BASTA DE C ULPAR A CALLEJEROOOOOOOOOOOS

Al hacer este post, no puuedo negar la tristesa, ni tampoco negar, que se me pone la piel de gallina al leer los relatos, y la informacion que van a encontrar aca, hoy a mas de 4 años de la trajedia y todavia no se hizo justucia, si es que en este pais ahii...
Justicia por los sueños que se undieron alla


Que paso en cromañón?

El 30 de Diciembre del 2004 un grupo de aproximadamente 2.811 jóvenes, de variados orígenes e intereses, se dispusieron a ver el show en vivo de la banda Callejeros, en un conocido boliche llamado República de Cromañón (también conocido como Cromagnon.) Lo que iba a ser una fiesta concluyó con la trágica muerte de 194 chicos, y más de 700 heridos. ¿Qué sucedió allí?


link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=D9xsoxxAp6E

Irregularidades

"No poseía una concreta salida de emergencia, funcionaba como un microestadio realizando recitales sin estar habilitado para ello, sin autorización previa, sin controles y permitiendo el ingreso de menores y la venta de alcohol. Ello se hacía superando su capacidad en más de 300% y sin mencionar el uso de pirotecnia en su interior"
Juez Julio Lucini, Fallo del 6 de mayo de 2005.

Materiales inflamables


La espuma de poliuretano, al entrar en combustión, genera cianuro de hidrógeno (ácido cianhídrico), dióxido y monóxido de carbono; mientras que la guata produce dióxido y monóxido de carbono. La media sombra originó dióxido y monóxido de carbono y acroleína. Según un informe del Instituto Nacional de Tecnología Industrial, el volumen de ácido cianhídrico, con el local lleno, alcanzaba las 255 ppm, siendo el nivel letal para ratas de laboratorio de 150 a 220 ppm. El informe también estableció que la concentración de monóxido de carbono causado por las planchas de espuma, y sin contar el resto de los elementos, ascendía a 3500 o 4000 ppm, que produce efectos fatales en exposiciones menores a una hora.

También determinaron que

"en base a las características que presentaba “REPÚBLICA CROMAÑON” el día del suceso -volumen interno y volumen de aire libre- como así también la superficie de espuma de poliuretano incendiada -177 m2-, ésta tendría que haberse consumido en 13 minutos, más la colocación de la media sombra y el hecho de que el material pirotécnico no impactó en su centro (de la espuma de poliuretano), reduciendo el tiempo considerablemente"
Fallo del 3 de junio de 2005

Capacidad del local y salida de emergencia


El local se encontraba habilitado para dichos espectáculos con una capacidad de hasta 1.031 personas;[17] sin embargo el recuento del público era bastante mayor a dicha cifra. En la causa judicial se asegura que ingresaron al menos 2.811 personas, según un recuento realizado por SADAIC que no incluía a los invitados. Empleados de los comercios encargados de la venta de entradas declararon que les fueron entregadas 3.500 entradas para la venta, y que además podían adquirirse otras en Cromañón antes del comienzo del recital.

Para agravar la situación, la salida de emergencia (que según declaraciones de Omar Chabán no era una verdadera salida de emergencia)[18] se encontraba clausurada.
"[...]la puerta en cuestión se encontraba siempre cerrada con candado por orden de CHABAN, quien decía que no debía abrirse para no tener conflictos con el hotel aledaño, dado que comunicaba con su garage"
Fallo del Juez Lucini del 3 de junio de 2005.

Este portón metálico de dos hojas, de 2.5 m de ancho por 3.6 m de alto, poseía un sistema de apertura "antipánico", que se encontraba cerrado con un candado y varios alambres. La puerta originalmente se encontraba sellada con una goma espuma ignífuga y tapada por un chapón, que días antes de la tragedia fueron removidos para que el personal del hotel realizara una fiesta.

Ésto provocó que todo el público se agolpara para salir por los accesos habilitados o intentara escapar del siniestro por la salida que se encontraba detrás del escenario, y que conducía también hacia el estacionamiento del hotel, lo que se dificultó tras un corte de energía eléctrica producida poco después de iniciado el incendio. Además, la entrada principal, compuesta por seis puertas "doble hoja", no habría estado abierta en su totalidad.

