Las 7 maravillas del mundo

La Gran Pirámide de Giza en Egipto


Las 7 maravillas del mundo


Quizá por ser la única de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo que aún perdura la Gran Pirámide de Giza es uno de los grandes monumentos de la historia. Porque si bien pertenece a Egipto, lo cierto es que a estas alturas podríamos decir que forma parte del patrimonio mundial debido a su histórico pasado.

Ubicada en las afueras de El Cairo, esta pirámide es la mayor de las tres y se estima que fue terminada en el año 2570 a.C. destinada a albergar el cuerpo de Jufu –, entonces faraón de la cuarta dinastía del Antiguo Egipto y también conocido como Keops quien había ordenado construir una tumba que por su altura debía ocultar el sol.

El arquitecto que llevó adelante la obra fue Hemiunu, un pariente del faraón, quien revolucionó las leyes de la física construyendo lo que entonces y hasta bien entrado el siglo XIX fue la construcción más alta del mundo. La pirámide fue realizada a lo largo de 20 años y erigida con 2.300.000 bloques de piedra de aproximadamente dos toneladas por bloque aunque algunos bloques alcanzaban las 60 toneladas. Para llevar adelante el proyecto se necesitaron cerca de 100.000 esclavos que trabajaron en forma sufrida durante largo tiempo, en muchos casos en condiciones miserables y con escasa alimentación.





maravillas


Jardines colgantes de babilonia


Mundo


Jardines Colgantes de Babilonia.Casi contemporánea a la cultura egipcia, en la Mesopotamia surgió una cultura que, pese a las diferentes dominaciones, fue preservada durante milenios hasta su ocaso ocurrido con la invasión persa en el 539 a.C., campaña dirigida por Ciro II el Grande.
La civilización mesopotámica tiene su origen en el sur de dicha región, la más fértil y de clima más apropiado para la agricultura. Allí se asentaron los sumerios, quienes, en el IV milenio a.C., desarrollaron una cultura sedentaria basada en la agricultura. Esta cultura nunca logró erigirse como un único estado, estando constituido por ciudades-estado independientes, que tenían en común su procedencia y cultura. Conocían el uso de los metales y desarrollaron la escritura cuneiforme.
Dado que la región se encuentra rodeada de zonas montañosas o desérticas, se vieron enfrentados en forma permanente a los intentos de los habitantes de estas regiones de aprovecharse de las riquezas generadas por estas poblaciones estables. Dos grupos semitas provenientes de la Península Arábiga, entre el final del IV milenio y comienzos del III milenio a.C., lograron establecerse en la región mesopotámica: los asirios en el norte y los akadios en la región central. Una de las ciudades construidas por los akadios, fue Babilonia (Bab-ilim en akadio; Babel en la Biblia), que posteriormente se constituiría en una de las ciudades más importantes de la Antigüedad.
Durante todo el III milenio a.C., los akadios y los sumerios sostuvieron una lucha constante por el predominio en Caldea (región que abarca el centro y sur de la Mesopotamia), hasta que en el 2.123 a.C., Hammurabi asumió como rey de Babilonia.




Interesante



Templo de artemisa en efeso


nuevas


Éfeso fue una ciudad griega del Asia Menor. Los Jonios se establecieron y fundaron una población alrededor del siglo XI a.C. Ubicada en la desembocadura del río Pequeño Meandro (los griegos lo llamaban Cayster), cerca de la actual ciudad turca de Izmir, tenía un buen puerto natural, haciendo que se convirtiera con el tiempo en uno de los puertos comerciales más activos de la costa del Asia Menor.
Esta importante ciudad, fue un sitio de culto desde antes que se establecieran los jonios y fundaran la ciudad. Los antiguos habitantes de la región rendían culto a Cibeles, que luego, al asimilar la cultura griega, se transformó en culto a Ártemis o Artemisa. Excavaciones arqueológicas confirman la existencia en el sitio de algunos pequeños templos que precedieron al gran templo construido en el siglo VI a.C. Según la leyenda, las Amazonas se detuvieron allí para orar a Ártemis y erigieron una estatua de la diosa en su paso por la región, cuando se disponían a atacar a Atenas. Según otra leyenda, allí levantó un templo Éfeso, hijo del río Cayster, de quien tomaría el nombre la ciudad allí construida.





