Hay bastante para leer, asi que ponete cómodo/a



L





Tratar de analizar una obra como LA BIBLIA, no me parece que sea materia fácil de penetrar, sobre todo si de un disco se trata.



LA BIBLIA SINFÓNICA

En este trabajo no vamos a hacer una comparación entre la versión de La Biblia
Grabada por Vox Dei y la registrada por el Ensamble Musical de Buenos Aires, aunque en realidad debe leerse el Staff de Talent, apadrinado por Jorge Alvarez (los rockeros) y El Ensamble Musical de Buenos Aires (los sinfónicos). Creo que ambos discos son realmente incomparables, y tengo algunas razones para esbozar en ese sentido. Primero y como veremos los puntos de partida de cada proyecto fueron diametralmente distintos: Si en la versión original lo que privó fue lo artístico, lo estético, el concepto, en la segunda fue lo comercial, se la eligió para ver si se podía, por intermedio de ella lanzar a los artistas del sello en el exterior del país.
Por otro lado, hay cuatro años de diferencia entre uno y otro trabajo, y en ese lapso ocurrieron cosas muy importantes dentro del ambiente del rock, no solo en el nacional, sino también en el internacional. El rock argentino paso de tener doce discos editados en 1971, a 27 en 1974, lo que significa un gran aumento no solo en lo que a grupos se refiere, sino a público consumista de rock.


La Biblia - Vox Dei

En lo técnico podemos mencionar los avances en lo que respecta a sonido (se utilizo el sistema cuadrafónico en la presentación en vivo de la segunda versión), las consolas de grabación habías pasado de 4 a 8 y 12 canales, con el mejoramiento sonoro que ello significa. El otro hito fundamental, la aparición de los sintetizadores, instrumento clave de la época.

biblia

Como último punto para avalar el hecho de la no comparación entre una versión y otra, lo voy a establecer en que Vox Dei tuvo el mérito de haber tenido la idea y, por sobre todo, las ganas y la fuerza para plasmarla primero en canciones y segundo en disco. No hay que olvidarse que Vox Dei dio un paso hacia el abismo, una jugada ciega, que podía haber salido tan mal como exitosa, sobre todo si se tienen en cuanta las tradiciones, aunque más no sean en la superficie, religiosas de este país.

vox

Por otro lado "El Ensamble", solo tuvo que tomar algo que ya estaba creado, probado y era conocido por el público, y adaptarlo a su forma y grabarlo. ¿Poco y nada de mérito?. Ni mencionar los tres años de handicap que los Vox Dei le dieron para escuchar una y mil veces las canciones...
Hechas las salvedades pasemos a los hechos:
Jorge Álvarez recordó así sus intenciones al momento de producir el disco La Biblia: "Nosotros teníamos varias ideas para trabajar en un nivel serio, que además nos permitiera hace, un disco que fuera exportable. Yo, primariamente estuve trabajando con el padre Mugica y Roberto Lar, en la confección de una obra llamada "Misa del tercer mundo". pero cuando ya casi estaba terminada pude apreciar que era demasiado folklórica. Finalmente la obra pasó a manos del grupo vocal argentino. Después, Pensamos en ponerle música a "Cien años de soledad", la novela de Gabriel García Márquez, y hacer una especie de ópera rock. Esencialmente necesitábamos trabajar sobre la base de algo conocido fuera del país ya sea por su temática o la trascendencia de la obra en si. Es decir que. le pudiera interesar a un tipo en España, en Brasil, etc. Entonces le hablamos a García Márquez a Barcelona, y el contestó que no, porque "Cien años era una novela, y que Jean Louis Barro, la había llamado desde París, para montar una obra de teatro sobre el libro, y la respuesta había sido la misma. Márquez insistía en que su trabajo era una novela, no una obra que se pudiera transformar, sino que, no una obra que se pudiera transformar, sino que no podía ir más allá de un libro. Pensamos en hacer algo nuevo, paro para hacer una obra de la magnitud de la que queramos afrontar necesitábamos una seguridad Entonces surgió la idea de "La Biblia" porque creo se trata de una obra que no fue llevada hasta sus últimas posibilidades..." (7)

dei


Como vemos La Biblia fue elegida por descarte y no como algo que realmente valiese la pena hacer. Realmente creo que en el fondo Álvarez nunca se perdonó no haber sido el productor en la obra original y la herida no estaba cicatrizada, busco algo con lo que competir pero no le quedó más remedio, si no puedes con el enemigo únete a él.