Habilitación


El establecimiento se encontraba habilitado como local de baile clase C en forma autónoma, no como anexo de otro establecimiento. Según el inciso "d" del artículo 10.2.3 del Código de Habilitaciones y Verificaciones[20] de la ciudad, se prohíbe a este tipo de locales la comunicación con otros establecimientos, lo que no sucedía ya que la puerta que se encontraba detrás del escenario y la puerta de emergencia daban al estacionamiento de un hotel.

Si bien estaba habilitado como local de baile clase C, en la práctica funcionaba como un microestadio, por lo que debían aplicársele otras normas. Estas normas establecen que debía pedírsele autorización a la Dirección de Habilitaciones y Verificaciones con varios días de anticipación, y durante el recital deberían haber estado presentes inspectores del Área Contralor Espectáculos y fiscales contravencionales. También establecen que debe garantizarse una cierta presencia de policías, bomberos y ambulancias. Debido a la habilitación que poseía, se encontraba prohibida la concurrencia de menores de 18 años, que no fueran acompañados por sus padres o tutores, a los espectáculos que se realicen entre las 23 y 6 horas. Sin embargo murieron muchos menores durante el incendio.

Además, la Certificación de Bomberos de República Cromañón se encontraba vencida. La Superintendencia de Bomberos es la encargada de expedir la habilitación del sistema contra incendios del local, algo que se había hecho por última vez en noviembre de 2003 y por un período de un año. Por lo tanto, dicha habilitación había caducado y el local debió haber sido clausurado. Como si fuera poco, de los quince matafuegos existentes en el lugar diez se encontraban despresurizados.

Meses antes de la tragedia, la Defensoría del Pueblo había publicado un informe donde denunciaba que la mayoría de los locales bailables de la Ciudad de Buenos Aires no se encontraban en condiciones. Este informe fue ignorado por el Gobierno de la Ciudad.

Pirotecnia

La utilización de bengalas y otro tipo de pirotecnia, tanto en espacios abiertos como cerrados, era común en los recitales del llamado rock suburbano o rock chabón. La pirotecnia llegó a convertirse en parte del folclore y de la estética de esa música, un ritual dentro del propio recital. Estas prácticas nunca fueron completamente desalentadas por los artistas. El Indio Solari, uno de los principales referentes, refleja el fenómeno:
“En referencia a las bengalas y demás, digamos que la cultura rock tiene eso, también: no es una cultura progresista, de todo prolijito. Ahora les recomendamos a los chicos que no vayan con pirotecnia al show (…) Pero, en definitiva, a mí me cuesta mucho renegar del folklore de las bengalas y las banderas del rock. Creo que el rock es eso. Yo tengo la imagen de ‘Juguetes perdidos12]

En su falló, el juez Lucini expresó que Callejeros se encontraba a cargo de la seguridad, algo que la banda había negado. Según las declaraciones de testigos, los controles realizados a las personas que había sido invitadas por la banda y se alojaban en el sector VIP eran prácticamente nulos. En cuanto al público en general, los testimonios sobre el control son diversos: algunos declaran que fueron revisados en forma rigurosa mientras que otros declararon que el control fue mínimo.

Antes de que comience el recital del 30 de diciembre, tanto Chabán como Fontanet advirtieron al público que no encendieran bengalas. Según testigos, Chabán declaró:
“No sean pelotudos. No tiren bengalas. Acá hay 6000 personas y no quiero que pase lo de Paraguay. Si alguien prende algo nos morimos todos”

El uso de pirotecnia ya había causado focos de incendio en el local. El 1 de mayo de 2004, durante un recital de Jóvenes Pordioseros, un principio de incendio causó la evacuación de todos los espectadores y debió ser extinguido por el personal de seguridad. El 25 de diciembre, pocos días antes de la tragedia, se produjo otro foco durante un recital de La 25, que también logró ser sofocado.

Relatos!




Carta de una esposa.