2010


Estatua de Zeus en Olimpia


7


En la región de Élide, en el noroeste del Peloponeso, donde se encuentra el valle del río Alfeo, los antiguos griegos erigieron un santuario ofrecido a Zeus. Eligieron este santuario como sede de los Juegos Olímpicos, juegos deportivos que se
realizaban cada cuatro años en honor a Zeus, con participantes de todos puntos de la Hélade. Tan sagrados y puntuales eran estos juegos, que se sabe de guerras entre ciudades griegas que se detuvieron por este motivo. Todas las ciudades griegas enviaban a sus mejores representantes, debido a la jerarquía que representaba ser ganador de una de las disciplinas. Adquirieron tal popularidad, que al período de cuatro años que separaba a un juego del otro, llamado Olimpíada, se le empleó como modo de cómputo de tiempo, sobre todo en la literatura a partir de la utilización por parte del historiador Timeo alrededor del 300 a.C.




del


Tumba del rey Mausolo

Muralla


La tumba del rey de Caria, Mausolo o Mausoleo, erigida por su esposa Artemisa en Halicarnaso, dio motivo para que la palabra mausoleo pasara a casi todos los idiomas para designar un monumento funerario muy suntuoso. En su construcción trabajaron los arquitectos, escultores y pintores más famosos de aquel entonces en Grecia, y fue tal su perfección y belleza, que se la consideró una de las “Siete maravillas” del mundo antiguo.

El monumento constaba de tres cuerpos: el basamento, que encerraba la cámara funeraria; sobre ésta una especie de templo rectangular rodeado de 36 columnas y de otras tantas estatuas de héroes, con pinturas al fresco y frisos esculpidos en las cuatro fachadas. Sobre el templo se levantaba una pirámide rematada por una cuadriga con las estatuas de Mausolo y Artemisa. La altura del mausoleo era de 42 metros; estaba erigido sobre una colina y rodeado por una gran explanada a la que se ascendía por medio de escaleras y rampas. El mausoleo de Halicarnaso, construido en el año 353 a. de J. C, se mantuvo en pie hasta el siglo x, cuando fue destruido, juntamente con la ciudad de ese nombre, por los turcos. Algunas de sus estatuas se conservan actualmente en el Museo Británico de Londres.


nuevaas



Coloso de Rodas


Las 7 maravillas del mundo


El Coloso de Rodas fue una estatua dedicada al dios griego Helios, en la isla de Rodas. Estaba considerada como una de las Siete Maravillas del mundo antiguo, junto con el Templo de Artemisa y el Mausoleo de Mausollos.

Tras la muerte de Alejandro Magno en el 323 a.C, los generales combatieron entre sí para ostentar el poder vacante. Durante este tiempo, Ptolomeo tomó el control de Egipto y formó una alianza con Rodas. Los dos países juntos fueron capaces de establecer rápidamente el monopolio virtual sobre el comercio del Mediterráneo oriental.


El coloso se construyó usando barras de hierro y placas de bronce con remaches. Según la tradición, se encontraba en un pedestal de mármol, cerca de la entrada del puerto. El esqueleto interno de la estatua estaba compuesto de barras de hierro forjado. La piel externa era de placas de bronce, conectadas a la estructura interna con remaches. El interior del coloso era hueco, pero se cree que se llenó de piedras hasta las rodillas para proporcionarle estabilidad según su peso.







maravillas


El faro de Alejandria


Mundo


Fue construido por el arquitecto Sóstrato de Cnido por orden de Ptolomeo II en la isla de Faro (Pharos), frente a Alejandría. Consistía en una gigantesca torre sobre la que una hoguera nocturna marcaba la posición de la ciudad a los navegantes, dado que la costa en la zona del delta del Nilo es muy llana y se carecía, por tanto, de cualquier referencia para la navegación marítima.

Su altura alcanzaba los 134 metros y en su construcción se utilizaron grandes bloques de vidrio que fueron situados en los cimientos para evitar la erosión y aumentar la resistencia contra la fuerza del mar. El edificio, erigido sobre una plataforma de base cuadrada, era de forma octogonal y estaba construido con bloques de mármol ensamblados con plomo fundido. En la parte más alta un gran espejo metálico reflejaba la luz del sol durante el día, y por la noche proyectaba la luminosidad de una gran hoguera a una distancia de hasta cincuenta kilómetros.





