Hola mami,

Ya casi termina tu dia. A decir verdad, tu dia deberia de ser todos los dias. Pero primero que nada quisiera decirte lo siguiente. Gracias...gracias...y muchas gracias. Me has dado tu apoyo, me has dado mis alimentos, me has dado mi educacion, me has dado tu ultimo bocado, me has entregado tu sudor, me has enseñado tus sentimientos con risa, lagrimas y enojos, pero sobre todo me has dado lo mas importante para mi...me has dado la vida...para poderte ver y sentirte desde aqui donde estoy. Con lagrimas en los ojos te digo madre mia que sos lo mas importante en mi vida. No tengo que reprocharte nada, porque tu has hecho de mi un buen hombre...tu me has enseñado a como vivir mi vida y sobre todo siempre me has dejado ser mi mismo. Nunca voy a olvidar la primera memoria que tengo de ti...te acordas cuando fuimos a los planes de renderos y me llevabas cargando con tu camisa rojo y jeans...y yo con aquel traje con una estampa de un barquito al frente. Jamas olvidare esa fotogradia que tenemos nosotros dos...solo tu y yo plasmando ese momento. El amor de dos seres que se aman no importando la distancia y que nos une un lazo de fraternidad. Es por eso mami que mi sueño mas grande es poder construirte la casa que siempre soñaste y que me veas crecer como el hombre que tu criaste. Llevarte a todos esos lugares que nos hacen falta visitar y asi de esa forma poderte pagar todo lo que has hecho por mi. Yo se, me va a hacer mucha falta poder saldar esa deuda, pero no tengo mas que ofrecerte...mas que quererte.

Y me siento orgulloso que seas mi madre...la mejor trabajadora social del mundo...la mas trabajadora...la mas alegre...la mas deacachimba...la mas deaverga...la mas pijuda...y la mas vergona...tu sos mi madre y me siento feliz por ello.

Tu hijo,

Luis Alberto Molina Castillo

Carta a mi madre con lagrimas y sonrisas