Hace 2 días me pidieron que haga un resumen de los últimos cuatro años en esto que marcó mi vida como la de tantos otros, “CROMAÑON” ; la verdad tengo tanto para poner que escribiría un libro interminable, sin embargo hay una palabra que me está dando vueltas desde que acepté hacer esto… “APRENDÍ” ¡Sí!, porque son muchas las sensaciones, momentos, desilusiones, ilusiones, olores, y colores que pasamos todos en estos cuatro años tan largos pero rápidos a la vez, pero seguro que aprendimos… No es un aprendizaje que nos alegre mucho, pero sí es necesario para sobrevivir con este estigma y en esta ciudad.

Aprendí a perder amigos y familia.
Aprendí a ganar fuerzas cuando creía que ya no podía más.
Aprendí a ser padre y madre a la vez.
Aprendí a ver mas allá de los medios de desinformación cuando quiero informarme.
Aprendí a cuidarme y cuidar porque sé que nadie lo hace ni por mí ni por nadie.
Aprendí a ver como la justicia espía con un ojo y ve lo que le conviene.
Aprendí a soportar la gran pregunta grande ¿¿¿VOS PERDISTE A ALGUIEN EN CROMAÑON??? (O su variante ¿VOS ESTUVISTE EN CROMAÑON?).

Y aprendí a recibir las respuestas más comunes y las más desubicadas, como también las más dolorosas.

Aprendí a tener miedo de decir que mi marido murió en Cromañón.
Aprendí a decir con orgullo que yo perdí a mi marido en Cromañón.
Aprendí a que me miren con desconfianza por tener que ver con Cromañón.
Aprendí a enojarme.
Aprendí que el enojo sólo daña, y por eso aprendí a poder hablar.
Aprendí a ser “guía turística” del caso Cromañón.
Aprendí a ser periodista, abogada, jueza, policía, bombero, inspectora del GCBA.
Aprendí a saber como debe estar un lugar para que no sea peligroso.
Aprendí a conocer de memoria los infinitos boliches que no están habilitados, o lo están mal y aún siguen abiertos.
Aprendí a decirle a un ministro de seguridad, que era un inútil porque hoy cerraban el lugar y mañana abrían otra vez, y que con solo comprar el diario y fijarse en la sección espectáculos tenia un itinerario armado de inspecciones .

Y aprendí también a verle la cara de póquer que ponía, al explicarle que con la clausura no se logra nada, si no cambian las leyes y suman más gente a los menos de 100 inspectores que “supuestamente” disponen para toda la capital .

Aprendí a enfermarme de nervios, de bronca, de tristeza…

Aprendí la omisión al tener que explicarle a mi hijo que la policía atrapa a los ladrones y los bomberos apagan el fuego, y el gobierno de la ciudad… mmm, bueno el gobierno de la ciudad… cobra impuestos!

Aprendí a que me digan que yo no permito que la gente se divierta cuando entraba a un recital y veía que todo estaba mal.

Aprendí la palabra “MARBETE” y a leerlo (es el papelito que tienen los matafuegos y según su color es el año de vencimiento de la carga).

Aprendí a no tener respuestas frente a las preguntas tan sencillas que me hacía mi hijo, de porque o como pasó esto, sin negarle la posibilidad, al menos la ilusión infantil, de que uno está “seguro” porque mamá lo cuida.

Aprendí a entrar a hospitales y buscar entre filas infinitas de chicos fallecidos.

Aprendí a buscar en la morgue, encontrar y hacer los trámites TAN “lógicos” de retirar un cadáver.

Aprendí a buscar fotos, videos y todo lo que pudiera darme información de lo que le había pasado a mi marido.

Aprendí a que me golpeen la nariz con infinitas puertas cuando pedía información del 30/12/04.