Interesante


Las nuevas 7 maravillas del mundo


La Ciudad de Petra en Jordania.


nuevas


Petra es un yacimiento arqueológico en Jordania. Son los restos de la capital del antiguo reino nabateo, fundada hacia el 300 antes de Cristo. Sus restos más famosos son los edificios labrados en la misma piedra de las paredes rocosas del angosto valle de la Aravá.


El nombre significa piedra en griego, y es justamente porque la ciudad está enteramente construida en piedra rosada. Los edificios más célebres son el Templo de los leones alados y la Tesorería. Desde 1985 es reconocida como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Abandonada durante mucho tiempo, fue revelada al conocimiento mundial por el explorador suizo Johann Ludwig Burckhardt in 1812. Petra permaneció igualmente inaccesible para casi todo el mundo hasta luego de la Primera Guerra Mundial.

Una autopista llega hasta Petra desde 2004. En Wiki Travel recomiendan que se contrate un beduino a la entrada del parque arqueológico, en el Centro de Visitantes, ya que uno puede así sacar ventaja de los conocimientos que tienen estos guias que a veces incluso han vivido toda su vida en Petra. Y por el alquiler de un burro o un camello, le contarán toda la historia del yacimiento.

La entrada a Petra es un largo y estrecho cañón llamado Siq. Apenas se sale del Siq, los visitantes pueden ver la grandeza del edificio conocido como Tesorería, sin duda el más impresionante de todos. Utilizada en la filmación de la película Indiana Jones y la última Cruzada.





2010



La Gran Muralla China.


7


En los siglos VII y IV a.n.e., o sea, en los períodos de Primavera y Otoño y de los Reinos Combatientes, los principados feudales construyeron murallas defensivas en sus respectivas fronteras con el fin de protegerse de los ataques de los hunos, una de las tribus nómadas del norte de China, así como de los principados feudales vecinos. Después de la unificación de toda China, en el siglo III a.n.e., Qin Shi Huang, primer emperador de la dinastía Qin, unió las murallas aisladas exitentes en el norte, convirtiéndolas así en la Gran Muralla de Diez Mil Li. Posteriormente, la muralla fue reparada y reconstruida por numerosas dinastías. Badaling, un sector de la muralla, que actualmente frecuentan muchos turistas, fue reconstruido durante la dinastía Ming basándose en la obra original.

La Gran Muralla, que tiene una extensión total de más de 6.700 kilómetros, va desde Shanhaiguan en el este hasta Jiayuguan en el oeste. Atraviesa seis provincias y regiones autónomas y un municipio del Norte de China: Hebei, Beijing, Shanxi, Mongolia Interior, Ningxia, Shaanxi y Gansu. Si se levantara una muralla de un metro de grueso y cinco metros de alto con los ladrillos, piedras y tierra de la Gran Muralla, esa muralla daría más de una vuelta al mundo.

La Gran Muralla está compuesta de muros, pasos, atalayas y torres. En los pasos, levantados generalmente en los caminos importantes y protegidos por varios muros, se acantonaba el ejército imperial. El paso Juyongguan, una posición estratégica del sector de Badaling, es un punto importante de la muralla. Esta obra tiene 7 a 8 metros de altura y una base de 5 a 6 metros de ancho. Las almenas del muro tienen casi dos metros de alto, y también hay troneras para el disparo de flechas y otros proyectiles. En las cimas cercanas se levantan atalayas y torres de señales, que forman una red de comunicación militar. El sector Badaling es hoy en día un centro de atracción turística importante por su belleza. También hay otros sectores interesantes en Jinshanling, Mutianyu, Simatai y Gubeikou. Otros sitios conocidos y populares son el Paso Huangya en Tianjin, el Paso Shanhaiguan en la provincia de Hebei y el Paso Jiayuguan es la provincia de Gansu.

Después de la Liberación, el gobierno popular ha reparado y restaurado varios sectores de la Gran Muralla a fin de que se mantenga su primigenio aspecto de imponencia y grandiosidad. La Gran Muralla es hoy un puente que enlaza pueblo chino con los de otros países y regiones del mundo.