la


Se intentó hacer una producción de nivel internacional, cosa lógica si lo que se pensaba era lanzar el producto en el exterior, y hasta se pensó que si la podía llegar a grabar en francés e italiano. Por desgracia nada de eso ocurrió, este disco fue solamente de consumo masivo, con la única salvedad de que varios años después, estando Billy Bond radicado definitivamente en Brasil tomó los masters originales y reemplazó todas las partes vocales por la de cantantes Brasileros. Lógicamente las letras fueron traducidas al portugués. Con eso se edito una versión del disco en Brasil.
"La primera superproducción del la historia del disco en Argentina" eso rezaba el afiche publicitario del disco, y mucho de eso es cierto. Se alquilaron los súper modernos estudios Odeon para realizar la grabación del disco, dejando de lado los convencionales de Phonalex, que el séquito de Alvarez y Bond utilizaban con frecuencia. La utilización de más de 100 músicas de diferentes líneas y criterios musicales.
El disco demandó más de nueve meses de trabajo, lo que insumió más de 500 horas de grabación en la moderna sala equipada con un equipo de ocho canales.
La ficha técnica se detalla en los datos del disco.

La Biblia - Vox Dei

Billy Bond así nos recuerda su experiencia como productor de la segunda versión de LA BIBLIA: "Fue un trabajo muy complicado, porque muchas tomas se tuvieron que rehacer íntegramente. Se hacían ocho o diez tomas hasta lograr la definitiva, y al otro día capaz que la escuchábamos y no nos gustaba y la volvíamos a modificar. Además se hicieron playbacks y regrabaciones, es decir que de ocho canales que teníamos llegamos hasta catorce" También nos refresca sobre cual fue su real trabajo en la obra: "Mi función fue un poco la de coordinador de toda la cosa, entre el Ensamble Musical de Buenos Aires, los músicos de rock, y los técnicos del estudio. También trabajé en la parte de los arreglos de rock, hice un poco de todo. Se trabajó muy seriamente sin que esto fuera en detrimento de la polenta".

biblia

Gustavo Beytelman, tuvo a su cargo la dirección de la parte sinfónica de la obra y así nos explica su experiencia bíblica: "Mi función específica en "La Biblia" fue la de orquestador y arreglador de la obra. Mi trabajo se puede dividir en dos partes: primero, junto a Billy Bond, hicimos una reorganización formal de la obra, y después yo la orquesté para el Ensamble. Mi opinión particular de la obra la divido en dos etapas, la original y la que se hizo ahora. La primera no me interesa, y la segunda relativamente. Porque como comentábamos el otro día, mientras la escuchábamos completa, es que si pasara el tiempo volveríamos a hacer otra cosa, y otra cosa. Yo soy un profesional y parto de otras pautas para juzgarla, quizás me hubiera interesado más si se tomara una obra original. Solamente puedo decir que es audible, se deja oír."

vox

Con respecto a la difícil tarea de coordinar dos mundos musicales realmente distinto Gustavo nos explica: "Se plantearon muchas dificultades al principio, por la diferencia de unos músicos a otros. El clásico se mueve en un círculo muy cerrado, como de compartimientos estancos, ignorando a veces el otro tipo de músicas que lo rodea. Además la metodología de trabajo es completamente diferente a la del rockero. Como por ejemplo tocar en salas de grabación, hacer playbacks, y fundamentalmente tocar en un disco de rock. Había que lograr un equilibrio, para que ese tipo que ignora completamente el rock, tocara partes de esa música con cierto swing, y sin perder el innegable talento que tiene. Al principio los tipos no entendían nada, lisa y llanamente: un carajo. Hubo necesidad de vencer la resistencia natural a hacer cosas que no están dentro de su esquema habitual, y a su vez entender que nosotros éramos profesionales, y que no estábamos jorobando con el pelito largo y esas cosas, entonces se fueron interesando y aproximándose a lo que se quería hacer."