Aprendí a seguir sin saber que pasó.
Aprendí de terapia, de estrés postraumático.
Aprendí a marchar con una pancarta que pesa tanto como el dolor de la ausencia.
Aprendí a pasar 3 años nuevos con el miedo y el dolor a flor de piel.
Aprendí a seguir con el silencio de su música, con la falta del Negrita llegué!!
Aprendí a guardar por más de 4 años el abrazo de un encuentro que nunca sucedió.
Aprendí a no poder ir más a un recital.
Aprendí a llorar, llorar y llorar y no poder levantarse.
Aprendí a secarme las lágrimas y seguir, aunque las fuerzas se agotaran con el paso de los días.
Aprendí que siempre tengo 194 Ángeles que me guían y me dan fuerza.
Aprendí a no olvidar.
Aprendí a luchar.

Aprendí a tener muchas mamás y muchos papás, que sin decir una palabra, me abrazaron y me dejaron llorar en sus hombros.

Aprendí a consolar a “mis viejos adoptivos del dolor” sin palabras.

Aprendí que la justicia no es justa cuando destituyen a un político por incumplimiento de sus DEBERES de funcionario, y que un tiempo después, se postule y GANE para un nuevo puesto.

Aprendí el dolor de la palabra sobreseimiento, falta de mérito, falta de pruebas.

Aprendí a ver con ojos llenos de lágrimas, mes tras mes, partir un manojo de 194 globos blancos y elevarse al cielo como lo hicieron esa noche estos Ángeles.

Aprendí a querer a gente que ya no está y que no conocí, pero que la quiero aunque sólo conozca su foto y sus vivencias por relatos… o no.

Aprendí que juntos podemos TODO, porque siempre hay manos que se extienden al primer traspié que uno da.

Aprendí muchísimas cosas, MUCHÍSIMAS… y muchas más aprenderé!

Cosas que no se aprenden en la escuela, ni en una facultad, ni en la calle, ni en un posgrado, y quizás, con suerte, ni siquiera en la vida. Pero hay algo que aún sueño y por eso lucharé siempre, y es que Cromañón ¡NO SE REPITA!

Para que mi hijo y todos los hijos, puedan vivir libremente y disfrutar la vida sin que la muerte los esté acechando en la esquina con un balcón que se derrumba, un subte, tren o colectivo que no cumple con las normas, un colegio que se cae a pedazos, un recital que se hace en un sucucho, un HDP que se guarda la plata en el bolsillo, para no ver donde tiene que ver, un policía que pasa en rojo el semáforo para buscar su pizza, unos bomberos que tardan más de 50 minutos en llegar cuando están a 15 cuadras, un político que sale en TV con la Rito diciendo si se acostaría con ella o no, después de no dar la cara nunca por la responsabilidad de 200 muertes, un inspector sin escrúpulos, empresarios codiciosos que lloran con lágrimas de cocodrilo, y otros que se esconden tras empresas off shore, funcionarios ineptos que si sólo cumplieran con su deber, todo esto sería una idea dando vueltas en la cabeza de algún cineasta para el guión de una película de catástrofe o de un escritor de libros de terror .

Pero por sobre todas las cosas, deseo, peleo y vivo para que esto NO SE REPITA , para que NUNCA MÁS tengamos padres llorando, con la foto de su hijo, la muerte absurda y completamente evitable.
Silvina Magariños, esposa de Marcelo Alberto Lamenza, fallecido en Cromañón.
Los chicos de Cromañon PRESENTES!


-------------------------------------------------------------------------------

Carta a los Chicos de Cromañón, de una sobreviviente

Carta de una sobreviviente.

Chicos:
Se acerca el cuarto aniversario de Cromañón y “un papá”, una persona muy especial para mí me pidió que escribiera algunas líneas… Y yo quise escribirles a ustedes… Yo se que muchas veces les hablé y les conté cosas, les pedí que me cuidaran, pero hoy especialmente necesitaba escribirles. Por estos días está lleno de periodistas y opinólogos que hablan de responsabilidades e irresponsables, pero yo no quiero hablarles de eso, por que ya sabemos que eso no cambia la historia.

Me acuerdo como si hubiera sido ayer cuando con mi hermanita Belén y el Peke llegamos a República Cromañón para ver tocar una banda. Hicimos la previa en el supermercado de la vuelta con la última cerveza fría que compartimos con un grupito de chicos que también se preparaban para disfrutar del recital. Era un día como pocos, hermoso. Me reencontré con viejos amigos, bailamos y nos reímos, felices por que se terminaba el año y llegaban las vacaciones que por meses habíamos planeado. Vieron que Diciembre tiene ese “no se que” que te llena de energía? . Tal vez sea por las fiestas .