(Incluida en los Patrimonios Mundiales en 1987)






del



El Taj Mahal en Agra.


Muralla


Lloraba un alma enamorada
lágrimas, dolor, pena, llanto
un corazón entona su triste canto
una mano, cansada, tras su ventana cerrada

Allí desde su palacio, desde su ventana
admira aquella lágrima blanca
poesía hecha arte, arte que la pasión arranca
para ti, mi amada, mi esposa, mi alma hermana

… y es que el Taj Mahal es eso: poesía hecha arte, un canto al amor, una obra sublime que sólo un alma enamorada sería capaz de ofrecer al mundo. Allí, justo sobre el pórtico de entrada, se pueden leer unos versos del Corán que describen el paraíso, que te dan una idea de lo que nos vamos a encontrar y de lo que vamos a sentir; como palabras mágicas, aquel portón de bronce nos descubrirá un “palacio de perlas rodeado de jardines”.

No hay nada más profundo para cualquier viajero que sentarse en uno de los bancos que hay por todo el Jardín del Paraíso y admirar la silueta del impresionante Mausoleo recortada sobre un cielo limpio, que poco a poco se tiñe de rosa al caer la noche, mientras de fondo, en las afueras del Templo, en la ciudad, en Agra, una pequeña localidad situada al norte de la India, en el Estado de Uttar Pradesh, oímos los cánticos y las oraciones propias de estas gentes. Y así, mientras admiramos la soberbia perfección de todo el conjunto; su simetría; los estanques que, como una llave dorada y perfecta, abren el camino hacia el templo de mármol, entre flores de lotos que flotan sobre sus aguas, nuestra mente vaga absorta, solitaria, olvidada de tanto turista como nos rodea, y rememoramos casi con lágrimas en los ojos la triste historia del emperador Sha Jahan.




Sha Jahan conoció a su amada Arjumand en un bazar donde ésta vendía cristales. Admirado por su belleza no fue capaz de dirigirle la palabra en un primer momento; perseguidos por los ejércitos de su padre, el Emperador, por culpa de esa relación, tras dos esposas y cinco años desde aquel primer encuentro, se unieron en matrimonio. Arjumand pasó a ser conocida como Mumtaz Mahal, “la elegida del palacio”. Durante años fueron una pareja enamorada, que vivían el uno por el otro; ella era su acompañante fiel en todas sus campañas; él la colmaba de regalos, de detalles, de flores, de diamantes. Tras la muerte del emperador Jehangir, Sha Jahan ocupó el trono. Dos años más tarde, en 1630, sobrevino la tragedia…

Allí, sentado en aquel banco, con los últimos rayos de sol reflejándose en aquella obra de arte, mientras mi mirada se dirigía hacia la silueta que se perfilaba en las aguas del estanque, me imaginé la secuencia final… en plena campaña militar en Burhanpur, al nuevo emperador le avisaron de que el 13º parto de su esposa se complicaba. Sha Jahan corría desesperado hacia su tienda, con el tiempo justo de cogerle la mano y darle su último adiós. El emperador ya no volvió a ser el mismo. Se recluyó en el Fuerte Rojo, en la orilla izquierda del rio Yamuna, y allí pasó, encerrado por su hijo, los últimos años de su vida, abandonando el Imperio en manos de sus sucesores. Frente al Fuerte, visible desde todas sus ventanas, y al otro lado del río, mandó construir el más impresionante Mausoleo que jamás mente humana pudiera concebir. Los mejores constructores, los mejores obreros, las mejores joyas, las mejores piedras… todo era poco para el lugar de reposo de su amada; incluso, se desvió el Yamuna para que el Taj Mahal pudiera reflejarse en sus aguas. Y allí, tras dos décadas de construcción, en el 1648, fue enterrada su amada Mumtaz Mahal. Y allí, junto a ella, fue enterrado años después el propio emperador para que reposaran siempre juntos eternamente.

