El cuento más corto del mundo


Hace mucho había escuchado sobre el que es considerado el "cuento más corto del mundo", porque, según parece, cumple con todos los requisitos para catalogarse como tal a pesar de su brevedad. El relato en cuestión es "El Dinosaurio" y su autor es el guatemalteco Augusto Monterroso

A continuación comparto con ustedes el texto completo:




El dinosaurio

Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.






Si, solamente 7 palabras. Para entender un poco mejor, transcribo un pequeño análisis tomado de acá:

"«El dinosaurio» ha merecido ser incluido en al menos una docena de antologías publicadas en Argentina, Chile, España, Italia y México, y también ha sido traducido a varios idiomas-

Pero ¿cuál es, en síntesis, la razón por la que este texto tiene tal persistencia en la memoria colectiva? Después de leer los trabajos dedicados a su estudio, podríamos señalar al menos diez elementos literarios:

1) la elección de un tiempo gramatical impecable (que crea una fuerte tensión narrativa) y la naturaleza temporal de casi todo el texto (cuatro de siete palabras),

2) una equilibrada estructura sintáctica (alternando tres adverbios y dos verbos),

3) el valor metafórico, subtextual, alegórico, de una especie real pero extinguida (los dinosaurios) y la fuerza evocativa del sueño (elidido),

4) la ambigüedad semántica (¿quién despertó? ¿dónde es allí?),

5) la pertenencia simultánea al género fantástico (uno de los más imaginativos), al género de terror (uno de los más ancestrales) y al género policiaco (a la manera de una adivinanza),

6) la posibilidad de partir de este minitexto para la elaboración de un cuento de extensión convencional (al inicio o al final),

7) la presencia de una cadencia casi poética (contiene un endecasílabo); una estructura gramatical maleable (ante cualquier aforismo),

8) la posibilidad de ser leído indistintamente como minicuento (convencional y cerrado) o como micro-relato (moderno o posmoderno, con más de una interpretación posible),

9) la condensación de varios elementos cinematográficos (elipsis, sueño, terror) y,

10) la riqueza de sus resonancias alegóricas (kafkianas, apocalípticas o políticas)."




En el año 2005 se publica otro microrrelato, del mexicano Luis Felipe Lomelí, que con sus 4 palabras destrona a El Dinosaurio del podio del cuento más corto del mundo:


El Emigrante

¿Olvida usted algo? -¡Ojalá!




Y para adentrarse un poco más en el género de los relatos hiperbreves, les dejó algunos más para que se deleiten unos segundos:


El sueño de Chuang Tzu.

Chuang Tzu soñó que era una mariposa y no sabía al despertar si era un hombre que había soñado ser una mariposa o una mariposa que ahora soñaba ser un hombre.

Herbert Allen Giles




El hombre invisible.


Aquel hombre era invisible, pero nadie se percató de ello.

Gabriel Jiménez Emán




Toda una vida

Lo vio pasar en un vagón de metro y supo que era el hombre de su vida. Imaginó hablar, cenar, ir al cine, yacer, vivir con él. Dejó de interesarle.

Beatriz Pérez-Moreno



Memorias de Juan Charrasqueado.

-Yo no lo maté: él solito se le atravesó a la bala

José Emilio Pacheco



Palabras Parcas.

Abelardo, Arsaín, astuto abogado argentino, asesino agudo, apuesto, ágil aerobista acicalado. Atento. Amable. Amigo asiduo, afectuoso, acechante. Ambicioso. Amante ardiente, arrecho. Autoritario. Abrazos asfixiantes, ansiosos, asustados. Aluvión apagado, artefacto ablandado, apocado. Agravado. Altamente agresivo, al acecho. Abelardo Arsaín. Arma al alcance, arremete artero, ataca arrabiado, asesina. Atrapado. Absuelto: autodefensa. ¡Ay!

Luisa Valenzuela




Si les gusto o les parecio interesante espero un comentario!




www.escuchandovisiones.com.ar