Y de pronto, no sé que pasó… No sé COMO ni POR QUE, se terminó todo. Fue en un instante que se nos escapó toda esa alegría de las manos y todo se volvió oscuridad. Y fue en ese instante en que perdí la mitad de mi alma . Pánico, terror, desesperación… tantos sentimientos juntos que podría seguir horas y horas intentando describir todos… Éramos muchos y les juro que hice lo que pude, pero aún hoy me pregunto “por qué no hice más?”

Primero supe que vos, Walter habías fallecido, lo leí en unas letritas blancas de un noticiero entre los tantos nombres que no pude reconocer… Después supe que vos, Terko, te habías ido junto a él… Y al cabo de un tiempo ya lloraba a 194 chicos, que hasta entonces solo eran desconocidos... Por qué les tocó a ustedes? Por qué no me tocó a mí? Si eran tan chiquitos… Si tenían tantos sueños por cumplir… Por qué…? Ojalá supiera.

Se me hace muy difícil hacer un balance de estos 4 años, pero voy a intentarlo… Puedo empezar diciendo que mi vida tiene un antes y un después de aquella noche. Que perdí la mitad de mi alma en un segundo pero en estos 4 años también pude ganar mucho. Aprendí lo que es el DOLOR, la ANGUSTIA, lo que significa PERDER… Pero así también aprendí lo que es el AMOR, la FUERZA y la CONTENCION. Y aprendí a cuidar mi vida, que ya no es solo mía…

Los primeros meses de 2005 me movía la bronca, y esas tantas preguntas que aún hoy sigue dando vueltas en mi cabeza. Hacia responsables a todos por lo que había sucedido y no me consolaban las palabras DESTINO y SUERTE . Ustedes ya no estaban con nosotros y eso no tenía explicación. De a poco empecé a caer hasta tocar fondo y entender que no se trataba de un mal sueño, sino de la cruel realidad que no iba a poder olvidar jamás. Y sentí un vacío en el pecho que aún no logro llenar, y que duele tanto.

Los años que siguieron fueron cada vez más difíciles… Palabras como “rivotril” y “psiquiatra” eran de uso corriente entre mis amigos. “Pánico” ya no era algo que se veía solo en las películas de terror… “Verificar las salidas de emergencia” ya no era solo cosa de inspectores… “Dormir con la luz prendida” ya no era solo cosa de niños… “Llorar” dejó de ser solo cosa de mujeres…
De pronto me encontré marchando otro 30 de Diciembre, y otro más, y otro… junto a miles de personas que como yo intentaban encontrar sus respuestas. Sentí la DESESPERANZA y por primera vez grité JUSTICIA con todas mis fuerzas, que poco a poco se fueron agotando … Pero ya no eran 194 chicos… Ya cada uno tenía un nombre y un rostro. Y me los imaginaba caminando de nuestra mano, dándonos esa fortaleza que nos impulso a seguir caminando.

Les confieso que muchas veces quise escapar, bajar los brazos… sentí deseos de seguir durmiendo y no despertar, pero no, no podía… Por que los tenía a ustedes, mis 194 razones para seguir despierta . Y también estaban sus papás… Ellos fueron uno de los motores que me dieron fuerzas para seguir adelante… Demostrando su fortaleza y sus ganas de seguir viviendo, luchando día a día incesantemente para pedir justicia. Cuidándonos a nosotros, los sobrevivientes, que quedamos desamparados en medio de esta tormenta. Y fue entonces que comprendí que aunque no pudiera explicar el POR QUE seguía acá, si podía explicar el PARA QUE.