Despacio, triste por un lado, impresionado por el otro, alegre por cumplir el sueño de cualquier viajero, paseé por sus jardines, tan simétricos, tan coloridos, tan naturales. Como si de un manjar se tratara, dejé para el final aquella obra de arte. Y allí, tras subir los primeros escalones de acceso, ya de cerca, el Mausoleo se hizo más inmenso, más impresionante. Algo que te atrae, una fuerza que te lleva a querer tocar con tu propia mano el mármol y descubrir que no es un sueño ni un espejismo. Y sobrecogido admiras las muchas joyas que se encuentran incrustadas en su fachada: lapislázuli, jaspe, malaquitas, turquesas, cornalinas… En su interior, desgraciadamente, la verdadera cámara donde yacen ambos, no es visitable; sólo se pude visitar una primera cámara funeraria, muy grande, con cristaleras que juegan con los colores de los rayos de sol que por ella entran. Dentro, la visita es corta, y es que el sueño verdadero, la imagen que siempre recordaremos está en el exterior… lentamente dirijo mis pasos hacia las afueras del conjunto, bordeando el estanque… allí al final del estanque, giro mi mirada atrás y dedico aquellos últimos minutos a admirar el Taj Mahal una vez más… a ver como el sol empieza a ocultarse tras su cúpula, tras sus torres…






nuevaas



El Coliseo de Roma.



Las 7 maravillas del mundo


El símbolo de todo un Imperio. Ese es el Coliseo de Roma. La muestra de todo el poder de una ciudad sobre un vasto Imperio dominado hasta los mismos límites de Oriente. El Coliseo, la admiración del mundo entero en una época gloriosa para Roma; el lugar, donde leones, cristianos, gladiadores, y juegos servían de divertimento a una sociedad ufana y sabedora de su grandeza.

Para situarnos en aquella época y rememorar tiempos de gloria, lo mejor es ir a la zona del Capitolio, al Campidoglio. Desde ese plaza, accederemos a un balcón que se asoma sobre los Foros Imperiales, el lugar donde yace todo el pasado del Imperio Romano, hoy en ruinas. Desde allí podremos divisar el Circo Máximo, el Foro Romano, el de Trajano, los Templos de Saturno y la Concordia, o el Valle del Anfiteatro con el famoso Coliseo. Desde allí, podremos perder la vista hacia años de lucha, de dominación, de fastuosidad, de grandeza, y revivir en la imaginación la sociedad que tan bien nos presentaban en películas como Gladiator.

Y de fondo, tras aquel mágico paraíso cargado de Historia, el Anfiteatro Flavio, más conocido como el Coliseo, situado entre los cerros Palatino, Celio y Esquilino. Más de 50 metros de altura; casi 188 metros de diámetro por su lado mayor y 156 por el eje menor. Aún hoy, en ruinas, impresiona su elegancia.





maravillas


Chichén Itzá en México.


Mundo


Perla mi frente el sudor; entre jadeos; cansado por la altura, continúo mi ascenso hasta la cima de la pirámide escalonada consagrada a Kukulkán, dios de la dualidad: el Castillo, como la conocemos en España; la más famosa figura que emerge en la ciudad de Chichén Itzá. Y desde arriba, dominados por el vértigo y el misticismo que se desprende de sus piedras, asistimos atónitos al fenómeno del descenso de la Serpiente Emplumada, como cada equinoccio, los días 21 de Marzo y 22 de Septiembre, al atardecer.

Y es entonces, cuando entre sombras, el sol proyecta sobre la pirámide su visión: siete triángulos de luz, invertida, que se deslizan por su cara norte hasta alcanzar el suelo, mientras oímos de fondo los cánticos de miembros de sectas esotéricas que invocan a Chac, dios de la lluvia… absorbidos por el tiempo, Chichén Itzá, parece revivir…

Chichén Itzá fue capital de los toltecas en el siglo X, pero fue fundada entre los años 435 y 455 d.C. Perteneciente al estado mexicano de Yucatán, y al oeste de la turística ciudad de Cancún, pronto se configuró como una gran metrópoli, centro religioso, político y comercial de la civilización maya. Arquitectos, astrólogos, matemáticos formaban una auténtica sociedad politeísta con una organización piramidal. Una religión repleta de dioses a los que adorar con sacrificios humanos, centros ceremoniales, la precisión de los calendarios que usaban, sus enormes pirámides… eran muestra suficiente del avance de esta civilización.