dei

En su momento mucho hablaron los productores de esta obra sobre la original de Vox Dei, intentando un rápido distanciamiento entre una grabación y otra. Así Jorge Älvarez declaró "Hicimos solamente un disco que dura cuarenta y cuatro minutos, en vez de un álbum doble (...) Se respetó en su totalidad la esencia de la obra, pero el público la va a encontrar diferente. Por ejemplo el trabajo del Ensamble Musical de Buenos Aires, no fue el clásico trabajo de apoyatura convencional que se hace a un grupo de rock, sino que participan totalmente de la música, en muchas partes en forma preponderante"

la

Por su parte Billy Bond expresó: "yo estuve en la grabación original de Vox Dei, y pienso que la hicieron muy apurados, creo que la terminaron en tres o cuatro semanas. Ya las últimas partes del álbum fueron grabadas como para rellenar, es decir que había partes que tenían polenta como el "Génesis" o las "Guerras", pero el resto me sonaba muy llevado de los pelos. No se que los pudo condicionar a eso, pero lo que en un primer momento fue un trabajo serio, se fue desinflando a medida que transcurría el disco, y al final se hicieron algunas zapadas que eran innecesarias."
Gustavo Beytelman con su característica visión profesional explica: "El álbum se redujo por dos motivos: Cuando Jorge Álvarez me dio el material para escucharlo, descubrí muchas zonas en blanco, muchas cosas prescindibles. Concretamente pienso que desde el punto de vista estrictamente musical, se podía desarrollar la obra en un solo long play."

La Biblia - Vox Dei

Tendrá que tener en cuanta el lector que los dos discos de Vox Dei duran aproximadamente cincuenta y seis minutos, mientras que la obra del Ensamble cuarenta y cuatro, esto significa que en realidad lo que se debe haber hecho fue intentar que todo entrase en un solo long play para bajar los costos.
Los cabecillas de esta producción rápidamente tendieron a menospreciar a la versión original de Vox Dei, alegando que en ella no se había explotado a fondo todo el potencial de las canciones, pero si leemos detenidamente las expresiones volcadas por Gustavo Beytelman lo mismo podríamos decir de esta nueva versión, ya que el director de orquesta reconoce que con el paso del tiempo él hubiese hecho algo distinto. Con todo esto quiero decir que para mi todas esas declaraciones son simplemente para diferenciarse y que el público no piense que es una copia. Esos argumentos son semejantes al de un chico de veinte años parado en el 2000 y que discute con su padre y le critica que este escucha los primeros discos de The Beatles, aludiendo que son de música beat, y sin tener en cuenta que esos discos fueron grabados en el año 1963 en pleno auge de ese estilo musical y que lo conceptos cambian.
El disco estuvo listo en junio de 1974 y rápidamente agotó la tirada inicial de 12.000 placas. Fue presentado en vivo en una doble función el día 9 de octubre en el Teatro Gran Rex y para algunos nostálgicos aún queda el recuerdo de lo "mejor hecho en Argentina en cuestión de presentaciones en vivo".