Cuatro años después y con el juicio oral en curso, puedo decirles que el mejor homenaje que podemos hacerle a ustedes, nuestros 194 angelitos que nos acompañan día a día es SEGUIR VIVIENDO . Se que hablo por muchos al decirles que los que quedamos, seguimos luchando día a día por ser felices, intentando cumplir nuestros sueños, que seguramente también son los suyos. Como el Peke que ayer cumplió su sueño de cantar con su papá, como Nico que fue papá, como Pablo y Luján que se recibieron, como Laura que fue mamá. Por que ustedes viven en mí y en cada uno de los sobrevivientes. En cada risa, en cada lágrima están ustedes. Se que estarían orgullosos de sus papás que hicieron y van a seguir haciendo hasta lo imposible para honrar su memoria y lograr LA JUSTICIA QUE TANTO AÑORAMOS.
Pilar, sobreviviente de Cromañón
------------------------------------------------------------------------------------

Carta de un Padre de Cromañón: BALANCE DE 4 AÑOS DE LUCHA.


carta de un padre


El ser humano tiene estados de ánimo que son cambiantes, en situaciones normales y se modifican, incluso durante el mismo día. En un momento podemos estar animados y alegres, con ganas de hacer cosas, y al rato, un llamado telefónico, o un comentario nos frenan esas ganas de hacer y entonces, cambiamos. Cada uno tiene un mayor o menor grado de predisposición para ese cambio o acostumbramiento a una situación de vida. Son hechos casi naturales, manejables, mayor o menor, según el grado de complejidad.

Pero, ¿Cómo se reacciona ante la muerte de un ser querido, más cuando es injusta e inesperada? . Nadie está preparado para que en minutos, la vida cambie tan radicalmente, la vida se dé vuelta como un guante. La alegría, los proyectos de vida, se desvanecen sin respuestas. ¿Cómo seguir?..¿Para qué seguir?
Como afrontar el trauma de la “cama vacía” . Cómo, si le dijiste: “Chau, hasta luego, cuidate, que lo disfrutes, pasala bien……….”
La muerte cuando llega es irreversible. No admite transformación ni cambio para la persona que fallece… encuentra Paz…. Pero, ¿qué pasa con su entorno?: padres, esposos, hijos, hermanos, tíos, abuelos, amigos…

Nosotros, después de ese 30 de diciembre del 2004, estamos en alguna de esas categorías. La mayoría, está en la peor de ellas: ser padres que tuvieron que despedir para siempre a un hijo en la plenitud de la vida, por causas absolutamente evitables, por el simple hecho de haber ido a una fiesta.
Hijos e hijas con un mar inmenso de proyectos por delante y vientos fuertes que los ayudaban a volar, nosotros: sus familias, sus amigos, sus maestros….… Hijos e hijas cuyo vuelo duró poco, porque se encontraron, nos encontramos con cazadores furtivos, que cortan y aniquilan el vuelo. Despojan y destruyen ese vuelo que, en definitiva es el ansia de libertad, de crecimiento, de derechos…. de vida .
Ya pasaron 4 años desde que ocurrió semejante masacre. La mayor masacre de la historia argentina por la cantidad de muertos por una causa, reitero, absolutamente evitable, una causa advertida, anunciada, alertada, hasta pareciera que profetizada…

Sin duda que en este lapso de tiempo ocurrieron muchas mutaciones. Hemos tenido, en mayor o menor grado, un proceso de metamorfosis que aunque no siempre es igual para todos, en términos generales, existió. Del dolor, se pasó a la acción. Con el dolor a cuestas, actuamos, accionamos… seguiremos….

Etapa de la Incomprensión:

Muchas preguntas surgieron: qué pasó?, porqué pasó?, porqué a mí?
Dolor profundo que nos paralizaba, nos adormecía internamente en un letargo que nos inmovilizaba, nada nos conformaba y ninguna respuesta nos satisfacía .

