¿Quién es la persona más famosa de todos los tiempos?



Haciendo una búsqueda en Google con la pregunta ¿Quién es la persona más famosa del mundo? nos encontraremos que, más que una respuesta concreta, encontraremos opiniones, mismas que varían en cada país y en cada idioma. Hay revistas que se encargan de elaborar una lista con aquellos más influyentes y populares; personajes que son reconocidos por tener influencia en sus diferentes campos; los más conocidos tienen que ver con el espectáculo, la política o la economía, seguido de los premios nobel, y también hay una lista de los más conocidos en la historia.


El Che, ¿persona mas famosa del mundo?
Mundo



Pero el contar con una impresionante esfera de influencia no implica necesariamente la fama absoluta. La evaluación de la popularidad no es algo tan simple como parecería a primera vista. Tal vez, lo primero a considerar sería la cantidad de dinero que alguien posee, pero entonces tendríamos que descartar de inmediato a Einstein, Mozart o a Gandhi entre muchísimos otros. Entonces… olvidémonos del dinero como requisito para ser famoso.

En 1966, cuando Lennon dijo que los Beatles eran más famosos que Jesús, no tuvo la precaución de indicarnos su método de evaluación. Si acaso se refería al reconocimiento facial, es muy probable que la mayoría de los jóvenes de esa época identificaran al cuarteto de Liverpool antes que al mesías.

Es entonces que si tomamos este punto, el del reconocimiento facial, la Reina Elizabeth II es, sin lugar a dudas, la persona más famosa de todos los tiempos. Su reinado se ha extendido por más de medio siglo y sus súbditos la han honrado al imprimir su imagen en dinero, sellos postales e incluso obras de arte, los cuales han recorrido los confines del planeta. De hecho, aparte de Jesús, ella podría tener el rostro más duplicado del mundo.

Del otro del charco tenemos el retrato icónico del Che Guevara, basado en una fotografía de 1960 de Alberto Korda, la cual es sin duda tan reconocible como la de la reina Elizabeth II en estos días; aunque la imagen del revolucionario aparece primordialmente es camisetas, tazas y carteles.

Pero el juzgar la fama por medio del reconocimiento facial descalificaría de inmediato a Mahoma, uno de los más conocidos personajes históricos religiosos. Como la fe islámica prohíbe la representación del profeta como un medio para desalentar la idolatría, no podría competir.


Por lo tanto, debemos recurrir a los datos y estadísticas frías.


Justo después de su elección como presidente de los Estados Unidos de América, los medios consideraban a Obama como la figura más famosa del planeta. Atribuida grandemente por la ayuda que le otorga Internet. La gente de todo el mundo seguía sus pasos y avances hacia la Casa Blanca por medio de periódicos en línea, blogs, twitters, correos electrónicos... Y en todos y cada uno se sazonaba su historia con los detalles de su origen multirracial y multicultural, lo que facilitaba la identificación con los habitante de todo el planeta.

Estas aseveraciones no están respaldadas en nada más que la apreciación de las personas. Sin embargo, Eric Schulman, un astrónomo y humorista (profesiones que no están para nada reñidas) ha estudiado durante más de una década la forma de medir la fama. Por cierto, él está de acuerdo con que Obama ha alcanzado la fama universal, posiblemente no rivalizando con nadie en la actualidad.

En un gran esfuerzo por medir cuantitativamente la fama, cosa que nunca antes la humanidad ha podido hacer, Schulman utiliza una herramienta conocida también por muchos: Google. Según su fórmula, la fama se puede medir al tomar en cuenta la cantidad de resultados en los que aparece el sujeto en cuestión. Es claro que no se refiere al número que podemos ver en nuestro navegador al hacer una búsqueda, él maneja un algoritmo más complejo, ya que también tiene que considerar el tiempo.

En estos días, cualquiera puede alcanzar fama inmediata e internacional por un día, gracias a Youtube, pero claramente se tratará de algo efímero. Cuando Schulman inicio su investigación, la persona más famosa era Mónica Lewinsky, por lo que tuvo que modificar sus criterios para establecer la fama para considerar que la figura debe tener influencia durante un tiempo considerable, incluso entre generaciones.

Y es en este punto en donde vuelven a aparecer los Beatles. Su fama es aun cuantificable en el buscador de Internet, aunque en un ejercicio simplista podríamos encontrar que cada uno de sus integrantes posee fama en diferentes grados, llegando en ocasiones a encontrar con que el segundo lugar es disputado tanto por George Harrison como por Lennon. Siendo el de el primer lugar, ninguno otro que Jesús. Sin embargo, las investigaciones de Shulman no toman en consideración las figuras de Mahoma o de Buda, con lo que completaría el triunvirato de los hombres más famosos de la historia.

Así que después de todo, el tiempo NO le dio la razón a Lennon










Fuente
















-------------------------------------------------------------------------------------------