mejor no, y que tiene de malo, la vida es una sola, no mejor no, yo soy una chica decente. (una verdadera idiota verdad?)

Lo volví a ver, conversamos, nos reconciliamos de la mejor manera y el tema no se tocó nunca más; al mes de este suceso, fui yo la que le propuso que me llevara a esa quinta en Pilar, donde se junta esa gente un fin de semana al mes e intercambia parejas para largas sesiones de sexo salvaje, sadomasoquismo y demas aberraciones que estaba dispuesta a probar sin culpa.


Fuente: www.julietacid.blogspot.com

Fuentes de Información - La propuesta

Tags: amor | dudas | pareja | swinger

Dar puntos
0 Puntos
Votos: 0 - T!score: 0/10
  • 0 Seguidores
  • 1.413 Visitas
  • 1 Favoritos

3 comentarios - La propuesta

@Cartman Hace más de 5 años
Si, como bien dice la autora...Una idiota!
@AlexFierro Hace más de 5 años
el blog ya no existe...
@mailenchita Hace más de 5 años
Jajaja cuando nos gusta un tipo somos unas taradas jajaja