Etapa del que hacemos:

Nos fuimos juntando, con las pocas fuerzas con que contábamos, como podíamos. Escuchábamos opiniones, consejos, versiones. Fueron muchas las manos y los corazones que, solidariamente, se nos acercaron para brindarnos bastones, muletas… apoyos al fin, para seguir caminando. Siempre con una lágrima cayendo, intentando alzar la cabeza y ver como salir. Cuando ocurren hechos traumáticos… imprevistos, como esta masacre, todo se trastoca, aparecen cambios involuntarios llevados por la situación, que nadie esperaba y menos aún se puede conocer como serán esos cambios. Se camina a la deriva, sin rumbo, pero a la búsqueda de una brújula que nos oriente, que nos guíe .
Cada uno de nosotros a su tiempo, antes o después, asumimos que teníamos que encontrar esa brújula. Y la encontramos, y a pesar de que el dolor era el mismo, las búsquedas fueron distintas, obteniendo al final del camino los mismos resultados.

A que me refiero?

Para algunos, fue el estar juntos, acercarnos y compartir entre nosotros las penas, las angustias, los llantos, los abrazos, las historias de los hijos, sus caritas, travesuras, logros . No podíamos estar solos, aislados, y ahí fue cuando nos dimos cuenta que “la unión hace la fuerza” . Teníamos por delante una lucha titánica, de hormigas contra elefantes , pero asumimos el desafío. “que más podíamos perder” , muchos de nosotros nos decíamos. En esta lucha, teníamos una ventaja adicional, que fue la fuerza espiritual, esa que no se ve pero se siente y que puede hacer maravillas . Desde el principio, aparecieron las oraciones, las misas, los retiros espirituales, las charlas y el permanente apoyo de la Iglesia Católica y todos los credos que a través de sus religiosos, pastores y consejeros, nos fueron guiando en medio de la tormenta, cuando no podíamos visualizar el rumbo de la brújula .

Etapa de lucha 1:

Aparecieron propuestas y las primeras acciones. Cada grupo de padres organizamos eventos, pero si algo hubo que nos unió siempre, fueron las marchas, salir a la calle, las primeras fueron semanales, todos los jueves hasta que se transformaron en mensuales. Y allí estamos, todos los 30, caminando las cuadras que unen la Plaza Miserere con la Plaza de Mayo . Con convicción, con decisión, pidiendo JUSTICIA por nuestros hijos muertos, arrebatados de nuestro lado por la mano tenebrosa de la codicia, la impunidad y la corrupción .

Fueron fotos y más fotos…. “Vidas robadas, sueños en marcha”….
Pancartas, más grandes o más chicas… caritas…. flores… acciones…
Fueron homenajes en las Plazas, en los barrios, fueron monumentos en ciudades, concursos y premios, todo doloroso en nombre de la Memoria.

Fue un primer curso de capacitación docente, Intervención en Desastres y Emergencias Sociales.

Quedará una Plaza enfrente de Cromañón, recuperando un basural olvidado para esa memoria.

Quedó un grupo de sobrevivientes que bailan por nuestros hijos: Murga "Los que nunca callarán".

Quedó un primer libro, recientemente aparecido.


Incansablemente se organizaron conferencias, volanteadas, aclaramos constantemente y de todas las maneras posibles lo que realmente sucedió en ese lugar. Tuvimos y tenemos que salir a desmentir calumnias y hechos que se decían, complicidad política, empresarial, cadenas de poderes…. que fuimos rompiendo… cadenas y candados que no pudieron romper nuestros hijos y salir esa noche. Fueron los mitos que se quisieron instalar en la sociedad, mitos que el tiempo ha ido desmitificando .

Tuvimos que luchar contra el poder: el político, el empresarial, los músicos, médicos, judiciales. Se nos trató de desestabilizadores cuando, de la mano de la Constitución de la Ciudad, se pedía JUICIO POLÍTICO a los máximos responsables, empezando por el jefe de Gobierno, Aníbal Ibarra. (Él también tuvo su metamorfosis: pasó de político progresista a rata inmunda.)

Muchos se apartaron de nosotros. Cómo se atreven a tocar a un Jefe de Gobierno?, Qué responsabilidad tiene? Él, el fiscal de las Juntas.
Afiches, proclamas, volantes, conferencias, de a poco fuimos logrando que se sepa lo que sabíamos y lo que investigábamos, la que era La Verdad.
Y así vieron que no era un capricho. Que el des-manejo político fue el causante de tanta irresponsabilidad y desidia . Muchos nos escucharon, conocieron la verdad… esa verdad que los responsables de la masacre querían tapar y desvirtuar, por todos los medios. Sufrimos así, otro de los dolores, el del desamparo social y la injuria social, atacándonos y atacando a nuestros hijos .