biblia

El disco comienza con una Introducción a cargo del Ensamble musical de Buenos Aires que da paso al Génesis que es cantado por David Lebón. Aquí la orquesta sigue manteniendo su protagonismo, pero ahora con el agregado de Claudio Gabis en la guitarra. El tema transcurre en un tempo muy lento con un clima Barroco.
Para Moisés, el dúo Sui Generis dobla sus voces hasta crear un coro de 16 voces, que es lo que predomina en la 1ra. Parte. El Ensamble nunca pierde la batuta en lo musical. La 2da. Parte comienza con un solo de batería a cargo de Juan Rodríguez y el rock se hace presente. Aquí la guitarra de Gabis deambula en un solo que es muy bien apuntalado por el juego que establecen el bajo y la batería. Las voces siguen a cargo de Sui y la orquesta apoya, pero ahora desde lejos. De repente un redoble de batería, que da la impresión de haber salido de otro disco, irrumpe en la escena y da comienzo a la parte 3. El sintetizador a cargo de Claudio Martínez (Espíritu) se encuentra en un primer plano y la monótona voz de Billy Bond se hace cargo del canto. Para destacar el solo de guitarra a cargo de Osvaldo Favrot (Espiritu).

vox

Guerras: Un tema que caprichosamente se separó en segmentos. En el primero la orquesta prepara el clima al ritmo de los tom toms de Juan Rodríguez hasta que el grupo de rock toma la posta.
Billy Bond sigue a cargo del canto y los sinfónicos apoyan el tema creando climas más importantes, en este caso con los violines como instrumento predominante.
La 2da. Parte comienza con la armónica de Gabis y la voz de Alejandro Medina. El Ensamble continúa con sus pinceladas sonoras, que matizan a la monótona base rockera. Sobre la mitad del tema pueden escucharse solos de distintos instrumentos pertenecientes a la orquesta, mientras Alejo parece aullar.
Aquí llegamos al final de la primera parte.

dei


Profesías: Aquel tranquilo tema, se convierte primero en un torbellino sonoro a cargo de la orquesta, y luego en una balada más cercana al estilo Sui Generis que al de la Pesada. Billy Bond vuelve a hacerse cargo del micrófono y un coro compuesto por Lebón, Rafanelli y el propio Bond le dan suavidad a la canción.



Libros Sapienciales: Con una introducción muy al estilo La Pesada del Rock and Roll y el debut como cantante de Rinaldo Rafanelli. El órgano de Charly García no para de jugar creando un colorido sonoro que se funde en perfecta armonía con la orquesta que aporta sus matices.
Un puente musical, en el que los rockeros se unen con los clásicos, da lugar a la 2da. Parte del tema, la cual esta a cargo de los músicos del grupo Espíritu. En realidad la canción se basa en la guitarra de Favrot y la voz de Fernando Bergé, el resto de los integrantes del conjunto se les unen en los coros. La onda del tema es un folk rock matizado con el trabajo del Ensamble Musical de Buenos Aires



Cristo: Comienza con música incidental a cargo de la orquesta sinfónica y ésta le da paso al rock, que en este caso está liderado por la voz de Raúl Porchetto. Aquí la sección de bronces es la que toma el protagonismo. Para la 2da. Parte David Lebón vuelve al micrófono y el grupo de rockeros se complementa muy bien con la orquesta transformando al blues, fue esta canción en su origen, en una dulce balada.



Apocalipsis: Aquí creo que está el talón de Aquiles de los productores. No era que se habían eliminado todas las partes innecesarias? Porqué, sabiendo que en la versión original no se le había grabado en canto, se lo incluyó?. Toda la canción parece una zapada de ensayo en dónde los sonidos fluyen erráticamente y la mayoría son distorsionados por efectos aplicados desde la consola de grabación. Si lo que querían hacer era sacar partes innecesarias de ésta se olvidaron.



La Biblia se grabó en una versión muy cruda y rockera, y en otra más melódica y sinfónica. Las dos tienen sus pro y sus contras. A algunos les gustará más una versión que la otra y/o defenderá un estilo u el otro. Pero lo que yo creo que es innegable es que ambas aportaron su granito de arena a toda la historia del rock nacional, y que si la versión grabada por el Ensamble musical no pudo cumplir con su cometido de ser un producto exportable nada tuvo que ver en ello ni la obra en si ni sus interpretaciones. Simplemente el momento del Rock Nacional en el exterior aún no había llegado.