Interesante


El Machu Picchu en Perú.


nuevas


Perú es uno de los países que reúnen algunas de las mejores maravillas naturales que existen en la Tierra: el lago navegable más alto del mundo, el Titicaca, algunas de las selvas mejor conservadas, y el cañón más profundo del mundo, el Cotahuasi…. pero sobre todo, hablar de Perú es hablar del Macchu Picchu, de un mito que se hizo realidad en 1.911 cuando Bingham lo descubrió; es hablar de cientos de leyendas; es hablar de toda una cultura, la inca, tan misteriosa como desconocida… hablar del Macchu Picchu es hablar de un auténtico Teosoro en piedra, oculto en lo más profundo de las entrañas de la Cordillera de los Andes, allá donde el río Urubamba da origen al Valle Sagrado de los Incas… y así, entre piedras, entre agua, entre nubes, la historia del Macchu Picchu se entronca con la leyenda.

Esta maravilla es un asentamiento que los Incas construyeron durante el siglo XV, al parecer como mausoleo para Pachakuteq, el fundador del imperio Tawantinsuyu. Esta ciudad mausoleo presenta grandes edificaciones de piedra que se reparten entre el barrio alto o Hanan y el bajo o Hurín. En el barrio alto nos encontramos el Templo del Sol, algunos palacios y sobre todo, el Intihuatana, un monumento desconocido del que no se sabe bien si es un altar, un reloj solar o un observatorio astronómico. En la parte baja se concentran las edificaciones más pobres, casas, talleres… Entre la parte alta, la considerada “santuario” y la baja, hay conexiones en forma de caminos y estrechas callejas, casi siempre en forma de escalinatas, que se entrecruzan en las conocidas terrazas. Un muro parecía rodear y separar a la parte de los edificios y templos donde se celebraban los ceremoniales.






2010


El Cristo Redentor de Río de Janeiro.


7


Símbolo del Amor y una llamada a la fraternidad. Este colosal Cristo, de 38 metros de altura y 1.145 toneladas de peso, es el orgullo de todos los brasileños, sean del origen y la casta que sean, pues desde su cerro los abraza y protege con ese gesto que tan famoso ha hecho su silueta de brazos abiertos. Y allí, desde el Corcovado, el más imponente cerro que rodea a Río de Janeiro (Ver hoteles en Rio de Janeiro), a 750 metros de altura, y con las famosas playas de Copacabana, Ipanema, Leblon, Barra do Tijuca y Sao Conrado, a sus pies, el Cristo Redentor parece llamar al mundo a la Paz, al Hermanamiento y al Amor.


Aún cuando la idea de este monumento ya surgió a mediados del siglo XIX, no fue sino hasta el año 1921 en que se llevó a efecto, no sin antes una gran discusión sobre en cuál monte debería ir situado: si el Pan de Azúcar o el Corcovado. Finalmente se eligió éste último por su mayor altura.

Con los esquemas del ingeniero Heitor Da Silva Costa, y la financiación de todos los brasileños, en 1922 se colocó la primera piedra. Carlos Oswald aportó sus diseños, y la imagen es obra del francés Paul Maximilien Landowski. Su inauguración, al fin, se produjo el 12 de Octubre de 1.931, y contó con la excepcional colaboración de Marconi, el famoso físico italiano que obtuvo el premio Nobel de Física





del



Recordemos a los demás candidatos a las 7 nuevas maravillas del mundo:

1.- Las Pirámides de Gizeh en El Cairo.
2.- La Ciudad de Petra en Jordania.
3.- La Gran Muralla China.
4.- Los Moais en la Isla de Pascua.
5.- El Taj Mahal en Agra.
6.- La Alhambra de Granada
7.- El Coliseo de Roma.
8.- La Torre Eiffel en París.
9.- La Estatua de la Libertad en Nueva York.
10.- La Opera House de Sydney.
11.- Chichén Itzá en México.
12.- El Machu Picchu en Perú.
13.- El Castillo de Neuchswastein en Alemania.
14.- Tiumbuctú en Malí.
15.- Santa Sofía en Estambul.
16.- La Catedral de San Basilio en Moscú.
17.- La Acrópolis de Atenas.
18.- El Cristo Redentor de Río de Janeiro.
19.- Stonehenge en el Reino Unido.
20.- Angkor en Camboya.
21.- El Templo de Kiyomizu-dera en Kyoto.