Sobrevivimos con las organizaciones de Derechos Humanos en contra, con el Gobierno Nacional en contra, con algunos medios periodísticos en contra, no bajamos los brazos y así, el 7 de Marzo del 2006 se logró un hecho histórico: Destituir democráticamente a un Jefe de Gobierno, por motivos más que valederos: POR INUTIL .

Etapa de lucha 2:

Logrado ese objetivo, continuamos y reafirmamos la lucha por JUSTICIA , ahora en un ámbito mucho más difícil. El Poder Judicial que, con una dudosa independencia de poderes, haría miles de amagues para salir de nuestros pedidos de investigación a Chabán, Callejeros, Villareal, Levy, Ibarra y otros, como coorganizadores y dueños, a los funcionarios que no controlaban, a los policías que miraban para otro lado, a los operativos de seguridad que no existieron, no pudieron o no supieron . Mientras tanto, muy lentamente, nuestra metamorfosis iba pasando del dolor extremo a la lucha sin límite, por JUSTICIA . Se fueron consiguiendo resultados judiciales. Quizás no los totalmente esperados, pero algunos de los responsables fueron indagados y procesados. Y así se llegó a que en un plazo relativamente corto para lo que es el letargo judicial, se iniciara el primero de los Juicios.

Pudimos verles las caras y así entre sentimientos de y furia controlada, escuchamos sus mentiras y revivimos con más detalle, asombro y dolor, las diferentes visiones de los protagonistas, los queridos sobrevivientes que contaron y cuentan sus vivencias, entre llantos y voces entrecortadas .
Ya pasaron 4 años y pasarán muchos más, hasta el final de nuestras vidas, con un pedido que no nos cansaremos de repetir: VERDAD Y JUSTICIA . Falta, aún falta… para que termine el 1º juicio por la masacre, con los primeros 15 imputados, esperaremos los fallos y continuaremos con los que faltan…. Hay tiempo, mucho tiempo.

Etapa de Concientización:

Esta es la etapa del Para qué? .Tenemos por delante, ya que recién empieza, el mayor de los desafíos, el de las transformaciones . Los Juicios algún día se acabarán, los culpables pagarán sus penas, pero junto a los testigos presenciales de lo ocurrido ese 30 de diciembre del 2004, que son los sobrevivientes, tenemos un desafío supremo: Cambiar el dolor en Acción . Cuando hayamos conseguido concientizar entre los más jóvenes, la verdad de lo que ocurrió, cómo y qué hacer para evitarlo, podremos decir que nuestro objetivo fue cumplido .

No es fácil. Habrá muchos obstáculos. Pero contamos con personas altamente capacitadas que nos van a ayudar a lograrlo. Los Profesores Moty Benyakar y Juan Fariña están a la cabeza de este proyecto, están haciendo realidad nuestro anhelo: Concientizar a todos para que, como alguna vez existió un Nunca Más… Tengamos un Nunca más Cromañón.
Podremos decirles a nuestros amados hijitos que tanta muerte joven injusta, evitable, fue para dejar un legado, un antes de Cromañón y después de Cromañón, nada más ni nada menos….dejaremos …Cromañón que no se repita .
-----------------------------------------------------------------------------------


Videos

Entrevista a un sobreviviente


Parte 1


link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=PpnU5ThKLN8

Parte 2


link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=CX8Hmbb2dC8


Opiniones de la gente y de músicos







Fotos


cromañon; Justicia! por los sueños q se hundieron alla

justicia

Tragedia
link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=Kgk46Jh0JUU

corrupcion

cromañon





QUE NO SE REPITAAAAAA, JUSTICIA VIEJOOOOOOOOOOO


NI UNA BENGALAAAAA NI UN ROCK AND ROLL

A NUESTROS PIBES

LOS MATO LA CORRUPCION!!